¿Qué son los ácaros y cómo afectan nuestra salud?

En la vida diaria las personas conviven con millones de microorganismos como los ácaros que no son visibles para el ojo humano. Por lo general, estos insectos pican y logran acceder a las vías respiratorias, produciendo una gran variedad de molestias, infecciones y alergias. El antídoto más potente para combatirlos es la limpieza de las estancias, muebles y ropa, además de la buena ventilación en los espacios.

¿Qué son?

Los ácaros son pequeños parásitos que se encuentran dentro de la clase arácnida, normalmente no visibles para el ojo humano. De hecho, según la especie, estos miden de 0,2 a 0,5 milímetros, por lo que pueden acceder al cuerpo por medio de la nariz y la boca, pasando por el esófago y alojándose en los pulmones, generando así problemas en la piel y en las vías respiratorias.

Habitualmente, se encuentran en espacios cerrados, húmedos y con mucho polvo, siempre que tengan alimento a su alcance. Algunos prefieren vivir en almacenes, granjas y cocinas, pero predominan en las casas donde se alimentan de cereales, harinas, restos de frutas, entre otros.

La especie que causa más trastornos alérgicos, usualmente asociados al polvo, es la Dermatophagoides Pteronyssinus, por lo tanto abundan en lugares comunes como por ejemplo colchones, sillas de tela, almohadas, mantas, sofás, alfombras, peluches e incluso, en la ropa. También, existen los ácaros de almacenamiento, que se alimentan de las proteínas y pueden vivir en armarios.

Curiosidades sobre estos parásitos

Algunos datos curiosos y características de estos pequeños insectos son las siguientes:

  • Existen más de 000 especies de ácaros que aún no se han clasificado, por lo que en la actualidad solo se conocen oficialmente 50.000.
  • Es posible que en un gramo de polvo se encuentren habitando más de 000 ácaros y 250.000 residuos de excremento.
  • Un millón de ácaros pueden devorar dos gramos de piel.
  • No son insectos inofensivos, pues se ha comprobado que sus excrementos son los que provocan alergias y otras enfermedades.
  • Suelen vivir hasta un mes, tiempo suficiente para que las hembras pongan más de 60 huevos.
  • No les gusta el sol, aman el ambiente húmedo.
  • Las enfermedades por ácaros pueden producirse cualquier día del año y todas las veces que te expongas a ellos puedes sufrir a causa de los síntomas.

¿Cómo afectan a las personas?

Los ácaros son los responsables de cientos de alergias, pues al introducirse al cuerpo y dejar sus excrementos se almacena una sustancia conocida con el nombre de Der p1, causante del malestar que se genera al inhalar polvo fino.

En general, las reacciones alérgicas por ácaros pueden producirse tanto por inhalación como a través de la piel. Los síntomas frecuentes son estornudos, tos, rinitis y en casos más graves, neumonía si no se trata a tiempo. Por otro lado, se presenta irritación ocular, dermatitis, eccema, picores, conjuntivitis, entre otros.

En caso de sufrir de asma experimentarás síntomas como sensación de presión en el pecho, dificultad para hacer ejercicio y problemas para respirar Además, puedes desarrollar dermatitis atópica y fuertes episodios de asfixia, siempre que ingieras alimentos con ácaros.

Puedes sufrir de una reacción alérgica por ácaros si mantuviste un contacto repentino con ellos, por ejemplo respirar varias partículas mientras limpias el polvo de un cuarto o sacudes tu colchón. Aunque, normalmente comienzas a experimentar síntomas luego de exponerte a estos microorganismos de manera constante y en grandes cantidades.

ácaros

¿Cómo se trata la alergia por ácaros?

Además de tomar en cuenta algunas medidas preventivas, el tratamiento de la alergia por ácaros es sintomático por medio de antihistamínicos, cremas tópicas, entre otros.

En general, el objetivo de los tratamientos farmacológicos es aliviar los síntomas, para ello necesitas la administración de varios medicamentos bajo supervisión de un médico. Algunos de los más comunes son los descongestionantes, colirio para los ojos, corticoides nasales para la rinitis e inhaladores para el asma.

Por otro lado, puedes recurrir a la vacunación para prevenir y controlar la enfermedad que esté afectando tu salud, mediante la administración sucesiva de alérgeno en pequeñas cantidades que deben aumentarse poco a poco. De esa forma, el organismo humano se irá acostumbrando a la exposición hasta que deja de reaccionar frente a ella y por ende, los síntomas se hacen menos frecuentes e intensos.

ácaros

Consejos para evitar la aparición de ácaros en casa

Debido a que el ácaro es una especie de arácnido diminuto e imperceptible, resulta una tarea complicada que no aparezca. Sin embargo, el mejor consejo para evitar que en tú casa habiten millones de ellos es que pongas en práctica hábitos de higiene, como los siguientes:

  • Casa libre de polvo: al limpiar tu casa ponle mucha atención a las superficies que pueden llenarse de polvo y aspíralas. Comienza con los dormitorios, las alfombras, las cortinas y los sofás.
  • Ventila bien tu habitación: una de las mejores alternativas es airear las estancias de tu hogar en las mañanas, con el fin de que la luz del día entre y la humedad desaparezca.
  • Protege tu colchón y almohada: estos son los lugares preferidos de los ácaros, por lo que a veces no basta con solo llevar a cabo una sacudida. Lo ideal sería contratar los servicios de una empresa para limpiar tus colchones profundamente y que así, puedas dormir en paz.
  • Lava las sábanas y mantas a 60° C como mínimo: solo a partir de esta temperatura lograrás que los ácaros que se encuentren en tu habitación no se reproduzcan sino que se eliminen poco a poco. Recuerda no colocarlas hasta que estén completamente secas.
  • Opta por utilizar materiales antialérgicos: lo ideal sería reemplazar los colchones de lana por aquellos que se fabrican con gomaespuma. También, es conveniente que tus almohadas sean de fibras sintéticas y que evites los edredones de plumas.
  • Controla la humedad en tu casa: debe estar por debajo de 50%, por lo que puedes recurrir a la calefacción o al aire acondicionado. Toma en cuenta que debes hacer la limpieza de los filtros frecuentemente.
  • Retira los peluches: estos muñecos suelen acumular mucho polvo, lo mejor es que los niños no duerman con ellos. Luego de jugar durante el día, lávalos bien y ponlos a secar u opta por elegir otros de plástico.
  • Opta por una decoración adecuada: siempre que puedas, prescindir de alfombras, cojines, cortinas y tapizados que puedan acumular polvo es una buena alternativa para evitar la aparición de ácaros. También, las paredes deben ser lisas y sencillas de limpiar.
(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario