Aprende todo sobre la maravillosa Tortuga Laúd

La llamada tortuga laúd o también conocida como tortuga tinglar, posee el nombre científico de Dermochelys coriacea, siendo esta criatura una de las especies con mayor volumen en comparación​ con la gran diversidad de tortugas marinas en el ecosistema; esta misma ha llegado a alcanzar hasta una distancia de dos punto tres (2.3) metros, y en cuanto a su peso el mismo ronda unos seiscientos (600) kilos aproximadamente.

Descripción

Si bien es cierto que las tortugas en general poseen características bastante distintivas y diferenciadoras, hay que destacar que las tortugas laúd llegan a tener cualidades ciertamente muy extraordinarias y realmente impresionantes para quien la ve por primera vez.

Comenzando con su estatura, la tortuga Laúd es la especie de reptil que se desplaza a lo largo y ancho del mar, que con su prominente longitud llega a opacar a las demás tortugas y además de eso es la más magna que ha llegado a existir, siendo un hecho de que en su etapa adulta esta tortuga puede alcanzar hasta unos tres (3) metros y llegar a pesar hasta media tonelada.

En cuanto a su corteza o caparazón, hay que mencionar que el mismo le hace tributo a su peso y altura, ya que el mismo es de igual forma muy extravagante, pues extrañamente la misma en comparación de otras especies no es de consistencia dura sino todo lo contrario es algo elástica.

Siguiendo con su caparazón, esta misma coraza no se encuentra integrada como la mayoría de las tortugas por una especie de escudos óseos, sino que la misma se encuentra integrada por tejido muy flácido al tacto, es por ello que de allí se le conoce bajo la denominación de tortuga de cuero.

En su caparazón o coraza a simple vista no se observa el característico borde afilado que poseen las demás tortugas de mar, específicamente en la orilla lateral, siendo que esta resulta ser blanda y suave a través de su forma curveada, que le da un aspecto casi cilíndrico a este reptil.

Este mismo caparazón llega a formar un hermoso mosaico, donde se muestra una totalidad de siete (7) fragmentaciones no tan pronunciadas en la espalda, y a nivel del vientre de este reptil.

Ahora bien, aunque si bien el caparazón de la tortuga es bastante grueso su piel por debajo se encuentra compuesta por una gruesa manta de grasa, su columna vertebral y sus aletas dorsales le llegan a suministrar la eficacia para poder desplazarse.

En cuanto a sus aletas delanteras, estas mismas suelen ser las más grandes en comparación de las aletas de atrás, ya que incluso pueden llegar a alcanzar hasta unos dos (2) metros de longitud, y a su vez estas mismas le proporcionan un nado ligero y fluido en los mares más profundos.

Si bien sus aletas en la parte de adelante de esta especie son mucho más alargadas en comparación de otras tortugas, las mismas resultan ser graciosamente proporcionales con su tamaño. Siendo que en las especies adultas, se llega a obtener una distancia que puede llegar a alcanzar hasta unos doscientos setenta (270) centímetros.

Hay que mencionar que esta tortuga posee un pico de igual forma bastante distinto al de las demás, siendo que este pico posee una forma de gancho, siendo su única meta la de nutrirse y comer los alimentos con mayor facilidad.

Su pico ha venido evolucionando y como se mencionó con anterioridad, hasta convertirse en una especie de formación en gancho, con la que obtienen con mayor facilidad a las medusas y al llegar a su garganta esta misma posee una especie de vellos que sostienen el alimento con dirección interna, que los auxilian a tragárselo.

Ahora, hablar de su color es si se quiere muy impresionante, ya que las escamas de este reptil suelen tornar una tonalidad bastante opaca, pero en lo que respecta a lo largo de su prominente cuerpo, las escamas de la piel y en lo que respecta a su caparazón se puede denotar la existencia de una diversidad de manchones de color blanco bastante vivos.

Esta tortuga laúd por lo general suelen ser bastante tranquilas, siendo que pasan la mayoría de su vida en el océano, siendo un hecho de que personas conocedoras afirman que una vez que las tortugas laúd macho al adentrarse al mar nunca más vuelven a salir a tierra firme.

Se desconoce hasta el momento la edad de vida de estas criaturas, sin embargo se han obtenido datos que las tortugas laúd han logrado a permanecer hasta un alrededor de unos ochenta (80) años de vida aproximadamente.

Como ya se mencionó, la tortuga laúd es una de las especies con mayor fisiología de todas las de su especie, siendo ésta bastante distinta a la del resto, tan solo su caparazón puede llegar a medir unos asombrosos dos (2) metros, y hasta más.

Una tortuga laúd macho puede llegar a alcanzar un peso de hasta novecientos dieciséis (916) kilogramos, aunque es importante mencionar que de por sí una tortuga que llegue a alcanzar estas dimensiones es muy raro.

En cuanto a sus niveles de metabolismo, la misma llega a superar un aproximado de tres (3) veces mayoritariamente a lo que normalmente se espera en un reptil de este prominente tamaño, siendo que en relación a su intercambio de calor en que ocurre cuando las mismas cruzan contra corriente y en relación a esto, la misma logra mantenerse bajo una temperatura corpórea de dieciocho (18 °C) grados centígrados. (ver artículo: Tortuga Sulcata).

Personas expertas son de la opinión de que esta tortuga laúd posee la capacidad de poder crearse ella misma su propio calor a nivel corpóreo, al igual que lo hace cualquier mamífero que habita hoy por hoy tierra firme.

Pero a pesar de ello, este reptil como lo es la tortuga laúd a pesar de ser considerada por su capacidad de autorregulación, la misma hoy en día es catalogada como ectotermia o comúnmente como se le denominaría de sangre fría, siendo que estas especies generalmente dependen de las temperaturas que se presentan en el exterior y que por lo tanto llegan a regular la suya.

Pero es importante mencionar, que de igual forma puede llegar a ser considerada como una especie bajo la denominación de gigantotermia.

Alimentación de la tortuga laúd

Estas criaturas denominadas tortugas laúd llegan a sobrevivir por medio de su alimentación a base de jugosas medusas, siendo que estas mismas les encanta. Pero a pesar de ser su platillo preferido y por la transparencia de sus presas, estas tortugas muy ocasionalmente se llegan a ahogar, ya que las suelen confundir con los pedazos de bolsas de plástico que se quedan en las costas, y producto de la marea son arrastradas a las profundidades del océano.

En este sentido, se han hallado muchas de estas tortugas muertas por estas bolsas de plástico que quedan a la deriva en el mar, además se les encontró que las mismas tras comerse fragmentos de plástico bastante difíciles de ingerir e incluso restos de hilo para pescar en el interior de su estómago.

Siendo que el propósito original que utilizan estas especies para realizar esos largos viajes desde hace millones de años y nadando a través de miles de kilómetros, es para lograr alimentarse más que todo de medusas y para mantener su subsistencia en la cadena alimenticia.

Como ya se sabe la medusa es el manjar preferido de estas tortugas, siendo que esta además de proporcionarle en su mayoría de la dieta las proteínas, vitaminas y minerales proporcionales a su peso para llegar a nutrirlas.

Estas tortugas laúd puede incluso llegar a comer de forma diaria una suma importante de medusas, que da como resultado una equivalencia de su mismo volumen corporal, siendo estas aproximadamente unas cincuenta (50) especies pero del tipo de medusa gigante.

Pues bien ésta tortuga laúd llega a alcanzar un protagonismo decisivo, siendo esto con el fin de lograr mantener la balanza en el ecosistema y aunque parezca incomprensible, en el sistema de los países que la consumen.

tortuga laúd

En efecto las personas consumen gran cantidad de estas medusas gigantescas, logrando reducir fatalmente el número poblacional de medusas y de igual forma ocurre con los peces pequeños, ya que al incrementar su pesca las tortugas laúd no tienen más opción que recurrir a las tapas o cualquier otro desecho de plástico que encuentren en el mar.

Pero a pesar de ello las tortugas laúd no siempre comen medusas, también tienen una variada fuente de alimentos entre las que se pueden mencionar pequeños peces, hasta crustáceos, y pasando por cualquier tipo de calamares, así como sorprendentemente erizos de mar y las típicas algas que se encuentran por lo general en arrecifes o que se encuentran flotando en las zonas no tan profundas del mar.

Reproducción de la tortuga laúd

En lo que respecta al primer momento que les corresponde aparearse, se ha llegado a estimar que este mismo ritual se lleva a cabo luego de que este reptil ya tenga los diez (10) años de edad.

Ahora bien luego de que el macho de la especie tortuga laúd haya encontrado a su pareja hembra, por medio de feromonas que esta misma expulsa y que a su vez da denotar que se encuentra en su etapa reproductiva y niveles de fertilidad más elevados.

Siendo así que la tortuga laúd macho comienza a emplear una movilidad a nivel del cuello y cabeza, de seguida empieza a realizar pequeños toques a nivel de su boca, dándole pequeñas mordeduras o incluso hay machos que realizan movimientos con sus aletas delanteras, con el fin de obtener su atención y receptividad.

Aunque parezca complicado de entender las tortugas laúd por lo general presentan muy a menudo problemas, ya que las mismas al encontrarse realizando estos rituales de apareamiento utilizan peligrosas artimañas e incluso movimientos para intentar y cumplir un solo fin, que es reproducirse.

Acto seguido el macho de la especie debe de montar a la hembra por la parte de atrás, luego deben remontarla por encima para lograr aparearse, pero en ocasiones esta maniobra resulta muy difícil de realizar ya que ambos caparazones llegan a entorpecer el procedimiento.

Este ritual de apareamiento puede tornarse de igual forma bastante delicado, ya que en ocasiones el macho de la especie se encuentra tan exasperado para logra aparearse que tan solo con encontrar a la hembra, el mismo puede llegar a pasar mucho de su tiempo sumergido, incluso llegar a pasar horas bajo del agua sin respirar aire.

Llegado el momento de copular el macho fertiliza a la hembra de forma interna; es por ello que hay que hacer una acotación en este punto, ya que por lo general resulta muy normal que diferentes machos de la especie se logren aparear con tan solo una hembra tortuga laúd.

Es por ello que muchos científicos estiman que esta conducta puede haber sido producto de la evolución de millones de años, con el único fin de lograr asegurar la existencia de la especie en contra de la infertilidad de los machos por el cambio climático.

Siendo que el macho de la especie va excluyendo el abundante esperma que va soltando por su disminuida eficacia, y a su vez concediéndole a la hembra de la especie elegir el más apto, además de aumentar su versatilidad a nivel genético de su próximo linaje. (Ver artículo: camaleón pantera)

A pesar de todo esto, diversos análisis han dado por sentado que la llamada poliandria o nivel de apareamiento que tienen estas tortugas laúd hembras, en realidad dan resultados contrarios, es decir, la hembra va disminuyendo los niveles de fecundación.

Ahora, en el momento de la división de las células las mismas comienzan a dividirse solo unas horas luego de haber ocurrido la fertilización, pero su progreso queda interrumpido durante la siguiente etapa que lleva por nombre gástrula, es decir, es la fase donde el desarrollo del embrión forma especies de pliegues para lograr una mayor movilidad y cubrir mejor a las células embrionarias, hasta que las mismas se transformen en huevos, que luego serán depositados en la arena.

Normalmente estas tortugas laúd se llegan a aparear en el mar, siendo que los machos de la especie jamás llegan a dejar el agua; toda vez que al nacer y dejar el nido, siendo crías, se desplazan por la arena con el riesgo de ser atrapados por cualquier depredador y entrando al mar como crías.

En comparación de las tortugas macho, las hembras de la especie llegan a realizar su ritual de apareamiento cada tres (3) o incluso cuatro (4) años, siendo que a partir de aquí las mismas vuelven a las playas donde estas fueron inicialmente criadas en sus pequeños nidos, y tras encontrar un lugar cómodo en la playa las mismas empiezan a depositar una gran cantidad de huevos.

Cuando las tortuga laúd hembras encuentran un lugar seguro y cómodo en la playa, empiezan a excavar el nido en la arena, aunque su lugar de preferencia es encima de los trazos que deja la marea, la misma comienza este proceso a través de sus aletas tanto delanteras como traseras.

Llegada la noche la tortuga hembra laúd comienza a hacer la expulsión de los huevos, pero esto tiene una explicación lógica, ya que la arena tras haber pasado por el calor que se presenta durante el día, esta misma incrementa a su vez los niveles de temperatura a nivel corporal de la hembra, tan solo para lograr conservar por encima su demarcación de temperatura, alejando a depredadores que se encuentren y que por consiguiente resulten ser una amenaza.

Siendo así que las mismas tortugas hembra puede depositar hasta una cantidad considerable de huevos, estimándose aproximadamente unos cien (100) en cada expulsión, por cada tortuga. Ahora bien, en cuanto al tiempo de espera entre cada puesta y la próxima debe ser por lo general de unos nueve (9) días.

Tal y como se comentó con anterioridad, cuando la tortuga hembra comienza a depositar los huevos la misma los expulsa de forma desenfrenada hasta alcanzar por lo menos un mínimo de ciento diez (110) huevecillos

Siendo que de allí por lo menos setenta (70) llegan a tener un volumen mayor al de los demás, además de ser un poco más alargados y fértiles, y los otros aproximadamente cuarenta (40) huevecillos restantes son notablemente más chicos y estériles. (ver artículo: Boa Constrictor).

Los cuarenta (40) huevos que aproximadamente quedan, se emplean como especie de colchón al resto, además de emplearse como resortes y de brindarle una especie de resguardo en el nido, este mecanismo de expulsar a los huevecillos para hacer colchón resulta ser realizado únicamente por esta especie de tortuga.

Luego de haber depositado los huevos, la hembra de la especie empiezan a cubrir de manera súper cuidadosa el pequeño nido, con una espesa y gruesa capa de esta arena que se encuentra en la playa, con el solo fin de lograr camuflarlo de cara a otras criaturas que resulten ser depredadoras y que podrían devorarse a estas crías.

En cuanto a las especies de tortugas laúd, su periodo de anidación es de un periodo de tiempo que transcurre entre los meses de febrero y octubre, pero todo depende de la zona donde se encuentren; un ejemplo de ello es el país de España, donde se han llegado a registrar la anidación de tortugas laúd en zonas cálidas como las islas Canarias.

Uno de los mayores lugares donde se han podido encontrar un número considerable de nidos es en una zona denominada Mexiquillo, siendo muy probable que este lugar sea donde mayoritariamente hayan bastantes criadores de esta especie.

Pero en comparación del lugar antes mencionado, las tortugas que habitan el poblado de Terenganú su ritual de apareamiento se ve considerablemente reducido tras pasar los años, producto de la influencia que ejercen los humanos hacia estas especies.

Llegado al extremo de que se ha podido notar un cambio bastante desalentador en sus temporadas normales de apareamiento, contando por su ausencia en las costas y playas de estas tortugas sobretodo en el poblado de Malasia, siendo que tradicionalmente a pesar de ser una zona asiática y con temperaturas muy bajas, estos reptiles frecuentaban estas aguas.

Este proceso embrionario en desarrollo se llega a restaurar muy pronto, pero los ahora los pequeños fetos continúan siendo bastante débiles y por lo tanto, aptos para debilitarse y en el peor de los casos morir.

En sus pequeños nidos de arena, la agitación de cada uno de los huevos es sinónimo de que los mismos se desarrollan felizmente por medio de sus membranas, que los recubren para estar completamente nutridos a su vez, este proceso de incubación ocurre en el transcurso de los primeros veinte (20) y veinte y cinco (25) días para lograr esta fase en su totalidad.

Pero en comparación de otras especies que su desarrollo suele ser completo, los cambios a nivel estructural de la tortuga laúd son distintos, es decir, estos reptiles a nivel óseo y de órganos internos en su cuerpo suele desarrollarse de forma continua, siendo que este proceso lleva por nombre organogénesis.

Es por ello que este ciclo de organogénesis llega a ser una etapa bastante delicada, y en el que el medio ambiente por lo general llega a repercutir en la provocación de elevadas consecuencias que puedan resultar negativas, tales como la mala formación de las crías o en dado caso hasta la muerte de las mismas, ya que sus órganos se encuentran condicionados al medio de donde se encuentre el nido.

Ahora bien, en cuanto a las playas donde llegan a anidar estas criaturas las mismas como requisito primordial deben encontrarse recubiertas de una arena bastante fina y a su vez, blanda, siendo que además de esto deben ser una zona donde sus costas sean poco profundas y donde la marea no suba tanto.

Hay que agregar que adicionalmente a todo lo anterior, estas playas no deben poseer rocas, ya que las mismas al tener caparazones muy blandos podrían llegar a lastimarse muy simplemente por estas mismas rocas duras.

Todo lo anteriormente mencionado resulta ser de fragilidad para estas tortugas laúd, ya que existen por lo general playas que se encuentran cubiertas de rocas planas, producto de alguna erosión que posea el lugar.

Es importante hacer mención que estos huevos al ser incubados, tardan alrededor de unos sesenta (60) días. Como muchas otras especies reptiles, los niveles en la temperatura llegan a afectar el nido, siendo así que llegan a determinar el género de las futuras crías.

Es por ello que luego de que estos huevos se lleguen a abrir, aún estando por debajo de la arena este mecanismo es realizado todas en conjunto como un solo grupo, por lo general lo hacen a mediados de la noche, siendo que cada una de estas crías recién nacidas llegan a excavar su propia vía hasta alcanzar la superficie, continuando su marcha hasta llegar finalmente a las costas del la playa.

Luego de que estas crías de tortuga laúd logran llegar al mar, estas mismas no vuelven a encontrarse por lo general hasta haber llegado a su etapa adulta y donde a su vez, ya han alcanzado la madurez necesaria. Por otro lado, muy pocas de estas criaturas llegan a alcanzar su supervivencia en el transcurso de este complicado y casi secreto periodo, para llegar a convertirse en tortugas adultas.

Por lo general la mayoría de ellas son cazadas por aves depredadoras e inclusive por otro tipo de reptiles de agua salada, además de ser atrapadas por criaturas carnívoras justo antes de que las mismas puedan llegar a sumergirse en las profundidades del mar misterioso.

Distribución y hábitat de la tortuga laúd

Estas especies de tortugas llamadas laúd suelen vivir en la mayoría, por no decir casi en todos los mares y océanos del globo terráqueo, pero cada una es distinta a pesar de ser una misma especie, ya que la mismas son catalogadas como aventureras, llegando a establecerse tanto en los extremos norte o sur.

Esto con ayuda de un sistema de regulación de temperatura, en comparación de otras tortugas marinas que habitan actualmente la tierra.

Las llamadas tortugas laúd atlánticas llegan a establecerse para crear sus nidos entre los meses de febrero y octubre, pero depende de cada una de las zonas, por lo general estas criaturas prefieren las playas donde se llegue a desembocar en diversos ríos, entre los que se puede mencionar tenemos el río Marowijne ubicado en Guyana.

Así como su preferencia por la desembocadura del río Papaya en el país de Honduras, en Surinam sorprendentemente el río Bigi Santi; el río Acandí del departamento de chocó en Colombia; una Isla que lleva por nombre Culebra ubicada en Puerto Rico, pero no conforme con esto estas increíbles criaturas les gusta las lagunas, siendo dos sus preferida ubicadas en Costa Rica con el nombre de Jalova y Naranjo, además de varias playas ubicadas en México.

Tal y como se mencionó con anterioridad, Mexiquillo es un lugar donde la mayor parte de estas tortugas llegan al área anidar, solo por su magnífica vegetación y nivel de limpieza en sus aguas, que hace que estas especies prefieran este pequeño territorio en el mundo.

Mientras que en ciertas zonas de Malasia se han reducido sus visitas cada año debido a la merma y destrucción de su hábitat, siendo que estas mismas criaturas normalmente llegaban a visitar y anidar en este sitio a pesar de sus clima y por ser un territorio asiático.

Otro lugar donde han logrado establecerse es en la zona del Pacífico donde se encuentra América, siendo su lugar primordial para lograr habitar y llegar a hacer nidos en la llamada Playa Grande, que tiene una ubicación en Costa Rica, específicamente en el llamado Parque Nacional Marino Las Baulas.

La tortuga laúd aunque parezca increíble utiliza una brújula natural que la ayuda a orientarse al nadar y atravesar todo el océano, siendo esta proveniente del campo magnético de la tierra. Ahora bien, lo interesante de esta situación es que esta tortuga todos los años abandona las aguas de los climas tropicales, y va en dirección a las corrientes polares tan solo con este mecanismo biológico y siguiendo la corriente del Golfo.

Se ha podido confirmar científicamente que al tener esta brújula biológica que funciona a niveles del mar, la misma actúa en estos reptiles como un medidor de direcciones, siendo que se ha podido detectar que las tortugas que abarcan rutas desde el Pacífico, las mismas alcanzan aproximadamente unos siete mil (7000) kilómetros de viaje aproximadamente y que realizan todos los años.

Esta ruta abarca de igual forma el país de Costa Rica como lugar principal para desovar, seguido de esto las mismas han encontrado un hábitat en las Islas Galápagos ubicadas en Ecuador, como lugar para descansar; a su vez tocar costas poco profundas y alimentarse para luego continuar la travesía; es importante destacar que aquí las hembras de la especie no llegan a desovar, las mismas al llegar a Sudamérica llegan a tener ramificación al sur.

Muchas de las ventajas con que cuentan a medida que se desplazan por estas aguas y corrientes, es que las mismas pueden llegar a sumergirse por un periodo de tiempo considerable gracias a la succión de oxígeno que se encuentra en el agua, a través de sus alargadas papilas gustativas que llegan a alcanzar hasta la gargant,a y en cuestión de segundos la tortuga llega a recuperar el oxígeno que ya se encuentra diluido ya en ciertos tejidos.

Durante los meses donde se encuentra el verano, estos reptiles se les pueden hallar muy fácilmente en los territorios donde se encuentra el golfo de Maine, y que se dirige a la zona norte hasta llegar a la Florida.

Estas mismas especies han sido vistas de igual forma en la zona norte del llamado golfo de San Lorenzo, en el país considerado más frío de la región como lo es Canadá. Aunque tenemos que las tortugas laúd que se encuentran habitando el océano Pacífico son frecuentemente más avistadas en las islas tropicales de Hawái, donde estos mismos reptiles se logran reunir en las partes de arriba de este mágico y abundante archipiélago.

Al llegar el invierno estas mismas criaturas se logran desplazar a las zonas tropicales del sur, atravesando el mar Caribe, rodeando ciertas playas y sus costas de América del Sur; incluso las costas de África, donde sus aguas son más templadas y donde llegan a coincidir con las tortugas laúd que habitan las costas de Europa.

Estas mismas al encontrarse habitando climas tan helados producto de las corrientes del Golfo, las mismas se han llegado a aventurar mucho más hacia el norte del territorio en el transcurso de los meses donde transcurren los meses de verano; donde que hay personas que han afirmado su existencia de forma bastante ocasional, específicamente en las costas de Noruega, inclusive en el mar Báltico.

Esta tortugas que en principio se llegan a asentar en las aguas Asia, generalmente emigran directamente hasta las costas de Indonesia, las costas cristalinas y maravillosas de Australia para comer medusas y atravesando el océano Índico.

Gracias a los estudios e investigaciones realizadas por los científicos, las mismas a ser analizadas se ha podido conocer que la tortuga laúd ha logrado realizar migraciones de tipo transoceánicas, es decir, que esta especie logra viajar cambiando de corrientes y hasta de niveles de temperatura oceánica sin mayor problema;un dato obtenido y un claro ejemplo de lo que hacen los programas científicos.

Estas especies por lo general llegan a preferir las aguas poco profundas, pero estas mismas se han llegado a congregar mucho mejor cuando se encuentran en la parte superior del mar y casi tocando tierra.

En la época de verano estas mismas criaturas han sido vistas por lo general tomando baños de sol muy próximas a la superficie, pero esto resulta ser catastrófico para ellas, ya que se han reportado tortugas lastimadas al chocar de forma accidental con las hélices de los botes o barcos.

En conclusión, estas se pueden hallar más que todo en los mares tanto tropicales como subtropicales de los países que se encuentren con estas características, siendo la única especie que en comparación de las demás tortugas puede llegar a adentrarse y viajar miles de kilómetros sin problemas de regulación de temperatura; es por ello que estas especies han logrado extenderse a lo largo y ancho del globo terráqueo. (ver artículo: Castor).

Amenazas y conservación de la tortuga laúd

Una de las principales amenazas hacia esta especie se encuentra en el ser humano, ya que desde el inicio al salir de sus nidos los turistas suelen tomarse fotos con flash provocando que estas mismas luces las desorienten. De igual forma al salir de sus nidos de noche, las luces que se reflejan y que se encuentran en las ciudades son bastante visibles por estas criaturas, haciendo que las mismas se encuentren atraídas y por lo tanto haciendo que se alejen de la costa.

La mayoría de estas especies al encontrarse atraídas por estas luces llegan a ser, en el peor de los casos atropelladas por los autos que se encuentran cerca de la playa, o por algún otro factor donde llegan a perecer, tal es el caso de algún potencial depredador como lo son las aves.

Ahora bien para el año de 1982, las personas expertas calculaban que existían un alrededor de ciento quince mil (115.000) y hasta más de estos ejemplares de tortugas, específicamente del sexo femenino en lo que respecta a nivel mundial.

Considerando lo anterior, otros científicos con el compromiso de dar resultados a cerca de su conservación investigaron y analizaron todo acerca de este reptil, obteniendo hoy en la actualidad un estimado de veinte mil (20.000) y hasta unas (30.000) ejemplares de esta tortuga laúd. Resultados bastante desalentadores en conclusión.

Aunque en la actualidad, y en lo que respecta a la tortuga laúd que se encuentra en la zona del Pacífico, está demostrando encontrarse bajo un significativo declive, tanto así que los expertos en la materia han llegado a creer que esta especie podría llegar a extinguirse y más nunca volver a nadar el Océano Pacífico en siguientes treinta (30) años, al menos que se lleguen a hacer modificaciones bastante profundas para lograr protegerla y a su vez conservarla de manera vertiginosa.

En cuanto a su captura de forma accidental por los pescadores y sus mallas de pesca, su merma por la caza furtiva de sus huevecillos y por si fuera poco al alimentarse de plásticos, llega a contribuir a que estas especies de tortuga lleguen a ser calificadas como criaturas bajo la inminente amenaza de encontrarse en peligro de extinción.

Es por ello que hoy por hoy existen organizaciones que se encuentran a favor de la conservación de la tortuga laúd, tal como la denominada Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza; siendo que está mismas organización internacional la ha prescrito como una de las tantas especies que trágicamente se encuentran en peligro crítico de extinguirse, además de encontrarse dentro de la lista de países europeos que han tomado medidas para protegerlas.

Una de las medidas que se han tomado, se encuentra en relación a la captura de forma accidental por la llamada pesca de arrastre, donde estas criaturas llegan a ser capturadas equivocadamente y que los países europeos han establecido proyectos para lograr de minimizar estas capturas. Aunque el deterioro y destrucción de la mayoría de sus hábitats, resulta ser una limitante para llevar a cabo estos proyectos y su implementación.

Por otro lado en países de América como lo es Estados Unidos, esta tortuga se ha logrado determinar como especie en peligro de extinción desde inicios del año 1970, así como toda su ruta que lleguen a recorrer a lo largo de América latina. De igual forma esta especie fue incluida en la llamada Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, o conocida por sus siglas CITES.

Anualmente esta convención se celebra con el fin de conocer el estatus de las tortugas, concluyendo que las mismas no pueden llegar a ser cazadas ni malogradas ni mucho menos causarle heridas, ya que todos estos actos resultan ser ilegales. (Ver artículo: tortuga estrellada)

Aunque como es de hacer notar que Las tortugas laúd al llegar a su etapa adulta resultan ser magnos animales, no resultan ser especialmente vulnerables a otros depredadores, sino por el contrario, al ser recién nacidas o encontrarse en su forma más inofensiva como lo son huevos, ambas etapas es donde resultan ser más vulnerables y a su vez correr más peligro.

Dado que existen aves como las gaviotas, o perros que merodean las playas y junto con otros depredadores que resultan ser oportunistas, realizan excavaciones en los nidos, hasta llegar a los pequeños huevos para finalmente comerlos. Siendo que estas mismas crías al salir resultan ser de igual forma vulnerables, en lo que respecta al recorrido hasta llegar al mar.

Incluso hasta haber llegado al agua salada, y tras encontrarse con una estatura tan pequeña resultan ser nuevas presas de muchos otros depredadores que se encuentran en el mar, es por ello que pocas llegan a sobrevivir y llegar por consiguiente a la etapa de la adultez.

Ahora bien, en lo que respecta al dinamismo de la raza humana como tal, resulta ser desafiante para las tortugas laúd, siendo que al encontrarse todavía en sus nidos muchos de los turistas que visitan las islas recogen los huevos creyendo que los mismos no se encuentran fertilizados, perjudicando el ecosistema y a su vez como una potencial amenaza para estos reptiles.

Otra de las causas que resulta ser una amenaza, es muy raro pero cierto, la remodelación en cuanto a su ubicación y establecimientos que se colocan bastante cerca de las costas que puede ser realmente perturbador y hasta destructivo para este tipo de hábitat, siendo que las mismas necesitan anidar o alimentarse.

Otra de las cosas que llegan a consumir estos reptiles se encuentra los plásticos que llegan a tener las personas tras consumir alguna bebida en la playa, así como el caucho, y líquidos extraños como el alquitrán o algún tipo de aceite que se encuentra en la superficie, que pueden llegar a matar a la o incluso ocasionarle algún agravio  bastante serio.

Su carne en varios países resulta ser deliberadamente un manjar, y es por ello que estas criaturas son capturadas, dado que esta práctica en la actualidad resulta ser ilegal, pero en la realidad continúan realizándose, tal es el caso de Nueva Guinea donde la tortuga laúd es cazada furtivamente con el fin de llevarla a las mesas de los restaurantes.

Como se mencionó con anterioridad, la tortuga laúd por lo general les agradan mucho las medusas ya que estas mismas son su fuente de alimentos, pero a pesar de ello lastimosamente esto puede llegar a ser perjudicial para salud, y esto es producto de la fuerza del hombre. (ver artículo: La Microbiología).

Siendo que las mismas pueden llegar a ser engañadas por los trozos de bolsas de plástico que resultan ser muy parecidas a las medusas, ocasionando de por sí la asfixia de estas inmensas criaturas.

Es así que entre otras amenazas naturales que posee la tortuga laúd durante su estadía en la tierra, hay que mencionar a los mapaches, así como algunos lagartos, las mangostas y una variedad de aves, incluso crías de jaguar.

Y por otro lado hay que mencionar a las criaturas que representan una amenaza para las pequeñas tortugas laúd, y que en algún momento de su vida lleguen a enfrentarse, tenemos los tiburones, las orcas y ciertos peces de un tamaño estimado, pero que para las tortugas pequeñas representan una amenaza.

En la actualidad muchos de los científicos culpan a las industrias, sobre todo las pesqueras, que se encargan de destruir el hábitat de la tortuga laúd, siendo que la preocupación va incrementando al pasar los años, ya que los nidos se han visto afectados de igual forma.

(Visited 127 times, 1 visits today)
Categorías Reptiles

Deja un comentario