Aprenda todo sobre el increíble Basilisco verde

En este artículo hablaremos del basilisco verde, que es un reptil que tiene la capacidad de caminar sobre el agua; también hablaremos de sus características, de su alimentación, de su hábitat, de su reproducción y algunas cosas más.

basilisco verde

El Basilisco verde

Según cuenta un mito, el basilisco verde es un animal mitológico, fantástico, que tiene cuernos de serpiente, la patas de un gallo, cuyas alas tienen espinas y la cola parece una lanza. Se decía que hasta tenía la habilidad de matar solo con la mirada. Según esta leyenda el basilisco verde se originó de la aberrante mezcla entre un gallo y una serpiente con poderes malignos, que ponían un huevo que debía ser resguardado por un sapo.

El basilisco verde presenta una anatomía algo particular, porque parece un pequeño e inocente dragón. El basilisco verde también llamado basilisco de doble cresta (nombre científico Basiliscus plumifrons) que forma parte de el género Basiliscus. Es originario del continente Americano, y su hábitat natural se encuentra ubicado desde México hasta Ecuador. En algunas regiones de México lo llaman tequereque o teterete.

Hay cuatro (4) especies de este género Basiliscus, y todas son de origen americano. Tres (3) de esas cuatro (4) especies se encuentran en Costa Rica. El basilisco verde habita en zonas cercanas a ríos o arroyos, donde pueden corretear en el transcurso del día, y donde pueden dormir en la noche, ya sea en ramas de los árboles.

basilisco verde

Características del basilisco verde

El basilisco verde es un animal no muy grande que presenta colores verdes y amarillos, se le conoce por ser el protagonista una inmensa cantidad de mitos o leyendas. El basilisco verde es uno de las cuatro (4) clases de basiliscos que existen.

Se diferencian por la tonalidad de su piel y la cresta. En este caso, el basilisco verde presenta la piel de color verde con unas pequeñas salpicaduras de un tono verde más claro, inclusive en un tono pardusco, y otras manchas en un color verde oscuro prácticamente negro. En la zona de el vientre podemos ver tonos amarillos.

Sus patas culminan con cinco dedos con garras, largas y delgadas, pero que le dan al basilisco verde la fuerza necesaria para poder trepar a los árboles. En las patas posteriores se encuentran los lóbulos dérmicos, que son como unas escamas que unidas a su alta velocidad (que puede llegar hasta 12 km/hora), le otorga la habilidad de correr por la superficie del agua previamente a nadar. Por esto no es extraño que este pequeño reptil tenga el sobrenombre de: Lagarto de Jesucristo.

Los machos, que se diferencian de las hembras, presentan una cresta doble; una que se ubica sobre la cabeza y que es bastante destacada y otra, que es un poco más discreta, que van desde el cuello hasta el final de la cola. Los basiliscos verdes pueden llegar a medir entre 70 y 90 cm, con la cola incluida, y pueden alcanzar un peso de unos 200 a 500 gr. Las hembras son un poco más pequeñas que el macho, no tienen las increíbles crestas que presenta el macho.

Los machos cuando se encuentran en la etapa adulta poseen unas crestas muy llamativas en la cabeza con dos proyecciones; en la zona del dorso las crestas son eréctiles; y en la zona antes de la cola. Las hembras, presentan una una cresta más pequeña solamente sobre la cabeza; tiene ausencia de la cresta dorsal y de la caudal. A parte, los machos usualmente presentan la base de la cola un poco más hinchada por la presencia de los dos hemipenes.

basilisco verde

Esta especie de lagarto es originaria de América (desde México hasta Ecuador). Se encuentran viviendo en los bosques tropicales, como son animales arborícolas (que habitan en los árboles) tienen preferencia por áreas cercanas a distintas fuentes de agua, lugar en el que son muy ágiles.

El basilisco verde antiguamente era muy temido. Las características morfológicas del basilisco verde nos lleva a recordar a un pequeño dragón, por lo que es el protagonista de leyendas de terror donde hay monstruos con alas, y de villanos que son capaces de terminar con los caballeros más valientes.

Una de las características más curiosas de este reptil, es esa capacidad que tiene para correr sobre el agua; esta habilidad es el resultado de la gran velocidad que puede llegar a alcanzar cuando corre, en conjunto con los lóbulos dérmicos que se extienden en sus patas posteriores.

Esta maniobra extraordinaria le permite al igual que a otros basiliscos, la habilidad de correr por encima del agua unas distancias cortas, usando las membranas que se encuentran en sus patas traseras que incrementan su superficie de apoyo en el agua. A parte de esto, también resulta ser un nadador excelente, puede permanecer sumergido por lapsos de tiempo por encima de treinta (30) minutos.

basilisco verde

Una de las distinciones más curiosas que presenta esta especie de reptil, que es perfecta para su hábitat, es la forma que tienen de escapar; sí presiente una amenaza el basilisco verde se tira al agua desde donde se encuentre descansando, y sale a buscar un escondite corriendo por encima de el agua.

En efecto, las escamas especiales de están en sus patas posteriores, su cola larga y el largo de sus patas posteriores le otorgan la capacidad de correr una pequeña distancia por la superficie del agua a gran velocidad, hasta que se hunde y continua la carrera nadando. Son excelentes nadadores, y también buenos buzos. Esta carrera acuática puede tener otra finalidad, que puede ser la captura de alguna presa.

El basilisco verde, igual que las de su especie, se coloca en posición bípeda para poder trasladarse en tierra. Pero esto en realidad no es tan singular ni tan increíble, sino que en es en esa misma posición que logran correr por la superficie del agua a una velocidad de 2-3 m/seg, recorriendo una distancia de unos veinte (20) m.

La capacidad locomotora dentro del agua de los basiliscos verdes va a depender del tamaño del mismo. Los ejemplares jóvenes se lanzan con mayor frecuencia al agua para poder escapar de alguna amenaza, y además, pueden correr con más facilidad por encima del agua que los ejemplares adultos. Se presume que entre otras razones, se debe a que tienen menos masa corporal.

basilisco verde

En esta carrera acuática se realiza básicamente, golpeando de manera muy fuerte las patas posteriores contra la superficie del agua. Debajo de sus pies se queda atrapada una burbuja de aire que cuando se introduce en la masa superficial del agua, forma una fuerza de ascenso que le permite avanzar; pero para que esto suceda es imprescindible la velocidad extrema del movimiento que realizan las patas posteriores.

Cuando se reduce la velocidad se hunden, y, claramente no pueden caminar lentamente sobre el agua.

Hábitat

El basilisco verde de manera natural, se desarrolla en las selvas tropicales. Como es un animal que tiene costumbres arborícolas, tiene una especial preferencia por las zonas cercanas a los distintas clases de masa de agua.

En Costa Rica abunda bastante en los bosques húmedos que se encuentran en las zonas de las bajas, tanto en la vertiente del Océano Pacífico como de el Mar Caribe. Generalmente se pueden encontrar hasta unos quinientos (500) metros sobre el nivel del mar, aunque también se han encontrado algunos ejemplares, en zonas hasta de unos mil doscientos (1200) metros sobre el nivel del mar. (ver artículo: hábitat de los reptiles)

basilisco verde

Alimentación

Los basiliscos verdes son reptiles omnívoros, que consumen insectos y mamíferos de no gran tamaño por ejemplo roedores, e inclusive ciertas especies de lagartos de menor tamaño. Su dieta también incluye el consumo de frutas y flores. Entre sus depredadores naturales están principalmente las aves de presa, las zarigüeyas y algunas clases de  serpientes.

Reproducción

El basilisco verde se reproduce en cualquier época del año, pero primordialmente durante la época de lluvia; que en Costa Rica es entre los meses de mayo y septiembre.

Los machos son bastante territoriales; solamente un macho puede dominar un área determinada en la que habitan varias hembras con las que podrá aparearse. En el cortejo, el macho demuestra su disposición para aparearse con repetidos movimientos de su cabeza y acercándose poco a poco a la posible pareja.

Si la hembra mueve la cabeza hacia abajo y levanta la cola, le indica al macho que está dispuesta; el macho la agarra por los pliegos de la piel y lleva a cabo la cópula, que dura aproximadamente unos diez (10) minutos.

Después de unas tres (3) semanas, aproximadamente, la hembra buscará un sitio ideal para colocar los huevos. La cantidad de huevos puede variar entre cuatro (4) y diecisiete (17). Puede realizar hasta cuatro (4) puestas por cada temporada.

Después de transcurridas unas ocho a diez (8 a 10) semanas de la puesta, las crías ayudadas de su diente de eclosión, proceden a romper la cáscara. Estas crías llegarán a alcanzar la madurez sexual cuando tengan un año y medio (18 meses) de edad.

Los basiliscos verdes se incuban dentro de huevos de forma redonda que miden unos 2 cm, que son de color blanco o de color pardo y que la hembra procede a enterrar en la arena húmeda o en la tierra cercana a las orillas. El tiempo de la incubación es de entre 18 a 30 días (usualmente entre 20-24) y las pequeñísimas crías son exactamente iguales a los ejemplares adultos, exceptuando que no tienen todavía las crestas. Después de nacer las crías son completamente independientes.

Comportamiento del basilisco verde

Los basiliscos verdes tienen un carácter nervioso y acelerado, rasgo característico de este pequeño reptil. Los basiliscos verdes son un poco delicados y no toleran muy bien el contacto con los seres humanos. Este pequeño animal se asusta muy fácilmente y ante la más mínima amenaza, se lanza de las ramas donde se encuentra descansando, para zambullirse en el agua, en busca de refugio.

Hay que destacar que los ejemplares machos adultos son muy territoriales; y que mueven la cabeza de arriba hacia abajo como una señal de aviso frente a una posible amenaza, pero también realizan dicho movimiento para lograr llamar la atención de las hembras.

Basilisco verde en cautiverio

El basilisco verde en ciertos lugares, primordialmente en México, estos pequeños reptiles son capturados y comercializados como mascotas exóticas, lo cual puede llegar a afectar a el número de ejemplares que conforman sus poblaciones en ciertas áreas. En países como Colombia, Ecuador y otros países de Centroamérica, la captura de este animal es ilegal. (Ver artículo: el camaleón)

El basilisco verde, como todos los reptiles, no es un animal muy sociable por lo que no puede estar considerado como animal de compañía (mascota). Es un animal que necesita algunos cuidados específicos, por lo que no es recomendable para cuidadores principiantes o para personas que desconozcan el mundo de los reptiles.

En cautiverio, el basilisco verde parece que pierde la capacidad de modificar su color entre el día y la noche. No se han presentado estos cambios de color en el basilisco verde que se encuentra en cautiverio, por lo que mantiene el color verde en todo momento. No se recomienda colocar más de un macho dentro del mismo espacio (terrario), porque como son muy territoriales, se pueden agredir de gravedad.

Hábitat

Los basiliscos verdes tienen un tamaño moderado, pero en lo referente a su temperamento son bastante activos y nerviosos, por lo que necesitan un espacio (terrario) que mida por lo menos de 120 x 60 x 60 cm; que tenga la ambientación adecuada para estos animales (ramas por sus costumbres semi arborícolas y un área con suficiente cantidad de agua).

 

La humedad del terrario debe estar más o menos en el 75% y se puede aumentar en la época de la muda. La temperatura debe estar entre los 27º a los 30º durante el día, y 25º durante la noche. Es muy importante que el espacio tenga diferentes zonas, que sean más y menos cálidas para que el basilisco verde pueda escoger donde quiere estar, dependiendo de sus necesidades (como la digestión, el sobrecalentamiento, el enfriamiento, entre otros).

basilisco verde

También debe tener una fuente de luz UVA por un tiempo aproximado de doce (12) horas por día, aunque lo que más se recomienda es que puedan tomar el sol natural para poder metabolizar el calcio, pero esta exposición debe ser directa, sin que tenga cristales de por medio.

Alimentación

La alimentación de el basilisco verde es básicamente insectívora incluyendo grillos, gusanos de la harina (tenebrios), larvas de escarabajo (zophobas), entre otros. En algunas ocasiones se les puede dar peces o roedores pequeños que son una fuente de calcio. Aunque tengan una alimentación balanceada, es recomendable darle suplementos de calcio y de vitaminas por lo menos una vez a la semana cuando ya son adultos, y al menos dos (2) veces por semana cuando se encuentran en crecimiento.

También se puede complementar su dieta con alimentos vegetales, pero en realidad muy pocas veces muestran interés por alimentos que no sean presas que estén vivas.

Comportamiento

En relación a el comportamiento del basilisco verde en cautiverio, podemos decir es que es un animal un poco nervioso, que no le gusta mucho el contacto con los seres humanos, y es muy asustadizo. Aunque es un animal inofensivo, es muy delicado y arisco, que se estresa en exceso cuando es manipulado; por lo que es recomendable como mascota para niños, ni tampoco para los cuidadores sin experiencia.

El mejor recibimiento para el basilisco verde a el cautiverio dentro de nuestros hogares, hay que tratarlo con mucho cuidado y tranquilidad, es importante no estresarlo o causarle problemas. Muy pronto nos percataremos de que no se trata una mascota a la que le agraden las caricias, por lo que se debe tratar de agarrarlos lo menos posible.

(Visited 661 times, 1 visits today)
Categorías Reptiles

Deja un comentario