Entamoeba histolytica: características, hábitat y más

La Entamoeba histolytica es un parásito que afecta al ser humano y a los animales; aprende todo sobre sus características, hábitat, ciclo de vida, síntomas, tratamiento y todo lo que necesitas saber de este protozoo.

Entamoeba histolytica

¿Qué es la Entamoeba histolytica?

La Entamoeba histolytica es un organismo de tamaño microscópico, y formado por un sola célula, considerado así como un protozoos; siendo un parásito que dependen para su subsistencia de un organismo que lo hospede. Considerado un organismo anaerobio, ya que no utiliza oxígeno para desarrollar su metabolismo.

Este parásito tiene forma similar a una ameba, que se mueve por la prolongación de su citoplasma (parte celular que rodea a su núcleo), con la finalidad de alimentarse o como mecanismo de desplazamiento.

Pertenece al género Entamoeba, que es un tipo de ameba que causa tanto en humanos como animales enfermedades como la amebiasis, que es parasitaria, además de colitis que es una inflamación del colon (final del sistema digestivo) y absceso hepático, que es una úlcera con pus en el hígado.

Entamoeba histolytica

En muchas ocasiones la infección parasitaria producida por la Entamoeba histolytica, se desarrolla sin la presencia de síntomas o desencadena con su presencia directamente, ocasionando a la persona hospedante las enfermedades anteriormente mencionadas, y pueden ocasionarles problemas físicos muy graves.

En el mundo y generalmente en los países más pobres, una de las primeras causas de la diarrea es precisamente la colitis amébica, especialmente en niños menores de dos años y está clasificado dentro de los sistemas de salud, como un agente patógeno tipo B, que necesita vigilancia por las autoridades gubernamentales, pues es muy contagioso y se extiende con mucha facilidad. (Te recomiendo ver también Parasitosis)

Es una enfermedad que no se debe tomar a la ligera, pues puede representar consecuencias muy graves para la salud, principalmente cuando llega a etapas donde se compromete el normal funcionamiento de otros órganos del cuerpo.

Amebiasis

La amebiasis es la enfermedad que causa la presencia del parásito de Entamoeba histolytica dentro del organismo del ser humano y en el de los animales, como por ejemplo en los perros. El parásito es un protozoario que ocasiona trastornos de tipo intestinal.

Cuando la persona lo adquiere por vía oral o fecal, pasa a su estómago, donde por acción de los jugos gástricos se rompen en su forma de quiste y se multiplican formando nuevos parásitos, que se van alimentando y viviendo de la persona.

Esta enfermedad es muy contagiosa y se presenta en todo el mundo, generalmente con mayor incidencia en los países subdesarrollados y pobres, donde las medidas sanitarias son escasas, ya que una de la forma en que transmite es por medio de las aguas contaminadas que a su vez son utilizadas en la preparación de los alimentos de las poblaciones.

Entamoeba histolytica

Generalmente en un alto porcentaje de los casos, la persona portadora del parásito, la transmite a otras personas donde su comportamiento puede manifestarse de forma agresiva, aunque no lo haya hecho estando presente en el portador, con la destrucción de los tejidos del colon, inflamación de los intestinos y ocasionando una grave amebiasis.

Si el parásito llega por perforación a la sangre puede llegar a los otros órganos. Siendo la posible explicación para la diferencia entre los sistemas agresivos de una persona a otra, el hecho de que existen cepas del parásito mar fuertes y que en algunos pacientes, su nivel inmunológicos es menor.

Este es un factor que está siendo estudiado, pues el parásito puede ocasionar lesiones dentro de una persona, muy distintas al de otro, e incluso mantenerse viviendo en ella sin dar síntomas de su presencia, pero el peligro de contagio está latente.

Historia

Los padecimiento intestinales que origina la presencia de diarreas, ha está estrechamente presentes, durante todo el desarrollo de la humanidad; aun en épocas remotas de los años 377.C. Hipócrates ya las reconocía y denominaba “Flujo de Vientre”, cuando observó a un individuo que presentaba amebiasis, y cuyas manifestaciones eran disentería y fiebre.

Posteriormente se denominó disentería en el 87 A.C., cuyo significado en griego era alteración. En América se encontraron documentos donde se plantea, que esta dolencia se podría mejorar con el uso de la ipecacuana, que es una planta de cuyas raíces se extrae un jarabe que servía para los vómitos y eliminar del cuerpo toxinas que se hayan ingerido.

Ya en la época del 1611, se presentaban casos donde las personas fallecían por disentería asociada con absceso hepático, con fue el caso de fray García Guerra Virrey de la Nueva España. Y en el 1783 era descrita la enfermedad como “fiebres malignas biliosas”, con las cuales el paciente podría morir, necesitando por ello intervención quirúrgica.

Entamoeba histolytica

El descubrimiento de la enfermedad amibiasis lo realizó en el año 1873, un médico ruso llamado Fedor Lösch, luego que realizó experimentos a un perro, con el parásito presente en una persona enferma de amibiasis. Pero las evidencias clínicas solo se obtuvieron para 1891 con Councilman y Fleur.

Para el año 1893, fue cuando se descubrió la forma de quiste del parásito, por parte de Quincke y Roos y su transmisión fue establecida en 1913 por Walter y Sellards.

Para el año 1936 Bernardo Sepúlveda, realiza un estudio completo, dedicado a la amebiasis y su necesidad de estudio e investigación para llegar a la causa, consecuencias y forma de hacer frente a este mal que aquejaba a muchas personas en la época que se vivía.

Entamoeba histolytica

Posteriormente ya en los años 70, se podía sospechar la presencia de esta enfermedad en cualquier persona, mediante datos clínicos y exámenes de laboratorio realizados de manera general, acompañados con una punción hepática, para su diagnóstico o mediante el uso de cirugías.

Todo esto cambio gracias al uso de los fármacos de tipo nitroimidazoles y la utilización de los estudios mediante ecografía, así como el inmunodiagnóstico a partir de la década de los 80.

Un nuevo avance se presenta para los año 90, ya que se desarrollan pruebas que permiten detectar antígenos de la Entamoeba histolytica en las heces y suero de los pacientes que presentaban los sistemas. Con ello se podía determinar eficazmente la presencia del parásito, que ocasionaba toda una serie de síntomas en las personas que lo tenían en su organismo.

Entamoeba histolytica

A partir de esta fecha se ha utilizado en muchas naciones del mundo, ya que es la mejor forma, más económica y sin ocasionar trauma a los pacientes, pero que permite determinar con certeza la presencia del parásito en su organismo, mediante la realización del estudio de la materia fecal con el microscopio. No obstante se sigue avanzando en esta materia.

Características de la Entamoeba histolytica

En general este es un parásito de tipo ameba, cuyas características son similares dentro de su especie, es un trofozoito o forma vegetativa que vive dentro de otro cuerpo, y se reproduce como parte de su ciclo de vida como micro organismo protozoario.

Este tipo de ameba mide de 20 a 60 micras de diámetro (medidas microscópicas) y ocasionan quistes de hasta 20 micras, los cuales son muy resistentes a cualquier condicionan y causan su propagación. Son más resistente aún dentro del organismo humano, y ocasionan las diarreas con el padecimiento de colitis amebianas.

Se multiplican por división asexual, siendo la forma activa de la ameba. Para ello si no está en forma de vegetativa, forman quistes y del núcleo de la célula se dividen y dan origen a otros cuatro parásitos nuevos, que van multiplicándose así sucesivamente.

El parásito se contagia al ser humano en forma de quistes de amebas, bien sea a través de la ingesta de agua o alimentos que se encuentren infectados. Así llegan y se liberan a nivel del intestino delgado en forma de metaquistes, los cuales pasan a forma trofozoito se desplazan al intestino grueso y se establecen allí.

El parásito vive dentro del ser humano, gracias a que se alimenta de los restos de alimentos presentes en nuestro estómago, denominado bolo alimenticio, de bacterias, líquidos desechados por las células y los glóbulos rojos. (Pueda que te interese ver Anquilostomas)

Entamoeba histolytica

Esta acción sobre el organismo humano ocasiona porosidades, se fija en las células y las destruye, produciendo la presencia de diarreas. Es un organismo tan invasivo que puede afectar otros órganos del ser humano.

Nombre común

El nombre científico del parásito ha sido establecido de la combinación de cuatro términos de origen griegos como son los siguientes:

Ent, qué significa intestino; luego amoeba, cuyo significado es ameba; hist, que es tejido y por último lisis, cuyo significado es destrucción. Formando así el nombre Entamoeba histolytica.

Aunque el parásito que la ocasiona es una ameba, se suele utilizar el término amiba, del cual surgió la denominación de amibiasis para la enfermedad ocasionada por la presencia de este parásito en el organismo.

La Entamoeba histolytica, es conocida así comúnmente como una ameba, que origina la enfermedad denominada disentería amebiana o amebiasis, ya a través de su nombre se describe la naturaleza de la enfermedad que causa, la cual consiste en una infección de tipo intestinal que manifiesta síntomas como diarrea, con posible moco o sangre.

Por ello se le puede conocer con el nombre de la enfermedad que la origina, es decir, como amebiasis o disentería; con consecuencias graves para la salud, en especial por las presencia constante de diarreas que pueden llevar a la persona a sufrir una deshidratación.

Entamoeba histolytica

Morfología

La Entamoeba histolytica ha sido estudiada por los investigadores científicos lográndose establecer, que ella presenta diversas formas asociadas con su desarrollo durante su ciclo de vida, como son las que contemplaremos a continuación:

  • Trofozoito: representan la forma móvil de este parásito que posee un núcleo formado por cromatina, que es su ADN.
  • A su vez, estos trofozoitos pueden presentarse de dos formas como son, la magna de mayor tamaño, que es el causante de la disentería amebiana y se alimenta de glóbulos rojos, permaneciendo en los tejidos presentes en el intestino. A continuación te presentamos una imagen donde se puede identificar las forma de los trofozoitos. Con la cual se pueda diferenciar de su forma de quiste.

Esta forma de trofozoito es la que se alimenta dentro del organismo, pero no es la que se reproduce o se contagia.

Entamoeba histolytica

Emite mucho pseudópodos, que son prolongaciones celulares de su cuerpo, que le permiten mantenerse en movimiento.

La otra forma es minuta, que es la forma natural del parásito, de menor tamaño, no ingiere sangre, se alimenta en el intestino, y posee pseudópodos, pero de menor tamaño que los de la forma anterior.

  • Quiste: Esta es su forma por medio de la cual realiza la infección y propagación, su vista en el microscopio es circular y bien demarcada. Esta es su forma resistente e infectante.
  • Meta quiste: Son formas que se derivan de las anteriores, pero que luego originan las primeras formas que son los Trofozoito, por lo que se les observa como una membrana delgada e irregular.

Es importante considerar, que esta forma de quiste es la que se contagio a través de las heces, y la que se reproduce una y otra vez dentro de los organismos hospedantes.

A continuación te presentamos un pequeño video de cómo actúa el parásito.

Clasificación Taxonómica

Los estudios realizados por las investigaciones científicas han permitido que los científicos, clasifican y nombran a cada una de las especies que existen en el planeta e incluso las del tipo microscópico, como es el presente caso.

Taxonómicamente ha sido clasificada de la siguiente manera:

  • Pertenece al reino protista.
  • El filo es de las amoebozoa.
  • Clase de archamoebae
  • El Orden de las mastigamoeba
  • Familia de las etamoebidae
  • Género Entamoeba y
  • Especie Entamoeba histolytica (protozoo parásito)

A continuación te presentamos una vista microscópica del parásito en forma de quiste.

Entamoeba histolytica

Dentro de género Entamoeba al que pertenece el parásito objeto del presente artículo, existen cuatro especies, siendo las otras tres: Hartmanni, Coli y Gingivalis.

Hábitat de la Entamoeba histolytica

El parásito una vez que se ha desplazado dentro del organismo humano, pasando del estómago, al intestino delgado y luego al grueso, se establece en las paredes del colon, a nivel del ciego, que es donde se produce la masa fecal, formando allí quistes redondos que se pegan de las paredes del colon y se resisten a ser expulsados.

Por ello el colon del ser humano se convierte en su hábitat, donde se alimenta y evoluciona. Originando otros parásitos de su especies, pudiendo comprometer otros órganos de la personas y produciendo su expansión fuera del ser humano a través de las heces, que son los agentes contaminantes.

Entamoeba histolytica

Transmitidos por falta de higiene cuando se va al baño, o por el uso de los baños por más de una persona. Además por la ingesta de alimento o agua que sean contaminados por la Entamoeba histolytica.

Reproducción

La Entamoeba histolytica tiene una reproducción de tipo asexual, cuando están maduras, realizando la multiplicación de su material genético, conocido con el nombre de cromatina, la cual se va duplicando y multiplicando por un proceso dentro del núcleo de la células, alargándose y dividiéndose en otras que serán sus hijas.

Cada nueva ameba de esta especie mantiene copia de la ADN, de su madre o ameba originaria y hasta el momento no se ha visualizado, ningún tipo de reproducción sexual.

Ciclo de vida de la Entamoeba histolytica

El ciclo de vida para este parásito se lleva a cabo con la presencia de los trofozoítos, que es la forma que se alimenta del cuerpo humano y a la vez se reproduce en el intestino grueso, en la zona del colon, formando posteriormente los quistes que producen la infección y contaminación; manteniéndose de forma resistente dentro del organismo.

Estos parásitos viven gracias a los alimentos del cuerpo de la persona que los ha adquirido, como mencionamos anteriormente la Entamoeba histolytica llega a la persona por vía oral, al estar expuesto a algún alimento u objeto contaminado, pasa a su estómago, se dirige al intestino grueso y a nivel del colon se hospeda, para duplicarse y mantenerse.

Por ello es a través de muestras de heces tanto humanas como de mascotas, que se puede diagnosticar la presencia de este parásito, mediante un examen microscópico, con la cual se obtiene la observación de los trofozoítos o sus quiste.

Entamoeba histolytica

Estos quistes resistentes a los medios hostiles, son formados a partir de inmovilizaciones citoplasmáticas y van formando prequistes, que se desarrollan posteriormente en quistes al madurar, lo cual se realiza en el colon humano y no en los tejidos.

Cuando la persona ingiere la Entamoeba histolytica en forma de quistes, por acción de los jugos gástricos, que debilitan las paredes del estómago y los intestinos, son destruidos y dan origen a su forma en trofozoítos con la presencia de unos cuatro núcleos, que se van multiplican de 2 hasta 8, que a su vez mantienen latente el ciclo de vida del parásito, permitiendo que se siga multiplicando.

Se han dado casos en que la Entamoeba histolytica tiene un comportamiento donde solo vive y se alimenta del organismo que le hospeda, sin producir ningún tipo de síntoma. Pero igualmente es un agente de contaminación para su entorno pues expulsa los quistes, que pueden pasar con facilidad a vivir en otro organismo. En el siguiente video puedes observar cómo vive este parásito dentro del organismo.

Transmisión

Para la transmisión de este parásito, cumple una importante función su forma de quiste, que son circulares, resistentes y son excretados a través de las heces tanto de los humanos como de los animales que se encuentran infectados.

Básicamente la transmisión consiste en un ciclo donde la persona enferma expulsa en sus heces la ameba y esta pasa a otra persona que ha tenido contacto con dichas heces, donde acaba ingiriéndolas.

Esto se da a causa de malos hábitos de higiene entre las personas, cuando tocan alimentos y los consumen sin lavarse las manos, después de haber ido al baño. También puede darse el caso que el parásito pasa de una persona a otro, cuando más de una persona utiliza el mismo baño.

Entamoeba histolytica

Pues el parásito o ameba se transmite por vía fecal-oral. También puede ser adquirido al ducharse o tomar agua en lugares de poca higiene. Por ello es importante que cuando una persona en la familia padezca una enfermedad producto de este tipo de ameba, se tomen todas las previsiones necesarias, como una higiene permanente y exclusiva de los hábitos de las personas, en cuanto al uso del baño.

La transmisión no será controlada eficazmente hasta que se realice un control adecuado de las instalaciones de las aguas negras en las poblaciones subdesarrolladas, donde además prolifera el uso de pozos sépticos para eliminar los desechos fecales, y es precisamente esos desechos donde el parásito está presente y al no ser controlados adecuadamente, son absorbidos por la tierra y llegar a las aguas que se consumen. (Quizás te interese ver Tipos de insectos)

Todo esto se vuelve un ciclo, con un elemento constante y vital, la higiene como la mejor medida preventiva a fin de no ser propensos a ingerir el parásito, y por ende no correr el riesgo de poner en peligro la salud de otras personas, al poder contagiarlas sin saberlo.

Se debe concientizar a las personas sobre el cuidado del agua y la higiene necesaria y vital al consumir cualquier alimento, pues incluso las frutas pueden haber sido lavadas o regadas con agua contaminada y pasar así a nuestro organismos.

Debemos evitar el consumo de alimentos de dudosa procedencia, ya que no sabemos las normas de higiene utilizadas para su elaboración. Incluso se ha establecido que los alimentos pueden ser contaminados por el paso de moscas o cucarachas sobre ellos.

Parece inverosímil, pero si lo piensa, no lo es, ya que tanto las moscas como las cucarachas pueden transportar en su patas los quistes de la Entamoeba histolytica con facilidad, adquirida por estos insectos cuando se posan sobre la heces contaminadas por el parásito. (Ver también Cucaracha americana)

Entamoeba histolytica

Se conoce la existencia de que en la actualidad se están realizando estudios experimentales, con la finalidad de obtener una vacuna que permita a las personas utilizarla, de manera preventiva para evitar contraer la enfermedad, especialmente para las personas que suelen realizar viajes, donde se encuentran expuestos a todo tipo de normas higiénicas.

Síntomas

Cuando la persona padece la amebiasis, producto de la presencia del parásito Entamoeba histolytica dentro de su organismo, puede no presentar síntomas; a través de estudios se ha establecido que el 90% de las personas contaminadas no presentan síntomas, surgiendo la enfermedad de una a cuatro semanas luego que se han ingerido los quistes.

No obstante al presentar la enfermedad se manifestaran una serie de síntomas, en consecuencia y de forma común pueden ser detectados como son:

  • Presencia de dolor abdominal y especialmente al realizar las evacuaciones.
  • Presencia de mucha diarrea, acuosa y que puede contener trazos de sangre.
  • Pérdida de peso producto de la cantidad de evacuaciones.
  • Se puede manifestar la presencia de fiebre.

El peor síntoma que se puede manifestar es cuando el parásito ocasiona alguna lesión dentro del color que origine una necrosis (muerte del tejido), lo cual es grave pues puede ocasionar perforación y una peritonitis (inflamación de la membrana abdominal).

Cuando la persona se ha contaminado por este parásito, está propenso además a sufrir amebiasis extra intestinal, que es cuando este parásito ocasiona abscesos hepáticos con síntomas de fiebre acompañada de dolor agudo en la zona del hígado. Generalmente no emigra a otros órganos.

Es importante que se realice a las personas un diagnóstico adecuado, pues la presencia de este parásito suele confundirse con la Entamoeba Hartmanni, muy similar a la histolytica y que aloja en los intestinos, pero se diferencia por no alimentarse de los glóbulos rojos y sus quistes son de menor tamaño.

La amibiasis ocasionada por el parásito está considerada la tercera causa de parasitosis a nivel mundial, y que puede ocasionar de no ser atendida a tiempo, la muerte de su hospedante, que es precisamente el ser humano.

Este parásito puede desencadenar una epidemiología a nivel mundial si no es controlado con las medidas adecuadas, en especial si consideramos su fácil propagación a través del agua que es consumidas por las poblaciones y que si no son tratadas adecuadamente, pueden estar contaminadas de materias fetales, producto de esas mismas poblaciones.

Tratamiento

Entamoeba histolytica

Esta es una enfermedad que una vez que se haya detectado en la persona, es necesario que sea tratada, a fin de erradicar al parásito de su organismo, bien presenten síntomas o no; pues la Entamoeba histolytica, puede ocasionarle complicaciones en un futuro. Además que siendo el paciente un portadot, la podría transmitir con facilidad a los miembros de su familia y estos a otras personas, desencadenando así una epidemia.

Cuando por ejemplo el paciente presente un colitis amebiana, producida por el Entamoeba histolytica, se le puede tratar con el medicamento metronidazol, tanto en adulto como en niños; siendo combinado con otros fármacos para la eliminación de los quiste, pero todo esto se realizará a criterio del médico tratante, pues no siempre se obtiene lo esperado.

También se utiliza el tinidazol pues se obtiene buenos resultados, y menos efectos adverso que con el metronidazol. Los que nos permite llegar a la conclusión de que el uso de estos medicamentos dependerá de las condiciones físicas presentadas por cada paciente.

Pero la mejor manera de erradicar este tipo de parásito es cuando se mejoran las condiciones de vida de las poblaciones, y en especial, las relacionadas con las de tipo sanitario. Con especial atención en las áreas donde este tipo de enfermedad prevalece.

Pues la enfermedad se ha visto estrechamente relacionada con el grado de sanidad y nivel socioeconómico de las naciones, además de la presencia de climas tropicales, que favorecen su proliferación. (Te recomiendo ver también: Clasificación de los insectos)

Entamoeba histolytica

Natural

Las  personas gracias a la herencia y costumbres de viejas enseñanzas dejadas por sus padres, suele al presentar un malestar físico acudir en primera instancia, a las medicinas naturales, con la finalidad de aliviar su padecimiento.

Estos remedios de tipo natural, aunque no erradican el parásito, les permiten a las personas tener un control de sus síntomas y evitar la manifestación física de una amebiasis. Por ello los consideramos a continuación:

  • Un fruto que tiene propiedades digestivas y antiparasitarias es el coco, pues cuenta con vitaminas y minerales que aumentan las defensas del sistema inmunitario. El agua de coco es muy importante, y se debe consumirá por lo menos 3 vasos al día. Además se puede consumir aceite de coco, ya que es desparasitante.

El agua de coco tiene innumerables nutrientes que benefician a nuestro organismo y además le ayuda a subir nuestro nivel de glóbulos blancos cuando son escasos.

Entamoeba histolytica

  • El ajo es otro elemento natural a nuestro alcance, excelente antibiótico además de desparasitante, y regenera la flora bacteriana del estómago. Lo ideal es consumirlo crudo, por algunas semanas.
  • Una planta beneficiosa es el orégano, permite el control de los gases, favorece la función digestiva y es antiinflamatorio. Las infusiones de esta planta ayudan a detener la diarrea, rebaja la irritación, evita los calambres en el estómago, fortaleciendo sus paredes.
  • Las semillas de limón trituradas hasta formar una pasta, que se tomara diluida en un vaso de agua, por dos noches.
  • Las calabazas o auyama como se conoce en algunos lugares, tiene unas semillas que la mayoría de las personas las desechan. Ya es hora de darle un uso beneficioso para tu salud. Tiene propiedades antiparasitarias y depurativas, pues realizan una lubricación de los intestinos, bajando sus niveles de inflamación. Para consumirlas es necesario pulverizarla y agregar este polvo en tus comidas.
  • El aceite de ricino con 2 cucharaditas en agua todas las noches, mata a los parásitos rápidamente.
  • Otra buena alternativa es tomar té negro como depurativo, muchos líquidos, consumir frutas o alimentos con altos niveles de vitaminas, para aumentar las defensas inmunológicas naturales de tu cuerpo y hacer frente a los ataques del parásito.

Factores de riesgo

Existen personas que son más propensas a la manifestación de síntomas causados por la presencia de la Entamoeba histolytica en su organismo, lo cual les ocasiona la amebiasis, algunos de ellos los consideramos a continuación:

  • Cuando la persona está embarazada y sus defensas inmunológicas bajan.
  • En casos de personas que utilizan drogas inmunosupresoras, los cual también baja su defensa inmunológicas.
  • Cuando las personas usan corticoides, utilizadas para padecimientos inflamatorias, alérgicas y otros padecimientos.
  • En las personas que consumen alcohol.
  • Con los bebés o personas mayores.
  • En pacientes que padecen SIDA.
  • Personas que sufren cáncer.
  • Con la personas que presentan cuadros de desnutrición, las cuales generalmente tiene las defensas inmunológicas demasiado bajas, y esta es una circunstancia que conlleva a que el ataque del parásito en su cuerpo sea más agresivo.

Entamoeba histolytica

Prevención

Todas las personas están expuesta al parásito, sin embargo los turistas, generalmente, se encuentran más expuestos ya que consumen aguas y alimentos de los lugares a los cuales viajan, y que pueden esta potencialmente contaminados sin que ellos lo sepan.

Por ello ,consideramos que es importante hacerle llegar algunas recomendaciones que les permitan estar preparados a la hora de realizar un viaje y que no tengan que sufrir consecuencias en su salud, producto del mismo. Se aconseja por ello:

  • Es útil contar con medicamentos como el metronidazol, en caso de sufrir posibles alteraciones diarreicas y que se sospechen sean producto de la ameba, claro está con la autorización de su médico.
  • Utilizar siempre aguas embotelladas y de origen confiable, para tener la seguridad de que su contenido no se encuentra contaminado, evitando así que el parásito llegue a su organismo, por esta vía.

Entamoeba histolytica

  • No tomar bajo ninguna circunstancia agua de los grifos, ni fuentes o manantiales, pues pueden haberse contaminado con residuos fecales de los poblados.
  • No utilizar cubitos de hielo que no sean elaborados con agua potable.
  • Evitar lavarse los dientes con el agua de grifo, preferiblemente hágalo con haga potable, así estará seguro de que no llegara a su boca ningún parásito que pueda estar presente en el agua de este grifo.
  • Puede tomar con seguridad todas aquellas bebidas que sean embotelladas como es el caso de cerveza, vinos, refrescos enlatados y las que elaboran con el agua hervida como el café o el té.
  • Cuando consuma frutas o verduras, trate de lavarlas con agua potable, a fin de evitar que sean contaminadas.
  • Por último, es preferible que cuando tome las bebidas, lo realice directamente de la botella, si es posible, pues los vasos pueden estar sucios o tener aún agua, cuando no se secados bien.

Entamoeba histolytica

Periodo de incubación

El periodo de incubación del parásito es un proceso que puede presentarse de dos a cuatro semanas, luego que la persona a ingerido los quistes de la Entamoeba histolytica; bien sea por contagio de forma oral o fecal.

Una vez que el parásito se ubica en el cuerpo humana, con su forma de quiste, llega al estómago, donde por acción de los ácidos gástricos, se desintegra el quiste y se dispersa en forma de trofozoítos, que son los que se mueven causando todos los síntomas de la enfermedad, ya que se alimentan de los desechos estomacales y luego se alojan en el colon.

Siendo este el proceso que lleva a cabo durante el periodo de incubación, el cual depende de cada persona en particular, puede ser en días o hasta semanas.

Cuando los portadores del parásito no manifiestan síntomas, la transmisión pueden hacerla incluso durante años. Y se asocia la condición inmunológica de cada persona con la susceptibilidad ante el parásito.

Entamoeba histolytica

Prueba de antígeno

La prueba de antígeno es un estudio o examen que permite descubrir la presencia de la Entamoeba histolytica en un persona, a través de su deposiciones fecales o por medio de su sangre. Se utiliza como diagnóstico de la amebiasis, en la presencia de un absceso ocasionado en el hígado o cuando el paciente presenta disentería.

Se utilizan otros exámenes similares como la medición del anticuerpo del parásito y el estudio por medio del microscopio de las heces. En dichas heces se observan los quistes del parásito en su forma latente.

Frecuencia de la prueba

Este tipo de exámenes se realizan en una etapa inicial para detectar la presencia del parásito en el organismo de la persona, pero puede ser necesario el monitores, con exámenes sucesivos, con la finalidad de establecer si es parásito ha sido erradicado o no.

Además que con ello comprueban la acción que tiene el medicamento que se le suministre a la persona, en el control y eliminación de la Entamoeba histolytica de su organismo.

Entamoeba histolytica

Realización del examen

Para la realización de este examen se requieren dos elementos: las heces de la persona, tomadas en un recipiente especial, sin otros agentes que la puedan contaminar como la orina, papel o agua.

El segundo elemento es tomarle una muestra de sangre de la vena de un brazo. Siendo estos dos elementos guardados adecuadamente para su análisis. En función de los resultados obtenidos el paciente será tratado bajo medicación indicada por su médico.

Entamoeba histolytica en el embarazo

La mujer cuando se encuentra embarazado, por lo general sufre de anemias, por los requerimientos de la formación de su bebé en el útero, y esto hace que sus defensas en consecuencias baje, haciéndola más vulnerable en el caso de contraer la Entamoeba histolytica.

Y la evolución del parásito dentro de su organismo puede darse de igual forma que en los casos de personas que no están embarazadas, hasta el momento no se ha establecido que dicho parásito pueda pasar a la placenta que contiene al feto. Pero se sabe que puede afectar otros órganos del cuerpo, cuando perfora el color y sale.

Son pocos los estudios en este sentido, pero con algunos casos observados se ha constatado que la mujer embarazada puede presentar un absceso hepático producido por el parásito en su organismo, que puede darse por el deterioro de la inmunidad celular que presenta la mujer en el periodo de gestación y que le hace más susceptible, para que esta enfermedad sea grave en ella.

Sin embargo las mujeres embarazadas pueden ser susceptibles de contraer el parásito, ya que si ingieren alimentos o agua contaminada, este pasará con facilidad a su organismo, y ellas manifestaran los síntomas frecuentes causados por la enfermedad, aunque su condición es más delicada, pues al estar embarazadas sus defensas son bajas.

El siguiente video corresponde a una mujer embarazada.

Puede ser tratada con el metronidazol, que es una droga tipo B y permitida para su uso durante el embarazo. Por ello se puede concluir que el embarazo en un elemento que predispone a la persona, a sufrir con la amebiasis, pues su sistema de inmunológico es bajo, y el parásito aprovecha para proliferar dentro del organismo femenino.

Entamoeba histolytica en niños

Este tipo de parásito cuando está presente en los niños es necesario atenderlos a tiempo, pues la diarreas que sufre como consecuencia pueden llevarle a un estado de deshidratación que pudiese ocasionar incluso la hospitalización del niño, con la finalidad de que se hidratado por un suero colocado por vía intravenosa.

Los niños generalmente llegan a este estado de deshidratación, por la presencia de diarreas sucesivas, y cuando el nivel de líquidos que se les suministra, no son suficientes, para compensar la pérdida sufrida a consecuencia de la diarrea, producto de la disentería o amibiasis.

Entamoeba histolytica

Los niños son igualmente susceptibles a la presencia de la Entamoeba histolytica en su organismo. Siendo el primer factor de riesgo, la falta de higiene cuando van al baño, y además, porque generalmente se llevan los objetos a la boca estando sucios.

Ellos pueden tomar agua o comer alimentos contaminados con más facilidad que los adultos y muchos por estar en etapas de crecimiento, tienen las defensas inmunológicas de su cuerpo bajas, lo que permite que el parásito ataque con más rapidez.

Otro factor que les puede llevar a adquirir el parásito, es cuando están en edad escolar y comparten con otros niños los alimentos e incluso utilizan el mismo baño para todos ellos, sin tener lasa adecuadas normas de higiene que se deben seguir para evitar el contagio de un niño a otro.

Entamoeba histolytica

Entamoeba histolytica en las heces

El parásito es expulsado en la heces de la persona contagiada en forma de quistes, las cuales son analizadas mediante el uso de un microscopio, lo cual permite observar unas formas circulares o esféricas, muy resistentes, que son los microorganismos en forma compacta del parásito, que es el contagioso y el que se multiplica para la formación de más parásitos.

El quiste observado, tal como se ha dicho anteriormente es la forma infectante; y se observado en las heces tanto humanas como de animales, con lo cual se determina su presencia, que puede llevar a la persona a padecer amebiasis con sistemas o sin ellos. En las siguientes láminas se observan distintas imágenes de los quistes de la Entamoeba histolytica.

Como se puede observar en ellas, los quistes examinados mediante el uso de un microscopio, presentan una forma redondeada, lo que permite ser diferenciados de los trofozoítos, que son más alargados.

Entamoeba histolytica

Entamoeba histolytica en perros

Los seres humanos a menudo pueden verse afectados por la presencia del parásito Entamoeba histolytica, siendo los portadores de este tipo de ameba que suele hospedar su organismo y como tal, representan una fuente de infección que puede afectar a sus animales domésticos.

El perro puede contagiarse de la misma forma que el ser humano, mediante el consumo tanto de agua como de alimentos contaminados con los quistes de este parásito, que pasan a trato digestivos, realizan su ciclo de vida y ocasionan en el animal una serie de trastornos diarreicos.

Existen dos tipos de amebas parasitarias que pueden afectar a nuestras mascotas, una de ellas es la Entamoeba histolytica y la Acanthamoeba.

Entamoeba histolytica

A través de la lectura hemos planteado cómo se desenvuelve el parásito de la Entamoeba dentro de los organismos, y el hecho que su presencia podría no manifestar síntomas, hasta que se vuelve severa y ya el organismos hospedante comienza a presentar cuadros de colitis, acompañados con diarreas y presencia de trazos de sangre en las heces.

Cuando el perro no es atendido adecuadamente por un veterinario, corre el riesgo de morir, pues la diseminación del parásito por el torrente sanguíneo del animal se realiza rápidamente y comenzaran a fallarles todos los órganos involucrados, además que se deshidratan por las frecuentes diarreas.

A manera de información le indicamos que la otra ameba que puede afectar a su mascota es la Acanthamoeba, y causa falta de apetito, mucho letargo, fiebre y la presencia de secreciones en la nariz y los ojos, afectando además su respiración.

Entamoeba histolytica

Contagio

Las mascotas no tienen el control sobre lo que ingieren y por ello se exponen con facilidad a poder adquirir el parásito, en especial si alguien de su hábitat lo posee, por ello a continuación le mencionamos algunas de las formas como pueden contagiarse:

  • Se pueden infectar al consumir o inhalar por error agua contaminada con el parásito.
  • Otra forma de contagio es con el consumo de alimentos contaminados con el parásito.
  • Nuestros perros no suelen lavarse las patas, por ello son propensos a contagiarse, ya que pueden estos dichos parásitos en el suelo, especialmente cuando existe falta de higiene adecuada en los baños.
  • Igualmente puede contagiarse de cualquier otra mascota que se tenga en casa y pueda presentar los parásitos, como otro perro y hasta un gato.
  • Evitar en lo posible que su mascota consuma heces, tanto propias como de otra procedencia.
  • No se les debe dar ningún tipo de sobras que estén descompuestas, ya que pueden estar afectadas por el parásito.
  • El agua que consume su mascota, debe ser cambiada con regularidad, a fin de que sea lo más fresca posible.
  • Los perros deben ser sometidos a un calendario de desparasitación llevado bajo estricto control, para que puedan contar con un buen estado inmunológico, con el que hacer frente a la presencia de los parásitos.
  • Para los tratamientos con relación a la amibiasis se utilizan medicamentos similares al de los humanos, elaborados a base de fármacos contentivos de metronidazol.

Entamoeba histolytica

  • El parásito de la Entamoeba histolytica suele contagiar además de los perros, a gatos y cerdos.
  • En caso de que su mascota presente cualquier síntoma de sospecha de contagio, o presencia de una amibiasis, se le debe llevar a chequear a su veterinario, a fin de que pueda darle todas las indicaciones necesarias a seguir para su tratamiento antes de que sea más grave la enfermedad. (Pueda que te interese ver: Arácnidos)

Uso del Metronidazol

El metronidazol es un fármaco considerado antibiótico, utilizado tanto para humanos como en la medicina veterinaria, pues permite la erradicación de bacterias y parásitos como el Entamoeba histolytica.

Pero es importante realizar la consideración de que su uso puede ocasionar algunas reacciones de tipo adverso, como son las alteraciones gastrointestinales, un estado de somnolencia y problemas hepáticos.

Pero con la administración del medicamento se busca reducir y erradicar el número de parásitos de este tipo, dentro de los perros; en ocasiones cuando se hace difícil limpiar por completo su tubo digestivo, suele utilizarse además enrofloxacina.

Entamoeba histolytica

Todo el tratamiento debe estar acompañado de una dieta balanceada, para una limpieza eficaz. Y la dosis de metronidazol que usualmente se recomienda es por vía oral unos 50 mg al día en función de peso corporal del perro, por un tiempo aproximado no menor de 5 días y no mayor de los 7 días.

Cuando la mascota se encuentra en estados de inapetencia, la dosis puede ser divida en dos partes al día de 25 mg cada una, por el peso corporal del animal.

Mecanismo de acción

El medicamento tiene un acción rápida en el control tanto del parásito Entamoeba histolytica, como sobre otros tipos de parásitos y bacterias, su composición se activa por la presencia de los microorganismos en el organismo que está siendo tratado y que son sensibles al fármaco.

Su acción se basa en la alteración del ADN de las células del parásito que se encuentran en reposo, evitando su división y actúa directamente sobre los trofozoítos, que son los que se alimenta dentro del organismo huésped, iniciando el ciclo del parásito, que conlleva luego a la formación de los quistes, a través de los cuales se contagia y reproduce.

Por ello el metronidazol ataca a los microorganismos sensibles a su acción, generando reacciones en ellos, que le producen daño celular en su ADN, y rompiendo su ácido nucleico, para evitar su propagación.

Efectos adversos

El metronidazol al ser utilizado en nuestras mascotas puede ocasionar efectos adversos, lógicamente no todos pueden manifestarlo, sin embargo es importante conocerlos a la hora de suministrarle el medicamento a su mascota, luego que le sea indicado por su veterinario. Algunos de los efectos manifestados son:

  • Letargo, que es una manifestación de inactividad o somnolencia presentada por su mascota.

Entamoeba histolytica

  • Condiciones donde se observa debilidad en el perro, ya que puede estar echado durante demasiado tiempo, sin querer realizar actividades físicas.
  • Podría presentar trastornos de tipo hepático.
  • Se pueden presentar trastorno de tipo neurológico, como epilepsias, tumores y enfermedades con alteraciones cerebrales.
  • Puede bajar sus defensas inmunológicas y hacerle propenso a las infecciones.
  • Además le puede causar alteraciones de tipo estomacal, con la presencia de vómitos y disminución del apetito.
  • El uso prolongado del medicamento puede ocasionar una sobredosis que le llevaría a una serie de trastornos graves.

Precauciones

No se debe utilizar el metronidazol con mascotas que puedan ser alérgicas a sus componentes, además que puede afectar más a los perros que se encuentren débiles o que estén embarazados.

Es muy importante que si su mascota ha presentado sido de alguno tipo de padecimiento de tipo hepático, no le sea administrado este medicamento, ni tampoco cuando se le esté administrando a su perro medicamentos como fenobarbital, prednisolona o rifampicina, ya que reaccionan entre ellos alterando los efectos esperados con cualquiera de estos tratamientos.

Curiosidades

Durante el desarrollo de este artículo, hemos encontrado una serie de curiosidades sobre la Entamoeba histolytica, que deseamos considerar para su información como son:

  • Se contagia por contacto tanto bucal como rectal.
  • En el cuerpo humano no viven en el estómago, sino en el colon.
  • Puede presentar síntomas en algunas personas y en otras no.
  • Las personas aunque no presenten síntomas, son portadoras del parásito y lo contagian a otras personas.
  • El parásito sale de la persona contagiada en forma de quistes en las heces.

Entamoeba histolytica

  • Cuando una persona se contagia, lo que ingiere son los quiste de la Entamoeba histolytica.
  • Afecta a muchas personas en todo el mundo, en especial a las naciones más pobres y subdesarrolladas.
  • Se prolifera su contagio cuando las normas de higiene no son consideradas adecuadamente, en especial el lavado de las manos al ir al baño y antes de consumir cualquier alimento.
  • Unos 50 millones de personas son afectadas al año por esta enfermedad en el mundo, y con mayor incidencia en las áreas tropicales.
  • Un dato curios final es que los naturistas se refieren a la ameba como un nombre de dios griego Proteus, ya que tienen la propiedad de transformarse con facilidad y adaptarse a cualquier ambiente si están libres en la naturaleza.
  • En los niños suele presentarse el contagio cuando son pequeños, por jugar con tierra y objetos que están en el suelo, llevándose luego las manos a la boca sin lavarlas.

Entamoeba histolytica

Conclusiones

La Entamoeba histolytica es un parásito tipo ameba que causa una enfermedad denominada la amebiasis, y la actualidad afecta a millones de personas y animales.

Los científicos han logrado determinar cómo actúa dentro del organismo hospedante, este tipo de ameba, que se come a las células del intestino, y lo hacen en grandes proporciones.

Utilizando para su investigación nuevas tecnologías microscópicas, que les permiten seguir los pasos del parásito dentro del organismo, con el marcado de las células humanas con una sustancia que es fluorescente, con la cual se han impregnado las amebas.

Esto permitió demostrar que las amebas se comían vivas a las células humanas, y lo hacían con rapidez, pasando a comerse una tras otras, las células a su alcance de forma insaciable, desgastando los tejidos cercanos y permitiéndoles llegar a otros tejidos inferiores.

Con este tipo de investigación, se abre una nueva ventana de esperanza para combatir la presencia de este tipo de parásito en las personas, puesto que se busca la creación de una vacuna, para controlar la presencia de estas amebas.

La vacuna estaría enfocada en aturdir de alguna forma al parásito para evitar que devore las células vivas del organismo, y con ello se pueda modificar su genética para que no se reproduzca.

Pero por el momento sabemos que la Entamoeba histolytica existe y ataca al ser humano, para vivir, alimentarse, reproducirse en él y luego pasar de este humano a otro, e incluso a los animales.

Entamoeba histolytica

Cuando el parásito está libre se encuentra en la forma de Trofozoito, que son activos y devoradores de las células humanas, y luego por su ciclo de desarrollo dentro del ser que los contiene, se forma en quistes, que son los expulsados por las heces y van a mantener el ciclo continuo de la presencia del parásito en nuestra naturaleza.

Cuando las medidas de higiene en cuanto al tratamiento de las aguas potables, el cuidado en la elaboración de los alimentos y el lavado adecuado de las manos después de ir al baño, no son los adecuados, se está permitiendo la proliferación de este parásito. Por ello es necesario tomar consciencia, protegernos y proteger a las demás personas que nos rodean, siendo cautelosos con lo que consumimos y teniendo una higiene cuidadosa en todo momento.

La ciencia todavía tiene mucho por delante, en lo que se refiere a las medidas que se más eficaces para mantener bajo control la presencia de la Entamoeba Histolytica en la naturaleza, y sobre todo entre las poblaciones humanas.

Pues su diagnóstico podría decirse que aún es un tanto primitivo, y hasta tiene que repetirse varias veces el estudio microscópico para poder detectar la presencia del parásito, e incluso en algunos casos no se establece la diferencia de sus cepas, para poder medicar a tiempo a las personas antes de que el parásito se multiplique y desarrolle dentro de él.

Entamoeba histolytica

También es importante que la ciencias y la farmacología continúen sus avances, con la finalidad de obtener una más amplia variedad de medicamentos que permitan realizar más rápidamente el control y erradicación del parásito dentro de la personas, evitando así que puedan sin querer contagiar a otras y llega a volverse una epidemia sin control.

Para finalizar este artículo te dejo una pequeño frase:.

“Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historiaGeorge Bernard Shaw escritor irlandés (1856-1950).

(Visited 2.830 times, 1 visits today)
Categorías Microbios

Deja un comentario