Descubre todo sobre los Microbios Intestinales

Los microbios intestinales pertenecen a una comuna del tipo micro orgánico, los cuales residen en el tracto digestivo. La existencia de la misma puede ser tanto positiva como negativa para el organismo, debido a la existencia de algunas que no son cultivables. De por si la microbiota es necesaria para que el desarrollo del sistema inmunológico, nutricional y corporal sea correcto, lo negativo será causante de epidemias, obesidad y hasta asma.

Descubre todo sobre los Microbios Intestinales

¿Qué es la Microbiota Intestinal?

Para definir los microbios intestinales, es imprescindible considerar que los mismos se concentran bajo el término microbiota. Designa entonces a los microorganismos residentes en un espacio que ya se ha originado. Como seres humanos, se poseen estos elementos a manera de grupo a lo largo del cuerpo, en la piel, en la vagina, en la boca, en el recto, entre otras más. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre las bacterias patógenas).

Ahora bien, en correspondencia los microbios intestinales estos suelen ser conocidos bajo el nombre de micro flora intestinal. Motivado a que existe una población de los mismos dentro de los intestinos del ser humano. Al menos unos 100 billones de ellos habitan dentro de los intestinos, y al menos un mínimo de mil especies totalmente diferentes, unas a las otras son bacterias comprendidas por un promedio de tres millones de genes.

Esta cantidad de números sirve para comparar que estas bacterias son 150 veces más grandes por cantidad que el genoma humano, inclusive, los microbios intestinales poseen un peso de 2 kilogramos. Específicamente, la microbiota es única en cada persona en un promedio de dos tercios de su total. Es decir, que los microbios de los intestinos son tan únicos como la identidad personal, como las líneas de las huellas digitales.

Ahora bien, los microbios intestinales comienzan a formarse desde que el bebé se encuentra en el vientre de la madre. Sin embargo, estos permanecerán de manera estéril hasta que la madre alumbre. El aparato digestivo del neonato procederá ser colonizado por una serie de microorganismo de manera inducida a través de la vagina, pecho, heces y piel de la madre. Así como también surgen a partir de las condiciones en las que se encuentre el lugar donde nació.

Que es la Microbiota Intestinal

Una vez el infante comience a ser alimentado por la mama, los microbios que dominaran el intestinos serán los bífido bacterias. Al cabo de 3 años se estabiliza la microbiota del ser humano hasta que se estabiliza en la etapa de la adultez. Es por ello comprensible que la microbiota evoluciona toda la vida, siendo influenciado por los factores externos. Tales como el entorno donde se resida y los alimentos que se ingieran, adaptándose a los cambios.

La microbiota intestinal genera entonces un nicho ecológico densamente poblado. Esta población sobrepasa la cantidad de elementos que componen los océanos y el suelo, inclusive es mayor que la cantidad de células del cuerpo humano. Considerando entonces esta afirmación, existen microorganismo que permanecen toda la vida en el sistema gastro intestinal y otros que por el contrario a ellos, pasan de forma transitoria.

De esta misma manera, los microbios intestinales colonizan el cuerpo humano de una manera fácil de cultivar, más allá del tracto estos tocan tierras firmes en órganos como el genito urinario, la nasofaringe, la cavidad oral, la piel y el tracto respiratorio. Una vez hospedados en el cuerpo, pueden ser origen de distintas afecciones médicas, tales como la obesidad, el asma, la depresión y la diabetes.

Función en el organismo

Para responder a este título informativo con respecto a los microbios intestinales y su función para con el organismo. Cabe reconocer que estos son permanentes dentro del órgano humano. Sin embargo, unos suelen ser pasajeros y otros permanecen en nosotros durante el resto de la vida. El cuidado con que se ingieran los alimentos, como también las condiciones del espacio y tiempo de vida serán correspondientes al estado del tracto intestinal.

Función de los Microbios Intestinales en el organismo

Siendo así, los microbios intestinales permiten que el cuerpo digiera con mayor éxito los alimentos en el estomago, tanto como el intestino delgado se les dificulta digerir. Además de esto, desde sus aspectos positivos para el cuerpo humano los microbios intestinales contribuyen a la producción de la vitamina K y vitamina B. Asimismo, combate a otros microorganismos que intente agredir a la mucosa intestinal.

En este mismo orden de ideas, los microbios intestinales sirven como efecto barrera en el sistema inmunológico, tanto que si la microbiota se encuentra tanto equilibrada como saludable, esta asegurará una función del aparato digestivo de manera adecuada. Es por ello que expertos en el área de las ciencias médicas, consideran la microbiota como un órgano adquirido por el desempeño que genera en el funcionamiento del cuerpo.

Los microbios intestinales son únicos en cada uno de los individuos, tanto como lo puede ser las huellas dactilares. Motivo por el cual se caracteriza a cada individuo, en al menos unas cien billones de las bacterias. De esta cantidad, en un oscilante número de 150 a 170 bacterias predominan en los microbios intestinales. En resumidas cuentas, la cantidad de microorganismos existentes en este órgano permiten que se generen funciones positivas en el cuerpo humano.

Microbios intestinales y la fibra

Los microbios intestinales tienen como elemento principal la asociación, que estos pueden tener con ciertos aspectos que beneficien el organismo humano. En tal sentido, la fibra ha sido tan recomendada por las personas por el supuesto beneficio que trae para con el tracto intestinal.

Al parecer como el ser humano no tiene la capacidad de degradar a la misma, estas comenzaran a desplazarse por todo lo que es el tracto de digestión, llegando al colon y es ahí cuando los microbios intestinales los devoraran.

Microbios Intestinales y la fibra

Aunque muchas personas en la actualidad incluyen dentro de sus dietas distintas fibras, no será suficiente. Puesto que los microbios intestinales se alteraran, por lo que se debilita la mucosa interna, originando un desencadenante de inflamaciones y enfermedades en el metabolismo.

Las bacterias dentro del órgano se alimentan de la fibra, es por ello que algunas personas las incluyen dentro de sus dietas. Sin embargo, la mucosa del intestino tiene como rol impedir que las mismas lleguen al torrente sanguíneo.

A los microbios intestinales jamás deberían faltarles alimentos que contenga fibra. Las bacterias luego que extraen las energías que necesitan de las fibras, estas corresponden a deshacer los fragmentos que queden. Los mismos se localizan en los ácidos grasos que el órgano intestinal absorbe, y que posteriormente utilizará el cuerpo como combustible. (Te recomendamos leer este importante artículo relacionado con los parásitos).

Y la salud mental

Para muchos es extraño leer que los microbios intestinales guarden relación con el estado y salud mental de las personas. Sin embargo, aunque incomprensible, es totalmente certero que ciertas patologías relacionadas a la salud mental, se inmiscuyan en la respuesta que los microbios intestinales accionan en el órgano humano. Es decir que el sistema participa en las respuestas que la salud del cerebro manifiesta al exterior.

Motivo por el cual, las situaciones de estrés por ejemplo trastocan a los microbios intestinales, generando que los mismos pasen de manera agresiva al torrente sanguíneo. Estando en esa zona, las bacterias permiten que se genere una reacción inflamatoria que afecta la naturaleza y paz del cerebro. Es decir que las personas que padezcan de depresión, presentan una mayor cantidad de bacterias en la sangre.

Microbios Intestinales y la salud mental

Estas bacterias incidirán en la modificación de la función en cuanto a los neurotransmisores se refiere, por ejemplo es válido mencionar el caso de la serotonina. Cabe recordar que el déficit de neurotransmisores origina depresión, irritabilidad e incluso trastornos por ansiedad. Sin embargo, es imposible bloquear las bacterias de los microbios intestinales, puesto que la afectación al cerebro es directo, así como la inflamación generalizada que ocasiona.

La relación que existe entre estas se remite a episodios depresivos y psicóticos. Es crucial la inducción que los microbios intestinales en la ansiedad y la depresión. Derivando entonces un comportamiento alterado de estrés, en los casos cuando se separa al individuo de manera radical de algún elemento de gran importancia para este, lo que ocasiona una disfunción intestinal. A su vez, se moldea la microbiota intestinal en comportamientos de patologías mentales.

En la obesidad y diabetes

Otro elemento clave dentro de lo que corresponden al entendimiento en relación sobre los microbios intestinales, es lo que guarde con respecto a dos aspectos claves de la salud del individuo. A ellos se refieren al momento de hacer mención tanto de la obesidad como de la diabetes. Aunque usted no lo crea, ambas se encuentran relacionadas con la situación que los microbios intestinales posean en el cuerpo humano.

Cabe recordar que la flora intestinal juega un rol importantísimo en la salud de las personas. Motivo por el cual si existe algún tipo de elemento que modifique su estructura metabólica negativamente, esta podrá generar obesidad, diabetes y hasta enfermedades cardiovasculares. En este caso serán los metabolitos, o pequeñas moléculas de residuos metabólicos los que entraran al torrente sanguíneo, ocasionando alguna de estas.

Microbios Intestinales en la obesidad y diabetes

Recordando que existen bacterias dentro del intestino que suelen residir de manera permanentes, cuatro de ellas son las responsables, en conjunto con los metabolitos, de generar la obesidad en el cuerpo humano. A ellas se remiten los nombres de blautia, dorea, ruminococcus y Sha-98. Las cuales junto a los mediadores metabolitos, apuntan a que la obesidad surja a partir de la inhibición de la acción que el origen de los microbios intestinales posee.

Es como los microbios intestinales desempeñan un papel que se vincula con el hambre, la capacidad de saciarla, así como también el proceso digestivo. Las personas obesas y aquellas sumamente delgadas al parecer dependen de las bacterias que tenga el intestino, ya que las mismas influyen en el peso, y del peso la genética que tenga el individuo.

Es por ello que algunas personas les resulta más fácil perder peso, las bacterias en los intestinos y las enzimas se conjugan en un juego donde estas últimas pierden la batalla.

Siendo así, la comida es digerida en el intestino gracias a la acción de las bacterias, producto de la falta de enzimas. Lo que desencadena una cantidad de calorías extras que los microbios intestinales pueden devolver. Esta relación guarda mutuo beneficio, de tal manera que la bacteria en este caso otorgará el beneficio de gozar mayor provecho, de aquello que se consume como alimento. (Lee también este articulo sobre bacterias come carne)

Por otra parte, los microbios intestinales también pueden ser accionantes para la pérdida de peso. Los carbohidratos por ejemplo no pueden ser procesados, tomando como acción que se utiliza entonces las energías de las bacterias de una manera más eficiente. Las bacterias desde su perspectiva biológica es un impedimento, aunque incida en un rol ínfimo que permite producir un número reducido de calorías.

Microbios Intestinales en la obesidad y la diabetes

Mientras que en correspondencia a las bacterias que permiten generar la obesidad. Existen cuatro tipos de las mismas que se radican en la flora intestinal, tales como el glutamato, los aminoácidos básicos y aminoácidos radicados. Además de los aminoácidos esenciales altamente relacionados con la obesidad y la diabetes, puesto que se asocian con la secreción significativa de insulinas, desencadenantes además de patologías a nivel cardiovascular.

Ahora bien, existen personas que afirman relacionar el anterior planteamiento con el consumo de carnes de origen animal. Además de la alta ingesta de proteínas que lleva consigo el accionante en varios tipos de enfermedades. La bacteria christensenella se relaciona estrechamente con el peso y los microbios intestinales, puesto que el 97% de los seres humanos la poseen en el tracto, sin embargo está en personas delgadas más frecuentemente.

Si esta existe en todos los individuos desde muy temprana edad, la misma crea un complejo ecosistema que modifica la salud de los individuos. Su función dentro del tracto digestivo no solo permite que se formen micronutrientes, o que se absorban los electrolitos, así como también los minerales. Además permite la sana digestión y que se asimilen todas las sustancias que el cuerpo no puede digerir.

Es decir que los estados de salud del cuerpo humano depende en cierta medida de cómo se encuentre los microbios intestinales. Ahora bien, en constitución a la complejidad que estos realizan en el organismo. Los mismos generan una síntesis de micronutrientes que permiten contribuir o aportar toxinas y carcinógenos.

Por lo que es fundamental aprender de qué lado se encuentran nuestras bacterias intestinales, si contribuyen al sistema inmune o modulan el estado inflamatorio.

Como se comporta con el Lupus

Considerando que los microbios intestinales son factores que ocasionan enfermedades en el cuerpo humano. Siendo así, el lupus también se asocia como parte de la responsabilidad que los microbios intestinales generan negativamente en la salud del hombre. Esta enfermedad suele ser conocida también como lupus eritematoso, y además como lupus diseminado. El lupus es una enfermedad del tipo autoinmune, es decir que el cuerpo la genera sin factores externos.

De tal modo que los microbios intestinales se encuentra asociada a este trastorno patológico. Es por la razón desconocida que el sistema inmune crea en el hombre esta enfermedad, pero considerando entonces que es autoinmune, la misma produce una serie de anticuerpos. Los cuales provocan reacciones a nivel de inflamaciones, como también lesiones las cuales afectan la totalidad de los tejidos.

Aprendiendo un poco del lupus, los síntomas con los que el mismo se hace presente alteran desde la existencia de erupciones cutáneas, algunas en la zona mariposa del rostro. Además de ello, fatiga y sequedad ocular, también dolores en las articulaciones, alopecia, fiebre, trombosis, pericarditis y dificultad respiratoria o pleuritis. Esta enfermedad tiende a evolucionar por medio de brotes, cuya durabilidad e intensidad varía dependiendo de las fases de remisión.

Para realizar el diagnostico de esta enfermedad es necesario realizar una serie de análisis hematológicos. Los exámenes de sangre a nivel de análisis responderán al daño que este ha realizado en el individuo, por lo que es un misterio las causas y a donde pueda identificarse la enfermedad. Siendo estos tales como, la radiación hacia los rayos ultra violeta, el estrés, los estrógenos, el carácter genético, algunas medicinas y virus desencadenan a la enfermedad.

Microbios Intestinales y el lupus

Ahora bien, existen afirmaciones que conllevan a relacionar los microbios intestinales con la aparición del lupus. Es cuando se determina que existe un desequilibrio (conocido medicamente como disbiosis) en la que los individuos con lupus en fase de remisión presentan una producción de anticuerpos asociados a la microbiota. Cabe destacar que no existe cura o medicina que mejore y elimine el lupus.

Sin embargo, el hecho que un grupo de moléculas se asocien, hace que los brotes se atenúen. Limitando entonces las complicaciones que suelen aparecer producto de la enfermedad, extendiendo entonces los periodos en los que aparece la fase de remisión de la enfermedad.

Es válido mencionar la necesidad en las que el paciente deba aplicarse un tratamiento a fondo para evitar que los antiinflamatorios, los corticoides e inmunosupresores, así como los anticuerpos monoclonales y no esteroides mitiguen el lupus.

(Visited 84 times, 1 visits today)
Categorías Microbios

Deja un comentario