Tortugas: Historia, características, reproducción y mucho más

Las tortugas  son un tipo de reptil, aprende sobre la historia de esta mítica especie, conoce sus características y distintos hábitats en el que se pueden encontrar cada una de sus especies, recorriendo cada uno de los temas que te presentamos.

Las tortugas

Historia

Las tortugas son reptiles que tiene caparazón, el cual les ayuda a proteger sus órganos internos y además de servirle como defensa, para esconderse de sus enemigos, pues solo tienen visible la cabeza y las patas, que al sentir cualquier presencia, se ocultan dentro de este. Ellas pertenecen al orden Testudine, y han sido clasificadas así por presentar un caparazón, no obstante, existió una especie de ellas que no lo tenía, como fue la Eorhynchochelys sinensis, de hace más de 228 millones de años.

Es precisamente este caparazón lo que ha permitido a los científicos, realizar un registro fósil, y establecer su existencia en los diferentes hábitats, además de basarse en las características físicas de cada una de ellas para clasificarlas. Se han basado en estudios de restos fósiles pertenecientes al triásico, con lo cual  han determinado que hace aproximadamente unos 200 millones de años, aparecen las especies de tortugas, diversificándose en una serie de otras más.

Por ello son tan antiguas como los dinosaurios; y tanto su origen data del principio de la era Mesozoica en el Triásico. Su evolución no se ha precisado con claridad, por falta de registros fósiles, no obstante, se le identifica por la disposición de los huesos de su cráneo y falta de dentición; dándoles cualidades de anfibios, que tienen un reducido número de huesos y se caracterizan por su forma de enterrar los huevos para su incubación, lo cual era una similitud con los reptiles.

Las tortugas

Las tortugas integran familias de unos 75 géneros, contentivos de unas 220 especies, tanto terrestres, de agua dulce y marinas.  Todas ellas forman parte de los reptiles, al igual que, las lagartijas, cocodrilos o víboras y derivan de una especie anfibia.

Las tortugas son denominadas también como quelonios, por poseer mandíbula sin dientes pero con huesos muy fuertes; aunque se debe considerar que en las especies antiguas, se observaba la presencia de dientes. Ellas poseen un pico similar al de las aves, con el que toman la comida y la tragan. Con este pico muerden sus alimentos y existe una especie denominada matamata que los aspira.

Pero la mayor característica con la que se han desenvuelto a través de los años en la historia de la humanidad, es la presencia de un caparazón, que es su armadura para evitar el ataque de los depredadores. Siendo un animal pasivo que ha sobrevivido al paso de las eras geológicas, lo que le ha permitido evolucionar de forma segura.

Las tortugas

Estos curiosos animales de paso lento, firme y aspecto corpulento, con el pasar de los años se han diversificado y adaptado a los diferentes tipos de hábitats. Por ello se les clasifica  en el orden testudines y en dos subórdenes Cryptodira y Pleurodira, basándose en la forma como recogen su cuello para esconderlo en su caparazón.

Así los primeros son de cuello oculto, mientras que los segundos son considerados flexibles. En general las tortugas pueden ser de dos tipos, acuáticas (agua dulce o salada) y terrestres.

Características de las tortugas

Las tortugas son reptiles que poseen un tronco ancho, pero corto, cubierto por un caparazón formado tanto por placas de hueso cuyo origen es dérmico y placas córneas de origen epidérmico. En algunas especies las placas son solo córneas.

El caparazón permite por el frente la salida de la cabeza y patas delanteras, en tanto que por detrás, le salen la cola y las patas traseras. La forma y diseño del caparazón varía entre las distintas especies. Pero en general consta de parte dorsal o espalda y ventral o barriga, que es la parte inferior. Amplía esta información en Características de las tortugas

Las tortugas

Los huesos de las tortugas se encuentran fusionados a este caparazón, lo que hace que sus movimientos se limiten, y se le dificulte la respiración, la cual realizan con la ayuda de sus extremidades. Su cráneo no presenta aberturas temporales detrás de las órbitas de los ojos, características de su origen primitivo; no poseen dientes, tienen un pico similar al de las aves con el que alcanzar su alimento, ya que está formada por una mandíbula muy fuerte y afilada.

Se reproducen por medio de huevos fecundados y luego incubados por acción del calor del sol. Estas crías pueden tener una longevidad de 150 años. Las tortugas pueden ser en función de su hábitat, terrestres, de agua dulce y marinas. Incluso algunas especies pasan su vida en los dos ambientes. La diferencia en estas especies, se presenta en la forma de sus extremidades, ya que las terrestres presentan dedos, pero las acuáticas aletas que les permite nadar con gran fluidez.

Los machos a diferencias de las hembras, tienen la parte baja de su caparazón en forma cóncavo y una cola más larga y gruesa. El sexo de las tortugas se distingue en función de la temperatura bajo la cual son incubados, siendo las más cálidas para las hembras y las frías para los machos.

Las tortugas

Reproducción

Las tortugas se reproducen por medio de huevos, luego de su fecundación entre un macho y una hembra, los cuales pondrán luego de excavar un agujero para esconderlos, quedarán para ser fecundados con la ayuda de los rayos solares.

Estos reptiles alcanzan su madurez sexual entre los 7 y 10 años, y cuando están en periodo de reproducción los machos persiguen a las hembras (generalmente de abril a junio cada año). El cortejo se basa en golpear caparazones y morder sus patas hasta que su pareja seda.

Una vez que el macho transfiere la esperma a la hembra, ella puede conservar hasta por tres años, y así fertilizar sus huevos sin más presencia del macho. (Ver también Reproducción de las tortugas)

Hay dos aspectos relevantes en la reproducción de las tortugas, el primero es que debe haber un balance entre machos y hembras, pues de estar una sola hembra entre varios machos, ellos podrían matarla debido a sus mordeduras. Y el segundo factor, es que la hembra necesita un suelo suave para poner sus huevos, en caso contrario no lo hace y estos podrían ocasionarle una obstrucción que la mataría.

Las especies de tortugas acuáticas también tienen sus rituales de apareamiento, similares a una danza, donde el macho palmea con sus aletas la cara de la hembra, nadando y retozando alrededor de ella; una vez fecundada, buscará un lugar asoleado para gestar a sus huevos. Igualmente creando un orificio en la arena, donde los deposita y permanecerán hasta nacer sus crías.

Cuando llega el momento de nacer, las crías dotadas de un pequeño pico similar a un diente, rompen los cascarones y emprenden una veloz carrera hacia el agua, evitando ser devorados por los depredadores que puedan alcanzarlos.

Las tortugas

Cuidados de las tortugas

Para poder cuidar adecuadamente una tortuga, es indispensable conocerla a cabalidad, y poder ofrecerles los cuidados que le permitan desarrollarse en un hábitat, que si no es el natural, sea lo más parecido posible. Esto se puede lograr creando lugares como terrarios o peceras donde se les pueden criar, para ello te ofrecemos algunas recomendaciones:

Para tortugas de tierra

Crear terrarios de amplio tamaño, que facilite la movilización de las tortuga, con un buen sustrato, que no sea tóxico, con facilidad de limpieza y que la tortuga no se lo coma. Por ejemplo tierra, arena, madera o lajas grandes. Debe tener una humedad controlada, buena iluminación y temperatura.

Es importante colocarle un espacio para el agua y de ser posible, dejarla caminar de vez en cuando al aire libre entre las plantas y hierbas, pero sin perderla de vista. A ellas les gusta tomar el sol  y realizar largas caminatas, e incluso buscar sitio para hibernar.

Su alimentación debe basarse en una dieta alta en fibra, con planta, verduras, carne cruda, lombrices, frutas, etc. Es aconsejable de vez en cuando darles algún suplemento de calcio. Cuando se cuenta con un pareja de tortugas en edad fértil, pueden aparearse lo cual generalmente dura unos 20 minutos y tras una gestación de 8 a 9 semanas, tendrá sus huevos listos para comenzar la incubación.

Para tortugas de agua

Estas tortugas necesitan de acuarios diseñados para su cuidado y mantenimiento, de tamaño adecuado, en un lugar firme, seguro y alejado de los ruidos. Dividido en dos zonas o niveles, que les permita tanto estar dentro como fuera del agua. Generalmente pasan la mayor parte de su tiempo en el agua, pero les gusta calentarse en la zona seca, que se puede realizar en forma de rampa, para facilitar a su tortuga, poder llegar a dicho lugar.

Es importante destacar que se deben evitar en el acuario obstáculos que puedan atrapar a su tortuga, ya que si se queda mucho tiempo bajo el agua podría morir por asfixia, pues ellas necesitan respirar el aire de la superficie.

Se debe realizar cambios de agua para mantener adecuadamente la limpieza del acuario. Estos animales suele ensuciar mucho el agua y en muy poco tiempo, por los desechos que producen, si se cuenta con filtros purificadores, se puede distanciar el tiempo de cada cambio de agua.

Se debe evitar el uso de aguas con demasiado nivel de cloro, colocar una buena iluminación y movimiento de oxigenación del agua. Controlar la temperatura en niveles de 25 a 26 grados centígrados Y darle una alimentación balanceada a base de carne, pescado y vegetales. Generalmente en tiendas especializadas se obtienen alimentos específicos para ellas.

Ocasionalmente se les puede ofrecer algunos alimentos vivos como grillos, con ello estimulamos sus sentidos, al igual que las lombrices de tierra, caracoles, frutas y vegetales. Lo importante es no sobrepasar su alimentación, se debe controlar la cantidad necesaria de alimento para mantener bien y tranquila la tortuga durante todo el día.

Las crías jóvenes necesitan alimentarse por lo menos dos veces al días, pero a medida que van creciendo, solo se les alimentara cada dos días y en caso de tortugas de más edad, puede necesitar ser alimentada solo dos veces a la semana. (Puedes ver también cuidados de las tortugas)

Las tortugas

Hibernación

Es una etapa muy necesaria para algunas de las especies de tortugas, ya que son animales de sangre fría, y se da con frecuencia en las que viven al aire libre, pues las que están en cautiverio no requieren hibernar para garantizar su supervivencia.

La hibernación se le conoce también con el nombre de brumación, y representa un estado de letargo o etapa de adormecimiento en donde se encuentran inactivos durante ciertas estaciones climáticas del año, en que las condiciones de vida les son desfavorables, como por ejemplo durante el invierno.

Las tortugas adaptan su metabolismo manteniéndose en un estado de hipotermia, donde disminuyen su tono muscular y aumentan su pasividad ante los elementos de su entorno, durante algunos días, semanas e incluso meses, en tanto les sea necesario. Generalmente las especies de tortugas tanto acuáticas como terrestre de los climas tropicales no necesitan realizar la hibernación, las que lo hacen son porque se encuentran ubicadas en zonas lejanas a la línea del ecuador.

Esta condición de hibernación les permite regular las pulsaciones de su corazón y su respiración, hasta la digestión prácticamente es nula. Siendo las especies que usualmente hibernan las siguientes tortugas: De caja, la especie asiática y norteamericana, rusas o Horsfield, mora, mediterráneas, del desierto, de la Florida, de Texas, de bosque, moteadas, orejas rojas, mordedoras y marginadas que son las griegas.

Para las tortugas en cautiverio, en caso de que sea necesaria su hibernación, se les debe hacer revisar primero por un veterinario, ya que solo las tortugas saludables deben hibernar, pues su sistema inmunológico durante esta etapa es muy lento y este período de hibernación podría ocasionar el deterioro de la salud de su mascota.

Es importante registrar con sumo cuidado la condición física de la tortuga en cautiverio, especialmente el peso, y haberles suministrado tanto vitaminas como fibras, que mantengan una buena condición física durante la hibernación, y preparándolas anticipadamente con ayunos, a fin de adaptar su organismo para el proceso de inactividad.

Otros elementos a observar, es mantenerla con una buena hidratación física humedeciendo su cuerpo y con una reducción de la temperatura progresivamente, para irla adaptando. Llegando hasta unos 10 grados centígrados para las acuáticas y 15 grados centígrados para las terrestres.  Sin olvidar ir revisando periódicamente la condición de tu mascota.

Las tortugas en cautiverio que necesitan una etapa de hibernación, son aquellas especies cuyo origen sea en zonas de estaciones climáticas donde los cambios son muy drásticos, y con tortugas como las mencionadas anteriormente; las especies tropicales no hibernan, no obstante, en los tiempos de frío, cuando los días son más cortos, pueden hacerla más sedentarias .

Lógicamente para las tortugas que viven libres en la naturaleza, este proceso de hibernación lo llevan a cabo ellas solas como una respuesta natural de su organismo, para adaptarse y poder sobrevivir a los cambios que presenta el hábitat donde se encuentran.

Huevos de las tortugas

Los huevos producidos por las tortugas son muy calcificados y por ello tienen una consistencia más resistente que el de los otros reptiles, siendo parecidos al de las aves. En cuanto a su tamaño, generalmente presentan un diámetro que va de 2 a 3,5 cm en su punta y de 2 a 4,2 cm en la parte larga.  Aunque esto varía en función de cada tipo de tortuga y la especie a la cual pertenece.

Por ejemplo, las tortugas mora tienen huevos más grandes que los de la tortuga mediterránea. Esto huevos en la época de agosto y octubre, están ya están listos para abrirse y permitir la salida de la tortuga bebé, lo cual es denominado como eclosión del huevo. En condiciones normales de temperatura, tardan de 50 a 80 días en nacer las crías.

Algunos huevos suelen llevar más tiempo, como por ejemplo los de la tortuga horsfield de Europa y Asia, no mayor de 22cm; ponen cuatro huevos al año, y si la temperatura es superior a los 31,5 grados centígrados, nacerán mas hembras que machos. Con un clima frío tardaran en nacer sus críos hasta 130 días.

Las tortugas

Las tortugas tienen una incubación natural, donde ellas colocan sus huevos bajo tierra, pero si el lugar no es el más adecuado esto no tendrá los resultados deseados. Para ello los ecologistas, ayudan a la naturaleza de estos reptiles, con la incubación artificial de sus huevos, garantizando así el nacimiento de las crías, que posteriormente son liberadas, especialmente las especies bajo protección.

Cuando nacen las crías, es notable una pequeña bolsita que está pegada de su vientre, y es por donde se alimentan al estar dentro del huevo; y la cual se les desprende sola. Esta es una membrana, cuya función es similar a la realizada por el ombligo en los seres humanos.

Durante estudios realizados a través de muestras obtenidas en la costas del Pacífico, se advierte que, el consumo de huevos de tortugas puede ser tóxico, especialmente para los niños, debido a que las tortugas están expuesta a aguas contaminadas, y por tanto pueden haberse alimentado de medusas, camarones, etc, contaminados con metales peligrosos.

Estos elementos pueden pasar a las tortugas y concentrarse en su carne y huevos, que al ser consumidos por las personas, conlleva a la degeneración de enfermedades, en especial con los más débiles como son los niños y personas mayores, por ello están prohibidos en muchos países.

Las tortugas

¿Qué comen las tortugas?

La mayoría de las tortugas que son de tierra se alimentan de hierbas y verduras, es ocasiones de insectos o carne. Ellas son animales herbívoros que aceptan con facilidad cualquier tipo de alimento que contenga fibra o proteínas.

Algunos de los vegetales que suelen consumir son tomates, las lechugas o zanahorias; pero en general pueden ser alimentadas con flores, frutas en una amplia variedad, hojas, plantas, semillas etc., siempre que no represente ningún tipo de alimento tóxico para su salud.

Las carnes que suelen consumir son lombrices, corazón de res, hígado y carne de res en trocitos. También se les puede incluir en su dieta cereales que les aporten fibras, para favorecer su digestión y prolongar su vida.

Las crías de las tortugas al nacer suelen buscar instintivamente proteínas, por ello es necesario proveerles de algunos trocitos de carne, e irlas adaptando progresivamente a los otros tipos de alimentos. Existen tiendas especializadas en mascotas, que venden alimentos balanceados con los cuales mantener de forma sana y segura nuestra tortuga.

Las tortugas

En cuanto a la alimentación de las tortugas de agua, esta variará en función de cada especie y si son de agua dulce o salada. Estas se alimentan primordialmente dentro del agua y cuando están en cautiverio, es necesario controlar la higiene de los estanques donde viven las tortugas. (Puedes completar esta información con: que comen las tortugas)

Uno de los alimentos que se les puede suministrar es el granulado que se adquiere en los comercios especializados, también carne cruda o cocida, algunos pedacitos de pescado, lombrices, larvas, huevo cocido, lechugas, frutas, plátanos, etc. La variedad es amplia pero lo más importante es controlar el estado de limpieza del agua, que con la comida tiende a ponerse putrefacta.

Incluso si no contamos de momento con ninguno de estos alimentos y las tortugas tienen hambre, podemos darle alimento granulado de perros o gatos, que tengamos en casa. Generalmente todos estos piensos son balanceados y especialmente tolerados por las mascotas. Sin embargo, generalmente en nuestros hogares contamos con algún vegetal que les podamos ofrecer para mantenerlas sanas y satisfechas.

Las tortugas

Vida promedio de las tortugas

Las tortugas son animales muy longevos, siendo uno de los animales presentes en la naturaleza que más vive, tanto las terrestres como las acuáticas, generalmente pueden superar los 100 años de vida. Así fácilmente una mascota bien cuidada pasara de padres a hijos, e incluso puede llegar a ser la mascota de sus nietos.

Se ha establecido un promedio estándar que va de los 50 a los 100 años, pero esto depende directamente de la especie a la cual pertenece la tortuga y las condiciones de vida en las que se desarrolla. Considerando que las que se encuentran en cautiverio, dependen de los cuidados que le suministren sus dueños.

Algunas de ellas han llegado incluso a los 300 años, los cual se ha comprobado por estudios científicos que lo avalan. Siendo las terrestres, aquellas que tienen mayor oportunidad de crecimiento y desarrollo de su vida, siempre y cuando puedan hacer frente a las adversidades que la naturaleza les presenta, dentro de cada uno de sus hábitats.

Las que se encuentran en cautiverio, tienen mayor probabilidad de ser longevas, ya que no están expuestas al medio ambiente. Y en las marinas se han registrados casos de hasta 250 años de vida, pero aún se realizan estudios al respecto, pues muchas de ellas viven en aislamiento, lo que hace difícil establecer con certeza su edad.

La vida promedio para las de agua dulce es menor, se calcula de unos 15 a 20 años, pero todo depende directamente de las condiciones de vida a que enfrenta cada especie, y los cuidados que se les suministre si están en cautiverio.

En general las tortugas gigantes han sido consideradas las más longevas, como por ejemplo la identificada por Charles Darwin de 175 años en las islas Galápagos, la cual fue bautizada con el nombre de Harriet. Pero la más longeva de todas ellas falleció a la edad de 255 años en El Cairo.

Las tortugas

Uso gastronómico

Las tortugas representan un patrimonio alimenticio para la humanidad, pero claro está, manteniendo siempre el control de subsistencia y perpetuidad de cada especie. No se debe cazar ni utilizar aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción, pues acabaríamos con ellas y sobretodo, es importante mantenerlas vivas en la naturaleza.

El uso de las tortugas marinas era tradicional como alimento para los pueblos ribereños, que utilizaban su carne y sus huevos, para el sustento diario de sus familias, hasta que se comenzaron a romper el equilibrio natural de estos animales, puesto que se consumían más de lo que ellos se reproducen.

Se debe utilizar para uso gastronómico, aquellas especies que se puedan proliferar en cantidad, de manera de favorecer el consumo humano con la carne que nos brinda este noble animal. Siendo tradicional en la gastronomía, la elaboración de la sopa de tortuga verde, en Inglaterra y los Estados Unidos. Y en China con la tortuga sin caparazón, al igual que en otros países asiáticos.

Las tortugas

La carne de tortuga es preparada de muchas formas, dependiendo de la gastronomía de cada país, también se utilizan sus huevos e incluso se obtienen aceites.

Es amplia la variedad de recetas que se preparan con la carne de tortuga, ya que tiene muchas calorías, grasas, proteínas y minerales. Pero les indicamos una receta con finalidad informativa, ya que estamos a favor de la conservación de estas especies animales. A continuación les indicamos como ejemplo gastronómico, cómo preparar un plato típico en algunos países:

Sopa de tortuga

Es un estofado que se realiza con la carne de tortuga, principalmente habitual en Estados Unidos e Inglaterra, al igual que en China, con diferentes ingredientes y formas de preparación.

Ingredientes

  • Carne de tortuga de unos 70 gramos.
  • 2 y media cucharaditas de sal.
  • 1 cucharadita de pimienta roja.
  • Litro y medio de agua.
  • 23 gramos de mantequilla.
  • Media taza de harina de trigo.
  • Una cebolla grande.
  • Una chalota grande.
  • Un pimentón rojo.
  • Un tallo de apio España.
  • 3 hojas de laurel
  • Media cucharadita de tomillo.
  • 3 dientes grandes de ajo
  • 2 tomates.
  • Media taza de salsa Worcestershire (Salsa Inglesa).
  • Cuarto de taza de jugo de limón.
  • Media taza de Jerez seco.
  • Un ramito de perejil.
  • 3 cebollines
  • 4 huevos.

Las tortugas

Preparación

Con la carne a temperatura ambiente y bien limpia, se inicia a pelar y picar todos los vegetales, previamente bien enjuagados; se ponen a hervir los huevos aparte, y se exprime el jugo de limón. Se inicia la cocción de la carne en una olla con la sal, la pimienta, el agua en una olla grande tapada a fuego alto.

Esto se realiza durante el tiempo que sea necesario para que la carne quede bien cocida, retirando la espuma que ocasione si es necesario, posteriormente se retira, se cuela y se reserva el caldo. Una vez fría la carne se comienza a picar en trozos pequeños.

En este momento se comienza la preparación de la sopa, derritiendo la mantequilla a fuego medio, agregándole la harina y dejando espesar hasta obtener un color dorado marrón; a esto le añadimos los vegetales picados, cocinándose por unos 5 minutos; agregamos las hierbas, los tomates y la carne previamente sancochada y picada, mezclandolos por unos 3 minutos.

Finalmente agregamos el caldo reservado, las especies y el resto de los líquidos indicados en los ingredientes, como el limón, jerez y salsa inglesa. Cocinamos a fuego lento unos 10 minutos y listo, servimos y colocamos los huevos sancochados en mitades, con perejil y cebollines finamente picados. Se puede acompañar con un buen plato de arroz y buen provecho.

Los huevos de tortuga son consumidos casi de la misma forma que los de gallina, bien sea de forma sola o como ingredientes en la preparación de diversos platos. Pero claro está, en los países donde se permite su consumo sin restricciones, pues en muchos países está penalizada la venta y consumo de estos huevos, principalmente el de las especies en peligro.

Las tortugas

Están protegidas

En todas las naciones del mundo existen especies de tortugas que están resguardadas, debido al inminente peligro de extinción en que se encuentran. No solo por el consumo de su carne, sino además, por el deterioro de las condiciones de vida a las cuales están expuestas, como es el caso de las especies marinas, y los desechos humanos que llegan a los mares.

Las tortugas marinas tienen un papel importantísimo en el cuidado de los mares y océanos, tanto en sus lechos, arrecifes y praderas, que benefician además otras especies presentes como son el atún, las langostas y el camarón.

Cuando los usuarios de las playas no son conscientes y dejan desperdicios como plásticos, botellas, latas y una serie de elementos que no pertenecen a la configuración marina, ocasionan que estas criaturas marinas se vean atrapadas, heridas y hasta pierden la vida en consecuencia.

Las tortugas

Al igual que cuando las cazan indiscriminadamente con la finalidad de traficar y comerciar con ellas vendiendo su carne, huevos y caparazón; incluso existe tráfico de tortugas para ser distribuidas como mascotas, en lugares donde no pueden vivir ya que no tienen las condiciones necesarias y acordes para el desarrollo de algunas especies.

En ocasiones las tortugas son víctimas de una pesca accidental, cuando quedan atascadas en las redes de los pescadores, y al no poder subir para respirar, mueren. Sin considerar además, todas aquellas que pierden la vida debido a que no soportan los cambios climáticos. Otro factor negativo es cuando no son fecundados sus huevos, por falta de las condiciones adecuadas para ello.

También muchas especies se enferman debido a la presencia de aguas contaminadas. Por ello los gobiernos de cada país del mundo, tiene normativas donde se protege la vida y desarrollo de cada uno de las especies de tortugas, pero con especial énfasis, en aquellas que se encuentran amenazadas, pues su especie está en extinción.

Por ello la mejor norma de protección para las tortugas, es el conocimiento por parte de los seres humanos sobre lo maravillosas que son estas criaturas y la consciencia que se debe asumir para prevenir la contaminación del hábitat, que es indispensable para cada una de ellas.

Incluso existen campañas publicitarias para adoptar estas mascotas a fin de garantizar su vida y las futuras crías que se puedan obtener, perpetuando así las especies a través de los años y que nuestros hijos puedan llegar a conocer cada una de ellas.

Migración de las tortugas

La migración representa el desplazamiento de una especie animal de un lugar a otro, con la finalidad de mantenerse vivas y poder adquirir alimento, cuando en el hábitat en que se encuentra actualmente, no lo consigue.

Básicamente la migración es un movimiento activo que realizan los animales para aprovechar como en el caso de las tortugas, ciertas corrientes marinas, y trasladarse a otros lugares con la finalidad, de alejarse de fuertes inviernos, o sequías extremas, mejores condiciones para reproducirse e incluso escapar de sus depredadores.

Muchas tortugas en cuanto nacen ya están llevando a cabo su primera migración, al recorrer las arenas para internarse por primera vez en el mar, lo cual hacen a toda carrera, para evitar ser víctima de los depredadores.

Los científicos han establecido que las tortugas marinas migran distancias kilométricas, basadas en señales magnéticas que les orientan, en cuanto a la latitud y longitud de su recorrido. Algunos ejemplos de migración de tortugas es el de la boba, la lora, la golfina y la laúd, entre otras.

Las tortugas

Tipos de tortugas

Los tipos de tortugas son muy variados, ya que existen muchas especies tanto en terrestres como acuáticas. Por supuesto, cada especie tiene características que las difieren unas de otras, al igual que se mantienen en diversos hábitats. A continuación te invito a conocer algunos de estos maravillosos y nobles animalitos. (Te recomiendo ver también Tipos de Tortugas)

Tortugas marinas

Se identifican dentro de esta especia a las tortugas que pasan gran parte de su vida en las profundidades del mar, saliendo las hembras a la superficie de la tierra para colocar sus huevos y poder así incubar sus crías.

Las tortugas marinas pertenecen al grupo Chelonioidea, la cual a su vez deriva en Cheloniidae y Dermochelyidae, en las que están contempladas unas siete especies vivas de tortugas, que viven en los océanos pero no en las zonas polares, debido al intenso frío.

Se encuentran entre las tortugas marinas especies como la Verde, Boba, Laúd, Olivácea, Bastarda, Carey y Plana. Los cuales se caracterizan físicamente por la presencia de caparazones, que les sirven de protección y para mantener su temperatura corporal, con ciertas distinciones en los caparazones de unas y otras.

Las tortugas

Por ejemplo la Laúd tiene un caparazón flexible y suave. Estos hermosos animales marinos pueden llegar a vivir unos 200 años y son muy veloces al nadar, alcanzando hasta los 35 km por hora. No poseen dientes como es característico en las tortugas, pero sí una especie de pico con el que se alimentan.

Se reproducen por medio de huevos luego del apareamiento entre macho y hembra. Depositando ellas los huevos en las playas que tarda de 2 a 3 semanas en incubarse. El lugar donde realizan el desove, como se denomina la puesta del huevo, debe ser cerca del mar, pero donde las mareas no los desentierren.

Estas tortugas son omnívoras, pues se alimentan de algas, corales y pequeños animales marinos como medusas, pulpos, etc., son animales que constantemente migran en función de asegurar su alimentación y con la finalidad de reproducirse.

Son especies expuestas a peligro de extinción, pues el hombre las ha matado con la finalidad de utilizar su carne, piel, huevos y caparazón. En la India ingieren los huevos y además, con ellas se extrae un aceite utilizado en Sudamérica para lámparas. Su caparazón es utilizado para elaborar instrumentos musicales.

Las tortugas

Galápagos

Existen unas 10 especies de tortugas terrestres identificadas dentro del género Chelonoidis y denominadas como Galápagos, que son tortugas gigantes habitantes de las islas con ese mismo nombre, situadas en el océano Pacífico a unos 972 km de las costas del Ecuador.

Estas especies están consideradas la más longevas que existen en el mundo, y dentro de ella la Tortuga Floreana es considerada la de mayor tamaño que existe en la tierra. Y que fueron estudiadas en la antigüedad por charles Darwin en el año 1835, ayudándole en su teoría de la evolución de las especies.

Sus características es que además de ser longevas son muy grandes, de hasta 2 metros de largo y corpulentas, con unos 450 kg de peso. Poseen grandes caparazones óseos adaptados a su ambiente, que permite clasificarlas como en forma de domo, de silla de montar e intermedio, es decir, una combinación de los dos anteriores.

Son tanto sedentarias como exploradoras, pero se refugian durante las horas de mayor calor, el cual disipan en los charcos, lo que les permite librarse con ello de parásitos. Su población también se ha visto mermada a consecuencia de la caza, alteraciones en el hábitat natural; producto de las explotaciones petroleras, agricultura y caza para la cría de animales.

Son especies que están bajo la conservación del mundo por posible peligro de extinción, si no se observan las medidas adecuadas para preservar su vida y reproducción.

Tortuga caimán

Las tortugas caimán han sido clasificadas dentro de la familia Chelydridae, en el género Macrochelys, Su hábitat es en el Norte América, y es una tortuga de agua dulce, con una cabeza y cola grandes. Su caparazón tiene hileras de puntas, con un color variable entre gris, negro, verde o marrón; que generalmente se encuentra cubierto por algas.

Sus ojos son camuflados por un color amarillo que los rodea, pueden llegar a medir unos 75 cm y pesar aproximadamente unos 80 kg. Con una lengua circular que le facilitar atraer a los peces, y devorarlos con gran fuerza. Por ello son consideradas carnívoras y en cautiverio suelen ser alimentadas con cualquier tipo de carne disponible, pollo y ratones.

Muchas personas las consideran un animal prehistórico, por lo impresionantes que son al verlas, y con la cual se debe tener mucho cuidado, pues tiene una mordida que es veloz y fuerte. Podría causar daño a una persona si tratara de manipularla, sin el debido cuidado.

Ellas se alimentan durante todo el año, pero buscan su comida los días menos fríos y la almacenan, para poderla utilizan cuando las condiciones ambientales no les permitan ir en busca de comida. Algunas personas las utilizan como mascotas en cautiverio, dándoles a comer animales vivos como ratones para estimular su característica de animal cazador.

Es un animal solitario y metódico que gusta desplazarse en el agua más que en la tierra, reproduciéndose por huevos obtenidos por el apareo de macho y hembra. Esta al igual que otras especies de tortugas, los desova en la tierra, en nidos creados para este fin, pero no muy lejos del agua. Dichos huevos eclosionan en unos 140 días y las crías al nacer van directo al agua.

Tortuga carey

La tortuga carey pertenece dentro del grupo Cheloniidae, al género de los Eretmochelys; ella es una tortuga marina y actualmente es considerada en peligro de extinción. Su hábitat es en el Océano Atlántico y en la región Indo-pacífica.

Presenta las características generales manifestadas por las tortugas marinas, antes mencionadas. Pero se distingue por el aspecto de su pico que es curvo a la vez de puntiagudo. Su mandíbula es prominente y en su caparazón se observan puntas con forma de sierra.

Es un animal que suele frecuentar lagunas poco profundas y buscar esponjas de mar en los arrecifes ya que es su alimento predilecto, pero también consume otros invertebrados. Está en peligro debido a la caza indiscriminada de que ha sido objeto especialmente por países como China y Japón. Siendo hoy día defendida por las organizaciones internacionales que protegen este tipo de animales.

Las tortugas

Son especies que tienen un marcado carácter migratorio, a las cuales les gustan los arrecifes de coral, mar abierto, lagunas y manglares. Son omnívoras, alimentándose tanto de especies marinas como con algas y otras plantas acuáticas, e incluso son resistentes a algunas toxinas que suelen ingerir con sus alimentos.

La tortuga carey se reproduce por huevos, apareándose macho y hembra en algunas islas remotas, desovando en lugares cercanos al agua pero en agujeros suficientemente profundos para proteger sus huevos, que tapan utilizando sus aletas traseras como palas. Las hembras sólo abandonan el mar con esta finalidad, sus crías al nacer dejan su nido en dos meses.

Las crías en forma natural y por instinto se dirigen al mar, y deben hacerlo antes del amanecer, pues de lo contrario serán presa fácil para los depredadores como algunas aves en la zona. Estas tortugas también son cazadas por el hombre, a fin de utilizar tanto su carne como su caparazón.

Por ello ha sido incluida en la lista de las especies en peligro de extinción y por tanto es ilegal matarla, capturar o comercializar con ellas. Para que de esta manera su población aumente y se pueda garantizar que vivan en un hábitat seguro, que no sea amenazado por la presencia humana.

Las tortugas

Tortuga terrestre

Las tortugas terrestres han sido clasificadas como Chelonoidis carbonaria, y es considerada una especie que se desarrolla sobre la tierra en zonas de bosques y sabanas. Usualmente se les puede encontrar en países como Venezuela, Brasil, Paraguay, Panamá, Colombia y Guayana.

Esta especie también es conocida con el nombre típico de morrocoy, siendo considerado una mascota ideal, fácil de cuidar y mantener, pues no tiene muchas exigencias para desarrollarse o mantenerse en los hábitats hogareños.

Existen dos tipos característicos como son la tortuga de patas rojas y la de patas amarillas. Ambas con caparazón negro o marrón, y distintivas manchas de color amarillo que formar un diseño simétrico.

No son muy grandes, pueden llegar a un 35 cm, no obstante, existen países con ejemplares de menor o mayor tamaño. Se les puede identificar por las manchas de color en su patas, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras y con el caparazón hundido.

Las tortugas

Se reproduce por apareamiento entre macho y hembra después de un cortejo, con movimientos de la cabeza y olfateó por parte del macho; una vez apareados. La hembra deposita sus huevos en un hoyo, que son incubados durante unos 150 días hasta el nacimiento de las crías.

En cuanto a su alimentación, se basa principalmente en hierbas, hojas y frutos, que les ayuda a mantener su caparazón sano. Son especies también consideradas en peligro de extinción, debido al mal uso que hacen los humanos con su comercio.

Muchos de estos ejemplares son considerados por la iglesia como alimentos, son consumidos durante la semana santa en muchos países y esto va en perjuicio de estas especies, al igual que los cambios en el hábitat donde se desarrollan producto de las industrias y presencia de actividades comerciales que les contamina el ambiente.

Tortuga sin caparazón

Estudios científicos han demostrado que las tortugas en tiempos remotos, no tuvieron la presencia de un caparazón, esto lo han demostrado gracias a prueba fósiles que se remontan a unos 228 millones de años, con restos que presentaban un tamaño de unos 10 metros, sin caparazón y con todas las demás características presentadas actualmente por las tortugas.

Los caparazones son estructuras conformado por huesos, costillas y vértebras compactados de tal manera que forma esta capa externa, que les permite protegerse de los cambios ambientales y de los posibles depredadores que amenacen su vida.

La especie identificada en China sin caparazón fue denominada Eorhynchochelys, descubriéndose posteriormente otro en el mismo país denominado Odontochely, pero con diferencias en cuanto al cráneo y con dientes. Por ello las tortugas son consideradas el producto de una evolución muy compleja aún en estudio.

Las tortugas

Hoy día algunas especies son consideradas sin caparazón o al menos no es visible a simple vista, puesto que sus características hacen que parezca ser la continuación de los miembros de su cuerpo. Ejemplo de estos es la tortuga Laúd, identificado como Dermochelys coriacea.

Esta especie es una tortuga marina de gran tamaño y peso, y fácilmente distinguible entre las especies acuáticas, tiene la facilidad de controlar su calor en las corrientes a pesar de ser de sangre fría. Con un caparazón que puede medir los dos metros, formado por tejido y dispuesto en forma de mosaico. También denominada tortuga de cuero.

Destaca además por presentar unas largas aletas y un pico en forma de gancho que le facilita cazar y morder medusas, aunque en su dieta incluye otras especies de mariscos y crustáceos al igual que algas. Se aparean en el mar y las hembras depositan sus huevos en las playas para ser incubados, generalmente donde ellas mismas han nacido.

Estas hermosas criaturas viven en la mayor parte de los océanos del mundo y ha sido considerado en los Estado Unidos, como una especie en peligro desde el año 1970. Principalmente su población ha disminuido a consecuencia de la contaminación humana.

Otra especie que aparenta falta de caparazón es la asiática Chitra Chitra, que es una tortuga cuyo caparazón es blando y tiene una cabeza muy pequeña. Su hábitat es en Indonesia, Malasia y Tailandia. También en China existe una especie de caparazón blando denominada Pelodiscus sinensis, pero con cuello y hocico largos que le facilitan la respiración.

Las tortugas

Tortuga lagarto

Es una especie clasificada como Chelydra serpentina, también conocida con una serie de nombres como son: lagarto, toro, serpentina, talaman, etc. Se desenvuelve en áreas de Canadá y Ecuador con abundante agua y fondos lodosos llenos de vegetación.

La tortuga lagarto tiene caparazón de color aceituna y un borde dentado, su cabeza es grande y cubierta por espinas, con boca en forma de pico, con una lengua peculiar que atrae a sus presas y  una fuerte mordida; posee en sus patas fuertes garras y cola larga.

Es una cazadora nocturna de peces, reptiles, anfibios, crustáceos, aves e insectos. Y se reproduce por huevos luego del apareamiento entre macho y hembra, que entierra sus huevos al igual que otras tortugas en un hueco profundo, naciendo sus crías en menos de 18 semanas.

En algunos lugares se les confunde con la tortuga mordedora, pero pertenecen a distintas especies, y se les puede diferenciar especialmente por sus caparazones, ya que la tortuga lagarto lo tiene irregular y lleno de pico, en tanto que la mordedora presenta un caparazón liso. Otro de los aspectos que las diferencia es la forma de su lengua, que es de forma peculiar y única en las de tipo lagarto y que le sirve de carnada.

Tortuga mora

En una especie de tortuga que existe en Europa, África y Asia y es catalogada como testudo graeca, de las cuales se tienen registrado unas 17 subespecies. Su hallazgo fue en 1758 por Carlos Linneo, y su nombre es dado por las características de su caparazón en forma de mosaicos griegos.

Pueden llegar a durar muchos años en cautiverio, hasta unos 60 años. En estas tortugas las hembras suelen ser más grandes que los machos, sin embargo todas varían en función de la subespecie a la que pertenecen; no son muy pesadas y su caparazón es abombado, con tonos amarillentos y verde oliva.

Tienen en la cabeza dos escamas bastante notorias, con ojos sobresalientes, patas recubiertas por escamas puntiagudas y uñas. Con un espolón que les sobresale en cada muslo. Tanto hembras como machos se diferencian además de su tamaño, en función de su cola, que en caso de las hembras es pequeña y corta. En tanto que los machos la tienen larga y robusta.

Las tortugas

Esta especie realiza hibernación, luego de la cual empieza el cortejo del macho y posteriormente el apareo. Pero la hembra puede tardar hasta cuatro años en tener sus huevos, permaneciendo en ella el semen que utilizan para fertilizar, y cuyas crías nacen en dos o tres meses.

Se alimentan básicamente de plantas silvestres, vegetales y diferentes tipos de hortalizas, aunque aceptan bien otros tipos de alimentos, incluso el pienso adquiridos en comercios especializados.

Esta especie tiene una sentidos de la vista muy desarrollada, que les permite diferenciar formas, colores y hasta personas. También saben orientarse en los lugares que ya conocen y son muy sensibles a las vibraciones, a pesar de que su oído es poco desarrollo; no así su olfato que les permite distinguir rápidamente su alimento o una posible pareja.

Las tortugas

Tortuga sulcatas

Es una especie de tortuga africana, también denominada de espolones, clasificada en el género Centrochelys; y es una tortuga cuyo hábitat es el desierto, pero que ha disminuido considerablemente sus especies como consecuencia del desarrollo humano, lo que la confinado a parques y zonas de reservas para fauna.

Su nombre deriva de los surcos que presenta en las escamas de su caparazón y es la tortuga de mayor tamaño en el continente africano, con unos 85cm de largo y un peso por el orden de los 100 kg. Su pico es muy fuerte, con lo cual puede abrirse paso ante los obstáculos, su color es marrón claro y sus patas presentan pronunciadas escamas, con dos grandes espolones.

Se diferencia machos de hembras por su tamaño, ya que el macho es más grande, con cola larga y robusta. Durante el periodo de reproducción suelen ser agresivas, y esto lo hacen después de la época de lluvias. Las hembras depositan los huevos en un agujero que cavan de unos 15 cm y los que se incuban aproximadamente en 180 días.

Su alimentación es básicamente herbívora, necesitando a la vez fibra y calcio, que suplen ingiriendo alimentos como diente de león, tréboles llantén y algunos cereales. También les aportan vitaminas el consumo de vegetales como brócoli y repollo, entre otros. Para ellas las proteínas animales son nocivas y al igual que algunas frutas que contienen demasiado azúcar, pueden ocasionarle trastornos digestivos.

Las tortugas

Tortuga de orejas rojas

Es una especie de la familia Emydidae, y su género Trachemys, también denominada galápago de Florida. Originaria de los Estados Unido y México. Otro nombre con el cual se les identifica de manera común es como tortugas japonesas, ya que sus ojos presenta una raya le les da una apariencia de ser ojos rasgados.

Es una especie ampliamente comercializa como mascota y además es considera en España, como una especie invasora, ya que al ser introducida en hábitat distintos al de su origen, pueden proliferar y alterar el hábitat de otras especies autóctonas de la región, a la cual se ha importado.

Su característica principal que permite identificar el la presencia de orejas rojas, con unas 250 especies de este tipo.  Llegan a medir unos 30 cm y las hembras de este tipo de tortugas son más grande que los machos, pueden vivir hasta unos 40 años, los cual se acorta cuando está en cautiverio.

Las tortugas

Necesitan tomar frecuentemente baños de sol, para que su estómago trabaje adecuadamente; tienen un caparazón formado por placas óseas y su color es variado en una tonalidad de verde hoja a verde oscuro; sin embargo, a medida que envejecen, pueden ser marrón. Este caparazón les sirve de camuflaje pues tiene manchas que se confunden con su entorno.

El apareamiento lo realizan cuando el macho sujeta con sus uñas a la hembra, esto se lleva a cabo debajo del agua. Luego la hembra comienza a tomar más tiempo bajo el sol, para mantener calientes sus huevos, los coloca posteriormente en un hoyo, naciendo sus crías en unos 85 días.

Estas tortugas pasan la mayor parte del tiempo en el agua y además realizan la hibernación en estanques o lagos durante varios meses, son excelentes nadadoras y se alimentan básicamente de abundante vegetación acuática.

Las tortugas

Tortuga leopardo

La tortuga leopardo es originaria de África y ha sido clasificada con el nombre de Stigmochelys pardalis. Es una tortuga que vive en zonas áridas, pero han sido vistas hasta en lugares más húmedos. Su nombre se debe a las manchas que presenta en su caparazón, similar a la de los leopardos.

Es de unos 70 cm de largo, con un peso promedio de 18 kg. Pero esto es variable entre las especies y las condiciones del hábitat en las que se encuentran. Tiene caparazón alto y curiosamente manchado que las diferencia unas de otras, con más o menos negro, de fondo. Su piel es de color crema. Tanto machos como hembras son bastante similares.

Se aparean de forma brusca y la hembra, posteriormente guardará su huevos en un hoyo para que eclosionen en unos 180 días aproximadamente. Son animales herbívoros, con altos requerimientos de fibra y calcio, que los adquieren comiendo hierbas silvestres. También consumen plantas espinosas, tubérculos y vegetales.

Son animales muy sensibles y que se esconden por miedo, les gusta ocultarse en madrigueras abandonadas, no realizan la hibernación y solo cavan para guardar sus huevos. Aguantan bajo el agua hasta 10 minutos; y se mueven con facilidad, hasta por terrenos con obstáculos, ya que se ayudan con sus uñas. (Quizás te interese ver el Gecko Leopardo)

Las tortugas

Tortuga de orejas amarillas

Su hábitat es en los Estados Unido y México, se la ha identificado como Trachemys scripta scripta, es una tortuga de color pardo y robusta, con líneas en contraste de color amarillo sobre su cara, en la patas e incluso la cola. Suelen encontrarse en aguas fangosas y montañas, sobre maderas o rocas, a pesar de ser una tortuga muy acuática.

Su tamaño ronda los 28 cm, macho y hembras pueden ser diferenciados por su cola, la cual en los machos es larga y fina, mientras que para las hembras es corta y ancha. Tiene uñas largas y su alimentación es omnívora, es decir, pueden tanto comer carne como vegetales e incluso pienso, especialmente elaborado para este tipo de animales.

Pueden ser criadas en cautiverio, siempre y cuando se les cree un hábitat lo más cercano posible al que se encontrarían en libertad, del cual son originarias, aunque se adaptan con facilidad al clima, pero necesitan tener un acuario profundo para que puedan nadar con facilidad y además donde pueda recibir los rayos del sol, siempre en conjunto con una alimentación balanceada.

Son una de las especies preferidas de los amantes de los acuarios, con mucha vistosidad y facilidad de cuidado, con un promedio de vida de 40 años, que les permite crecer y desarrollarse a plenitud.

Las tortugas

Tortugas carnívoras

En general las tortugas de agua dulce, como las de agua de mar, son carnívoras y tienen la  características de ser omnívoras, es decir se alimentan tanto de algas como de carne de animales marinos, como peces, corales y esponjas.

A través de recorrido del presente artículo hemos considerado algunas de las especies, que incluyen en su dieta la alimentación a base de carne. Incluso las criadas en cautiverio, se le puede suministrar pequeños trozos de pescado, carne de res, corazón de res o pollo. También en algunas especies de tortugas terrestres.

Muchas de las especies marinas necesitan incluir durante su crecimiento y desarrollo, una dieta balanceada que contenga medusas y otros animales marinos, lo cual es parte de su hábitat normal y es común en su alimentación, aunque cuando vayan envejeciendo se vuelven más herbívoras.

Las tortugas

Las tortugas en peligro de extinción

La lista de tortugas en peligro de extinción ha ido creciendo poco a poco, según información de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Teniendo como principal culpable de esta extinción al hombre, que caza, mata y come a estos adorables animales.

Por otro lado, la contaminación de los suelos y en especial de los mares, han llegado a la destrucción de innumerables especies, sin contar la cantidad de huevos que no han podido eclosionar y sin lo han hecho, también los depredadores los atacan y acaban con la mayoría de la crías.

Algunas de las especies en peligro de extinción, independientemente de las consideradas durante el desarrollo de los tipos de tortugas son las denominadas: Verde, Bastarda, Carey, Laúd, Boba, Olivácea, Caja Rayada, Cuatro Ciénegas, Caparazón Blando de Shanghái y muchas otras que cada días se suman a esta lista desde todas las partes del mundo.

Es necesario crear conciencia en la personas para que aprendan a convivir con todas los animales que habitan en el mundo, sin dejar huella sobre su entorno, que pueda alterar el desarrollo natural de su vida y menos aún, eliminar estos impresionantes y longevos animales que son patrimonio de toda la humanidad.

Tortugas como mascotas

Las tortugas se han hecho populares como mascotas, debido a que son animales fáciles de cuidar, alimentar y manipular. Ellas no requieren mucho espacio para vivir y crecer. Por supuesto, dependiendo de cada especie de tortuga que se tenga.

Lo primordial es la higiene durante su cautiverio, para evitar que puedan transmitir al humano algún tipo de enfermedad. Especialmente en los niños que prefieren las tortugas de tierra pequeñas, con facilidad para cuidar y alimentar.

Estos animalitos pueden ser criados en un acuario o terrario adecuado para ellos, y luego a medida que van creciendo, se les puede dejar libres en los jardines, siempre y cuando no tengan peligros cercanos que puedan afectar la salud y paz de nuestras mascotas.

Las tortugas como mascotas, cuando las vamos a seleccionar, encontramos que las ideales son las que tienen caparazón duro, que las ayudan a resistir cualquier golpe y protegerse de cualquier depredador que se les acerque. Cuando se piensa en una especie a escoger, pueden existir muchas criterios y sugerencias, básicamente dependerá del tipo de dueño que se hará cargo del animal.

Algunas especies recomendadas son las tortugas de tierra como las Tortugas estrellada de la India, la tortuga rusa y la tortuga del mediterráneo, además de las que le hemos indicado durante el desarrollo de este artículo.

Tortugas prohibidas

Las tortugas dependiendo de su especie, están prohibidas para su comercialización, por un lado las que se encuentran en peligro de extinción y son protegidas por las leyes de conservación de fauna, y otras que representan peligro al ser llevadas de un hábitat a otro, en el que puedan alterar los ecosistemas propios de cada región.

Entre las especies de tortugas prohibidas tenemos: Las tortugas verde, Bastarda, laúd, carey, boba, olivacea, mediterráneas, taricaya, cabezona. Y en España existe una prohibición de introducir en el tortugas orejas roja y orejas amarillas. Que eran denominadas tortugas de florida, y se vendian como mascotas para niño, pero han sido prohibidas, por ser consideradas especies invasoras que pueden poner en riesgos las especies autóctonas del país.

Las medidas han sido establecidas, con la finalidad de proteger el bienestar de una amplia variedad de tortugas que viven en estado natural, y las cuales no deben ser comercializadas para su venta como mascotas.

Las tortugas terrestres que son las más utilizadas como mascotas, son afectadas por los cambios ambientales de las ciudades, y además, son animales silvestres que necesitan de su libertad. Cuando se les tiene como mascota en un hogar, el solo hecho de que tienen que vivir en cautiverio, les afecta y pueden terminar muriendo.

Las tortugas

Ellas están propensas, debido a su tamaño, a padecer accidentes domésticos, a que tanto perros como gatos las ataquen e incluso caer de pisos altos, todo ello aparte de que su cautiverio implica alteraciones de su ciclo de vida natural, falta de hibernación y alteraciones producidas por los sistemas de calefacción presentes en los hogares.

Información para niños sobre las tortugas

A los niños se le debe enseñar a conocer las tortugas y en especial si van a tener una como mascota; para ello se les tiene que indicar que una de las partes más importantes del animal es su caparazón, que las ayuda a esconderse y protegerse de otros animales que se las quieran comer.

Que ellas caminan lento debido a que su caparazón es pesado, y forma parte de los órganos de su cuerpo; que las deben observar sin molestar ni alterar; alimentar con cuidado y dedicación y mantener su lugar de vivienda en óptimas condiciones de limpieza, para que sean saludables y puedan crecer bien.

Enseñarle que no pueden andar constantemente con ellas en las manos, pues se les pueden caer y golpear y su cuerpo es frágil, además de que el sudor de las manos y calor les afecta. Son animales que deben tener suficiente luz y agua, con todas las vitaminas necesarias para el fortalecimiento de su caparazón, como por ejemplo el calcio.

Las tortugas

Muchas personas les regalan tortuguitas como mascotas a sus hijos y por falta de los cuidados necesarios, estas no les duran más que algunos meses, a pesar de ser especies longevas. Lógicamente también existen los casos, donde la mascotas de sus hijos han crecido tanto, que terminan donándolas al zoológico, cuando ya no pueden hacerse cargo de ellas.

Las tortugas a través de la historia han sido utilizadas como ejemplo para la enseñanza de los niños, con lemas de esfuerzo, control, perseverancia, paciencia, constancia y muchas otras cualidades a fomentar en los niños. Un ejemplo claro es el cuento infantil llamado Uga la tortuga, que se basa en la perseverancia y satisfacción propia. Para tener una idea, a continuación se resume brevemente de lo que se trata este cuento infantil.

Cuento Uga La Tortuga

Uga la tortuga se lamentaba pues todo le salía mal, llegaba tarde, no realizaba sus tareas y por ello no la premiaron como a otros animales que eran más rápidos que ella, y de paso era dormilona.

Pero un día pensó que todo eso debería cambiar, ya que los demás animales le criticaban porque no se esforzará en realizar sus tareas, ni siquiera amontonaba hojitas caídas de los árboles o recogia las piedras de los charcos.

Solo se dedicaba a jugar y descansar.

Las tortugas

Un día su amiga la hormiga le aconsejaba y le decía, que lo importante no era la rapidez, sino el realizar el trabajo lo mejor posible de acuerdo con sus facultades, solo así le será recompensado.

Pues lo mejor que puede hacer es intentarlo y no conseguirlo, que quedarse sin hacer nada, y dudar si es capaz o no de realizar cada tarea. Por ello es necesario ser constante en lo que se desea hacer y perseverar hasta lograrlo. Por ello el consejo de la hormiguita era que al menos tratara de hacerlo.

La tortuguita se entusiasmó y contestó a la hormiga, que precisamente sus palabras eran lo que necesitaba para entender el valor que representa el esfuerzo de tratar de lograr las tareas que se le asignaban.

Comenzó a trabajar con empeño, día tras día; notando que cada vez era más fácil realizar su trabajo y le gustaba mucho realizarlo. Y termina diciendo la tortuga que ha encontrado su felicidad, porque ha descubierto que lo más importante no es trazarse metas imposibles, sino alcanzar y terminar pequeñas tareas que le puedan permitir llegar a lograr grandes fines.

Las tortugas son consideradas peligrosas

Las tortugas son animales acostumbrados a vivir libres en la naturales, y aunque su apariencia no parece amenazante, tienen una mordedura la suficientemente fuerte, como para ocasionar una herida o arrancarle un miembro, a cualquier persona que se les acerque, en especial si se sienten amenazados.

Esto está en su naturaleza animal, sin embargo vamos a considerar algunas de las especies que pueden ser peligrosas:

  • Tortuga Matamata: Es amazónica y se le puede encontrar en los ríos de Sudamérica, junto con las pirañas. Ella tiene una dentadura parecida a la humana pero excesivamente fuerte.
  • Tortuga Laúd gigante: Por ser la criatura más grande de este tipo, solo su tamaño es suficiente para que con solo un golpe elimine cualquier obstáculo. Es una tortuga marina, lo ideal es no molestarla, aunque se puede admirar su majestuosidad desde un lugar seguro.
  • Tortuga Cabezona: Tiene una cabeza enorme y su cola parece la de una serpiente venenosa, con su pico puede destrozar cualquier animal y ocasionar daño al ser humano si se le acerca.
  • Tortuga de Caparazón Blando: Es de aspecto tenebroso, con piel extraña y cabeza de serpiente. Pero una sola mordida puede destruir los huesos con facilidad, por ello es mejor no tocarlas.
  • Tortuga Caimán: Es la tortuga de agua dulce de mayor tamaño que existe, bastante pesada aunque mide como medio metro; tienen el cuerpo cubierto de púas y su boca en forma de pico; tiene la capacidad de quitarle un miembro a cualquier persona con facilidad. Se han registrado casos de estos ataques, en donde las personas han fallecido ahogadas, luego de la mordida de esta tortuga.

Te invito a ver el siguiente video, para ampliar tu información sobre las tortugas y porque son consideradas peligrosas.

Las tortugas y los peces

Cuando hablamos sobre peces y tortugas que se encuentran en un acuario, se pueden encontrar algunas de ellas que son compatibles y pueden vivir con algunas especies de peces; en acuarios especialmente diseñados para ellas, ya que deben contar con una zona fuera del agua para que la tortuga salga a respirar.

Los primordial es escoger tortugas de pequeño tamaño, que puedan mantenerse en el acuario con peces que sean tanto rápidos, como mayores que la boca de la tortuga. Una especie de tortuga ideal para acuario es la Arrau, que pueden convivir con peces cometa, guramis, guppys, e incluso pez koi. Si se coloca la tortuga desde pequeña, se irá adaptando a los peces y además si se le alimenta adecuadamente, no necesitará atacar al pes.

Claro está, es necesario conocer las compatibilidades de las especies incluso la de los peces, ya que muchos de ellos también son territoriales y no pueden vivir sino con elementos de su misma especie e incluso solos, por ello, se necesita contar con toda la información necesaria, para evitar arriesgar la vida de cualquiera de estos animales que puedan enfrentarse.

En la naturaleza las tortugas acuáticas desarrollan su vida entre los peces tanto de agua dulce, como los del mar; y es factible que algunas especies de ellas, principalmente las carnívoras, puedan alimentarse de peces, especialmente los pequeños e indefensos. Es la ventaja del más grande y fuerte, sobre el débil.

No obstante existen especies que se acercan a las tortugas para alimentarse de las algas y otros organismos que se han acumulado en su caparazón, como por ejemplo el pez cirujano amarillo. Este pequeño y hermoso pez, realiza la limpieza del caparazón de algunas tortugas como la lora y la verde con mucha eficiencia y en tiempo record, además de ser tan rápido que se mueve a su lado sin que ella se perturbe.

Curiosidades sobre las tortugas

Las tortugas son animales impresionantes y maravillosos, en especial las de gran tamaño, cuya observación es una experiencia fuera de lo común; son tan variadas y amplias en cuanto a sus especies y además, tienen curiosidades que muchos de nosotros no sabemos, por ellos las incluimos en el artículo, ya que son sorprendentes:

  • Es su caparazón existen 50 tipos de huesos diferentes, unidos por una formación similar a una bisagra que mantiene juntas ambas partes del mismo, con el animal dentro de él.
  • El caparazón no es una armadura, sino que representa su caja torácica, con nervios y flujo sanguíneo y no pueden vivir si se separan de él, pues es parte completa de su cuerpo.
  • Por el color de su caparazón se puede conocer el origen de la tortuga, las que lo tienen de colores claros, proceden de zonas cálidas.
  • Su sexualidad está estrechamente relacionada con el tamaño y no con la edad. Existen especies que tardan hasta 50 años para tener una madurez sexual. Además el sexo de sus crías está determinado por el clima, siendo el cálido favorable para las hembras, en tanto que el frío es ideal para obtener crías machos.
  • El primer animal que viajó a la luna y regresó sano, ha sido la tortuga. En el año de 1968, dos ejemplares de tortugas rusas crearon historia como los primeros seres vivos que viajaron al espacio.

Las tortugas

  • Algunas son depredadoras como es el caso de la tortuga caimán, que atrae y atrapa presas, con la rapidez y fuerza de su mordida.
  • Son muy longevas, pueden llegar a vivir y sobrepasar los 100 años, considerándose que las de tierra alcanzan mayor número de años que las marinas.
  • Las hembras realizan su defecado por el mismo conducto con el cual se reproducen, pues dentro de su cuerpo, sus órganos sexuales se ubican en un sitio denominado cloaca y es el olor que desprenden de este sitio, lo que atrae a los machos.
  • Emiten sonido sin la presencia de cuerdas vocales.
  • Detectan los olores gracias al desarrollo de su garganta.
  • Los ejércitos en la época de los romanos, se alineaban inspirados en el caparazón de las tortugas.
  • Las tortugas marinas respiran en la superficie, aunque aguanta un prolongado tiempo bajo el agua. Al dormir pueden estar hasta por 8 horas sin respirar.
  • La tortuga más grande que existió se denominó Archelon, con un peso de 2.200 kg habitaba en América durante el Cretácico, y fueron eliminados por los dinosaurios y algunos tiburones prehistóricos.
  • Son animales tranquilos, sedentarios, pero que en determinado momento se defienden y luchan para defender su vida.

Conclusiones

Las tortugas son animales milenarios que nos han acompañado desde la época de la prehistoria, se han adaptado y desarrollado para perpetuar las especies y muchas de ellas actualmente corren el riesgo de extinguirse.

Son reptiles tanto acuáticos como terrestres pertenecientes al orden taxonómico de los Testudines, con gran variedad por su tamaño y rasgos físicos de su caparazón, que les permite vivir en la naturaleza y protegerse del ataque de los depredadores, excepto de los humano, que han puesto en riesgo el privilegio de heredar estos maravillosos animales, a todas las generaciones futuras.

Se han lanzado campañas encaminadas a la creación de consciencia, para ayudar a estos hermosos animales, alertando a las comunidades del mundo, sobre el peligro que representa la contaminación, como causante directo de la alteración del hábitat natural de las tortugas.

Se busca además la protección de los nidos, los cuales representan las nuevas tortugas que engrosaran la población del planeta, para garantizar la supervivencia de las especies. Es importante destacar, que a muchas de las tortugas les toma tiempo llegar a la madurez sexual, al igual que reproducirse, lo cual agrava aún más la situación.

Todas las tortugas corren el riesgo de extinción sin no es controlado su comercio en todos los países del mundo, pero en especial, de las siete especies marinas conocidas. Seis ya están en peligro de extinción y más alarmante aún, es el hecho de que los océanos son suficientemente grandes y aun así no logran sobrevivir a la contaminación humana.

La mejor campaña sería comenzar a enseñar a nuestros niños, lo que representan estas hermosas criaturas dentro del planeta, que puedan observar su característica belleza, que aprendan cómo viven y se alimentan, que sientan cómo se desenvuelven en la naturaleza y además entiendan, que para llegar a su tamaño, han tenido que vivir mucho, y que el humano con solo una vida, no llegaría a ser tan longevo como algunas de ellas.

Las tortugas

Estas criaturas deben luchar para sobrevivir entre los mares contaminados, los pescadores descuidados que abandonan sus redes, y el calentamiento global del planeta, que afecta la incubación de los huevos y en consecuencia muchas crías dejan de nacer.

Y un dato curioso es que los embriones de las tortugas rompen sus cascarones a un mismo tiempo, con la finalidad de salir todos juntos, a luchar una carrera por la vida, a través de las arenas para llegar al mar, antes de ser atacado por los depredadores. Ya que sus madres anidan para dejarlos dentro de los huevos y jamás vuelven a verlos.

Solo uno o dos de estas crías recién nacidas de tortuga llegan a crecer hasta una edad madura, donde recae el peso de reproducción como única forma de garantizar la perpetuación de las especies.

“Cada vez que perdemos una especie rompemos una cadena de vida que ha evolucionado durante 3.500 millones de años”. Jeffrey Mcneely.

(Visited 1.065 times, 1 visits today)
Categorías Tortugas

Deja un comentario