Descubre todo lo relacionado con los Microbios genitales

En este artículo hablaremos de los microbios genitales, estos habitan de manera natural en el organismo, también hablaremos de sus características, de su clasificación y algunas cosa más.

microbios genitales

Los Microbios genitales

Los microbios genitales son un conjunto de microorganismos que habitan de forma natural y sin llegar a ocasionar algún daño en la región vaginal. En los humanos se presentan una gran concentración de microbios en la zona de los genitales, siendo superado solamente por el colon. Los microbios que forman parte de la flora vaginal fueron un hallazgo del doctor (ginecólogo) Albert Döderlein, en año 1892. Primeramente, esos microbios son lactobacilos.

El número y la clase de microbios que se encuentran presentes tienen una participación de significación en la salud general femenina. Esos microbios y el ácido láctico que generan, en combinación conjunto con los fluidos que son secretados, le otorgan el olor característico que está relacionado con la zona vaginal.

Mantener una sana presencia de la flora vaginal, colabora con la prevención de las infecciones provocadas por los hongos y las levaduras y otros problemas que surgen por utilizar los recursos químicos, que si no serían usados por los miroorganismos patógenos. Por lo que, los microbios dañinos, y/o algún desequilibrio de los microbios, puede traer como consecuencia una infección.

La composición habitual de la flora (microbiota) vaginal puede verse alterada por cierta interacción de el medio interno y de los microorganismos propios, además también influyen la temperatura, el pH, la cantidad de oxigeno, el cambio del epitelio, la generación de moco, el nivel de las hormonas, las duchas vaginales, la utilización de tampones, el flujo menstrual, entre otros. (ver artículo insectos comestibles)

Los elementos que afectan más rápido y de manera  devastadora a la composición normal de la flora resultan ser los antibióticos, porque eliminan los microbios y pueden llegar a afectar hasta su mecanismo de acción.

microbios genitales

Las bacterias que predominan, que se encuentran en mayor cantidad en la microbiota (flora) vaginal, son varias especies de Lactobacillus (96%). También hay otros microorganismos que se encuentran con frecuencia en la zona vaginal que son algunas especies de los Peptostreptococcus, los Streptococcus, el Clostridium, los Bacterioides y la Cándida, como también el Diphtheroides y la Gadnerella vaginalis.

La abundancia de los Lactobacillus, es lo que va a determinar la contribución que realiza la microbiota a los distintos mecanismos de defensa de la zona vaginal y del aparto genitourinario en total. Pero, no siempre se encuentra garantizado. En realidad, se logra conseguir en el periodo de tiempo entre la menarquia y la menopausia, y este se encuentra influenciado por los distintos niveles hormonales que se producen durante los ciclos ovulatorios.

En la infancia

En las niñas, antes de que se presente la menarquia (primera menstruación), el epitelio vaginal es muy fino y no genera las sustancias que se requieren para que los microbios llamados Lactobacillus se encuentren presentes, por lo que cualquier microorganismos que se encuentre en la microbiota vaginal de la niña, vienen de los microbios que contaminan la piel y el intestino.

Es probable que se pueden encontrar algunos Lactobacillus en el momento del nacimiento, porque en la etapa fetal han encontrado en contacto directo con los estrógenos de la madre y en el momento del parto, han estado en contacto con los Lactobacillus que habitan en la vagina de la madre.

microbios genitales

En la menopausia

Cuando la mujer adulta llega a la menopausia, con la reducción de los niveles de las hormonas, también se presenta una caída del epitelio y de los microbios, Lactobacillus vaginales. La cantidad de microbios puede llegar a reducirse hasta el 1%, y los microbios que predominan vuelve a ser la que viene de la contaminación en la piel y en el intestino.

Una de las principales consecuencias de esto es el incremento del riesgo de sufrir vaginitis y de infecciones en el tracto urinario, en ciertos casos en que es repetitiva, se puede originar un deterioro significativo en la cualidad de vida de las mujeres.

Algunas mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia pueden llegar a conservar una población adecuada de Lactobacillus, que se puede incrementar si se encuentra recibiendo tratamiento hormonal de sustitución.

Por eso se necesitan los estrógenos, que comienzan a elevar los niveles en la sangre durante la primera menstruación (menarquia), para que se llegue a dar un incremento del grueso del epitelio de la vagina y éste a su vez, genere un destilado abundante en nutrientes. Los Lactobacillus requieren el glucógeno de éste, destilado, para poder transformarlo en ácido láctico. (ver artículo clasificación de los insectos)

microbios genitales

Con esta fermentación se asegura la nutrición, así como también se asegura la presencia de la acidez que se necesita los Lactobacillus para su sobrevivencia y para que otros microbios no se pueden desarrollar. El pH de la vagina cuando la mujer se encuentra en la edad fértil se conserva, ácido, en valores más o menos en 4.

Los Lactobacillus

Los Lactobacillus para poder ser llegar a dominar la flora vaginal, se tienen que multiplicar más rápido que las otras especies. Para lograr esto, ha disminuido el tamaño de sus genomas hasta llegar a el mínimo necesario, lo que trae como consecuencia su incapacidad de causar daño, porque no presentan factores de virulencia.

Los Lactobacillus que se pueden encontrar usualmente en la vagina son, en orden de frecuencia: Lactobacillus crispatus, Lactobacillus iners, Lactobacillus jensenii, Lactobacillus gasseri, estos se encuentran en gran cantidad; Lactobacillus salivarius, Lactobacillus vaginalis, Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus casei y Lactobacillus plantarum. Los últimos tres (3) no son propios de la vagina, sino que son habitantes del sistema digestivo.

La forma de actuar como mecanismo de defensa para enfrentar a las infecciones es muy diversa. Primeramente, se pueden adherir a la mucosa, previniendo que se puedan fijar otro tipo de microorganismos; pero además, pueden llegar a conformar combinaciones de patógenos, como pasa con la Cándida albicans, reduciendo su capacidad de adherirse y de esta manera favorece la actividad de las sustancias que producen los microbios.

En efecto, los Lactobacillus también producen sustancias que ocasionan la muerte de los microbios, ejemplo las bacteriocinas, el agua oxigenada (tiene buen resultado sobre todo con los microorganismos anaerobios) y el ácido láctico, que actúa acidificando el medio.

microbios genitales

En el embarazo

Durante el tiempo del embarazo se incrementa la cantidad de Lactobacillus que habitan en la vagina, con la finalidad de proteger al canal del parto contra las infecciones externas. Esto tiene su ocurrencia principalmente en el ultimo trimestre del embarazo, con la ayuda de los niveles de las hormonas, y como un mecanismo para compensar la limitada inmunosupresión, que trata de prevenir el posible rechazo de los tejidos durante la gestación y del feto.

Los efectos beneficiosos que presentan los Lactobacillus en la vagina, y el incremento de las técnicas que han logrado su identificación y su conservación, han traído como resultado que hayan preparados, tanto para el uso vaginal como para el uso oral, que se aplican para evitar las recurrentes infecciones vaginales.

Lograr mejorar el efecto que tienen los medicamentos antimicrobianos en la curación y, en conclusión, tratar de mejorar los mecanismos de defensa que tiene el aparato genitourinario. (ver artículo insectos beneficiosos)

A la microbiota (flora) vaginal se le otorgan funciones muy importantes como son: el proteger contra las infecciones vaginales, especialmente durante el embarazo; aportar la flora al bebé recién nacido, reducir los posibles riesgos de la madre y del recién nacido en la etapa bacteriémica de el parto.

microbios genitales

Infecciones vaginales

Existen microorganismos que no son bien recibidos dentro de la microbiota (flora) vaginal, a continuación hablaremos detalladamente de algunos de estos microbios.

La vagina se encuentra protegida por un grupo de microorganismos, que tienen la función de conservar los niveles de acidez oportuno y prevenir la colonización de los gérmenes patógenos que proceden del exterior. Pero, esta defensa natural se puede ver modificada por distintas causas como pueden ser: el tener una higiene íntima exagerada o escasa, las relaciones sexuales, las alteraciones hormonales, los tratamientos con ciertos antibióticos, los anticonceptivos.

Una inadecuada manipulación de la zona ano-vaginal que traiga como consecuencia la migración de bacterias del ano hasta la vulva, entre otros. A parte, entre los microbios que habitan la zona de la vagina de manera natural esta un hongo, conocido como la Candida albicans, que su proliferación dentro de la microbiota vaginal ocasiona una infección llamada vulvovaginitis candidiósica.

Por lo general, la vaginitis se puede identificar de manera fácil por síntomas: picazón en el área, ardor al orinar, enrojecimiento de la zona, flujo espeso y fétido y, en algunas ocasiones, dolor en la vagina (que se presenta en especial durante el coito) y algunas veces sangrado leve. Existen varias clases de vaginitis (inflamación o infección de la vagina) prestando atención a los factores que los causan:

-La reacción alérgica o irritación por utilizar algunos productos como: desodorantes para la zona íntima, jabones de olor, el uso de preservativos, los espermicidas, ropa íntima elaborada con tejidos sintéticos, entre otros.

microbios genitales

-Los hongos, como se mencionó anteriormente la especie Candida.

-Las bacterias como la Chlamidya trachomatis (cuyo contagio se realiza por medio del contacto sexual con personas  que se encuentran infectadas). Esta infección es bastante grave, porque puede llegar a mantenerse sin síntomas (asintomática) y, entonces no se trata, esto puede traer como consecuencia una afección inflamatoria pélvica.

-Los virus también se transmiten por la vía sexual, como por ejemplo el herpes simple.

-Los tricomonas: son microorganismos que llegan a la vagina por medio del contacto sexual y la infectan.

-Los cambios hormonales, como los que se generan durante la etapa de la menopausia, o posterior al parto, que ocasionan lo que se llama vaginitis atrófica, y que está relacionada a una reducción de los niveles de estrógenos. Al disminuir el nivel de estrógenos, se afina el tejido de la vagina y también pierde la capacidad de lubricación, lo que representa irritación y sequedad en la zona vaginal.

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección provocada por un exceso de bacterias que modifican el equilibrio usual de las bacterias que habitan en la vagina. La vaginosis bacteriana es la infección que se presenta más frecuentemente en las mujeres entre los 15 y los 44 años de edad.

Los científicos no conocen las causas de la vaginosis bacteriana (VB) o la manera de contagio, pero lo que sí se conoce es que la infección más común en las mujeres que son sexualmente activas. La vaginosis bacteriana está relacionada con un desequilibrio de las bacterias (las buenas y las dañinas), que usualmente habitan en la vagina de la mujer.

microbios genitales

El mantener una pareja sexual nueva o multiplicidad de parejas sexuales, el realizarse duchas vaginales, puede transformar el equilibrio natural de las bacterias de la vagina, y puede provocar que las mujeres tengan un riesgo mayor de contraer vaginosis bacteriana.

Tampoco se sabe cómo las relaciones sexuales pueden contribuir a la vaginosis bacteriana. No existen estudios que muestren si una mujer puede contagiarse con esta clase de infección o no. El padecer vaginosis bacteriana puede elevar el riesgo de contagiarse con otra clase de enfermedades que se transmiten sexualmente (ETS).

No es muy frecuente que ésta infección (la vaginosis bacteriana) dañe a mujeres que no tienen una vida sexual activa. La vaginosis bacteriana no se contrae por contacto directo en los baños, ni por la ropa de cama o ni en las piscinas.

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una infección causada por un virus y una de las más frecuentes enfermedades sexuales. Hay gran cantidad de enfermedades que utilizan la palabra herpes como parte de su definición (a parte del herpes genital, existe el herpes zóster). También hay muchas clases de virus del herpes (que forma parte de familia herpesviridae) que pueden llegar a causar la presencia de la enfermedad. (ver artículo insectos venenosos)

Por ejemplo, el virus del herpes simple (VHS) también llamado virus del herpes humano (VHH). En el lenguaje coloquial se suelen llamar herpes a las infecciones originadas por virus simples, como es el herpes genital. Hay ocho (8) clases de el virus de el herpes simple.

Tenemos los virus de el herpes simple tipo 1 y 2 (VHS-1 y VHS-2) que pueden llegar a provocar los siguientes tipos de herpes: el herpes simple genital: entre el 70% y el 80% del total de los casos se presentan por un VHS-2, y solamente entre un 20% y un 30% de los casos se presentan por un VHS-1.

En cuanto a la incidencia, tenemos que el herpes genital es la enfermedad de transmisión sexual con más frecuencia.

Entre un 10% y un 30% del total de la población mundial, aproximadamente se encuentra infectada con virus simple de el tipo 2 (VHS-2).

microbios genitales

¿Qué es el Condiloma?

El condiloma acuminado, también llamado verrugas genitales, es una de las clases más regulares de infecciones por transmisión sexual. Por lo menos un 50% de las personas que son sexualmente activas se llegarán a infectar con este virus, que provoca la formación de las verrugas genitales en algún instante de su vida.

Como lo indica su nombre, las verrugas genitales aparecen principalmente los tejidos húmedos de la zona genital tanto de hombres como mujeres. Las verrugas genitales se pueden presentar como diminutas protuberancias de color carne o blanquecino, pueden presentarse altas o planas. En la mayoría de los casos, estas verrugas son tan pequeñas que escapan a la vista. Estas pequeñas verrugas generalmente se conforman en grupos en la zona de los genitales, del ano o de la boca.

Igualmente que las demás verrugas que se presentan en cualquier parte del cuerpo, las verrugas genitales son provocadas por el virus del papiloma humano (VPH). Ciertas cepas del virus del papiloma humano (VPH) genital, pueden llegar a presentar verrugas genitales, y otras pueden ocasionar cáncer. Hay más de 40 cepas distintas de virus del papiloma humano (VPH) que pueden llegar a afectar de manera específica la zona genital.

El virus del papiloma humano (VPH) genital se contagia por medio del contacto sexual. En la gran mayoría de los casos, el sistema inmunológico elimina el virus del papiloma humano (VPH) genital y los síntomas de infección nunca se llegaron a desarrollar.

En el caso de los hombres, las verrugas genitales se pueden llegar a formarse en la zona de la punta o de el cuerpo del pene, del ano o del escroto. En el caso de las mujeres, se puede presentar en la zona de la vulva y en el área perineal y se puede llegar a diseminar hacia la parte interna de la vagina y del cuello uterino.

También se pueden presentar en las zonas de los muslos y de la ingle, o inclusive también en la garganta y en la boca de una persona que que haya practicado sexo oral con una pareja que se encuentre infectada.

La mayor parte de las verrugas que se presentan en la zona genital, no causan dolor y no generan síntomas, pero en algunos casos pueden llegar a provocar picazón, ardor y hasta dolor en el zona afectada. Ciertas mujeres que presentan verrugas genitales en el área de la vagina pueden presentar algún tipo de sangrado cuando tienen relaciones sexuales, o presentar un flujo vaginal fuera de lo normal.

microbios genitales

Prevención de las infecciones vaginales

Para tratar de prevenir las infecciones de tipo genital, se pueden realizar una cantidad de precauciones como son:

-Usar preservativo cuando se tienen relaciones sexuales, para de esta manera protegerse de las distintas enfermedades que se transmiten por contacto sexual.

-Lavarse las manos cuando se va al baño (previo y posterior), prestar especial cuidado al usar el papel higiénico para evitar la contaminación de la vulva con las bacterias que provienen del recto.

-Consumir gran cantidad de agua para prevenir la acumulación de evitar gérmenes, que se eliminan por medio de la orina.

-Se recomienda orinar antes y después de practicar las relaciones sexuales.

-No es recomendable mantener el traje de baño mojado; la humedad fomenta la aparición de los hongos.

-Se recomienda utilizar ropa intima holgada, que esté elaborada con tejidos que ayuden a la transpiración.

-Se recomienda consultar con el médico cuando se presente cualquier alteración, en relación a la cantidad, al color y al olor del flujo vaginal, o si se presentan los síntomas de: picazón, irritación o inflamación del área genital.

microbios genitales

Tratamiento

Hay una gran variedad de productos de venta libre para tratar las infecciones vaginales, pueden venir en varias presentaciones: en forma de óvulos que se colocan en el interior de la vagina o en forma de cremas tópicas, que sirven para alivian los síntomas y al mismo tiempo atacan a los microbios agresores. Se recomienda consultar con el medico especialista y evitar la automedicación.

Es muy importante tomar en cuenta, que existen síntomas que son comunes a diferentes enfermedades y que se requiere de un diagnóstico correcto. Si los síntomas son causados por una enfermedad de transmisión sexual, como por ejemplo la Chlamidya, recibir un tratamiento no adecuado o tarde puede tener consecuencias de importancia, porque la infección se puede extender hasta llegar al útero y a las trompas de Falopio.

(Visited 171 times, 1 visits today)
Categorías Microbios

Deja un comentario