Tortuga de tierra: características, alimentación, y más

La tortuga de tierra es catalogado como un reptil, con un caparazón bastante particular que recubre casi la totalidad de su cuerpo, con excepción de sus patas delanteras y traseras. Este animal encontrado en casi todo el planeta tierra sobre todo en las zonas tropicales, es considerado uno de los animales más longevos, tenaces y determinadas del reino animal.

¿Qué es la Tortuga de tierra?

La Tortuga de tierra recibe su nombre, debido a que algunos de estos reptiles llevan consigo una especie de caparazón muy resistente que logra cubrir la parte interna, esqueleto y órganos del animal. Ese reptil como lo es la tortuga de tierra, es científicamente conocida por los especialistas que la estudian como Geochelone chilensis.

Este animal posee vértebras, es un animal ovíparo en el caso de la hembra de la especie, es decir, se llegan a reproducir por medio de los huevos que llegan a ser depositados en las playas y son poiquilotermia, es decir, ellas mismas normalizan los niveles de temperatura de su cuerpo a medida de que se encuentran en un ambiente tanto tropical como sub-tropical. (Ver artículo: Tortuga Lagarto).

Ahora bien, estos animales han sido catalogados como especies muy antiguas, dado que las especies que se encuentran en la actualidad son muy similares a los fósiles encontrados en la prehistoria.

Estos fósiles a los que se hacen mención, son tan antiguos que se creen que pertenecieron a un grupo de reptiles que se llegó a remontan en la época del triásico, etapa de la tierra que comenzó hace más de doscientos cuarenta y cinco (245) millones de años atrás, y que habría terminado hace doscientos ocho (208) millones de años.

Es una de las creaturas que ha logrado sobrevivir en la tierra por un tiempo mayor a los doscientos (200) millones de años. Es por ello que muchos creen que estas especies lograron vivir más que los dinosaurios y otras muchas criaturas, que al finalizar la era mesozoica se extinguieron en su totalidad.

Es por ello que desde hace aproximadamente sesenta y cinco (65) millones de años, estos animales continúan adaptándose al medioambiente que se encuentran, y donde de igual forma han continuado prosperando lográndose extender en hoy día en todas partes del mundo.

Hay que mencionar muy someramente las distintas razas que se presentan, y que son muy conocidas hoy día por los humanos que han ido a adaptándolas hasta considerarse mascotas; entre ellas está la tortuga mediterránea, la sudamericana, la africana, la asiática, y la norteamericana.

Sin embargo, muchas de estas especies hoy día son perseguidas y llevadas por la misma mano del hombre, hasta el punto de encontrarse en peligro de extinción; vale mencionar entre ellas a la tortuga argentina, un animal protegido por los conservacionistas y que hace poco fue prohibida su venta.

Estas tortugas llegaron a evolucionar en las islas donde hoy día abundan; siendo un ejemplo de ello la tortuga gigante, encontrada en las islas Galápagos, pero esta no es la única, ya que existen otras seis (6) especies en esta misma isla.

Este lento animal, es decir, la tortuga gigante es considerada uno de los especímenes más grandiosos del mundo, han llegado a vivir dentro de un alrededor de los cien (100) años. Considerados animales excepcionales, la destrucción de su hábitat y donde poder anidar, han hecho que esta especie se encuentre amenazada.

Lo que muchas personas no saben, es que al terminar la época de verano, este animal empieza el período de hibernación, comprendido entre los meses de abril y octubre, disminuyendo sus niveles de metabolismo.

Una importante acotación es que si al tener en tu hogar una tortuga de tierra, la misma debe mantenerse en un lugar acogedor, evitando en lo posible que se entierre, pues puede ser vista como alimento por otros animales o en caso contrario, estar expuesta a los cambios bruscos del clima llegándose a enfermar y hasta morir.

Características

La característica más significativa de estas criaturas terrestres como los son estas tortugas, es que las mismas poseen un caparazón tan llamativo que cubren todo su cuerpo, a excepción de las patas tanto  traseras como delanteras.

Este mismo rasgo característico como lo es su caparazón, llega a comprender un manto interior formado de hueso óseo y por otro manto, si se quiere exterior, recubierto con escamas de gran tamaño denominadas escudos.

Hay que mencionar otra característica de estas especies, y es que la parte externa del caparazón permite que la cabeza de las mismas pueda recogerse dentro del mismo, similar al de un escudo; de igual forma permite adentrar las patas tanto traseras como delanteras.

Tortuga-de-tierra

Este caparazón en su parte inferior, que por lo general se encuentra de manera aplanada, lleva como denominación plastrón. Esta misma coraza se encuentra conformada por dos (2) segmentos que están unidos a los huesos, que conforman a su vez las vértebras y el costillar.

La distribución del tamaño de este caparazón externo junto con el plastrón, se encuentra muy distinta entre una especie y otra. Ahora bien, estos dos segmentos siendo la primera denominada placa ubicada en el exterior y la segunda capa ubicada en la parte superior llamada córnea, está estructurada más que todo por queratina, es lo que conforma su escudo o caparazón.

Siendo este por lo general de una dureza muy característica, el caparazón de las tortugas tierra suelen tener sensibilidad ya que el mismo presenta culminaciones nerviosas en su interior. Ahora bien, los huesos de la cabeza de tortuga de tierra se encuentra acoplados de forma arraigada al caparazón.

La tortuga de tierra es un reptil que carece de dientes, por lo que sus mandíbulas llegan a sustentar una especie de placas que usan para poder masticar los alimentos.

En cuanto al corazón de las tortugas de tierra al igual que otros de su especie, incluso otros reptiles, con excepción de los cocodrilos, estas criaturas poseen tres (3) cámaras, aunque pareciera que tuviera cuatro (4), producto de uno de los ventrículos que actúa de forma menos fuerte, en comparación de los demás.

Su forma de adaptabilidad ha podido desarrollar en todos los órganos internos, una funcionalidad nunca antes vista en cualquier otra especie, y todo dentro de su única armadura.

Otra característica que tiene estos reptiles, es que los mismos en comparación de las tortugas marinas, estas especies llegaron a desarrollar una fuerza increíble en sus patas tanto delanteras como traseras, esto con el fin de poder desplazarse en la tierra.

Otra característica que resulta ser tan importante es su nivel de velocidad, si bien estas criaturas llegaron a adaptarse a la vida lejos del mar y los océanos, la velocidad con la que se llegan a desplazar no resulta ser una de las ventajas más favorecedoras.

Otra de las cosas que llega a caracterizar a estas criaturas, es que por lo general son muy pacíficos, siendo así que los mismos se encuentran como una de las opciones para ser considerados como mascotas.

Otra característica única, es que estas tortugas terrestres se creen que tuvieron su origen en todo el centro y el norte de las pampas argentinas. (ver artículo: Tortuga Carey).

Estas criaturas terrestres requiere de suficiente espacio para poder desplazarse. Las mismas pueden encontrarse en casa, mientras que tengan su propio espacio dedicado para ellas mismas. En caso de tener un lugar más abierto y con vista al exterior, las tortugas de tierra pueden tener su propio habitáculo.

Pr lo general, las tortugas de tierra llegan a tener un ciclo de vida entre unos cincuenta (50) a sesenta (60) años, aunque no es impresionar que las mismas tengan un tiempo de duración de hasta más de los ochenta (80) años.

Otra característica importante que hay que mencionar es que las tortugas de tierra llegan a reproducirse por medio de huevos. En este sentido, las hembras de la especie colocan los huevos a partir de los doce (12) y quince (15) años de edad, sobre todo en las estaciones de primavera y comienzo del verano.

Es importante saber que existen hembras, que al poner los huevos no requieren apoyo del macho, los huevos no estarán fecundados y por lo tanto no serán fértiles.

Otra de  las características que llegan a presentar estas especies, es que al acortar los niveles de la temperatura y las horas de luz, las tortugas terrestres restringe su actividad, aguardando hasta observar que las condiciones se encuentren dadas.

Al observar que las condiciones no mejoran, la tortuga de tierra llega a acortar su periodo de hibernación, cosa que solo suele ocurrir cuando se encuentran en un ambiente cerrado, donde no se les brinden luz del sol directa pero que sea un ambiente cálido donde se sientan más o menos a gusto, o e cautiverio, hasta llegar al punto de eliminar en su totalidad esta etapa de hibernar.

Alimentación de la tortuga de tierra

La tortuga de tierra se ha adaptado a lo largo de los años, y por ende ha modificado su dieta. Es por ello que muchos de los alimentos que come hoy día se encuentra rico en vitaminas, que le brindan a su vez lo esencial para poder realizar cualquier actividad que los caracteriza.

En ese sentido, uno de los alimentos en que se basa su dieta es en frutas y vegetales, un ejemplo de ello son la conocida calabaza, la zanahoria sea cocida o cruda, así como la lechuga, el brócoli o el tomate. Entre las frutas tenemos la banana, les encanta comer manzana y la papaya, así como la pera, el melón, la uva, el higo, la patilla y la ciruela

En este sentido, muchos de los alimentos que no puede consumir este animal terrestre se encuentran los frutos cítricos como la naranja. A pesar de que esos animales son herbívoros por naturaleza, no se descarta que los mismos no lleguen a alimentarse de carne cruda o precocida.

Estas criaturas para completar su dieta balanceada, la misma debe estar basada en altos niveles de fibra donde se incluye pasto, hierbas, hojas y flores, hasta lombrices de tierra. Una de las cosas que hay que saber, es que las tortugas deben llevan sol durante el día con el fin de que él mismo les proporcione el calcio en su organismo.

Sin embargo, no solo basta con esto, ya que dentro su alimentación puede tener una formulación a base de este compuesto, que será proporcionado por un especialista y que por lo general le gusta mucho a estos animalitos, además de brindarles otros suplementos vitamínicos.

Resultando a veces algo complicado el escoger los alimentos adecuados que acompañarán esta formulación, es por ello que un tip importante para mantener a estos animalitos bien nutridos es que su alimentación se encuentre rico en fósforo y calcio, así como otras vitaminas como la D3.

Es importante mencionar, que al otorgarle los alimentos a la tortuga, se tiene que tener el más estricto cuidado a cerca de las porciones de alimentos y vitaminas que se le vayan a dar. Un ejemplo de ello es sustituir las vitaminas naturales como la vitamina D del sol por suplementos tal como la D3, siendo esta última en exceso, ocasionando alteraciones en el sistema de la tortuga.

 Cuidados

  • Por lo general, muchos especialistas recomiendan dejar estos animalitos libres y que recorran la casa para que puedan desplazarse con mayor facilidad y realicen ejercicios. De igual forma necesitan tomar baños de sol por lo menos una (1) o dos (2) horas diario, siempre que ellas mismas lo escojan.
  • Estos animalitos al encontrarse en la casa y si se encuentran sueltos, se debe tener estricto cuidado de evitar que la misma se de golpes o que las personas que habitan con ella la pisen.
  • Es importante que este animalito no llegue a sufrir fuertes caídas al piso, ya que si bien poseen un caparazón bastante duro, el mismo al sufrir una caída puede generarle lesiones irreversibles o incluso algún daño en alguno de sus órganos internos.
  • Otro cuidado que debe de tenerse, es que estos amigables animales suelen ser alérgicos a la pintura, es por ello que se debe de evitar pintar el caparazón.
  • Se debe de tener mucho cuidado al momento de agarrarlas o manipularlas, incluso evitar arrastrarlas o moverlas de forma brusca.
  • Al tener una tortuga de tierra asegúrese de obtener la mayor información posible acerca de la especie a la que corresponde, así como las necesidades básicas que necesitan ser cubiertas y de tipo nutricional.
  • En lo que respecta a su hábitat, esta criatura debe estar en un lugar un poco húmedo, bajo una temperatura acondicionada y que le brinde en su nicho luz natural.

  • En este sentido, de tener alguna duda es necesario que acuda a un veterinario, que es la persona especializada que le brindará la asesoría adecuada acerca de los alimentos que debe o no comer, así como de las porciones que se le deben de dar junto con el acompañamiento más adecuadas para ellas.
  • Llevar a la tortuga por lo menos una vez al año a un especialista, y mantenerla bajo análisis incluso de heces, permitirá descartar cualquier padecimiento y certificar que la salud de la tortuga se encuentra en orden.
  • En cuanto a las condiciones higiénicas que deben prevalecer, es importante que el ambiente donde se encuentre la tortuga sea lo más limpia posible, evitando la acumulación de alimento y desechos en el mismo; es por ello que se incentiva a limpiar el terrario o acuario donde habita la tortuga por lo menos en su totalidad, una vez por semana.
  • Revisar la tortuga es una prioridad, por completo, es decir, desde el caparazón, sus ojos, hasta sus extremidades, así como estar observándola constantemente con el fin de poder notar la existencia de alguna posible alteración que pueda implicar alguna enfermedad.

Enfermedades de la tortuga de tierra

Al igual que muchas de las especies que viven en la tierra y como es de esperar, las tortugas también pueden llegar a enfermarse, por lo que de seguida presentaremos algunos de los síntomas que los pueden llegan a afectar:

  • Los ojos se les hinchan de forma notoria.
  • Cambian su comportamiento.
  • Tosen y estornudan de forma constante.
  • Al enfermarse su color de piel cambia, así como la forma, y la textura del caparazón
  • Presentan problemas a nivel digestivo.
  • Llegan a perder el apetito.

Ahora bien, dentro de las enfermedades que pueden llegar a padecer estos reptiles, se encuentran las infecciones respiratorias. Sin embargo, estas mismas se encuentran relacionadas con la variación de los niveles de temperatura que resultan ser insoportables para ellos, así como alguna nivelación mal estimada en su terrario o de igual forma, la poca o sobre exposición a un medio ambiente donde haya mucha brisa.

En este sentido, algunos de los síntomas que se llegan a presentar por tener algún resfriado son, la respiración constante por la boca, así como secreción nasal y debilidad. De ocurrir esto se debe de incrementar los niveles en la temperatura con el fin de fortalecer el sistema inmune.

Si nota que al pasar los días la tortuga no tiene mejoría y llega a perder el apetito, se debe de llevar al veterinario lo antes posible ya que podría ser algo grave.

Otras de las enfermedades que puede llegar a padecer la tortuga de tierra es la diarrea y el estreñimiento, ocasionada por lo general, por una mala alimentación, trayendo consigo algún padecimiento a nivel digestivo.

En cuanto a la diarrea, normalmente se debe al exceso de alimentos en su ingesta, o por otro lado, se debe a la ingesta de alguna fruta dañada. En este sentido, el estreñimiento suele ocasionarse por la insuficiencia de fibra, o en ciertas ocasiones la tortuga no se siente a gusto en el lugar donde vive ya que es muy chico.

Ahora bien, para combatir los síntomas del estreñimiento, se debe incrementar la ingesta de fibra y las medidas para tomar agua; algo que se puede incluir dentro de este tratamiento, es colocarle baños templados que puede ser muy beneficiosos.

Pero en caso contrario de que la tortuga presente síntomas de diarrea, se debe de reducir la ingesta de fibra hasta que llegue a mejorar. Sea cualquiera de estos dos padecimientos, si nota que la tortuga no mejora se debe de llevar al veterinario cuanto antes.

Por otro lado, dentro de las enfermedades que llegan a sufrir estas tortugas, se presentan los problemas a nivel ocular, siendo este tipo de padecimientos muy frecuentes, la mejor forma de encontrarlas es a través de sus ojos hinchados.

Esta afección suele producirse por la falta de vitaminas o por haber agarrado alguna infección a través del agua sucia. Es por ello que para combatir la afección lo primero que se debe hacer es cambiar el agua, seguido de esto limpiar los ojos con suero, por lo menos dos (2) veces diario.

De no mejorar, es muy probable que la tortuga necesite con urgencia de vitaminas o de ser el caso, que su veterinario le dosifique antibióticos.

Después de haber mencionado lo anterior, otra de las enfermedades que presentan las tortugas es la denominada piramidismo, siendo este un crecimiento anormal en la zona del caparazón, llegándose a formar una especie de pico, engrosándose y aumentando su volumen. Este padecimiento puede llegar a ser grave, hasta el grado de llegar a comprometer la salud de la tortuga. (ver artículo: Los Lagartos).

Este tipo de padecimiento por lo general viene derivada por una mala alimentación, aunque de igual forma se encuentra muy afín con otros padecimientos de tipo endocrinos, otra de las causas es debido a la escasa humedad o exhibición a los rayos del sol.

Hay que tener en cuenta que este padecimiento no tiene tratamiento, pero tras haberlo detectado en una etapa temprana, puede llegar a socorrer a la tortuga para que la misma tenga una mejor calidad de vida.

Otros de los padecimientos que pueden generar las tortugas de tierra, son a nivel del caparazón y las patas; por lo general son muy comunes, sin embargo se debe estar en constante vigilancia ya que una herida ignorada o mal curada, puede llegar a infectarse de tal gravedad, que afecte su salud.

Es propicio mencionar que solo con lavar la herida con abundante agua y un jabón neutro puede desinfectar y mantenerla bajo protección, de igual forma con yodo se puede ayudar a mantener la herida estéril. De ser el caso y si la herida es muy profunda, tanto en la piel como el caparazón, es necesario llevarla al veterinario.

Otro de los padecimientos que presentan las tortugas de tierra son los abscesos, producto de la denominada hipovitaminosis, o exceso de vitaminas, incluso otra de las causas es la falta de higiene en el agua o por la presencia de temperaturas muy reducidas.

Hay que traer a colación la denominada anorexia invernal, siendo esto cuando no les permitimos a estas criaturas hibernar, las mismas empiezan a padecer de letargo, ya sea por los bajos niveles en las temperaturas o los niveles de luz.

Producto de lo anterior, la tortuga deja de comer, hasta el punto de llegar a morir de hambre. Es por eso debemos ser conscientes y permitirles prepararse para invernar, cuidando las condiciones, y que las mismas se mantengan para evitar algún tipo de interrupción.

De poder mantener estas condiciones invernales, lo mejor es evitarlo y estructurar una especie de verano artificial a través de la modificación de la temperatura y de la luz.

Por último, una de las enfermedades poco comunes pero que llegan a afectar su nivel de vida es la denominada Gota, donde este padecimiento llega a originar los síntomas de inflamación y mucho dolor a nivel articular.

Esto es producto de la acumulación en el organismo de ácido úrico, derivado de una mala alimentación, carente de proteínas, al igual que la falta del suministro de ciertos fármacos que en principio era para aminorar los síntomas de otra enfermedad, o por algún fallo renal.

Especies

Ahora bien, dentro de esta gran familia de tortugas no encontramos con distintos géneros entre los que se pueden mencionar:

La tortuga mediterránea o tortuga de Hermann, la tortuga Rusa o bajo su nombre científico (Agrionemys horsfieldii), la tortuga estrellada o Geochelone radiata). Y por último la tortuga Argentina o Geochelone chilensis.

Esta última protegida ya que la misma se encuentra en peligro de extinción, por lo que se encuentra prohibida su comercialización. Esta tortuga si bien lleva consigo el nombre de argentina, la misma puede llegar a encontrarse en lugares áridos, así como en lugares boscosos.

Por lo general las hembras de la especie suelen ser muchos más enormes que los machos, el color de las patas tanto para el macho como de la hembra son grisáceas, mientras que le color del caparazón suele ser marrón con tonalidades negras. (ver artículo: Cucaracha americana).

Esta tortuga terrestre por lo general se alimenta de frutas, verduras así como de tubérculos y pasto. Lo curioso de este animal, es que suele ser elegido como una de las opciones  para adoptar como mascota en Sudamérica.

Siendo algo muy contradictorio, ya que la misma como se mencionó con anterioridad está en peligro, ya que al encontrarse en una casa de forma solitaria la misma no puede reproducirse, haciendo que esto contribuya a que merme la especie.

(Visited 248 times, 1 visits today)
Categorías Reptiles

Deja un comentario