Aprenda todo sobre el Lagarto Ocelado aquí

En este artículo hablaremos del lagarto ocelado, reptil de colores llamativos; también hablaremos de sus características, de su hábitat, de su alimentación, de su reproducción, su comportamiento y algunas cosas más.

lagarto ocelado

El lagarto ocelado

El lagarto ocelado (nombre científico Timon lepidus) es una especie de lagarto que es nativo de de Europa suroccidental y del noroeste de África; puede llegar a medir unos setenta (70) cm de largo en total, tomando en cuanta la cola; es de un tono verde o moreno y tiene dos (2) franjas de ocelos azules en los costados. Por muchas décadas estuvo considerado miembro de el género Lacerta.

Características

El lagarto ocelado es uno de los primeros integrantes del grupo Lacertidae. Los ejemplares adultos pueden llegar a alcanzar de 30 a 60 cm (1-2 pies) de longitud y puede llegar a alcanzar hasta los 90 cm (3 pies) de largo, su peso aproximado es más de 0,5 kg (1,1 libras).​ Cuando están recién nacidos pueden medir unos 4 o 5 cm de longitud, sin tomar en consideración el largo de la cola.

El lagarto ocelado es un lagarto que tiene un cuerpo corpulento. El macho presenta una cabeza ancha y cuyas patas son fuertes y gruesas, y presenta garras de gran tamaño que se curvan al final. El color de la zona del dorso es por lo general de color verde, pero algunas veces también puede llegar a ser de color gris o marrón, en especial la cabeza y la cola. A este color se superponen unos puntos de color negro.

La parte del vientre es de color amarillo pálido o verdoso. El macho siempre es más brillante comparado con la hembra, y presenta unas manchas de color azul en los laterales de su cuerpo. Los ejemplares más jóvenes son de un color verde, gris o marrón, con algunas partes de color amarillo claro o blanco con manchas por toda su anatomía.

La coloración de la piel del lagarto ocelado es muy variada: la parte del dorso puede ser de tonos que van desde el color pardo hasta el verde, inclusive también puede ser moteado, pero por lo general predominan los colores verdosos claros con gran cantidad de manchas negras. (Ver artículo: el camaleón)

Los costados se encuentran cubiertos con varias (dos o tres) filas de manchas de color azul conocidas como ocelos o lepidos (cuyo significado es escamas). Estas manchas de forma redondeada, son de mayor tamaño en los machos que en las hembras. Los ejemplares jóvenes son de color verdinegros o verde oliva con algunas manchas de color blanco o amarillo pálido con bordes negros, que se encuentran dispuestas de manera transversal; en los lados pueden presentar también ocelos de color azul.

La zona del vientre es de color amarillo pálido o amarillo verdoso, y la cola algunas veces es de tonos rojizos, ésto puede dar indicación de que es una regeneración de la misma.

El hábitat del lagarto ocelado

El lagarto ocelado puede habitar en una gran variedad de ambientes, partiendo desde pequeños islotes y áreas de costa hasta llegar a las sierras más internas del planeta, tanto es así, que se pueden encontrar en zonas de poca cobertura como es el matorral mediterráneo, los pinares y las áreas agroforestales y también en zonas rurales e inclusive las zonas periurbanas.

Pero el lagarto ocelado tiene preferencia por las zonas soleadas que se adecuan a su termofilia (se refiere a organismos que son capaces de soportar temperaturas extremas) rocosas con grandes piedras y vegetación escasa (clima desértico).

lagarto ocelado

Los hábitats del lagarto ocelado son muy variados, pero estos presentan una normal preferencia por todos los hábitats que sean muy secos y especialmente soleados, como son las áreas de viñedos, de olivares, entre otros. Puede vivir en todo tipo altitudes hasta llegar a los 2.000 m sobre el nivel del mar. (ver artículo: hábitat de los reptiles)

El lagarto ocelado es una de las piezas fundamentales dentro del ecosistema. Por esto es muy importante tratar de proteger las poblaciones de estos reptiles, y también hay que resguardar el medio ambiente donde viven.

Distribución

El lagarto ocelado se encuentra a lo largo y ancho de la Península Ibérica excepto en la Cornisa Cantábrica. También se encuentra presente en la zona norte del continente Africano y en la zona mediterránea de Francia, en la zona sur (incluyendo el valle del Ródano, cornisa atlántica, y zona de Lot).

También se visualiza a el lagarto ocelado en la zona noroeste de Italia (el área de Liguria), prácticamente en toda la Península Ibérica; únicamente no habitan en las zonas de mayor humedad de Cantábrica y en las zonas de alta montaña. El lagarto ocelado es un reptil que es característico de las zonas se Europa Occidental, que tienen climas típicos del mediterráneo.

Alimentación

El lagarto ocelado es animal omnívoro y muy devorador. Su alimentación se encuentra basada en: insectos de gran tamaño (especialmente los coleópteros y los saltamontes), los arácnidos, los gusanos, mamíferos pequeños, huevos de aves, pollos, otros clase de lagartos y lagartijas, entre otros. Tampoco descarta las frutas, en especial si son de sabor dulce.

lagarto ocelado

La distinción de otras especies de lacértidos, es que usualmente buscan de manera activa el alimento elegido, como son las presas que generalmente sean de tamaño mediano o grande, estas son las presas más comunes dentro de su alimentación. Los dientes de los ejemplares adultos, dispone de unos dientes caninos morfos (parecidos a los de los perros), que les permite consumir presas más duras, en especial en las áreas más desérticas de su distribución.

Reproducción

Las parejas de estos reptiles son cercanos durante todo el año y también son animales muy territoriales. Para poder defender sus amplios territorios, los machos se enfrentan con cierta frecuencia con otros machos para defender su territorio, esto usualmente ocurre en primavera, pero estas peleas no tienen grandes consecuencias.

El macho y la hembra de los lagartos ocelados se muerden entres sí durante la copulación, resultando ésta bastante violenta.

Después de la copulación a finales del mes abril, pero principalmente en el mes junio, la hembra realiza excavaciones para preparar el nido, donde hará la puesta de los huevos; ponen un promedio de dieciocho (18) huevos. Posteriormente transcurridos unos cuatro o cinco (4 o 5) meses, entre los meses de septiembre y octubre, llega el momento de la eclosión.

Las crías de los lagartos ocelados llegarán a alcanzar la madurez sexual cuando tengan tres o cuatro (3 o 4) años de edad, y en ese momento comenzará a reproducirse.

Las crías recién nacidas de los lagartos ocelados pueden medir de 4 a 4,5 cm de largo (de la cabeza y cuerpo), y puede alcanzar unos 10 u 11 cm de largo en total y pesan más o menos dos (2) g. Los ejemplares jóvenes presentan un colorido muy llamativo, con una cantidad de filas de ocelos de color amarillo claro, con bordes oscuro sobre un fondo de color marrón-verdoso. El iris de sus ojos es de color amarillento en los ejemplares jóvenes, y de un color rojizo en  los ejemplares adultos.

Comportamiento

El lagarto ocelado se prepara para su siesta, entre los meses de noviembre y febrero, dentro de los nidos que excavan en el suelo o debajo de los arbustos. Cuando termina el invierno despierta de ese letargo, y realiza actividades únicamente durante el día, en busca de los rayos del Sol.

Tiene la capacidad de soportar bien las altas temperaturas; consiguiendo estar más fresco cuando se está desplazándose exclusivamente sobre sus cuatro patas, y llevando levantada la cola. De esta manera tiene la capacidad de poder correr más rápidamente.

El lagarto ocelado es un animal heliotérmico y de actividades diurnas, que entra en una inactividad cuando inicia el invierno. Cuando llega la época de primavera los machos se comienzan a mostrar más territoriales y agresivos. En el momento de la copulación el macho muerde el lateral del cuerpo de la hembra, y al mismo tiempo introduce uno de sus hemipenes dentro de la cloaca de la hembra.

Los árboles, a parte servirles para la huida, también les proporcionan refugio, porque se esconden en los huecos de los troncos. Además los ejemplares de mayor tamaño pueden llegar a ocupar viejas madrigueras de conejos.

lagarto ocelado

Los depredadores de los lagartos ocelados

Por la amplia diversidad de su hábitat, en la que se le puede encontrar; por su extensa zona de distribución, por su tamaño; el lagarto ocelado es parte de la dieta de la mayoría de los predadores que habitan en la región ibérica, que tienen un tamaño mediano y grande.

El lagarto ocelado es una presa usual de los predadores de reptiles, como es el águila culebrera, la culebra bastarda o el meloncillo. También es un asiduo alimento para gran cantidad de especies, como las cigüeñas, las garzas, la culebra de herradura entre otros.

Es un reptil muy ágil a la hora de moverse en el suelo, y también para trepar. Esto le sirve de mecanismo para defenderse de los predadores.

Otra de las estrategia que aplica para librarse de sus enemigos, es desprender la cola cuando se encuentra en las garras de su depredador. Este tipo de automutilación no resulta peligrosa para el lagarto ocelado, porque éste tiene la capacidad de regenerar otra cola. No solamente utiliza técnicas defensivas; sino que también muerde con fuerza a sus enemigos, y no los suelta con facilidad.

Los cuidados

Cuando tenemos un lagarto ocelado en cautiverio, hay que colocarlos en un hábitat que se asemeje lo más posible a su ambiente natural, que simule tanto el ambiente como la temperatura.

Además se debe tener especial cuidado con la alimentación y de los suplementos de vitamina y de calcio que requieren para un adecuado desarrollo.

Por ello debe preparar un terrario, que no tiene que ser muy grande debido al tamaño de este reptil; ponerle bombillos especiales para que mantenga su temperatura corporal, es decir cuando necesite calentarse; ambientarlo con plantas y piedras para que pueda trepar y esconderse cuando lo necesite; y por supuesto alimentarlo con sus comidas preferidas, es decir, insectos, huevos y pequeños trozos de fruta.

Sin embargo, este animal no requiere cuidados muy excesivos, por ello son buscados como mascotas por los amantes de los reptiles.

La mordedura

Estos lagartos solamente pueden llegar a morder si son molestados o cuando son agarrados por sus cuidadores, esta mordedura es bastante fuerte y algo dolorosa; cuando la mordida se mantienen por algunos minutos puede dejar una herida leve, es decir de poca consideración.

Por lo que no podemos decir que resulte ser un animal peligroso para los seres humanos.

(Visited 327 times, 1 visits today)
Categorías Reptiles

Deja un comentario