Las Bacterias: origen, características, y mucho más

Las Bacterias son unos organismos que al igual que nosotros, necesitan del oxígeno para vivir, descubre sus tipos, características, reproducción  e importancia que tiene su vida en el desarrollo de la humanidad.

Las Bacterias

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias han sido definidas como organismos de tamaño microscópico, que presentan una sola célula de tipo procariota, carentes de núcleo, que a su vez es libre y tiene la propiedad de reproducirse gracias a una división celular sencilla o mediante esporas. Estos microorganismos son diminutos y pueden presentar diversas formas apreciables solo bajo el microscopio, y presentando una apariencia de esfera, barra, filamento, hélices o similar a un sacacorchos, al ser observadas.

Esta apariencia física se debe a que no presentan un núcleo que esté definido, solo una pared que envuelve la célula así como una capa que la protege de mureína; pueden presentar estructuras filamentosas con las que se impulsan para moverse y otros sistemas que les ayudan a desplazarse. Las bacterias son organismos muy numerosos y necesarios para el desarrollo y evolución de todos los sistemas de la naturaleza. Que viven en muchos hábitats como en la tierra, el agua e incluso en el espacio.

Nuestro cuerpo está compuesto de más bacterias que células, que pueden estar presentes desde la piel al estómago. Las cuales gracias a nuestro sistema inmunológico son controladas, permitiendo con ello, que sean inofensivas e incluso en algunos casos beneficiosas.

Pero existen algunos tipos de bacterias tienen características de ser infecciosas y dar origen a enfermedades, que se pueden presentar en gran cantidad de personas y afectar sus órganos internos, como la bacteria que ocasiona la neumonía en los pulmones y la salmonella, adquirida por alimentos que contienen esta bacteria que afecta al estómago. (Quizás te interese ver Los Parásitos).

Origen

El estudio del origen de la humanidad, se ha caracterizado por la utilización de las evidencias fósiles como elemento para ser establecido, esto ha servido con todas las especies y las bacterias no son la excepción, ya que ellas también dejaron sus huellas como microfósiles.

Estuvieron presentes desde hace más de 3.500 millones de años, pasando por todas las eras geológicas, aunque han sido pocas estudiadas; al menos, en sus representaciones fósiles. Por ello no existen mucha información en su historia; aunque se descubrieron estructuras fósiles denominadas estromatolitos, que eran bacterias fotosintéticas, semejantes a las que existen en la actualidad.

A finales de la Edad Media se inicia su estudio basado inicialmente en conjeturas, ya que la observación de secreciones corporales en las personas, eran identificadas como causadas por cuerpos extraños infecciosos, presentes en ellas.

Este fue el caso de la existencia de enfermedades como la peste negra, también conocida como peste bubónica, que devastó gran parte de los habitantes de la época en Europa del siglo XIV; la cual era transmitida por pulgas diseminadas por las ratas.

Las Bacterias

Sus estudio para esa fecha, establecían la presencia de enfermedades infecciosas que eran causadas por algunas entidades que entraban en el organismo de las personas que enfermaban; pero no sabían que eran, ya que los medios para su identificación aún no se habían creado.

En 1683 Anton Van Leeuwenhoek, diseña un microscopio sencillo, con el que puede ver por primera vez estos diminutos microorganismos, causantes de las enfermedades y bautizados como bacterias hasta 1828 por Ehrenberg.

Ya en la época del 1835 se determina que la enfermedad del gusano de seda, tenía un origen microbiano deducido esto tras el estudio de la sífilis, el tifus e incluso la cólera por Agostino Bassi.

Posteriormente para el 1850 la bacterias fueron clasificadas con el nombre de Schizomycetes, en el reino vegetal, siendo agrupadas en el año 1875 junto con las algas.

Se logra además para 1859, demostrar que los procesos de fermentación se debían a la generación espontánea y daban origen al crecimiento de microorganismos, lo cual fue establecido así, por Louis Pasteur.

Se conoce entonces las bacterias y su desarrollo, pero no se cuenta con elementos antibacterianos que permitan tanto su control o eliminación para tratar de prevenir las enfermedades. Lo cual fue solucionado gracias a los aportes de Ehrlich con su Tinción Gram, premio nobel de 1908.

Con lo cual desarrolló el primer antibiótico, puesto que este examen Gram, permitía teñir y eliminar de forma selectiva, especialmente la bacteria que era causante de la enfermedad de la sífilis, transmitida durante las relaciones sexuales.

Todo esto permitió que se pudiesen estudiar a las bacterias como microorganismos presentes en la naturaleza y en el 1977, Carl Woese, establece que las bacterias tienen forma unicelular y las identifica con el nombre de arqueas, que es una nueva forma evolutiva, con los cual se les clasificó.

Las Bacterias

Características de las bacterias

 Las bacterias son organismo vivos que existen tanto en la naturaleza, como en el cuerpo tanto de los seres humanos como el de los animales. Ellas tienen una serie de características que son precisamente las que les permiten ser identificadas como bacterias, por ello serán consideradas a continuación:

  • Son seres vivos individuales, que presentan algunas diferencias entre unas y otras, pero siendo todas básicamente compuestas, por una sola célula, carentes de núcleo.
  • Son organismos microscópicos que pueden reproducirse, mediante una división que realizan de forma sencilla, o mediante la creación de esporas (forma reproductiva).
  • Se presentan de diversas formas, lo cual permite que se las clasifique en bacilos, cocos y espirilos.
  • Son parecidas a la células eucariotas, por la presencia de estructuras como son el citoplasma, ribosomas y la presencia de una membrana compuesta de plasma.
  • Presentan un ADN, identificado en forma circular, dentro de su nucleide; no poseen orgánulos. Pero su pared celular está formada por un peptidoglucano, denominado también mureína. Que le sirve de protección, y para evitar la influencia sobre ellas de los antibióticos.
  • Algunas bacterias pueden ser parásitos, especialmente cuando necesitan energía y nutrientes.
  • Pueden presentar flagelos, que son estructuras similares a una cola, con lo cual pueden desplazarse más fácilmente dentro del organismo que ocupan.
  • Tienen facilidad para formar colonias en cualquier ambiente, como aire, tierra y agua.

Las Bacterias

Nombre científico

Los seres vivos, para su estudio han sido clasificados mediante dominios, que permiten su ubicación conforme a las características presentes en cada uno de ellas. Las bacterias albergan organismos procariotas, caracterizados por no presentar un núcleo celular, que pueda ser identificado.

Estos procariotas están contemplados en dos dominios que son las Bacterias y Archaea, siendo estos últimos también unicelulares diferentes a las bacterias, por lo cual forman independientemente parte de otro reino.

Estas dos procariotas más las células con presencia de núcleo Eukarya, son los utilizados en la actualidad por la bacteriología, que es la parte de la biología encargada del estudio de las bacterias.

Por ello se le conoce con el nombre científico de Bacterias para identificar en general todas ellas, que luego son nombrados independientemente una por una, generalmente en función del científico que las ha descubierto.

Las Bacterias

¿A qué reino pertenecen?

Las Bacteria pertenecen al dominio denominado con su nombre, y que pertenecen al Reino Monera, el cual es de origen primitivo y contiene los organismos procariotas carentes de núcleo y las organelas con forma determinada; además de las que presentan núcleo como es el caso de las eucariotas; se incluyen también las cianobacterias que son las fotosintéticas, y son las más abundantes dentro de la naturaleza.

Las bacterias pertenecientes al reino Monera, han sido clasificadas taxonómicamente dentro del Dominio Bacteria, que comprende los filos que te mencionamos a continuación:

Monodérmico, representado como Gram Positivos que se tiñen en azul o violeta cuando se utiliza la tinción de Gram, permitiendo su ubicación en una clasificación.

Didérmicos, los representados como Gram Negativo, los cuales al ser expuestos a la tinción de Gram, se colorean de un rosado pálido.

Estos filos a su vez contienen una serie de clases de bacterias representadas por todas las especies que han sido descubiertas hasta el momento, más una serie de otras, consideradas candidatas, pues están siendo estudiadas, con la finalidad de determinar cómo clasificarlas.

Tinción de Gram:

Es una técnica desarrollada para la determinación de la presencia de bacterias en un organismo, así como su tipo, y fue  desarrollada por Christian Gram en 1884.

Las Bacterias

Las bacterias son identificadas a partir de muestras clínicas, que serán observadas bajo el microscopio, las cuales se extienden en un cristal, se fijan con el secado y se le aplica Azul Violeta, luego de 1 minuto, se les aplica alcohol y se observa si decoloran o no.

Las que son positivas, no manifiestan ningún tipo de decoloración, es decir siguen siendo azul violeta; en tanto que las negativas se decoloran, quedando con tonos rosado pálido.

Reproducción de las bacterias

Las bacterias son organismos muy diminutos, e imperceptibles a simple vista, pero que nos rodean y están presente en todos lados, en el aire, tierra y agua. Son seres vivos que se reproduce de forma asexual, y esto hace que su reproducción sea bastante rápida; ellas básicamente se reproducen por duplicación de su ADN, que da origen a dos nuevas bacterias hijas.

La reproducción de las bacterias es tan acelerada que en tan solo 30 minutos pueden llegar a generarse unos 5.000 millones de bacterias. Considerando además que no tienen mecanismos sexuales, pero establecen intercambios genéticos, generadores de crías.

Es importante observar que estas nuevas bacterias, son igualmente asexuales y se reproducirán igualmente rápido, como lo han hecho las que le dieron origen y presentan caracteres idénticos al  de las originales.

Así las bacterias crecerán hasta alcanzar un tamaño determinado, reproduciéndose por fisión binaria, con una reproducción por división celular, y originarán nuevas bacterias que se diseminaran por toda la naturaleza, e incluso se reproducen dentro de nuestro cuerpo.

Importancia

Las bacterias revisten gran importancia para mantener en equilibrio de nuestro organismo, el de los animales y todas las plantas que conforman la superficie terrestre. Esto es de suma importancia, en especial bajo las siguientes consideraciones:

Fermentación: Este proceso se realiza gracias a la presencia de bacterias contenidas en ingredientes como las levaduras, las cuales se activan en contacto con el agua; siendo indispensables en la elaboración de muchas alimentos como el pan.

Medicamentos: Las bacterias sirven de base para el desarrollo de nuevos medicamentos que nos ayudan a combatir las enfermedades. Especialmente los antibióticos, pues son elaborados, luego de la experimentación de productos químicos, sobre las bacterias, con la finalidad de establecer su comportamiento ante estos químicos; creándose así el medicamento.

Oxígeno: Algunas de las bacterias presentes en la atmósfera, ayudan con la producción del oxígeno que da vida a todo el planeta; que mayor importancia se le puede dar, nos ayudan a respirar.

Agricultura: Son utilizadas por muchos agricultores, con la finalidad de estimular o curar a las plantas, así como en el acondicionamiento y preparación de terrenos que sean favorables para las cosechas.

Cuerpo Humano: En nuestro cuerpo están presentes una cantidad considerables de bacterias, quizás el solo hecho de nombrarlas, puede hacer pensar, que se está enfermo; pero no es así, pues ellas nos ayudan a mantener nuestro cuerpo en perfecto equilibrio.

Por todo esto no se debe menospreciar la presencia de la bacterias en el ciclo vital de la vida, ellas se relacionan y coexisten con todos los seres, permitiendo mantener el equilibrio natural inalterable, garantizando así la vida de todos los ecosistemas.

Nutrición de las bacterias

La nutrición es la forma como los seres vivos consiguen del medio que les rodea y donde habitan, los alimentos necesarios que les permiten reponer las pérdidas de energía durante su funcionamiento o desarrollo, de manera tal en que puedan mantenerse vivas.

Las bacterias se nutren con la finalidad de aprovisionar energía como:

Las litotrofas, que consumen sustancias inorgánicas sencillas como amoniaco y dióxido de nitrógeno.

Las organotrofas, la cuales consumen compuestos orgánicos, como lípidos y proteínas.

Cuando se alimentan debido a sus necesidades de crecimiento, pueden ser:

Autótrofas: Se alimenta de sustancias inorgánicas sencillas, como los componentes inorgánicos del carbono, con la finalidad de crecer.

Heterótrofas: Se alimentan con los componentes orgánicos del carbono, para poder realizar su crecimiento.

En general todas las bacterias requieren de alimento y esto lo hacen mediante la captación de los elementos químicos que pueden adquirir, según el hábitat donde se encuentren.

Las Bacterias

Estos nutrientes están presentes en la naturaleza, en conjunto en sustancias tanto de tipo orgánico como inorgánico; les sirven como medio para la creación de su energía o los incorporan directamente a su formación celular.

Los nutrientes que utilizan las bacterias son identificados por una amplia variedad como:

Universales: formados por elementos como el agua, dióxido de carbono, fosfatos y sales minerales.

Particulares: que están representados por nutrientes como nitrógeno y azufres.

Crecimiento: Con elementos como la niacina, tiamina y ácidos pantoténico o vitamina B5, considerados nutrientes de las bacterias para su crecimiento que ellas por sí solas no pueden generar.

Todos estos conocimientos, permiten la realización de cultivos en los laboratorios, con la finalidad de crearlas, estudiarlas o desarrollarlas, realizando para ello, una serie de procesos complejos o sintéticos. Con lo cual se obtienen bacterias para su estudio.

Las Bacterias

Tipos

En la naturaleza contamos con gran variedad de bacterias, que permiten la descomposición orgánica de los elementos presentes en el planeta, y las cuales han colonizado gran parte del mundo, siendo de interés para el hombre, la salud, industrias y el mantenimiento de la vida.

Ellas han sido clasificadas en tipos para permitir su estudio e identificación, siendo células procariotas, cuyo contenido genético se encuentra libre dentro de ella.

Permitiendo así identificar los principales tipos de bacterias en función a su alimentación, respiración, actividad enzimática o movimiento. (Puedes ver Bacterias Coco)

Bacterias pulmonares

Los pulmones de los seres humanos pueden ser afectados por una infección causada por una bacteria denominada Streptococcus Pneumoniae; que además puede afectar la garganta, se manifiesta durante su análisis de tinta de Gram, como positiva. Es una bacteria que ocasiona la neumonía en personas de todas las edades y en distintas áreas del mundo, que no suele manifestarse en bebés recién nacidos.

La bacteria entra a los pulmones de las personas, mediante su inhalación, pero puede ser transmitida por vía sanguínea también, debido a la presencia de una infección en otra parte del cuerpo. Pero se debe considerar que las enfermedades pulmonares pueden ser ocasionadas por otros tipos de bacterias, a parte de la mencionada, como son el bacilo de la influenza, que ocasiona la gripe. Ya que muchas de las bacterias que atacan el organismo tienen consecuencias respiratorias.

Las Bacterias

Este tipo de consecuencias por bacterias que afectan otras partes del organismo, se lleva a cabo generalmente, debido a que la persona ingiere contenido gástrico, producto de los vómitos, el cual es inhalado y los contamina con dicho tipo de bacterias. Cuando la enfermedad pulmonar es generada por bacterias inusuales se le considera atípica. Las neumonías ocasionadas por la presencia de bacterias en los pulmones puede ser infecciosas o no, dependiendo del tipo de bacteria.

En general el neumococo, es la bacteria que comúnmente causa la neumonía, con cepas diversas en todo el mundo, que afecta a todas las personas y especialmente las más débiles y sensibles a las enfermedades; cuando sus inmunodefensas son muy bajas, como en el caso del SIDA. Otro de los elementos que favorecen la aparición de las bacterias de este tipo en el organismo, es por desnutrición o presencia de parásitos, lo que favorece la presencia de bacterias y por ende infección de las vías respiratorias.

Las bacterias pulmonares causan generalmente fiebre con tos y flemas abundantes, e incluso pueden presentar sangre. Se puede diagnosticar con radiografía de tórax y examen de laboratorio, y es tratada con antibióticos como la amoxicilina e inhalaciones de ácido clavulánico, todo ello bajo la prescripción del médico tratante. (Puedes ver también La Malaria)

Las Bacterias

Bacterias patógenas

Las bacterias son consideradas patógenas, cuando son causantes de enfermedades infecciosas en las personas que las adquieren. Siendo así consideradas algunas de ellas como la Mycobacterium tuberculosis, la cual llega a afectar a muchas personas en el mundo, ocasionando su muerte.

La otra es la Streptococcus, del grupo de las bacterias que ocasionan amigdalitis, infecciones en la piel, meningitis, neumonías, problemas cardíacos, abscesos dentales y algunas otras. Las Pseudomonas, son otro grupo de bacterias patógenas clasificadas como cepas que han ido surgiendo. Por último tenemos las bacterias patógenas que están asociadas con la ingesta de alimentos, que pueden estar afectados por bacterias. (Puedes ampliar tu información consultando Bacterias Patógenas)

Algunas de las bacterias que pueden estar presentes en los alimentos son las salmonella (son negativas en Gram, presenta dolor, fiebre y diarrea) shigella (son negativas en Gram, y ocasionan diarreas). Y campylobacter (Negativas en Gram, presentan infecciones). Existen además otras bacterias consideradas como patógenas que son las causantes de la gonorrea y variados tipos de infección como tifoidea, sífilis, tétanos e incluso la lepra.

Las personas pueden contraer las bacterias debido a que introducen su veneno en forma de toxina, cuando segregan sustancias en el cuerpo que pueden favorecer la presencia de una infección y cuando se multiplican, se vuelven entonces virulentas, que es cuando son más agresivas y contagiosas.

Es precisamente esta característica de ser un elemento virulento, lo que hace que la bacteria sea patogénica o no, y por supuestos ciertos tipos de bacterias, ocasionan más efectos patogénicos que otras, e incluso existen bacterias que no tienen manifestaciones patogénicas.

Bacterias intestinales

En los intestinos del cuerpo humano, al igual que en el de los animales, existen una serie de microorganismos presentes que conforman lo que comúnmente se conoce como flora intestinal, cuya función es la nutrir, proteger y defender el normal funcionamiento intestinal.

Esta flora intestinal está compuesta de billones de bacterias, como son las lactobacilos, bifidobacterias y algunas otras más, que nos permiten realizar la asimilación de los hidratos de carbono, sintetizar las vitaminas, como las del grupo B, permitiendo además la asimilación de la alimentación.

Es precisamente en los intestinos donde tenemos presentes las bacterias que más beneficios aportan al organismo, en el intestino grueso, delgado y en el colon. Ellas ayudan a evitar las infecciones intestinales y cualquier otro padecimiento digestivo. (Quizás te interese ver. Esquistosomiasis)

Pero nosotros también las podemos reforzar en su trabajo, consumiendo alimentos probióticos, que contienen bacterias que permiten repoblar la flora bacteriana de nuestro cuerpo; las cuales desgastamos a diario con el ritmo de vida, estrés y cansancio físico, que nos predispone para el ataque de las bacterias negativas.

Podemos beneficiar las bacterias positivas del cuerpo con los lactobacilos, que se pegan a las paredes intestinales y evitan la proliferación de malas bacterias o perjudiciales que ocasionan las diarreas. Y con la bifidobacterias, que son representadas por los yogur y el queso.

Las Bacterias

Cuando utilizamos este tipo de alimentos denominados probióticos, evitamos tener que utilizar antibióticos, dejándolos solo para su uso, cuanto son extremadamente necesarios, pues ellos suelen bajar las defensas en general del organismo.

Pero también podemos estar expuestos a las bacterias negativas en nuestros intestinos, ellas nos causarán una serie de manifestaciones que serán consideradas infecciones gastrointestinales, y deben ser tratadas con medicamentos, con la finalidad de detenerla y evitar su propagación. Algunas de las infecciones intestinales provocadas por bacterias son:

Adenovirus: con manifestaciones como fiebre, diarrea, conjuntivitis, cistitis y erupciones.

Campylobacter: Es la bacteria que ocasiona la gastroenteritis, frecuente en niños menores, con fiebre, diarrea y cólicos. Es transmitida por carne contaminada o leche.

Clostridium difficile: Es relacionada al uso de antibióticos y adquirida en centros de atención médica, por las personas más débiles como ancianos, siendo una bacteria propensa a crear brotes o proliferación.

Escherichia coli: Es comúnmente conocida como la diarrea del viajero, y se adquiere por ingerir de aguas contaminadas.

Las Bacterias

Escherichia coli O157: H7: Se presenta con diarrea hemorrágica y vómitos, es controlable, pero puede provocar insuficiencia renal.

Helicobacter pylori: Produce gastritis asociadas con úlceras y problemas duodenales, con posibilidades de padecer cáncer.

Rotavirus: Es la bacteria que causa frecuentemente diarreas a los niños, especialmente pequeños. Se han creado vacunas para prevenirla, puesto que devasta a las personas en todo el mundo.

Salmonella Shigella: Es transmitida por el consumo de comidas contaminados con la bacteria, como pueden ser pollo, pescado, mariscos y huevos, además de su leche y productos derivados. Con síntomas como fiebre, diarrea y vómitos,

Staphylococcus aureus: Causa intoxicaciones con náuseas, dolor, vómitos y diarreas, cuya duración no es mayor de 2 días. Puede estar presente en heridas infectadas de los humanos y en alimentos contaminados.

Yersinia enterocolitica: Es una bacteria adquirida por alimentos contaminados al ser mal cocinados como cerdo, helados y leche. Ocasionando fiebre, dolor y diarrea que puede ser hemorrágica. (Puedes ver también Entamoeba Histolytica)

Todas estas enfermedades se determinan mediante pruebas de laboratorio y luego según su tipo, son medicadas adecuadamente, para poder erradicarlas del organismo del paciente que las padece.

Las Bacterias

Bacterias urinales o urinarias

El sistema urinario de las personas, compuesto principalmente por los riñones que tienen la función de realizar la limpieza y depuración de la sangre, produciendo la orina, por donde son desechados los elementos residuales del organismo y toxinas adquiridas en él, está propenso a las bacterias, bien sea en los propios riñones o en la Uretra, que es el conducto que lleva la orina hasta la vejiga, las cual a su vez, también puede verse afectada.

Algunas de dichas bacterias provocan en este sistema urinario infecciones, como es el caso de la Escherichia Coli, que proviene del sistema digestivo, y afecta además la piel tanto de la zona vaginal como rectal. Penetrando por la vejiga, hacia la uretra y ocasionar allí la infección.

Es una infección provocada por bacterias reconocida como un caso bastante común dentro de la población y en especial en las mujeres. Estas bacterias ingresan a los riñones multiplicándose y pueden realizar tres tipos de infección como son:

Infección de la uretra: Que es el tubo que une a los riñones con la vejiga, provocando uretritis.

Infección en la vejiga: Que es denominada cistitis. Con síntomas de ardor al orinar, es la más común y al ser medicada suele desaparecer con facilidad; evitando así que la infección puede llegar a los riñones.

Infección en los riñones: Que es la más grave de las tres provocando pielonefritis. Con fiebre elevada, dolor a nivel de los riñones y vómitos.

Las Bacterias

Las bacterias que afectan el sistema urinario generalmente son adquiridas, durante las relaciones sexuales, pero no son contagiosas, debido a que se obtienen al ser empujadas de la vejiga hacia el interior de la uretra. Estas bacterias pueden estar latentes en la vejiga y ser activadas por la orina.

Otro de las maneras en que pueden adquirir es, cuando la higiene de las mujeres no es adecuada al ir al baño, pues realizan su limpieza de la zona rectal hacia la vagina, lo cual les hace susceptibles de adquirir las bacterias con mayor facilidad.

Las personas pueden manifestar una serie de síntomas como frecuentes ganas de orinar, ardor, sensación de llenura en la vejiga, dolor abdominal, presencia de sangre, mal olor, fiebre, temblor y fatiga. Ante todo esto es importante consultar de inmediato a su médico.

Las bacterias serán combatidas con medicamentos para su eliminación y es importante, que las personas estén atentas al ir al baño, para evitar adquirir este tipo de bacterias, con las medidas higiénicas necesarias al respecto.

Las personas también pueden ser propensas a la formación de cálculos renales debido a la presencia de unas bacterias denominadas Proteus y Klebsiella, las cuales también pueden ocasionar cistitis, pero menos frecuentes. Todas ellas determinadas por exámenes de laboratorio y tratadas con antibióticos.

Las Bacterias

Bacterias coco

Las bacterias coco, es una de las clasificaciones utilizadas para ellas, cuya forma es esférica, que como seres vivos son diversas, y clasificadas a su vez en:

Diplococos: Agrupadas en pares con los géneros.

Streptococcus: el cual tiene una agrupación en forma de cadena a la cual se le denomina estreptococos.

Sarcina: en forma de cubo con ocho formas celulares.

Staphylococcus: se agrupa en sectores de cuatro células, similares a racimos de uvas, denominados estafilococos.

Este tipo de bacterias son consideradas positivas para la prueba Gram, se encuentran presentes tanto en la nariz como en la piel de los seres humanos, y por lo general no son perjudiciales. Solo pueden afectar a la persona, cuando por ruptura de la piel, estas bacterias atraviesan las defensas del organismo y causan una infección.

Son más propensas a adquirir infecciones las personas con más debilidad en su organismo, como recién nacidos, mujeres que están lactando, personas con problemas de diabetes, pulmonares o cáncer. Y todas aquellas expuestas a lesiones cutáneas o quirúrgicas, donde sus sistemas inmunológicos no responden adecuadamente.

Estas bacterias infectan cualquier parte del cuerpo y hasta llegar a poner en peligro la vida de la persona, por la formación de abscesos, con pus o forúnculos (granos llenos de pus encapsulado). Pueden ser detectados por exámenes físicos y pruebas de laboratorio que dan positivo en Gram, y que deben ser tratadas con antibióticos orales como la cloxacilina y eritromicina, recetados por su médico.

Bacterias come carne

En el mundo existe un grupo de bacterias que han sido identificadas como las bacterias come carne, debido a que causan un tipo de infección rara, la cual se va extendiendo por el tejido debajo de la piel  y las membranas fibrosas de dicho tejido que recubre los músculos del cuerpo humano.

Estas bacterias inician su propagación alojándose sobre el músculo, y se va desarrollando hasta llegar a la destrucción total del tejido. La piel de los seres humanos está formada por dos capas como son epidermis que es la externa, y dermis que es su capa interna.

Dentro de la capa externa epidermis, está presente una estructura denominada hipodermis, considera el tejido subcutáneo o fascia, que es como una tela que recubre a los músculos. Siendo la más extensa del cuerpo, que forma las cápsulas articulares, tendones y hasta los ligamentos que permiten el movimiento de las articulaciones.

La bacteria Streptococcus del tipo A en sus formas pyogenes y muchas otras, las cuales han sido denominadas como “bacteria come carne”, es del tipo Gram positiva para las pruebas, siendo visualizada en cadenas que pueden contener de 4 a 10 células; y su presencia en los humanos suele ser común, ya que ocasiona enfermedades como faringitis, otitis y otras como irritaciones cutáneas.

Las Bacterias

Pero su forma más severa es cuando se manifiesta en la aparición de fascitis necrosante, en el tejido interno de la piel y afectando las membranas denominadas fascia, que recubre a los músculos, ocasionando el necrosado, que es la muerte de las células de dicho tejido, lo cual no es posible volver a regenerar.

Cualquier persona puede infectarse con esta bacteria, pero son más propensos aquellos cuyas defensas inmunológicas sean bajas, especialmente cuando son pacientes con tratamientos de cáncer o que han sufrido algún tipo de operaciones debilitantes.

Esta bacteria suele iniciar su presencia en alguna herida localizada en el cuerpo o incluso, en heridas producto de algún tipo de cirugía. También puede aparecer después de una infección con una bacteria en la garganta, alojándose posteriormente en cualquier otro tejido debilitado por una herida, lo cual necesita la pronta limpieza de la zona infectada.

Además se debe medicar al paciente con altas dosis de antibióticos aplicados por vía intravenosa, debido a que el estreptococo del grupo A, es la que causa la peores infecciones de las personas, y en muchas ocasiones es difícil de diagnosticar.

Bacterias anaerobias

Es este grupo de bacterias se han considerado todas aquellas, que bajo la presencia de oxígeno, no viven ni se desarrollan o esparcen. Ellas en el cuerpo humano suelen localizarse en el sistema gastrointestinal, y pueden participar en enfermedades presentes en las personas como apendicitis, perforación del intestino o problemas en el colon.

Este tipo de bacterias son consideradas como anaerobias obligadas, puesto que no se desarrollan, pero mantienen cierto tipo de tolerancia, donde causan infecciones, ya que se adaptan por algún tiempo para tolerar el oxígeno. Algunas de ellas están presentes en la microflora de las mucosas del cuerpo, como las estomacales, de la boca, etc.

Se originan enfermedades cuando las barreras de estas mucosas fallan y ocasionan algunas afecciones identificadas como Gram positivas, entre las cuales tenemos: infecciones en el abdomen, pulmonares, periodontitis, en la cabeza, en la pelvis y hasta neumonía por aspiración.

La presencia de este tipo de bacterias se puede determinar mediante la prueba Gram, y por la apreciación de la apariencia de las heridas que haya ocasionado en el cuerpo de la persona que las padece.

Este tipo de bacterias utilizan la fermentación, como un mecanismo de obtención de energía, los cuales son considerados por tipos como son: alcohólica, láctica, mixta combinando las dos anteriores, y butírica. Ya que como se menciona inicialmente, no viven cuando hay oxígeno y las que lo hacen son obligadas por adaptación en periodos cortos de tiempo.

Las Bacterias

Clasificación

Las bacterias son organismos caracterizados por ser unicelulares, es decir, que están formadas por una sola célula, observadas solamente mediante el uso del microscopio, y que representan la gran mayoría de los seres presentes en nuestro planeta. Ellas han sido clasificadas para poder ser tanto como reconocidas, como identificadas en la naturaleza.

Estos tipos de bacteria han sido clasificadas por la forma inicialmente, y luego gracias a su secuenciamiento de ADN. Por ello de acuerdo a su forma y morfología, se han determinado básicamente, tres formas de ellas como son: en barras, las esféricas y aquellas cuya forma es de espirales. No obstante, existen unos menos comunes como lo rickettsia y mycoplasma.

Consideraremos a continuación algunos de los tipos más comunes, que nos permiten determinar a las bacterias:

Bacilos: Son bacterias que al ser observadas, presentan una forma de barra. Su examen da Gram positivo o negativo, siendo representativas de este tipo las E. Coli y la bacteria que produce la salmonella.

Así como las peligrosa bacillus anthracis, productora de una enfermedad muy grave denominada ántrax que ataca los pulmones y la Clostridium causante de los tétanos, la gangrena y el padecimiento de botulismo, que es la intoxicación producida por los alimentos en malas condiciones.

Las Bacterias

Cocos: Como se mencionó con anterioridad, estas bacterias han sido identificadas por presentarse de una forma esférica, que pueden tener vida de forma individual o formando cadenas de varias de ella, e incluso formando agrupaciones similares a racimos de uvas.

Espirilos: Las bacterias de este tipo, son identificadas por tener una forma parecida a un resorte estirado, es decir; que tienen una forma de espiral, manifestándose en las pruebas como Gram negativas; y son muy nocivas, siendo ejemplo de ellas la Treponema, responsable de una enfermedad de transmisión sexual denominada sífilis.

No obstante, las baterías también han sido clasificadas como arqueobacterias, cuando ellas configuran su unión y formación que les permite actuar como organismos independientes. Y la eubacterias, que son las que no presenta membranas en su interior, visible solo como una cápsula vacía.

Por ello en este punto se debe hacer la consideración de que la clasificación de las bacterias, dependerá básicamente de los criterios que sean puntualmente necesarios para la persona que realiza la investigación.

Utilizándose para ellas criterios como son su morfología, las características físicas de su pared celular, la posible tolerancia a las temperaturas, la forma como realizan su respiración celular, su nutrición y muchas otras que han idos surgiendo durante las investigaciones científicas que se les están realizando.

Así realizaremos la consideración resumida de las 5 clasificaciones que han sido consideradas como relevantes:

  • Por su pared celular: Pueden se Gram positivas o Gram negativas.
  • Por su forma: Bacilos, cocos, helicoidales.
  • Por su alimentación: Autótrofas que generan su alimento y Heterótrofas, que se alimentan del dióxido de carbono.
  • Por su respiración: Aerobias, que necesitan oxígeno; anaerobias, que no necesitan oxígeno y facultadas, que pueden vivir tanto con oxígeno o sin él; microaerófila, que pueden vivir como aeróbicas o anaeróbicas.
  • Por la temperatura: Psicrófilas, crecen a bajas temperaturas (-10º C a 20º C); mesófitas, las cuales crecen a la temperatura regular del cuerpo humano; termófilas, las que se desarrollan a altas temperaturas, superiores a los 45º C de ambientes marinos; hipertermófilas, en 100º C.

Las Bacterias

Bacterias benéficas

No todas las bacterias presentes tanto en la naturaleza como en nuestro organismo, nos acarrea necesariamente un problema de salud; existen un grupo de bacterias que han sido consideradas como benéficas, las cuales nos ayudan a mantener en equilibrio algunos elementos como nuestra flora intestinal, primordial para evitar los padecimientos gástricos.

A este tipo de bacterias suele llamarse probióticas, y de las cuales no se debe abusar. Un ejemplo de ellas es la contenida en alimentos como el yogur, que nos prestan apoyo en la protección de nuestro estómago. Pero además contenemos muchas otras de este tipo, presentes de forma natural cuando nacemos.

En el colon por ejemplo contamos con bacterias de este tipo denominadas lactobacilos y de tipo sacarolíticas; que compiten para mantener el control del sistema orgánico normal, cuando se presentan en él, bacterias como el Clostridium y E. Coli, responsables tanto de las diarreas como del estreñimiento.

Las Bacterias

A continuación conoceremos algunas de las bacterias consideradas como buenas, debido a su acción dentro del organismo humano:

Lactobacillus: Estas bacterias tienen propiedades digestivas, se encuentran en nuestro sistema digestivos, también en el genital y el urinario. De ser necesarias se pueden adquirir con el consumo de alimentos como el yogur.

Ellas son necesarias, pues son las que nos ayudan en la prevención de la diarrea, problemas intestinales y otros problemas asociados a la digestión como es el caso del síndrome de colon irritable.

Tobacillus acidophilus: Esta bacteria está presente en alimentos como suero de leche, crema agria o yogur. Tienen la propiedad de bajar el PH de nuestro cuerpo, previniendo la aparición de enfermedades gastrointestinales.

Streptococcus faecium: Es también un probiótico que representa muchos beneficios en el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, ayudando a prevenir las infecciones de la cavidad nasal.

Bifidobacterias: Suele ubicarse en los intestinos combatiendo enfermedades de esa zona, como las diarreas, colitis y úlceras.

Escherichia coli: También presente en el intestino para la regulación de problemas que le puedan afectar como las colitis ulcerosas. Esta bacteria es una efectiva estimulante de la creación de anticuerpos, para la defensa de nuestro cuerpo ante las infecciones; y ayudando a la absorción rápida de los nutrientes.

Las Bacterias

Bacterias perjudiciales

Nuestro cuerpo puede verse afectado por algunas bacterias que han sido consideradas como perjudiciales, debido a que su presencia en él, permiten que se desarrollen una serie de enfermedades no deseadas y consideradas perjudiciales al organismo humano.

Generalmente son consideradas bacterias patógenas, pues su presencia causa enfermedades infecciosas, muchas de las cuales pueden ser mortales. A continuación te damos a conocer algunas de ellas:

Escherichia coli: Es una bacteria que vive en el intestino tanto del hombre como de los animales, y ocasiona enfermedades como las infecciones de cualquier dentro del cuerpo. (Te recomiendo ver también Parasitosis).

Mycobacterium tuberculosis: Es una bacteria muy peligrosa que ocasiona una enfermedad llamada tuberculosis, con gran índice de muertes en el mundo. La persona que la padece sufre de fiebre, cansancio, falta de apetito, pierde peso rápidamente y otra serie de manifestaciones que si no se controla la bacteria, la persona puede hasta morir.

Esta bacteria es muy contagiosa, ya que se puede adquirir por el aire cuando la persona que sufre tuberculosis, expulsa sus bacilos durante la tos.

Las Bacterias

Treponema pallidum: Es la bacteria que ocasiona la enfermedad de la sífilis, con muy difícil tratamiento lo que la hace muy letal; es una enfermedad progresiva que puede llegar al cerebro, y muchos otros órganos del cuerpo como arterias y corazón. Se contagia mediante los fluidos corporales de los seres humanos.

Staphylococcus aureus: Está presente en toda nuestra piel, es una come carne que se alimenta de los tejidos cutáneos del cuerpo, creando necrosis y gangrena. Puede crear la necesidad de amputación de algún miembro.

Clostridium tetani: Esta bacteria segrega una neurotoxina, responsable de la aparición de los tétanos, que nos es más que una infección severa ocasionada por la bacteria en una herida que esté presente en el cuerpo, y se manifiesta la presencia de espasmos en la persona afectada, y puede perder su vida si no se controla.

Salmonella: Es una bacteria que se puede propagar mediante las heces y la orina, puede no manifestar síntomas y además puede ser de dos tipos, la entérica y la tifoidea.

Las Bacterias

Yersinia pestis: Es una bacteria que ocasiona la enfermedad de la peste bubónica, la cual ha devastado muchas poblaciones humanas. Este tipo de bacteria es transmitida por la picadura de las pulgas, especialmente presentes en las ratas.

Vibrio cholerae: Es una bacteria que origina la enfermedad denominada cólera, que afecta los intestinos, causando la presencia de diarreas y vómitos; ocasionando la muerte de las personas producida por la deshidratación.

Es una bacteria que ha originados muchas muertes a nivel mundial, aunque existen personas que no manifiestan síntomas aparentes, pero que al ser portadores de la bacteria, pueden contagiar mediante sus heces dicha bacteria, a muchas otras personas que estén expuestas a ellas.

Acinetobacter baumannii: Es una bacteria que se resiste a ser eliminada por los antibióticos. Ella puede ocasionar en la persona neumonía e infecciones urinarias, las cuales pueden ser muy graves, e incluso ocasionar su muerte. Estas bacterias crecen con facilidad pues se alimentan de gran variedad de elementos del carbono, presentes en muchos medios como por ejemplo en los hospitales.

Las personas pueden tener estas bacterias presentes en la flora de su piel, aun estando sanos. Siendo factible su proliferación cuando el paciente se encuentra en cuidados intensivos o ha sufrido quemaduras graves; y cuando se le aplican antibióticos, se corre el riesgo de crear nuevas cepas de esta bacteria, que a su vez desarrollan resistencia.

Bacterias del agua

En el ambiente que nos rodea existen muchas bacterias que pueden estar presentes, tanto en aire, tierra como en el agua. Algunas de ellas como la Escherichia coli, el Vibrio y la salmonella, pueden ser pasadas al ser humano con facilidad durante el consumo del agua contaminada.

Muchos de los microorganismos, visibles solamente mediante un análisis microscópico, pueden ser inofensivos, ya que no provocan infecciones en las personas sanas. Pero no todos ellos, pues se ha localizado en el agua consumida por las personas, bacterias que le pueden afectar.

Aunque la mayoría son eliminadas cuando estas aguas son tratadas, a fin de hacerlas potables y aptas para el consumo humano; lo cual ha permitido reducir considerablemente los brotes de bacterias que se encuentran en el agua.

Especialmente en aguas obtenidas de pozos privados, que puedan ser susceptibles de ser contaminadas por cualquier sistema séptico cercano, donde sean almacenados los excrementos tanto de animales como de personas; por falta de estructuras de revestimiento adecuados o que se encuentren en mal estado.

Las Bacterias

Las bacterias que son adquiridas por las personas de esta manera, les hacen propensos al padecimiento de cuadros de náuseas, diarreas, vómitos e incluso la presencia de calambres estomacales. Las cuales pueden ser graves, cuando la personas es débil y con poca resistencia, como en el caso de los ancianos y niños.

Algunas de estas bacterias que suelen encontrarse en el agua y que además, pueden estar presentes en los suelos y de allí, contaminar las fuentes de agua cercanas a ella, son:

Aeromas: Bacterias presentes tanto en agua como en los suelos, presentes también en la carne y la leche. Suelen ocasionar infecciones y septicemia, generalmente a personas con bajas defensas inmunológicas, pero no causa diarrea.

Bacillus: Es una bacteria que puede causar envenenamientos por su ingesta cuando se adquiere en alimentos contaminados, especialmente por el agua, durante su lavado; produciendo vómitos y diarreas, en la persona que los consume.

Campylobacter: Ocasiona la gastroenteritis, que es una diarrea severa, que puede no estar presente en los alimentos, pero se contaminan al ser lavados con el agua.

Escherichia coli: Esta bacteria está presente en la flora bacteriana del intestino humano de forma normal; pero puede causar en otras partes de cuerpo infecciones, cuando son adquiridas por su presencia en el agua, especialmente las del tipo enteropatóganicas, como la EPEC o enterotoxigénicas como la EHEC.

Las Bacterias

Helicobacter pylori: Es un tipo de bacteria comúnmente asociada a los padecimientos de gastritis crónica, que pueden ocasionar úlceras; siendo observada por su presencia en las aguas suministradas por pozos poco profundos. Es un tipo de bacteria que puede contagiarse de forma oral, entre dos personas.

Klebsiella: Es otra de la bacterias que suele colonizar en ambientes naturales, especialmente en las aguas y proliferar en los elementos que son fabricados mediante la utilización de las aguas contaminadas por la bacteria, siendo ejemplo de ello; fábricas de empaques plásticos, papel y artículos textiles.

Suelen ocasionar infecciones, y están mayormente presentes en los ambientes intrahospitalarios, pues son consideradas bacterias oportunistas, ya que suelen afectar a las personas con sistemas inmunológicos débiles.

Legionella: La bacteria se presenta con numerosas especies que la representan, y es causante de patologías en los humanos, algunas de las cuales han sido reconocidas con el nombre de enfermedad del legionario (padecimiento pulmonar), además también con el nombre de la fiebre de Pontiac (enfermedad similar a la influenza).

Su presencia en las personas ocasiona dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos, tos y malestar muscular. La bacteria está presente en el agua, y está relacionada con los sistemas de enfriamiento, como los aires acondicionados, sistemas de agua caliente y saunas; que favorecen la multiplicación de este tipo de bacterias. Es fácil de adquirir la bacteria legionella, por su inhalación, a través de los aerosoles.

Las Bacterias

Leptospira: Son bacterias tipo resorte presentes en muchos lugares del mundo y causantes de fiebre, dolor de cabeza, muscular e incluso abdominal, ojos rojos y algunas hemorragias. Este tipo de bacteria puede estar presente en el agua, cuando es contaminada por orina de ratas y ganado; manteniéndose latentes, y siendo así diseminadas a las personas.

Enterobacter sakazakii: Esta es un tipo de bacteria ante la cual es necesario tener mucho cuidado, y estar atento a su presencia, ya que su presencia está en la leche elaborada en fórmulas para ser consumidas por los bebés; y su presencia allí se debe al agua utilizada para la elaboración de este valioso alimento.

Es una bacteria que ocasiona enfermedades como meningitis y enterocolitis, especialmente con niños que tienen un bajo peso. Siendo hasta el momento desconocido el reservorio de la bacteria, pero se presume que es transmitida por insectos y moscas. No obstante, ha sido detectada su presencia en fábricas que se dedican a elaborar leche para los bebés y otros alimentos, incluso presentes en los hogares.

Bacterias lácticas

Se consideran bacterias lácticas, aquellas que tienen la distinción de ayudar en la producción del ácido láctico; elemento necesario para realizar la fermentación de azúcares. Y en productos lácteos, cuya producción depende de un proceso de fermentación como es el caso del yogur, crema de leche, manteca, algunos tipos de quesos y muchos otros.

Este tipo de bacterias originan una reacción, que desencadena un proceso microbiano, que permite que la lactosa representada por el azúcar de la leche pueda ser transformada en un derivado de ella, como es el ácido láctico.

Cuando el ácido láctico se acumula, ocasiona que las proteínas de la leche se modifiquen, cuajándose y así, se obtienen productos con textura diferente a la leche inicial, como es el caso por ejemplo, de la amplia variedad de quesos y mantequillas que se encuentran a nuestro alcance.

Para los procesos de fermentación se utilizan bacterias que en su mayoría son Gram positivas, siendo una de ella la Staphylococcus. Pero este tipo de bacterias tienen muchas otras aplicaciones, como es en la fabricación de los embutidos, encurtidos y como materias para otras fermentaciones.

Incluso es ampliamente utilizado como levadura, para la preparación de panes, tortas y muchos otros alimentos similares. Pues la fermentación es utilizada con alcoholes, vinagres, en ácido butírico y gas.  La fermentación butanodiólica, con la que se obtiene un alcohol viscoso y propiónica, es un ácido corrosivo.

La fermentación ha sido un gran aporte dejado por el químico francés, cuyo nombre está presente en la mayoría de los textos de biología, Louis Pasteur, quien la denominaba “La vida sin aire”. Puesto que como hemos indicado, las bacterias pueden vivir sin aire. A continuación conoceremos algunas de las bacterias ácidos lácticos, que se utilizan comúnmente en la elaboración de productos alimenticios:

En los yogur: Lactobacillus bulgaricus, casei, acidophilus y Streptococcus thermophilus. Permitiendo estas bacterias, que sus productos sean de sabor agradable, suave y delicado. Con facilidad para su cuajado y por ende, permite que al consumirlos se mejore la digestión de la persona, así como su salud en general.

Bebidas fermentadas: Se utiliza el Streptococcus lactis, cremoris y Lactobacillus. Las bebidas que se elaboran con estas bacterias ayudan a la salud, como por ejemplo, el kéfir, realizada con cultivos de levaduras, es muy similar al yogur líquido. Estas levaduras permiten además elaborar cervezas sour, muy tradicional, ácida y de poco alcohol.

Quesos: Con la utilización de las baterías anteriormente mencionadas y Streptococcus diacetilactis, con lo cual se facilita el cuajado de los quesos, y permiten dar aroma y sabor.

Mantequilla: Se obtienen este producto mediante el uso de Streptococcus diacetilactis y Lactobacillus lactis.

Las bacterias lácticas además se usan para la creación de probióticos, destinados a mejorar la presencia de la flora bacteriana de las personas en sus intestinos. Con lo cual ayuda a evitar factores como intolerancias a los alimentos, y riesgos de adquirir infecciones relacionadas con el sistema gastrointestinal.

¿Cómo se contagian?

En general las bacterias pueden ser contagiadas si se está expuesto a las secreciones nasales de una persona enferma; cuando además esta persona tiene tos y expulsa bacterias provenientes de su garganta al exterior, y que son adquiridas por otra persona sana, ocasionándole la transmisión así de las bacterias.

Sin embargo, las bacterias patógenas pueden transmitirse de un ser vivo a otro, de muchas maneras; las cuales varían según su tipo específico de bacteria, es decir, si la bacteria es respiratoria, será transmitida por medio del aire; en tanto que si es intestinal, generalmente se adquieren por agua o alimentos contaminados.

De la misma manera es variable, el contagio entre dos personas, puede ser desde un apretón de manos o por un beso; y podría deberse incluso al uso de jeringas contaminadas, o se producto de relaciones sexuales.

Son tan diversas las formas en que se puede contagiar una persona, de bacterias, que es necesario estar siempre atento a todas ellas, desde agua y alimentos contaminados, hasta la picadura de insectos que pueden propagar con ello las enfermedades de un ser humano a otro. Son tan numerosas las maneras en que estamos expuestos al contagio de las bacterias, que tan solo, con la utilización de ropa que ha sido empleada por una persona enferma, podríamos adquirir sin querer su enfermedad.

Las Bacterias

Enfermedades producidas

Durante el presente artículo hemos planteado el hecho de que las bacterias pueden ser patógenas o no. Considerando a las que originan enfermedades como bacterias patógenas, pues son aquellas que al estar presentes en el organismo humano ocasionan una serie de enfermedades infecciosas.

Existen enfermedades que han realizado muchos estragos en la humanidad y que precisamente las culpables son las bacterias; algunas de ella es Mycobacterium tuberculosis, que causa la enfermedad del mismo nombre, la tuberculosis. Además de otra enfermedad que se debe a las bacterias como es la neumonía, con incidencia de las bacterias Streptococcus y Pseudomonas.

A todo esto se suman las bacterias que contaminan los alimentos y las aguas como la salmonella o la shigella, e incluso la campylobacter.

Muchas de estas bacterias de no ser controladas, pueden ser mortales y además ser epidemias, por su proliferación, mediante el contagio entre las personas. Siendo responsables de enfermedades delicadas y preocupantes para los sistemas de salud mundiales. (Ver artículo: Los grillos)

Hemos nombrados enfermedades bacterianas peligrosas como la tuberculosis, la neumonía. Pero además están gastroenteritis, meningitis, sífilis, gangrena, necrosis, tétanos, salmonella, peste bubónica, cólera y las graves infecciones producidas por la bacteria Acinetobacter baumannii, que ocasiona una neumonía resistente a casi todos los antibióticos.

Muchas de estas enfermedades manifestadas por las personas, se deben a un grupo de baterías clasificadas como grupo A, de especies de estreptococo. Ellas son identificadas por las siglas GAS, provenientes de su nombre en inglés.

Ellas se presentan comúnmente en garganta y piel, pero pueden ocasionar enfermedades graves como la fascitis necrosante y los shocks tóxicos, e incluso pueden afectar otros órganos del cuerpo como es el caso de los pulmones.

Las enfermedades causadas por las bacterias son establecidas mediante exámenes oportunos, especialmente el de Gram y de estar presente alguno tipo de ellas, serán tratadas en su mayoría, mediante el uso de antibióticos.

Cuando se tratan de brotes epidémicos, estos son establecidos por los estudios realizados en el Instituto Nacional de alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH) de los EEUU, que se encarga de la investigación científica de las enfermedades infecciosas bacterianas, a fin de identificar las bacterias involucradas y evitar su expansión.

Neumonía

La neumonía es una enfermedad pulmonar, que se caracteriza, por ser una infección causada por una bacteria que afecta al organismo humano y le ocasiona síntomas de fiebre muy elevada, con escalofríos, dolor en la espalda y nivel del tórax, además de mucha tos, con presencia de flemas.

Esta enfermedad no afecta a todas las personas por igual, y puede ser mortal para muchas personas, ya que depende directamente de la condición física y resistencia presentada por los pacientes que la padecen, así por ejemplo, puede ser más peligrosa en bebés, niños o ancianos.

Las Bacterias

Las personas que padecen una neumonía, suelen presentar síntomas que también son variables, no solo por el tipo de paciente, sino por el tipo de cepa o bacteria que le ha causado esa neumonía. Siendo en general similares a un resfriado, pero resistente, con mayor duración y más intenso.

Es importante siempre consultar con su médico, ya que quizás usted piense que se trata de una simple gripe, pero puede no ser así, incluso los bebés y niños pueden no manifestar síntomas, pero estar inquietos, con dificultades respiratorias e inapetentes, es un indicio de que algo no está bien.

Por ello es necesario ser cuidadoso para evitar la neumonía, ya que su médico le realizará un examen físico acompañado de una serie de pruebas, que incluyen radiografías, a fin de poderle diagnosticar la neumonía. Y dependiendo de su tipo, le indicará el tratamiento, pues podría solo ser una neumonía viral, siendo en este caso tratada solo con un antiviral.

Este tipo de infección pulmonar, es originada por el Streptococcus Pneumoniae y el Staphylococcus aureus, que son Gram positivo. Presentando diferentes cepas de bacterias, que varían en función de las regiones del mundo donde se presentan.

Y suelen ser tratadas con amoxicilina para las Pneumoniae y con flucloxacilina en el caso de las Staphylococcus. Puede además darse el caso de bacterias Gram negativas, que no son tan comunes, pero igual ameritan ser consideradas, ellas son: Haemophilus influenzae, Klebsiella Pneumoniae, Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa.

Estas bacterias Gram negativas tienen la particularidad de ser resistentes a ser eliminadas con el uso de muchos antibióticos, por lo cual para obtener uno que sea efectivo, se realizan cultivos de la bacteria específica en el laboratorio y se establece con qué fármaco puede ser eliminada.

Esto es muy importante, pues la neumonía puede ocasionar a las personas que la padecen, tanto insuficiencia respiratoria como circulatoria. Además de que el Streptococcus Pneumoniae, puede ocasionar daños en el hígado, los riñones e incluso a nivel del corazón, que puede desencadenar en la muerte de la persona.

Tuberculosis

La tuberculosis es otra de las enfermedades graves, que es ocasionada por la presencia de un bacilo comúnmente conocido con el nombre de Koch, muy difundida en los países en vías de desarrollo y pobres. Siendo de tal incidencia, que al nacer los niños es ley que sean vacunados contra esta enfermedad.

El bacilo que transmite esta enfermedad, contagia a las personas por medio del aire; ocasionando en el cuerpo humano la formación de nódulos de tejido, denominados tubérculos, que están infectados y que a su vez, pueden realizar la infección a otros órganos del cuerpo, especialmente los pulmones.

Esta infección trae como como consecuencia una tos seca, con mucha fiebre y las personas suelen presentar expectoraciones con sangre, perdiendo a causa de la enfermedad peso. Siendo una enfermedad que se ha visto incrementada por la presencia de SIDA.

La tuberculosis es curable y prevenible, en tanto la persona afectada sea atendida como es debido, apenas sea diagnostica la enfermedad, para evitar daños permanentes en los pulmones de la persona que la padece. Siendo además, propensos a adquirir la tuberculosis, las personas con sistema inmunológico débil.

Una persona puede tener el bacilo de Koch latente, sin manifestar aun la infección ni transmitirla. Pero cuando se manifiesta la enfermedad, puede ser agente de contagio para otras personas al estornudar, toser o escupir. Puesto que sus bacterias quedan en el aire y pueden ser adquiridas por otra persona.

Se contagia con facilidad si la bacteria está presente en el aire; pero la persona que está siendo medicada, no contagiará a otras personas, ni es una enfermedad que se contagie por compartir un vaso; el contagio se da, cuando se desprenden de un enfermo los bacilos de koch, quedando en el aire, y siendo inhalados por otra persona.

El tratamiento para esta enfermedad cuenta con unos 10 medicamentos que han sido aprobados por la FDA, siendo algunos de ellos: Isoniazida, rifampicina, etambutol, pirazinamida, etc. Cuyo uso es prolongado, por lo menos de 6 hasta unos 9 meses. Y debe ser seguir de forma estricta y sin interrupción, o la persona puede decaer nuevamente.

Las Bacterias

Diferencia entre bacteria y virus

Hemos definido la bacteria como un organismo microscópico que cuenta con una sola célula y por otra parte tenemos al virus, que también es un microorganismo con material genético envuelto en proteínas, que necesita parasitar para vivir, y que a su vez siempre es perjudicial para el organismo que lo adquiere.

Esto nos permite afirmar que no es lo mismo tener bacterias en el organismo que virus; aunque ambos nos ocasionen enfermedades, su tratamiento será completamente diferente. Se han conocido casos de bacterias agresivas, pero los virus también suelen serlo.

En especial aquellos que ocasionan enfermedades como el Ébola, que es ocasionada por el virus que contiene ácido ribonucleico, con lo cual ocasiona síntomas a las personas cuadros de diarreas, dolores, hemorragias, fiebre e incluso deterioro de órganos y tejidos internos.

Las Bacterias

Otro virus devastador es el de VIH, que es el conocido comúnmente como SIDA, donde la persona que lo padece tiene una inmunodeficiencia que le hace propenso a enfermedad y tener deterioro en todos sus órganos.

Por otra parte las bacterias suelen ser tratadas mediante el uso de antibióticos, en cambio los virus son prevenidos, con vacunas o el uso de antivirales.

Los virus al igual que las bacterias se contagian. Por ejemplo el virus de la gripe es contagiado cuando la personas expulsa el virus mediante su saliva, al estornudar o al toser, e incluso los virus quedan en los objetos tocados por el enfermo, que pasan a otra persona al tocarlos y llevar sus manos a la boca o nariz.

Bacterias resistentes a los antibióticos

Básicamente un antibiótico es un fármaco que ha sido creado con la finalidad de atacar una enfermedad, combatiendo la bacteria que la ocasiona; no obstante, existe algunas de ellas que son resistentes al efecto de diversos antibióticos.

Los antibióticos han sido creados con componentes o sustancias, elaboradas químicamente en laboratorios, con la finalidad de que produzcan ciertos hongos que sean capaces de destruir el microorganismo de las bacterias, y así combatir las infecciones que ellas suelen causar.

Las bacterias se han vuelto resistentes, pues han mutado, es decir, ellas se han transformado metabólicamente, con lo cual origina, que al ser aplicado determinado fármaco, este no sea efectivo para su eliminación. Por ello es imperiosa la creación de nuevos medicamentos.

La Organización Mundial de La Salud (OMS), ha establecido una lista de bacterias que han considerado peligrosas para las personas, pero que a su vez necesitan especial atención, pues se han hecho resistentes al uso de antibióticos con ellas.

A continuación te daremos a conocer cuáles son:

  • Bacterias Críticas: Acinetobacter, Pseudomonas aeruginosa y Enterobacterias; siendo resistentes a los Carbapenémicos (antibióticos).
  • Bacterias de elevado nivel: Enterococcus faecium, presenta fortaleza con el uso de la vancomicina. Staphylococcus aureus, se resiste a la meticilina y a la vancomicina. Helicobacter, se resiste a uso de la claritromicina. Campylobacter resistente a fluoroquinolonas. Salmonellae y Neisseria gonorrhoeae, también resistente a la fluoroquinolonas y a la cefalosporina.
  • Bacterias nivel medio: Streptococcus Pneumoniae, la cual se ha hecho insensible al uso de la penicilina. Haemophilus influenzae, con marcada resistencia en su control por parte de la ampicilina y Shigella que suele resistir el efecto de las fluoroquinolonas, que son aplicadas para su control.

Por ello en todos los países del mundo, este es un tema que está siendo considerado, pues se necesitan nuevos fármacos que sean efectivos para este tipo de bacterias mutantes.

En todos los laboratorios del mundo es necesario realizar amplios estudios, para llegar a obtener componentes químicos efectivos, con los cuales estas bacterias no se resistan y puedan erradicarse definitivamente, de la persona que la padezca.

Las Bacterias

Información para los niños

A los niños es necesario mantenerlos informados, sobre todos los elementos presentes en la naturaleza. Por supuesto esto se hace progresivamente a medida que el niño va creciendo y comprendiendo el significado de las cosas.

Se puede ir dando a conocer en ellos, que los seres humanos vivimos con la presencia de gérmenes, y explicarles que son pequeñísimos seres vivos, que no pueden ver, pero que están allí, casi como una partícula de polvo que vuela por el aire.

Pero que aunque no logren verlos, ellos están allí presentes y además pueden hacer que se enfermen. Indicándoles que las bacterias viven en nosotros, pero que muchas de ellas nos ayudan para proteger nuestro estómago cuando ingerimos alimentos; sin embargo hay otras que se han vuelto malas y pueden atacarnos.

Así cuando una de estas malas bacterias ataca, puede hacer que se sientan mal y le duela la garganta, los oídos, el pecho o incluso alguna muela; ante lo cual ellos deben manifestarlo, para que sus padres puedan llevarlos al médico, quien será el que los libere de estas malas bacterias.

Los niños suelen ser receptivos a las nuevas informaciones, en especial cuando se les trata enseñándoles la verdad y considerándolos entes pensantes y capaces de razonar por sí solos. Por ello es necesario educarlos con cariño y lograr que ellos tengan confianza en sus padres, para que les pueden expresar cualquiera de sus dolencias.

Un factor muy importante una vez que los niños tienen el conocimiento de lo que es una bacteria, es vital además, que aprendan cómo se contagian y cuál es la mejor forma de prevenirla o evitarla. Todo esto por supuesto orientado por sus padres o maestros.

A continuación te presentamos algunas recomendaciones para la prevención de las bacterias, comprensible para los niños:

Manos Limpias: Los niños deben lavarse muy bien las manos con agua y jabón, pues solo así, pueden vencer a esas diminutas bacterias que quedan en sus manos al tocar los objetos. Unas manos limpias son primordial para comer y además, también se deben lavar luego de ir al baño.

Evitar esparcir bacterias: El niño debe aprender que, cuando necesite estornudar o toser, es necesario cubrir, tanto su nariz y su boca, pues las bacterias por allí se escapan. Se le puede incentivar al decir, que también se le escaparan las buenas bacterias.

Si es posible, en especial cuando ya el niño tiene algún síntoma, que se le enseña a utilizar pañuelos, para evitar la constante contaminación de sus manos.

Vacunas: Por último se les debe enseña a los niños lo importante que son para ellos las vacunas, siendo llevado un control riguroso por parte de sus padres. Pero que para el conocimiento de ellos debe representar un pequeño piquete, que evitará el crecimiento de las malas bacterias dentro de ellos, con las cuales pueden enfermar y sentirse muy mal.

Bacterias en los animales

En el organismo de nuestras pequeñas y queridas mascotas, también están presentes las bacterias; siendo a su vez portadoras de la misma, que no solo les pueden afectar a ellas, sino que a la vez pueden ser contagiarlas a los seres humanos. (Ver artículo: La tortuga marina)

Estas bacterias pueden ser contagiadas, al recibir desde un arañazo hasta una pequeña mordedura. Pasando así las bacterias al organismo humano y adquirir enfermedades ocasionadas por su presencia. Siendo además contagiadas por contacto con los excrementos del animal, su saliva o la caspa que puede estar presente en su pelaje.

Los niños por estar acostumbrados a jugar con sus mascotas, son más propensos al contagio, puesto que ellos no se lavan constantemente las manos y pueden llevárselas a la boca, estando sucias. También son propensas, aquellas personas con sistemas inmunitarios frágiles, como es el caso de ancianos y mujeres embarazadas.

Algunas de las bacterias que suelen afectar a las mascotas, en especial en el caso de perros, gatos, aves, hamster y otros animales de corral; es la Campylobacter jejuni, causante de fiebre, diarreas y dolores de tipo abdominal; cuando son adquiridas por los humanos.

Este tipo de bacteria puede ser contagiada por el agua, que está contaminada; la carne de alguna ave de corral mal cocinada o la leche que no ha sido pasteurizada.

Los gatos puede ser una incubadora de la bacteria Bartonella henselae y transmitirla a sus amos mediante un arañazo o mordisco del animal. La persona manifiesta síntomas de la presencia de esta bacteria, por inflamación de los ganglios linfáticos, con dolor, fiebre y fatigas.

Las Bacterias

Las garrapatas, las cuales pueden estar presentes en animales como perros y gatos, suelen transmitir a estos animales una bacteria denominada Rickettsia rickettsii, que en los humanos ocasiona erupciones con fiebre, escalofríos y dolores musculares.

Los loros que generalmente están presentes en los hogares, pueden transmitir una enfermedad denominada psitacosis, que es de origen bacteriano, transmitida por el contacto con las heces del ave. Este tipo de enfermedad ocasiona síntomas patógenos como dolor de cabeza, acompañado de tos y fiebre.

Todas estas enfermedades suelen ser tratadas mediante el uso de antibióticos, pero es importante su conocimiento, pues con ello nos permitirá estar atentos, cuando manipulamos o jugamos con estos animales, tanto en nuestro hogar como fuera de él.

Además de estos animales, existen muchos otros que son susceptibles a las bacterias; por ejemplo los reptiles y anfibios pueden estar expuestos a la Salmonella y los hamsters o peces también pueden ser agentes contaminantes de bacterias.

La Mycobacterium marinum es una bacteria que se adquiere por contagio en aguas contaminadas de piscinas o acuarios, donde habitan los peces, y sus síntomas suelen ser infecciones leves en la piel.

Microbios y bacterias

Para poder comparar estos dos elementos, es necesario conocer primeramente que son los microbios. Ellos han sido definidos como seres vivos, que no son visibles al ojo humano, si no que para ello se necesita utilizar los microscopios. Por ello son microorganismo que pueden estar presentes tanto en aire, como en el agua y la tierra.

Estos microorganismos pueden estar presentes también en nuestro cuerpo, al igual que las bacterias, y comparten la característica de solo ser visibles, mediante el uso de microscopios creados con esta finalidad.

Pero lo especial de todo esto, es que los microbios pueden ser también bacterias, al igual que virus, parásitos u hongos. Pues cualquier tipo de vida microscópica, puede ser definida como un microbio. Por ello las bacterias son parte de los microbios, es decir, que son microorganismos que conforman a los microbios.

Cuando se estudian los microbios, este estudio suele hacerse basándose en los diferentes tipos que han sido clasificados así hasta el momento, como son las bacterias, arqueas, hongos y protistas. Y dentro de todos estos microbios, los más conocidos son precisamente las bacterias, que han sido el objeto del presente artículo.

Por ello el estudio de todo lo relativo a estos microorganismos, y del cual se ocupa la biología, es de suma importancia, pues son seres vivos que poseen muchas especies en la naturaleza, casi invisibles, pero presentes, y que con cuya presencia ayudan a mantener el ciclo vital de la vida de todos los seres del planeta.

Las bacterias nos atacan y ocasionan enfermedades que no deseamos, y muchas de las cuales se resisten a ser erradicadas mediante el uso de antibióticos; pero también algunas de estas bacterias nos facilitan la vida, no solo por el hecho de que ayudan a la flora bacteriana de nuestro estómago.

Si no además por su utilidad dentro de la industria alimenticia, la cual se ha ayudado con el uso de bacterias para la fermentación de productos, especialmente lácticos, pero también en la creación de levaduras que permiten una adecuada fabricación, tanto de bebidas como del rico pan.

(Visited 721 times, 1 visits today)
Categorías Microbios

Deja un comentario