Reptiles: ¿qué son?, características, reproducción y mucho más

Los reptiles son animales vertebrados con más de 9,000 especies a lo largo y ancho del planeta, siendo por un largo periodo la especie predominante en él; dinosaurios y otras clases de reptiles fueron los seres vivientes de mayor tamaño, evolución y adaptación a los diferentes espacios en la superficie terrestre.

reptiles

Es este articulo encontraras todo lo referente a los reptiles, así que no pares de leer y conoce las maravillas de estas especies.

Indice De Contenido

¿Qué son los reptiles?

Son animales vertebrados amniotas, considerado un grupo de especies parafilético, es decir que aun teniendo o compartiendo un antepasado común, que aun estando incorporado en el grupo, no todas las especies descendientes forman parte o pertenecen a él.

Estos vertebrados suelen estar recubiertos de escamas de queratina, una proteína rica en azufre con estructura bastante fibrosa y que es el principal componente de las uñas, plumas, cuernos, cabellos, pelos y pezuñas; organizadas o dispuestas como tejas y que evitan principalmente la deshidratación del animal.

Generalmente se mueven zarandeando el cuerpo, con el vientre muy próximo al suelo, ya que o no presentan extremidades o estas son bastante cortas. Cuando presentan extremidades suelen estar ubicadas en la parte lateral del cuerpo y son empleadas como palancas a la hora de caminar.

Etimología

El termino reptil, proviene del latín reptile y su significado es animal que se arrastra. Empleado inicialmente para referirse a la serpiente.

Nombre científico y taxonomía

Reptilia: designa la clase de vertebrados que incluye los reptiles actuales y los antiguos dinosaurios.

Según la taxonomía clásica o tradicional, que no es otra cosa que la ciencia que clasifica u ordena en grupos las especies que poseen características comunes; los reptiles presentan tres grandes razas o linajes, a los que generalmente se les consideran subclases, estas son:

  • Synapsida
  • Anapsida
  • Diapsida

Importancia de los reptiles

Como cualquier especie sobre el planeta, los reptiles son de suma importancia para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Cada animal tiene sus funciones en el medio ambiente y debe ser respetado y protegido, por ejemplo los reptiles son importantes  para el control de insectos y roedores, la dispersión de semillas, etc. (Ver articulo: Lagartijas)

Características de los reptiles

A nivel mundial existen 9,547 especies de reptiles, siendo este grupo el que tiene más especies extinguidas comparados con otras actualmente. Es una familia muy particular con algunas características comunes, sin embargo por el hecho de existir una gran multitud de especies, encontramos características y hábitos variados. Entre estas características se enumeran:

Animales terrestres

Los reptiles son vertebrados que habitan mayormente en la superficie terrestre, con algunas excepciones; generalmente se adaptan a todos los ambientes y esta cualidad les ha permitiendo sobrevivir en climas donde otras especies simplemente no podrían. Sin embargo muchos de los reptiles de igual manera requieren acceso al agua para refrescarse e hidratarse, mientras que otros pasan la mayor parte de sus vidas en ella.

Aspectos físicos de los reptiles

Su piel es bastante dura, seca y protegida por escamas que los cubren, para evitar la pérdida de líquidos y la respectiva deshidratación, otros están cubiertos de placas óseas. Generalmente durante su crecimiento esta especie muda su piel, este proceso se denomina ecdisis y para cada reptil ocurre de una forma diferente.

Las escamas que cubren la piel de los reptiles son diferentes en cada especie, pueden ser lisas, granulosas, acanaladas, alargadas con forma de quilla, etc. Su piel en la parte superficial o epidermis es una capa de células queratinizadas o estrato córneo, mientras que el área más superficial es un engrosamiento de la epidermis que se considera tejido muerto. En la dermis se ubican las células que otorgan el color a la especie o cromatóforos.

Una característica muy interesante es que la forma de sus pupilas depende de sus hábitos, es decir, la pupila de los ojos es diferente para aquellos que realizan sus actividades de día, a los que normalmente las desarrollan durante la noche. En los reptiles diurnos la pupila es redonda, en los nocturnos son verticales y también existen algunos con la pupila horizontal.

Sus miembros o extremidades generalmente son cortos y algunas especies como las serpientes no tienen patas. Cuando los reptiles son carnívoros suelen estar provistos de dientes que le permiten retener y matar a sus presas. Muchos registran actividad diurna, nocturna o ambas, dependiendo de la especie.

Mecanismos de defensa

Los reptiles poseen mecanismos de defensas variados cuando se aproximan o son acosados por sus depredadores. Entre estas técnicas se incluyen:

  • Tanatosis: es un comportamiento de algunas especies donde se finge estar muerto para escapar del depredador que generalmente atacan presas que se muevan, y descartan aquellas que están en posición de presa muerta, pues les indica que serán perjudiciales. Entre las especies que emplean esta técnica encontramos la serpiente hocico de cerdo, culebra de collar, culebra parda, etc.

  • Autotomía o auto-amputación: es la capacidad de algunos animales de desprender o mutilar una parte de su cuerpo que no es vital, con la intención de liberarse del depredador si es apresado por ese miembro o simplemente para distraerlo mientras escapan. Es una cualidad muy común de algunos reptiles que suelen desprender su cola, con la posibilidad de regenerarla.
  • Auto hemorragia: algunos reptiles son conocidos por su capacidad de autohemorragia por los ojos o la boca como método de defensa, tal es el caso del lagarto cornudo de Texas (Phrynosoma cornutum), que al ser atacado o sentirse acorralado eyecta un chorro de sangre maloliente de su ojo, ahuyentando a la casi todo depredador que desee perturbarlo.
  • Señales aposemáticas: mecanismo de aviso que suele ser empleado por depredadores venenosos, este consiste en emitir algunos tipos de señales ya sean auditivas o visuales para advertir a su depredador potencial lo peligrosos que pueden ser. Estas advertencias pueden ser empleadas generalmente por las serpientes. (Ver articulo: Respiración de los reptiles)

Animales de sangre fría y ectotermos

Estos animales son de sangre fría, motivo por el que muchos reptiles habitan en lugares de clima templado-cálido lejos de los polos, sin embargo cuando en estas zonas la temperatura desciende se refugian e hibernan, es decir duermen profundamente, hasta que las temperaturas suban nuevamente.

Una especie o animal ectotermo es aquel que no posee algún mecanismo químico para controlar y regular su temperatura corporal. En este caso los hábitos y actividades de los reptiles están sujetas a la temperatura del ambiente, en general buscan para habitar zonas cálidas que les permite mantener una temperatura corporal óptima para que su metabolismo pueda funcionar.

Hay especies que se exponen al sol por lapsos prolongados justo con ese fin, sin necesidad de alimentarse a diario como el ser humano, otros mamíferos y aves, para lograr generar el calor que requiere nuestro organismo, considerada como especies homeotermos o endotermos.

Los reptiles y sus camuflajes

Alguno reptiles son poseedores de la habilidad del mimetismo, es decir puede tomar características de otros organismos o de su entorno para parecerse a ellos, obteniendo de esto muchas ventajas, como por ejemplo evitar ser atacados o facilitar su ataque. Muchas de estas especies sean depredadores o presas se asemejan a flores, hojas o criaturas, manteniéndose fuera de la vista de su adversario.

Un ejemplo de esto es el impresionante Diablo espinoso (Moloch horridus), un lagarto cuya apariencia y color le permite camuflarse en el desierto, su cuerpo todo cubierto de espinas  le brinda protección contra sus enemigos. El camuflaje o cripsis, considerado un término más apropiado para mencionarlo, se divide en cuatro categorías:

  • Inmovilidad: consiste sencillamente es quedarse totalmente quieto en el lugar para confundirse con los elementos del entorno.
  • Coloración: la especie iguala el colorido y los tonos del entorno.
  • Patrón: el animal imita la textura de los recursos y elementos que le rodean.
  • No visual: no se centra en el camuflaje que engaña la visión, sino en el de los olores y sonidos. (Ver articulo: Gecko Leopardo)

Circulación sanguínea

El sistema circulatorio de estas especies está distribuido por el corazón que se divide en tres cámaras: dos aurículas superiores y un solo ventrículo, exceptuando los cocodrilos que poseen dos ventrículos pero no separados por completo. La circulación sanguínea en los reptiles se describe entonces como:

  • Vascular: la sangre sale del corazón mediante los vasos sanguíneos.
  • Cerrada: la sangre permanece en los vasos sanguíneos, es decir no sale de ellos para formar lagunas sanguíneas, etc.
  • Doble: posee dos circuitos sanguíneos, la circulación pulmonar o menor (corazón-pulmones-corazón) y sistémica  o mayor (corazón-cuerpo-corazón)

  • Incompleta: en esta especie la sangre venosa y la arterial, es decir aquella que viaja a través de las venas y arteria respectivamente, se mezcla en el ventrículo ocurriendo en aquellos reptiles que tienen un ventrículo o como en el caso de los cocodrilos, un poco más evolucionado que otros miembros de su grupo que posee dos ventrículos.

Existiendo entonces la mezcla de ambos tipos de sangre aunque sea de forma muy mínima, la sangre rica en oxígeno y  en dióxido de carbono.

El sistema nervioso de los reptiles

El sistema nervioso de esta especie es bastante primitivo y básico, no es tan desarrollado  como el de un mamífero, pero sí un poco más que el de los anfibios. El sistema nervioso de los reptiles tiene las mismas partes, solo que algunas se desarrollan más que otras dependiendo de la especie y sus necesidades. Este sistema se divide en dos partes:

-Sistema nervioso cerebro espinal: estructurado por el encéfalo y la médula espinal, además de sus respectivos nervios. El encéfalo agrupa el cerebro, cerebelo y la médula oblongada, está muy poco desarrollado, es alargado y estrecho, su forma recuerda a una pera y consta de tres partes prosencéfalo, mesencéfalo y rombencéfalo.

Además tiene dos lóbulos olfatorios, que mantienen comunicación con los hemisferios cerebrales, justo detrás encontramos los lóbulos ópticos. El cerebro es pequeño, sin surcos o circunvoluciones. El cerebelo no presenta hemisferios.

-Sistema nervioso ganglionar se encarga de establecer las relaciones simpáticas con los nervios encefálicos y vertebrales. También comunica las dos partes laterales y simétricas de sus cuerpos.

La respiración

Para los reptiles es posible vivir sobre la tierra o en el agua, obviamente esto depende de su especie. Esta característica se debe, a que disfrutan de pulmones que están suficientemente desarrollados y evolucionados y un sistema circulatorio de doble circuito, para permitirle y garantizarle  una respiración eficiente en ambos medios.

Los reptiles no pueden respirar a través de la piel, sólo a través de los pulmones, existiendo una gran variedad de ellos, desde los sacos simples, aquellos con numerosos septos o paredes, los multicamerales, entre otros. Además poseen una caja torácica dilatable, que les  permite variar el tamaño de los pulmones para introducir más aire y mejorar la respiración.

Reproducción de los reptiles

La mayor parte de los reptiles son ovíparos, es decir se reproducen mediante huevos y algunos ponen grandes cantidades de ellos en nidos ocultos, camuflados y bien protegidos bajo la tierra o arena. Estos huevos tienen similitud con los de las aves y son diferentes al de los anfibios y peces.

Los huevos de los reptiles poseen una membrana que evita que el huevo pierda humedad, por esta razón se les denomina amnióticos. Esto le permite desovar sus huevos en la tierra y no en medios acuáticos.

Existen reptiles ovovivíparos, en este caso las hembras mantienen los huevos en la parte interna del organismo. Cuando las crías están en condiciones para salir de los huevos, eclosionan justo antes del nacimiento, estas salen de su membrana fetal y llevan una vida independiente.

El ovoviviparismo es muy común en algunas especies de lagartos y serpientes, sin embargo la mayoría de las especies de reptiles son ovíparas.

Tipos de reproducción

Como en la mayoría de las especies animales la reproducción de los reptiles es sexual, aunque hay variaciones, como son aquellas hembras de algunos grupos de lagartos y de serpientes que producen crías sin fecundar, proceso denominado partenogénesis. (Ver articulo: Tortugas Lagarto)

La fecundación

La fecundación es interna, esta especie no requiere un medio acuático para reproducirse. En la mayor parte de los reptiles este proceso se realiza a través de un pene simple como es el caso de las tortugas, los cocodrilos, entre otros.

En otros reptiles se efectúa a través de dos hemipenes, aunque sólo emplean uno, por ejemplo las serpientes, los lagartos, etc.

Tácticas de reproducción

El carácter sexual de los reptiles y los procesos previos al apareamiento dependen de la especie, presentando variada estrategias como cambiar de color, desplegar aletas o crestas de alguna parte del cuerpo; moverse de formas muy puntuales, emitir sonidos como rugidos, todo con la intención de llamar la atención de la hembra, mostrar predisposición de aparearse y ahuyentar a otros machos que deseen competir.

Reptiles ovíparos y el huevo

La mayor parte de las especies de reptiles ponen huevos  es decir son ovíparos, teniendo una habilidad muy especial para colocarlos en  nidos muy bien camuflados que les sirven de protección hasta que eclosionen.

Uno de los aspectos que más llama la atención en la reproducción ovípara de esta especie, es que sus huevos pueden sobrevivir sin mayores problemas en condiciones ambientales áridas, pues están conformados por una cantidad de elementos que así lo permiten. El huevo amniota posee una cáscara dura para resguardar al embrión y permeable, logrando el intercambio de gases con el ambiente.

El huevo encuentra en la albúmina las reservas agua y nutrientes que requiere; además posee una especie de saco que recoge los desechos y un saco amniótico lleno de líquido amniótico que aloja y sirve de amortiguación, para el embrión del reptil.

Incubación del huevo

El tiempo de incubación de los huevos depende de la especie generalmente, y dura entre seis y doce semanas, siendo muy diferente a los otros animales como por ejemplo las aves, pues como es bien sabido casi todos los reptiles son de temperatura corporal muy baja y esto no les permite incubar los huevos con su cuerpo.

Por esta razón, el proceso de incubación es exponerlos directamente a la luz solar u otros recursos disponibles en el ecosistema que emanen o produzcan más calor. Son muy pocos los reptiles que puedan dar calor a sus huevos con el cuerpo, sin embargo en este caso podemos mencionar a la serpiente pitón, que mantiene una temperatura corporal apropiada para aportarles calor y proceden a  enrollarse a su  alrededor para incubarlos. (Ver articulo: Cobra reticulada)

Es bastante interesante saber que el proceso de incubación puede influir de manera importante en la definición del sexo del individuo que nacerá de ese huevo, es decir que en muchas especies de reptiles la temperatura de incubación determina si la cría será  macho o hembra.

En tortugas, cocodrilos y lagartos por ejemplo, las altas temperaturas implica el nacimiento del sexo más grande; en las tortugas el sexo más grande es la hembra y en el cocodrilo es el macho.

Relación con las crías

La relación entre los padres y sus crías es diferente dependiendo de la especie de reptil. Mencionando entre ellas a las tortugas marinas, el animal desova y los abandona a su suerte sin tener nada que ver con ellos. Sin embargo, existen comportamientos totalmente opuesto como los cocodrilos y las serpientes que brindan protección a los huevos hasta que nacen las crías, evitando que sean devorados por depredadores.

Cabe destacar que las crías de los reptiles poseen estructuras similares a los adultos pero más pequeñas, Estas crías tienen una tasa muy reducidas de sobrevivir durante los primeros meses de su vida, ya que normalmente suelen ser alimento de los depredadores como las aves, algunos mamíferos, etc. Los reptiles cuando logran sobrevivir a sus primeras etapas pueden vivir mucho tiempo, existen algunas variedades que duran más de 150 años.

Nutrición de los reptiles

La alimentación de esta especie generalmente fluctúa mucho de un animal a otro, por lo que es muy difícil generalizar sobre este aspecto, encontramos que gran parte son estrictamente carnívoras, mientras que otras que resultan ser pequeñas representaciones suelen ser herbívoras o insectívoras.

Aunque entre los reptiles, existen muchas y grandes variedades en cuanto a su comida, dependiendo de la especie;aunque hay algo que los reptiles tienen en común, pueden acostumbrar su dieta al lugar donde habitan y a los recursos que tengan, muchos son capaces de alimentarse de animales pequeños, insectos o de alimentos de origen vegetal todo al mismo tiempo. A continuación te explicamos brevemente de qué se alimentan los reptiles:

Reptiles carnívoros

Existen una gran variedad de reptiles que son estrictamente carnívoros, es decir que solo consumen carne, como las serpientes y los cocodrilos. Ambas especies pero sobre todo las serpientes deben escoger sus presas dependiendo del tamaño pues no las mastican y son digeridas enteras, además de eso toman muy en cuenta el olor que emanan, la temperatura de la misma y los movimientos que estas realizan.

Los cocodrilos, escogen sus alimentos solo dependiendo del tamaño, pues aunque suelen triturarla con las mandíbulas, tampoco las mastican.

Otras especies de reptiles consumen animales acuáticos y en algunos casos combinan o alternan con otro tipo de nutrición, estando condicionados también al tamaño de la presa ya que tampoco la mastican, ciertamente aunque algunos poseen estructuras parecidas a picos o dientes, estos solo se emplean para capturar la presa y no permitir su huida. Un ejemplo de este tipo de animales es la tortuga marina. (Ver articulo: Tortuga galápagos)

Reptiles insectívoros

La dieta basada en la ingesta de insectos e invertebrados (arañas, moluscos y gusanos) es usual en algunas variedades de reptiles. Este grupo generalmente se valen de sus lenguas, que mueven con muchísima rapidez para capturar a sus presas, en lo que parece un proceso bastante fácil.

El tamaño del alimento depende también del tamaño del reptil que lo caza, mientras más grande el reptil, más grande es el insecto que puede ingerir.

Entre los reptiles insectívoros encontramos las lagartijas que consumen hormigas, moscas, pequeños arácnidos, lombrices y caracoles; también los camaleones, que generalmente no tienen preferencia por algún insecto, solo requieren que les quepa en la boca.

Reptiles omnívoros

En este caso nos referimos a los reptiles que aunque presentan preferencia por un tipo de alimento, pueden combinarlos. Es decir que consumen carne, insectos o vegetales adaptándose a las circunstancias y claro está, porque cuentan con un sistema digestivo que se adapta a tales combinaciones.

Reptiles herbívoros

Aquellos reptiles que se viven de plantas y productos de origen vegetal, únicamente son conocidos como herbívoros y no son muy numerosos. Sin embargo vale aclarar que gran parte de estos animales obtienen también sus nutrientes de la ingesta de insectos e invertebrados, por lo que es difícil encontrar un reptil estrictamente herbívoro. Es posible que la tortuga terrestre, las iguanas y a los lagartos de cola espinosa sean de los pocos reptiles herbívoros.

Hábitat de los reptiles

Esta especie generalmente hace vida en los territorios tropicales y subtropicales del planeta, pues el clima y su poca variación además de la presencia constante de la humedad, les permiten desarrollarse y multiplicarse, por esta razón encontrará abundantes especies y con tamaños considerables y en muchos casos impresionantes, tales como las boas, los cocodrilos, lagartos, entre otros.

Siendo animales de sangre fría que carecen de mecanismos que regulen y mantengan la temperatura de sus cuerpo les es casi imposible adaptarse a los hábitats extremos que existen en algunas zonas del planeta, aun así pueden encontrarlos en todos los continentes menos la Antártida y en muchos ambientes. A continuación te explicamos dónde exactamente viven los reptiles en cada lugar de la tierra:

Cercanos al océano Ártico

Por las zonas frías cercanas al océano Ártico son muy escasos, solo se conoce una especie que se ha adaptado y vive en ellas de manera estable, la lagartija vivípara. Los demás reptiles suelen ir y venir dependiendo de la estación.

La lagartija vivípara es muy conocida por tener un método para incubar sus huevos bastante particular. Los mantiene dentro de su cuerpo donde eclosionan y las pequeñas crías salen al exterior. Se asume que este método le permite sobrevivir y reproducirse en temperaturas extremas en los lugares que habita, generalmente al norte y a mucha altura (más de tres mil metros).

Tundra o bosque boreal

Aunque no es tan frío como la tundra del Ártico, el bosque boreal presenta bajas temperaturas y eso dificulta la vida de las especies de reptiles que habitan esas zonas. Generalmente estos reptiles entran en un periodo de dormancia (etapa en el ciclo biológico en el que cualquier consumo de energía) llamado brumación, buscando refugio bajo la tierra durante la estación de invierno.

En la tundra o bosque boreal encontramos especies de serpientes que incluyen la víbora común europea o la culebra rayada.

La estepa

En ambientes con estos climas cálidos, los reptiles tienen mejores condiciones de vida y por lo tanto se multiplican con cierta rapidez y comodidad, ya que no existen demasiados problemas para sobrevivir.

Las vastas estepas asiáticas alojan varias especies de tortugas como la tortuga rusa, muchos grupos de serpientes y lagartos que se adaptan a la vida en hábitats secos, como la víbora común y la víbora asiática, el lagarto corredor de las estepas, etc.

La sabana

En este hábitat viven algunos reptiles que no se encuentran frecuentemente en otros ambientes, como es el caso de los cocodrilos, caimanes y tortugas. Ciertamente estas especies necesitan ambientes secos, pero requieren tener a su disposición espacios de agua para desarrollar su vida y reproducirse.

La sabana mezcla todos estos requerimientos y por esta razón es tan frecuente encontrar el caimán de anteojos, la tortuga sulcata o el cocodrilo del Nilo en la sabana africana, lagartija monitor de roca Kimberly que habita en Australia y otras especies en este tipo de hábitat, ubicados en Asia y alguna zona de América.

El desierto

Habitados por los reptiles que les favorece los ambientes calurosos y que no requieren demasiada agua para sobrevivir, es frecuente encontrar en los desiertos serpientes, lagartos, ciertas tortugas, etc.

Es común que desarrollen su vida durante las horas de menos insolación, y se resguarden debajo de la tierra o entre las rocas en sus madrigueras cuando el calor se hace muy intenso. Además, poseen la ventaja de tener el cuerpo cubierto por escamas que les evita perder líquido a través de la piel y deshidratarse, por lo que su adaptación al desierto es bastante buena.

Entre las especies que podemos encontrar en ambientes desérticos están: la serpiente cascabel o la serpiente real común, el gekkota o gecko, el monstruo de Gila o la iguana del desierto, la tortuga sulcata o las tortugas del desierto. (Ver articulo: La iguana)

Los bosques templados

Este tipo de ecosistema con temperaturas templadas, son un lugar apto y cómodo para que sobrevivan ciertas especies de reptiles, obviamente las especies que se encuentran en este hábitat dependen de la zona geográfica, pues cambian mucho en cada continente. Las especies de reptiles más abundantes y comunes en los bosques templados son las serpientes, haciendo vida en el suelo o entre las ramas y las cortezas de los árboles.

Las selvas tropicales

Este ecosistema es el perfecto para la mayoría de los reptiles, es el ambiente donde habitan y se desarrollan con más comodidad y donde se encuentran en mayor número y variedad. Son muy comunes y numerosas las serpientes, representando el grupo mayoritario de reptiles en la selva tropical, tomando en cuenta que algunas especies como la anaconda sólo pueden vivir en ese lugar.

Los lagartos son también una especie bastante común en la selva, con especies muy conocidas como son los enigmáticos y llamativos camaleones, además de los cocodrilos y las tortugas agrupados en las zonas más próximas a los ríos o el mar.

Tipos de reptiles

Los reptiles existen hace más de trescientos millones de años, provenientes de los antiguos anfibios, forman parte del grupo de los Saurópsidos junto con las aves, con las que comparten características como las de estar cubiertos de escamas epidérmicas de queratina y el huevo amniótico.

Sin embargo, siendo una evolución de los anfibios, los reptiles tienen características que los hacen particulares y especiales. Las más de nueve mil especies de reptiles están clasificadas en cuatro órdenes o grupos:

Testudines

Son las conocidas tortugas o quelonios, poseen cuatro extremidades muy cortas, carecen de dientes y están resguardadas por un caparazón duro en el que pueden guardar la cabeza, las extremidades y la cola con solo retraerlas. Tiene hábitos distintos y variados según el ambiente donde habitan, por ejemplo:

Las tortugas terrestres, no pueden vivir en el agua pero se refrescan e hidratan en algún espacio llano y poco profundo, toman mucho sol y les agrada caminar para explorar el entorno en que viven. Pueden habitar cómodamente en ambientes límnicos o dulceacuícolas, agrupándose en las cercanías de ríos, lagos y lagunas, donde reciben el sol y regulan su temperatura corporal.

Las tortugas marinas, habitan como su nombre lo indica en aguas saladas y presentan características y adaptaciones morfológicas para la vida en este medio; generalmente su corta estadía en tierra firme es para reproducirse, donde ponen sus huevos, para luego volver al mar. Esta especie se alimentan de coral, vegetación acuática, algas y algunas pequeños invertebrados o pulpos.

Scuamata o reptiles escamosos

También conocidos como reptiles escamosos, es un grupo variado que reúne un número bastante amplio de especies, entre los que se enumeran: los lagartos, las iguanas, los camaleones, las serpientes y culebrillas. Los scuamata presentan una diversidad morfologíca interesante y grande, que van desde los lagartos (lacertilios), muy pequeños, adaptables a muchos hábitats y que requieren poco alimento para sobrevivir.

Encontramos en esta familia a las iguanas y los llamativos camaleones con su cola prensil, ojos que se pueden mover de manera independiente y la curiosa forma de camuflarse. Las serpientes (ofidios), de cuerpo alargado y sin extremidades, cráneo fuerte, columna flexible y una gran cantidad de costillas que le facilitan el movimiento. Posee muchos medios y recursos para cazar y alimentarse pues todas son carnívoras.

Los anfisbénidos llamadas también culebrillas ciegas o serpientes gusanos, son cavadoras, tiene el sentido de la vista poco desarrollado a diferencia del olfato, que representa su principal órgano sensorial para la obtención de sus alimentos.

Crocodylia

Este orden agrupa grandes reptiles arcosaurios, generalmente de cuerpo alargado, patas cortas pero fuertes, cerebro poco desarrollado y mandíbulas muy potentes; se desplazan arrastrando el vientre sobre el suelo.

Incluye los reptiles de gran tamaño: Crocodylidae (cocodrilos), Alligatoridae (aligátores y caimanes) y Gavialidae ( gaviales). Especies que siempre han causado interés en el hombre por sus potentes mandíbulas, los peligros de su mordedura y su sorprendente habilidad depredadora. Estos reptiles poseen rasgos primitivos  pareciéndose a muchos reptiles de la prehistoria, con hábitos semiacuáticos, siendo mejores nadando que caminando, además de ser voraces.

Sphenodontia o Rhynchocephalia

Se conocen como tuátaras, el orden de los esfenodontes (Sphenodontia) o rincocéfalos (Rhynchocephalia) solo incluye en la actualidad el género Sphenodon, con tres especies llamadas por un nombre común: tuátaras o espalda espinosa. Nativa de las islas cercanas a Nueva Zelanda se consideran fósiles vivientes ya que sus antepasados habitaron el planeta hace doscientos millones de años.

Estos animales son carnívoros, suele alimentarse de caracoles, insectos, huevos y crías de aves de pequeño tamaño. Son de hábitos nocturnos y les agradan las temperaturas bajas, razón por las que se pueden ver por los bosques durante la noche generalmente cazando.

Son reptiles susceptibles y vulnerables al cambio climático, pues el sexo de las crías lo define la temperatura a la cual es incubado el huevo, en este caso si son expuestos al calor nacen machos y por el contrario cuando son bajas temperaturas nacen hembras. Razón por la que se estima que si el calentamiento global continúa en aumento pueden nacer solo machos de esta especie y condenarla a la extinción.

Reptiles y los Dinosaurios

En la era mesozoica existieron gran cantidad de reptiles con diferentes formas, colores, tamaños y hábitos, siendo los dinosaurios los más conocidos e impactantes. El término dinosaurio significa lagarto terrible, este término fue sugerido por un experto en el estudio de fósiles, Richard Owen.

Estos animales prehistóricos admirados por muchos estudiosos y curiosos, que además han sido popularizados a través de libros, películas, documentales y textos educativos, fueron los que dominaron la Tierra hace más de ciento cincuenta millones de años.

Son muchas las especies de dinosaurios, todas con diferentes características, en su mayoría depredadores carnívoros que también convivieron con algunos ejemplares herbívoros. Se extinguieron debido a ciertos desastres y fenómenos ambientales ocurridos hace más de sesenta millones de años.

Características de los dinosaurios

Entre las características que se le atribuyen a estas grandes especies que hoy llamamos dinosaurios es preciso enumerar y destacar:

  • Estos reptiles poseen columna vertebral.
  • Tenían cuatro patas, generalmente delanteras un poco más cortas que las traseras. Existieron dinosaurios bípedos y cuadrúpedos, algunas especies podían andar con dos o cuatro patas.
  • Casi todos poseían gran agilidad, andar rápido y la capacidad de saltar con facilidad, esto por el tamaño y la forma en que están dispuestas sus patas traseras.
  • La gran mayoría tenían el cuerpo cubierto de escamas, sin embargo se afirma que existían especies como el Sinosauropterix, que en vez de escamas tenían plumas.
  • Algunos de estos dinosaurios alcanzaron tamaños impresionantes, midiendo hasta cincuenta metros de largo, doce metros de alto y  pesos de cien toneladas. Por supuesto también existieron especies más pequeñas, que llegaron a medir entre uno y dos metros en su edad adulta.

Aún se desconoce si eran reptiles de sangre fría o caliente, pero muchos estudios y expertos defienden la tesis de que era una especie de sangre caliente. Esto apoyados en la manera en que su corazón bombea, la cualidad de retener calor con facilidad y mantenerlo sobre todo en los animales más grandes, además se desplazaban con rapidez y poseían un cerebro grande, atributos de los animales de sangre caliente.

Hábitos y costumbres de los dinosaurios

Cada especie existente tenía su manera de hacer las cosas, por lo que obviamente fueron bastantes diversos. Los dinosaurios terópodos, por ejemplo eran animales carnívoros que tenían dientes y garras afiladas que le permitían capturar a sus presas y alimentarse, generalmente cazaban dinosaurios herbívoros y otras especies de la época.

Era común la cacería grupal asegurándose el éxito de la misma y las presas necesarias. Una de sus víctimas predilectas eran unos reptiles pequeños llamados los ornitisquios.

También encontramos especies herbívoras, como los saurópodos, con un gran tamaño capaz de intimidar y disuadir a otras especies que pretendieran atacarlos. Muchos herbívoros se vieron obligados a buscar y desarrollar algunos medios de defensa para poder librarse de sus depredadores, tales como defenderse con su potente cola que imitaban a un látigo, cuernos de gran tamaño, garras afiladas o cuerpos cubiertos de placas óseas que impedían mordeduras y ataques.

Además, muchos agudizaron sus sentidos para detectar a los depredadores con anticipación y huir antes de ser atacados y devorados. Algunas especies eran arborícolas, desarrollando habilidades que les permitían trepar entre los árboles y otros se hicieron diestros, construyendo madrigueras debajo de la tierra donde permanecían. (Ver articulo: Serpientes marinas)

La reproducción de los dinosaurios

De reproducción ovípara, estos reptiles ponían un aproximado de veinte huevos ovalados o redondos que podían tener más de treinta centímetros de longitud, en nidos construidos por ellos mismos, todo esto por supuesto dependiendo de la especie. Los reptiles más pequeños cavaban en el suelo orificios no tan profundos. y los más grandes podían elaborar nidos desde hasta dos metros de altura.

Era muy común en casi todas la especies de estos reptiles que las crías abandonaran el nido luego de la eclosión, pues estaban en capacidad de buscar alimentos ellos solos; por el contrario, otras especies se mantenían por un tiempo en el nido y eran alimentados por sus padres, hasta encontrarse aptos para valerse por sí mismos.

Alimentación de los dinosaurios

Estos grandes reptiles tenían una alimentación variada, dependiendo de la especie, que aún conservan sus descendientes. Entre los miembros de esta especie encontramos:

Carnívoros: sus presas solían ser dinosaurios herbívoros, reptiles voladores o mamíferos mesozoicos.

Herbívoros: se alimentaban de los vegetales que existían en esa época.

Omnívoros: combinaban una extensa variedad de alimentos en su dieta.

Extinción de los dinosaurios

La era mesozoica o era secundaria, también llamada la era de los dinosaurios, comenzó hace 251 millones de años con una duración de ciento ochenta y seis millones de años, finalizando hace sesenta y seis millones de años. Esta era se divide en tres periodos: triásico, jurásico y el cretácico.

  • Triásico

Los primeros dinosaurios aparecieron para el final del periodo triásico, en la zona que hoy es Argentina, estos posteriormente evolucionaron y se expandieron a lo largo y ancho del territorio que aún no se separaba, ni estaba distribuido como en la actualidad.

Durante el periodo triásico la superficie terrestre era una gran masa de tierra, sin separaciones o divisiones, es decir aún no existían lo hoy llamados continentes, manteniéndose un clima bastante cálido y seco, a este espacio de tierra se le denominó Pangea.

  • Jurásico

En este periodo el planeta se tornó un poco más húmedo, la masa de tierra sufrió cambios, se dividió, se abrió, dando paso a la formación de pequeños mares. La vegetación se hizo abundante formando áreas de bosque y praderas de tamaño considerable, favoreciendo la multiplicación de las especies existentes de dinosaurios.

  • Cretácico

Al final de esta etapa se produjo algunos fenómenos naturales que provocaron la extinción de los dinosaurios, otras especies de animales y muchas plantas.

Aun la ciencia no tiene clara la causa que originó ese desastre que puso fin a estas inmensas especies, sin embargo existen varias hipótesis:

  • El impacto de un meteorito que causó lluvia radiactiva en el planeta.
  • La gran actividad volcánica, género polvo y  gases efecto invernadero, que lograron ocultar totalmente la luz del sol, lo que afectó la vida y desarrollo de muchos seres sobre el planeta.

Lo cierto es que sin importar la causa, la era de los dinosaurios había concluido dando paso a una nueva etapa, el periodo paleógeno y con él la evolución de los mamíferos. (Ver articulo: El Gecko)

Reptiles voladores prehistóricos

Cuando hablamos de reptiles voladores, se indica al grupo de los pterosaurios que existieron en la era mesozoica hace más millones de años. Esta especie fue el primer vertebrado que se tenga conocimiento que pudiera volar, presentando mucha dificultad para desplazarse en la tierra.

Los pterosaurios convivieron con los grandes dinosaurios durante millones de años, pero no se consideran uno de ellos.  Se han encontrado cientos de fósiles de pterosaurios en diversas zona de África, Asia, Europa, Norteamérica y Sudamérica.

Reptiles venenosos

La evolución ha permitido que muchas especies en su lucha y competitividad por la sobrevivencia lograran mejorar sus búsquedas de alimentos y defensa contra posibles depredadores, a través del uso de sustancias venenosas.

Entonces podemos describir a los reptiles venenosos como aquellas especies que generan componentes tóxicas para emplearlas en encontrar alimentos, y como forma de protección contra depredadores que deseen atacarlos cuando están expuestos.

Los reptiles que poseen esta característica producen el veneno a través de unas glándulas situadas en su cabeza, por ejemplo las serpientes la tienen en el área posterior a los ojos y los lagartos muy próxima a la mandíbula inferior.

La forma que el reptil utiliza para expulsar el veneno varía de una especie a otra, estas incluyen a través de los dientes, la saliva, etc. Cuando hablamos de reptiles venenosos generalmente nos referimos a.

Serpientes de las familias Colubridae, Viperidae y Elapidae

Lagartos del grupo de los Helodermatidae y Varanidae (Ver articulo: Reptiles venenosos)

Anfibios y reptiles

Los anfibios y reptiles son dos grupos de vertebrados biológicamente diferentes, sin embargo, están generalmente unidos porque ambas clases suelen ser estudiadas por los zoólogos y los herpetólogos, ya que poseen un limitado número de especies. Ambas tienen un parentesco bastante lejano y por eso existen algunos parecidos entre las especies, sin embargo también existen grandes diferencias, a continuación te las estaremos presentando de manera resumida:

Los reptiles

  • Desarrollan su vida mayormente en la tierra con excepción de algunas especies, es decir no viven bajo el agua aun cuando pueden estar mucho tiempo en ella.
  • La mayor parte de estos animales poseen un corazón de 3 cámaras. Con excepción de los cocodrilos y algunos lagartos.
  • Se arrastra o camina para moverse de un lado a otro.
  • Su piel es seca y cubierta de escamas.
  • La respiración es pulmonar.
  • Es una especie que pone huevos.
  • La Antártida es el único lugar del planeta donde no suelen habitar y resiste variadas condiciones ambientales.
  • Requieren del sol para obtener calor y regular su temperatura corporal.
  • Generalmente las  crías de los reptiles nacen en la tierra y son capaces de valerse por sí mismas apenas nacen. Estas son idénticas a los adultos pero de menor tamaño, y no presentan metamorfosis.
  •  Se defienden de los depredadores empleando varias técnicas que van desde violentos ataques con su cola y mordeduras, hasta el camuflaje. Algunos reptiles son muy venenosos. (Ver articulo: Reproducción de los reptiles)

Los anfibios

  • Pueden habitar en la tierra y el agua, es decir puede vivir en ambos elementos.
  • Nacen en el agua, pero desarrollan piernas y pulmones con los que pueden desenvolverse y sobrevivir en la tierra.
  • Son vertebrados poseen espinas dorsales.
  • Ectotérmicos, es decir son de sangre fría.
  • Esta especie tiene un corazón de 3 cámaras o cavidades.
  • Los anfibios poseen branquias.
  • Los huevos están protegidos por una capa gelatinosa transparente que los cubre y  que tiene la capacidad de absorber agua y gases. Generalmente ponen sus huevos en el agua o en lugares muy húmedos.
  • Cuando los anfibios son muy pequeños se les conoce como larvas, en la etapa de desarrollo van cambiando su forma del cuerpo, su alimentación y sus hábitos, hasta llegar al animal que conocemos en la edad adulta.
  • La piel posee una capa protectora de secreciones de moco, que la hace resbaladiza.
  • No poseen garras, colas o uñas que les permitan enfrentar y defenderse de los potenciales depredadores, por esta razón utilizan secreciones tóxicas que liberan a través de la piel o las mordidas.
  • Requieren de ambientes muy húmedos para sobrevivir.

Reptiles y mamíferos

Esta especies que tienen un antepasado en común conservan muy pocas características similares.  Ambas provienen de los primeros amniotas que lograron evolucionar hace más de trescientos millones de años, partiendo del tetrápodos reptiliomorfos.

Finalizando el Carbonífero (período final de la era paleozoica) desaparecieron muchos bosques tropicales, hábitat de los anfibios primitivos, esto produjo un clima más frío y árido, que causó la extinción de muchas de estas especies y dejó espacio para una nueva.

Los amniotas se independizaron del medio acuático que había sido su hábitat hasta el momento, y dominaron los espacios dejados por los antiguos anfibios, convirtiéndose en la especie dominante de animales terrestres. Los amniotas se clasificaban en base a las características de sus cráneos en:

Anápsidos: que no tienen ninguna apertura temporal, como las tortugas.

Sinápsidos: muestran una apertura temporal inferior propia de los mamíferos.

Diápsidos: tienen dos aperturas temporales frecuente en reptiles y aves.

Se cree que los primeros de la especie fueron anápsidos y poco de después se separaron en dos linajes distintos:

-Los sinápsidos (clado Synapsida) que incluye a los  mamíferos.

-Los saurópsidos (clado Sauropsida) incluyen a los reptiles actuales.

Reptiles ibéricos

La península ibérica es una zona cercada por las aguas del vasto mar Mediterráneo y el frió Atlántico. Ocupando el  sudoeste del continente europeo es una tierra de fauna muy variada y hogar  de muchas especies de reptiles.

En esta área ubicada al sudoeste de Europa existen gran cantidad de reptiles dispersos, superando en número a otras familias de vertebrados, como los anfibios o peces. Entre los reptiles que encontramos en esta zona están:

  • Tortuga mora (Testudo graeca)
  • Tortuga mediterránea (Testudo hermanni)
  • Galápago europeo (Emys orbicularis)
  • Galápago de Florida (Trachemys scripta)
  • Galápago leproso  (Mauremys leprosa)
  • Tortuga laúd (Dermochelys coriacea)
  • Tortuga carey  (Eretmochelys imbricata)
  • Tortuga boba (Caretta caretta)
  • Tortuga lora  (Lepidochelys kempii)
  • Tortuga olivácea (Lepidochelys olivácea)
  • Tortuga verde (Chelonia mydas)
  • Camaleón común ( Chamaeleo chamaeleon)
  • Culebrilla ciega (Blanus cinereus)
  • Culebrilla de María (Blanus mariae)
  • Lución – Anguis fragilis
  • Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus)

  • Salamanquesa común ( Tarentola mauritanica)
  • Perenquén majorero ( Tarentola angustimentalis)
  • Perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri)
  • Perenquén de Delalande (Tarentola delalandii)
  • Perenquén gomero (Tarentola gomerensis)
  • Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai)
  • Eslizón tridáctilo ibérico (Chalcides striatus)
  • Lisneja (Chalcides simonyi)
  • Lisa grancanaria (Chalcides sexlineatus)
  • Lisa dorada (Chalcides viridanus)
  • Lisa de Salvador ( Chalcides coeruleopunctatus)
  • Lagarto ocelado (Timon lepidus)
  • Lagarto bético (Timon nevadensis)
  • Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)
  • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)
  • Lagarto ágil ( Lacerta agilis)
  • Lagartija de turbera ( Zootoca vivípara)
  • Lagartija serrana  (Iberolacerta monticola)
  • Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni)
  • Lagartija batueca ( Iberolacerta martinezricai)
  • Lagartija leonesa (Iberolacerta galani)
  • Lagartija pirenaica  (Iberolacerta bonnali)
  • Lagartija aranesa  (Iberolacerta aranica)
  • Lagartija pallaresa  (Iberolacerta aurelioi)
  • Lagartija de Bocage (Podarcis bocagei)
  • Lagartija de Carbonell (Podarcis carbonelli)
  • Lagartija andaluza ( Podarcis vaucheri)
  • Lagartija lusitana (Podarcis guadarrama)
  • Lagartija verdosa (Podarcis virescens)
  •  Lagartija parda (Podarcis liolepis)
  •  Lagartija ibérica (Podarcis hispanicus)
  • Lagartija roquera (Podarcis muralis)
  • Lagartija colirroja ( Acanthodactylus erythrurus)

  • Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)
  • Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)
  • Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus)
  • Lagartija occidental ibérica ( Psammodromus occidentalis)
  • Lagartija de Edwards (Psammodromus edwardsianus)
  • Lagartija de Marruecos (Scelarcis perspicillata)
  • Lagartija balear ( Podarcis lilfordi)
  • Lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis)
  • Lagartija italiana (Podarcis siculus)
  • Lagarto atlántico (Gallotia atlántica)
  • Lagarto gigante de Gran Canaria  (Gallotia stehlini)
  • Lagarto de Lehrs (Gallotia caesaris)
  • Lagarto gigante de El Hierro (Gallotia simonyi)
  • Lagarto tizón (Gallotia galloti)
  • Lagarto canario moteado (Gallotia intermedia)
  • Lagarto Gigante de La Gomera (Gallotia bravoana)
  • Lagarto Gigante de La Palma  (Gallotia auaritae)
  • Lagartija de Madeira (Teira dugesii)
  • Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
  • Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)
  • Culebra lisa europea (Coronella austriaca)
  • Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
  • Culebra de cogulla occidental ( Macroprotodon brevis)
  • Culebra de cogulla argelina (Macroprotodon cucullatus)
  • Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)
  • Culebra de escalera (Zamenis scalaris)
  • Culebra viperina  (Natrix maura)
  • Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)
  • Culebra de collar (Natrix natrix)
  • Culebra real (Lampropeltis getula)
  • Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)
  • Culebrilla de las macetas (Ramphotyphlops braminus)
  • Víbora áspid (Vipera aspis)
  • Víbora hocicuda (Vipera latastei)
  • Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Reptiles de Australia

Australia posee una fauna variada y rica, esto no excluye a los reptiles obviamente. Existen en sus hábitats Cocodrilos marinos y de agua dulce, Tortugas marinas como la tortuga verde o la de Carey, Tortuga de agua dulce con 29 especies entre las que se cuenta la tortuga de nariz de cerdo.

Una gran variedad de serpientes, siendo el único lugar en el mundo donde la población venenosa es mucho mayor que la inocua.

Presenta la mayor población de lagartos del mundo.

Reptiles nocturnos

Existe algunos reptiles que tienen hábitos nocturnos, es decir que son activos en el lapso de tiempo que hay entre el atardecer y el amanecer, generalmente están despiertos en las horas de oscuridad y sus instintos y sentidos son más agudos durante la noche.

En la lista de este tipo de animales encontramos: culebra nocturna de Baja California,  boa rosada, boa de Tumbes, culebra Nocturna del Noreste, gecko verdadero, gecko bandeado, la serpiente nocturna de Clarión,  salamanquesas, lagartijas gusano, culebrita o serpiente ciega, culebrita de arena,  etc.

Los reptiles marinos

Esta especie de reptiles han logrado adaptarse a la vida acuática o semi-acuática, en los ambientes marinos. Algunos permanecen en ellos y otros alternan entre el ecosistema marino y terrestre en ciertas etapas de su vida, por ejemplo cuando les toca anidar y poner sus huevos o simplemente salen a tomar un baño de sol.

Actualmente existen varias especies de reptiles marinos que incluyen:

  • Tortugas marinas
  • Iguanas marinas
  • Serpientes de mar
  • Cocodrilos de agua salada.

Reptiles: ¿Animales vertebrados o  invertebrados?

El reino animal está conformado por todas las especies de animales  que habitan el planeta, estos se caracterizan por alimentarse de  plantas u otros animales y se relacionan con su entorno a través de los sentidos y de sus movimientos en el medio donde se desarrollan y habitan, ya sea andando, volando o nadando. Los animales fueron clasificados por aquellos encargados de estudiarlos en dos grupos: vertebrados e invertebrados.

Los reptiles son animales vertebrados pues poseen ciertas características inherente a este grupo. Conoce las diferencias entre cada grupo de animales y descubrirás el por que de la anterior afirmación.

Animales vertebrados 

Este grupo posee un espina dorsal o columna vertebral y un esqueleto interno articulado, que constituye el soporte del cuerpo, además de permitirle el movimiento; su cuerpo está estructurado por la cabeza, el tronco y las extremidades. En este grupo los sexos se distinguen del macho y hembra. Los vertebrados se clasifican en:

– Mamíferos
– Aves
– Peces
– Anfibios
– Reptiles

Reptiles como animales domésticos

Aunque existen quienes no lo consideran adecuado, actualmente muchas especies de reptiles forman parte de los hogares como mascotas, especies como las tortugas de tierra, semi-acuáticas, las iguanas, los camaleones, geckos, el lagarto varano, boas, pitones, etc., son cada vez más frecuentes como animales domésticos.

Los accesorios para su alojamiento tales como terrarios, acuaterrarios, placas de calor, lámparas especiales y alimentos preparados se fabrican y encuentran en el mercado para mantenerlos se alguna manera cómodos y seguros.

Sin embargo la popularidad que adquieren estas nuevas mascotas genera muchas incógnitas, preocupación y suspicacias, así como la demanda por estos animales va en aumento el comercio ilegal de las especies también. Muchos alegan que los reptiles vendidos como mascotas son criados en cautiverio con ese fin y son completamente legales, afirmación que en la mayoría de los caso no resulta cierta, pues gran parte de estos reptiles fueron capturaron en su hábitat natural.

Los conservacionistas piden que se tomen acciones que impidan el tráfico y comercio de estas especies, antes de que tengan un impacto masivo en los diferentes ecosistemas y ciertos grupos de animales.

Los reptiles y los niños

Si piensa tener como mascota un reptil, es importante que sea muy cuidadoso sobre todo si en el  hogar existen niños. Los reptiles igual que los anfibios pueden transmitir enfermedades como la Salmonella, ya sea porque los toca o porque las heces del animal infecten los objetos con los que entra en contacto.

Es necesario que tome precauciones para evitar padecer de alguna enfermedad, le recomendamos:

  • Lavar muy bien las manos después de manipular el animal o los objetos del área donde este permanece.
  • Las personas de edad avanzada, los niños menores de cinco años  y aquellos que por cualquier razón presenten un sistema inmunitario débil y vulnerable, no deben estar en contacto con el reptil o los objetos de su espacio.
  • No mantenga el animal en áreas donde se preparen y sirvan alimentos y bebidas.
  • Evite abrazar y besar al reptil.
  • Si es posible lave los objetos del animal siempre en el mismo lugar con agua tibia y jabón, si cuenta con un jardín o patio para hacerlo, mucho mejor.
  • Es importante que no capture  especies salvajes y los lleve a su casa como mascota.

Considere no tener un reptil como mascota si vive con niños pequeños, generalmente ellos intentaran manipularlos y no es recomendable. En el caso de que usted tenga un reptil o anfibio en casa y no desee conservarlo por más tiempo, no lo libere.

Eso es un acto irresponsable que afecta al animal y al medio ambiente, póngase en contacto con alguna fundación u organización de rescate de esta especie, para que se encarguen de ella.

Reptiles en peligro de extinción

Los reptiles poseen más de nueve mil especies conocidas que incluyen cocodrilos, serpientes, lagartos, tuátaras, tortugas terrestres, de agua dulce y de mar, pero es importante saber que casi el 19% de esta especie se encuentra amenazada y en peligro de extinción a nivel mundial, siendo algunos lugares más afectados que otros.

Las principales amenazas para los reptiles

Las causas de que las especies de reptiles se encuentren bajo esta terrible amenaza de extinción son bastante variadas, pero lamentablemente la gran mayoría tiene al hombre como principal protagonista, siendo responsable por sus acciones u omisiones del sufrimiento de muchas especies no solo de reptiles. Algunas de estas amenazas se enumeran a continuación:

  • Contaminación: provocada por la actividad industrial, agrícola y pecuaria del hombre que deteriora y envenena el medio ambiente. Miles de reptiles mueren intoxicados al consumir  desechos arrojados a la tierra y el agua.
  • Agricultura y acuicultura: el crecimiento y expansión este tipo de actividades altera los hábitats de algunas especies de reptiles y organismos que representan su alimentos, dejando cada vez menos espacios para que los animales habiten.

  • El urbanismo: desarrollar asentamientos residenciales y comerciales sin tomar en cuenta la importancia de respetar y preservar los espacios naturales, limita en gran medida los lugares donde los reptiles pueden hacer vida.
  • La deforestación y la minería: cuando talan, queman e intensifican las actividades mineras, el deterioro y la perturbación en el ambiente afecta el hogar de estas especies, que pierden sus nidadas, fuentes de alimentación y refugios.
  • Caza y pesca: estas especies están sometidas a la persecución, captura y muerte por parte del hombre, con el único interés de comercializar su piel, caparazón, carne y huevos. Además muchas son capturadas y vendidas ilegalmente como mascotas.
  • Cambio climático: como ya se ha explicado anteriormente la temperatura es un factor importante y decisivo en el proceso de reproducción y la determinación del sexo de los reptiles, por lo tanto la alteración y los cambios ambientales muy bruscos en sus hábitats, causar consecuencias nefastas para la subsistencia de esta especie.
  • Introducción de especies invasoras: cuando se lleva una especie a un lugar que no es habitado normalmente por ella, es decir que no es su hábitat natural, esto causa desequilibrios ecológicos que influye en las especies nativas de la zona. Para muchos esto puede parecer inofensivo, pero este tipo de acciones genera presión sobre la población de animales que habita en el área, causando  una disminución de su densidad y aumentando el número de reptiles en peligro.
  • Las muertes accidentales e incidentales causadas por el hombre: muchos reptiles mueren de manera accidental ya sea atropellados, aplastados, etc y muchos otros son eliminados por el hombre por considerarlos un peligro, esto influye en las cifras de reptiles en peligro de extinguirse.

Existen muchas especies de reptiles en peligro de extinguirse y generalmente la causa siempre está relacionada con el hombre y su forma irrespetuosa en la que suele tratar el medio ambiente. Es necesario entender lo importante de proteger cada una de las especies, pues todas influyen en el equilibrio perfecto de la naturaleza. Algunos de los reptiles amenazados y en situación de riesgo son:

La iguana azul de las Islas Gran Caimán (Cyclura lewisi)

Hábitat: Isla Gran Caimán

Longitud: 1,5 metros

Peso: aproximadamente 14 kg

Alimentación: Herbívora

La iguana azul, pertenece al grupo o familia Iguanidae, habitando la tierra hace más de tres millones de años. Se puede encontrar en áreas rocosas, zonas cercanas a las costas o el bosque seco sólo en la isla Gran Caimán. Se alimenta de frutas, flores y plantas.

Es de un hermosos color azul, que puede intensificarse en los machos principalmente en la época de apareamiento, tornándose un azul más oscuro o gris azulado. Esta especie es una de las que más corre peligro en el planeta, pues para el 2011 solo sobrevivían veinticinco iguanas.

Algunas de las causas de este fenómeno es la destrucción de los huevos y crías por parte de otros animales y el hombre, además del crecimiento agrícola y ganadero que la deja sin espacios para habitar, sin alimentos y expuestas al peligro de ser arrolladas o aplastadas. Se encuentra clasificado en una situación de peligro de extinción (EN), sin embargo el empeño y esfuerzo de varias organizaciones la situación ha mejorado para la iguana azul.

Cobra Real (Ophiophagus Hannah)

Hábitat: Asia

Longitud: entre 3.7  y 5.7 metros al llegar a la edad adulta.

Peso: entre 8 y 10 kilogramos.

Alimentación: carnívora estricta

Esta serpiente venenosa, considerada la más grande a nivel mundial es parte del grupo Elapidae y la única que pertenece al género Ophiophagus (comedora de serpientes). Es carnívora y se alimenta de otros ofidios, es decir su presas son otras serpientes. Tiene un cuerpo flexible y un potente olfato que le permite ser una gran cazadora, encontrando su presa en un radio de aproximadamente cien metros.

Es un reptil solitario que suele mostrarse en la época de apareamiento, siendo bastante territorial y agresivo. Es una serpiente con un poderoso veneno que puede causar la muerte en media hora, provocando desde visión borrosa hasta fallos a nivel renal, respiratorio y cardíaco.

Su piel puede ser de color amarillo, negro, marrón u oliva, pues tiene la cualidad de cambiar adaptándose al lugar donde habita y sus ojos color semejante al bronce. Pero el rasgo distintivo y conocido de la cobra real es la capucha, un colgajo o segmento de piel que la serpiente despliega cuando se siente siente amenazada, enojada, en peligro o simplemente cuando está cazando, siendo un mecanismo de ataque o defensa que intimida a muchos  depredadores.

Es una especie en peligro de extinción debido a su caza indiscriminada, con la intención de utilizar su piel, esto aunado a la destrucción de su hábitat natural, obligando a la cobra a huir a otras zonas que están pobladas por el hombre.

Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)

Hábitat: Océanos

Longitud: de 60 a 100 cm

Alimentación: Omnívora (Esponjas marinas, medusas,etc)

Perteneciente al grupo de los quelonios, se encuentra en peligro crítico (CR) de extinción. Consume esponjas de mar, organismos muy tóxicos y mortales para otras especies, medusas, anémonas de mar, peces, moluscos, algas marinas y la letal fragata portuguesa. Posee una mandíbula que tiene parecido al pico de un ave, siendo muy útil para encontrar y obtener el alimento en los arrecifes de coral.

Es un animal dócil, excelente nadadora ya que es bastante ágil y se conocen como las centinelas del mar, pues su presencia es una señal clara de que los ecosistemas marinos están óptimos. Esta tortuga puede habitar en todos los mares tropicales y océanos, pero se pueden encontrar frecuentemente en los océanos atlántico, índico y pacífico.

Caimán del Orinoco (Crocodylus Intermedius)

Hábitat: Río Orinoco

Longitud: Hasta 7 metros

Alimentación: Carnívoro

Peso: Los machos entre  369 a 428 kg y las hembras entre 195 y los 211 kg.

El cocodrilo del Orinoco, distinguido también como caimán del Orinoco o caimán llanero forma parte de la familia Crocodylidae y es endémico de la cuenca del río Orinoco que se ubica entre Colombia y Venezuela, pero hay algunas especies en Trinidad y Granada; es una animal de agua dulce y puede ver en los grandes cauces de ríos de agua turbia. Este reptil es catalogado como el mejor depredador de América Latina.

Es de hábitos carnívoros y la cantidad de alimento ingerido depende del tamaño del espécimen, generalmente consume peces pero no desprecia otra gran variedad de presas. Las crías de este caimán aun recién nacidas comen insectos e invertebrados de pequeño tamaño, a medida que crecen consumen animales un poco más grandes como ranas, peces, serpientes, mamíferos pequeños y algunas aves si es posible.

En su etapa de juventud los caimanes del Orinoco suelen medir menos de un metro y se alimentan de peces, ranas, escarabajos, insectos, cangrejos, algunos caracoles, camarones, aves, roedores, etc. La causa de la posible extinción de este espécimen es la cacería desenfrenada.

Iguana verde (Iguana iguana)

Hábitat: América Central y del Sur

Longitud: 2,5 metros

Peso: 8 kilogramos aproximadamente.

Alimentación: Herbívoro

La iguana verde conocida como iguana común, es del grupo de los iguánidos y es una de las especies de lagartos más grande, posee llamativos colores y suele ser dócil si no se siente amenazada, por esta razón su captura para ser convertida en una mascota es muy frecuente.

Este reptil es originaria de América, podemos encontrarla entre América Central y del Sur, su presencia abarcan una región geográfica muy extensa. Le agrada las altas temperaturas, razón por la que las zonas de climas tropicales son sus predilectas. Es normal verlas en los árboles para recibir los rayos solares y descienden al suelo en pocas oportunidades, sobre todo en la época en que la hembra pone los huevos.

Sin embargo también se adapta a las zonas abiertas siempre y cuando estas tengan agua en abundancia para huir de posibles ataques, son excelentes nadadoras. Es una especie herbívora, es decir vegetariana estricta y se pueden apreciar comiendo plantas, flores, verduras y frutas.

Camaleón Pantera (Furcier Pardalis)

Hábitat: Isla de Madagascar

Longitud:  50 centímetros

Alimentación: Insectívoro

Este camaleón es  originario de Madagascar y las islas adyacentes (Nosy be, Nosy boraha, Ambanja, etc), sin embargo también hay especies en Estados Unidos, el sur de Europa, la India, Sri Lanka y Asia Menor, puede habitar en zonas montañosas, junglas, sabanas, etc.

Es uno de los más grandes de su especie y luce una coloración llamativa y exuberante, que varía dependiendo del lugar donde habiten y que muestra una gama que va desde azules, turquesas, esmeraldas, rosas hasta amarillos, todo brillantes.

Es un gran cazador, posee una lengua diseñada para esta labor y mucha rapidez. Sus ojos son independientes, por lo que puede dirigir su atención a dos lugares distintos al mismo tiempo, permitiendo estar alerta y vigilante ante los ataques de cualquier depredador mientras realiza otra actividad. Son reptiles insectívoros, basando su dieta en saltamontes, grillos, mantis, langosta y otros insectos.

La principal amenaza para el Camaleón Pantera es el humano, que suele capturarlo para venderlos de manera ilícita como mascotas o  destruir su hábitat mediante la deforestación  para realizar actividades agrícolas.

Tortuga Baula (Dermochelys Coriácea)

Hábitat: Océanos

Longitud: 2,4 metros

Peso: entre 250 y 900 kg

Alimentación: medusas y tunicados

La tortuga Baula o tortuga laúd, es la especie de tortuga de mnayor tamaño conocida en el planeta, y su caparazón tiene la peculiaridad de estar recubierto de una forma de piel suave, no presenta placas, características a la que debe su nombre Baula o espalda de cuero.

Esta especie es una de las más antiguas del planeta, se afirma que supera los 150 millones de años habitando en él, siendo quizás de las pocas especies que  sobrevivió a la extinción de los dinosaurios, lo que le ha permitido evolucionar y adaptarse a cualquier tipo de aguas, cálidas o frías cerca de los polos.

Se pueden encontrar en el Océano Pacífico, el Índico y el Atlántico y logran  sumergirse a más de 1200 metros de profundidad sin embargo, deben subir a la superficie para respirar. Se calcula que pueden vivir hasta cien años. Su dieta es a base de animales invertebrados: medusas o  tunicados, consumiendo hasta el doble de su peso corporal en un día.

Las principales causas de su extinción son:

  • La contaminación de los océanos, especialmente por plástico. Una tortuga puede confundir una bolsa plástica con un medusa y al ingerirla no puede digerirla, bloqueando el sistema digestivo que no puede asimilar más alimentos.
  • La pesca industrial de arrastre, que casa la muerte de miles de tortugas que mueren atoradas en sus redes.
  • La desaparición cada vez más frecuente de sus zonas de anidación, ocupadas por el ser humano y sus infraestructura, que reducen el espacio donde la tortuga baula pone sus huevos.
  • La muerte de al menos el 50% de las crías en los primeros días de nacidas, víctimas de innumerables depredadores, tales como: los cangrejos, los lagartos, las gaviotas, los coyotes, entre otros.

Gavial del Ganges (Gavialis Gangeticus)

Hábitat: Continente Asiático

Longitud: 6 a 9 metros

Alimentación: Peces

Este extraño reptil es un tipo de cocodrilo considerado uno de los más grandes del mundo perteneciente a la familia Gavialidae, se encuentra a punto de desaparecer del planeta siendo el único en su especie, pues los otros grupos se extinguieron hace mucho.

Es originario del continente asiático: Bangladesh, Bután, Pakistán, India, Birmania y Nepal; su hábitat predilecto son los grandes ríos como el Indo, Mahanadi, Irrawadydy, Brahmaputra y el Ganges. Es acuático ya que carecen de habilidad para desplazarse sobre la tierra como los cocodrilos y caimanes.

Se alimenta solo de peces que atrapa en los ríos donde habita, pues su fina mandíbula no le permite presas más grandes. Cuando la especie es joven suele alimentarse de insectos, larvas, pequeños animales o invertebrado. Es una característica de esta especie que con el paso del tiempo su hocico se hace más delgado, y obviamente más frágil, por lo que deben abandonar la dieta de sus primeros años.

Algunas de las causas de su posible extinción son:

La sequía y desaparición de muchos de los ríos donde habitaba, debido a la subutilización de las aguas para requerimientos humanos, dejándolos expuesto en las orillas de los ríos donde otros depredadores diestros les atacan.

La pesca de manera indiscriminada disminuye la cantidad de peces que son su fuente de alimento principal, esto los condena a morir de hambre.

La contaminación de las aguas debido a las actividades pesqueras causan la muerte de estas especies por envenenamiento.

Estos reptiles suelen ser víctimas de los cazadores que comercializan su piel, sus huevos y  su carne.

Culebra ciega (Blanus Cinereus)

Hábitat: Península Ibérica, África, Sudamérica

Longitud: 15 a 20 cm

Alimentación: Insectos pequeños.

Este inofensivo reptil que se asemeja a una lombriz más que a una serpiente, es una de las especies conocidas más pequeñas y está desprovista de veneno. Es originaria del sur de la Península Ibérica, aunque también se puede encontrar en otros lugares del mundo, tales como Suramérica y el norte de África.

Habita en espacios variados como matorrales, pastizales o cultivos donde la densidad de la vegetación no sea espesa, donde además sean lugares subterráneos y oscuros. Es un reptil que prefiere los terrenos arenosos y profundos, donde pueda excavar y hacer sus galerías con mucha facilidad.

Su dieta es bastante variada, que incluye varios tipos de insectos pequeños que puede capturar y digerir tomando en cuenta que es una culebra bastante pequeña. Se alimenta mayormente de hormigas, pero también consume lombrices, arañas, escarabajos y otros insectos diminutos.

Si bien no tiene desarrollado el sentido de la vista, su olfato es eficiente y poderoso, permitiendo le descartar los insectos venenosos que pueden afectarla y capturar aquellos que requiere. Esta pequeña culebra tiene un metabolismo lento, razón por la que come muy poco.

Algunas de las causas de la posible extinción de este inofensivo reptil son: la contaminación de los suelos con agentes químicos y tóxicos, la destrucción de su hábitat y la falsa creencia de su peligrosidad, ya que muchas personas asumen que es maligna y venenosa, matando cientos de especies sin causa justificada alguna.

Tortuga Lora (Lepidochelys Kempii)

Hábitat: Golfo de México y Océano Atlántico

Peso: 35 a 50 Kg

Longitud: 52 a 74 cm

Alimentación: Omnívoro

Esta tortuga conocida también como tortuga bastarda, es la única especie de la familia Cheloniidae y es la especie de tortuga marina más amenazada a nivel mundial. Pasa sus días en las zonas poco profundas del Golfo de México y zona Noroeste del Océano Atlántico, aunque se han encontrado especies en el estado de Nueva Escocia.

Este reptil al llegar a la edad adulta es omnívoro, pero durante su juventud mientras se encuentra en la etapa de crecimiento son estrictamente carnívoros, buscando en los fondos arenosos su alimento, que incluye cangrejos, camarones, mejillones, calamares, medusas y algunos peces.

Una de sus características más curiosas y peculiares, es que todas las hembras de tortuga de este tipo suelen desovar al mismo tiempo, los mismos días del año casi siempre en las mismas playas en horas del día. Los huevos se incuban en la arena por 50 o 60 días para que luego eclosionen y se dejen ver crías que miden unos  43 mm, y que corren por la arena de la playa para refugiarse en la seguridad del mar.

Permaneciendo en aguas abiertas escondidas entre las algas por más de dos años, hasta tener el tamaño idóneo para dejarse ver y regresar a la costa.

La causa principal de la disminución de su población hasta el punto de encontrarse en peligro crítico, se debe a la recolección irresponsable y excesiva de sus huevos por parte de los poblados que están cerca de las zonas de anidación; la cacería indiscriminada de las especies adultas para consumir su carne y las capturas y muertes accidentales que causan las redes de los barcos dedicados a la pesca del camarón.

Lagarto gigante del hierro (Gallotia Simonyi Simonyi)

Hábitat: Isla del Hierro (Islas Canarias)

Peso: 700 gr

Longitud: 60 cm

Alimentación: Omnívoro

Este lagarto gigante forma parte del grupo de los Lacertidae, en la que se incluyen otros miembros de lagartos gigantes de las Islas Canarias que son:

Lagarto gigante de la gomera (Gallotia bravoana)

Lagarto gigante de Tenerife (Gallotia intermedia)

Lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini).

Hace mucho tiempo el lagarto del hierro se encontraba comúnmente en la superficie de la isla, sin embargo el crecimiento de la población humana, que provocó la pérdida de su hábitat y la introducción de otros animales silvestres, están llevando a esta especie a la extinción.

Su hábitat actualmente es una zona de cuatro hectáreas de acantilados con escasa vegetación, situadas entre el Sur de Tibataje y la fuga de Gorreta en la Isla del Hierro. Sin embargo, se están reintroduciendo en otras zonas como el Roque Chico de Salmor, gracias a la acción de centros de recuperación de esta especie, como el Lagartario de Guinea que los cría en cautiverio.

El lagarto gigante del hierro es un reptil grande, que crece muy lentamente. Es de cabeza ancha, mandíbulas que sobresalen y color marrón grisáceo oscuro que se torna negro con el paso del tiempo, luciendo además dos líneas de manchas anaranjadas claras en los costados. El abdomen es de color pálido, medio blanquecino o cremoso. En verano la especie suela mudar toda su piel.

(Visited 676 times, 1 visits today)
Categorías Reptiles

Deja un comentario