Aprenda todo sobre el increíble Helicoverpa Zea

En este artículo hablaremos de el helicoverpa zea, insecto que en su etapa larvaria representan una plaga para los cultivos, también hablaremos de sus características, de sus hábitos, de los daños que puede ocasionar y algunas cosas más.

helicoverpa zea

¿Qué es?

El Helicoverpa zea es una especie de lepidóptero que forma parte del grupo Noctuidae. Cuando se encuentra en su estado larvario es una de las plagas más letales que existen para la agricultura. Es capaz de alimentarse en su etapa larval de gran cantidad de plantas (esto significa que es polífaga). Cuando ataca la planta del algodón, se le llama gusano del algodón; cuando se alimenta de la planta de maíz, se le llama gusano elotero.​

Cuando se encuentra en la etapa adulta es un polinizador. El impacto que presenta esta plaga es continuo y muy significativo, en especial por la amplia variedad de cultivos que atacan, y la abundancia natural de ejemplares que existen de esta especie en el campo.

El Helicoverpa zea es una plaga que ataca a más de 100 tipos de cultivos, los que más destacan son: el maíz, el sorgo, el algodón, la berenjena, el chile y el tomate. Se alimenta primordialmente de flores y de los frutos de las plantas hospedera, y en el caso del maíz se comen las mazorcas y las espigas que están inmaduras.

Está especie se encuentra ampliamente distribuida en la zona sur y norte el continente Americano, exceptuando Canadá y Alaska. Esta es una especie que migra. Utilizan los vientos que predominan para poder trasladarse de una manera pasiva, son capaces de viajar hasta 400 km.

helicoverpa zea

Características

El Helicoverpa zea adulto son mariposas de un tamaño mediano, corpulentas, que pueden medir entre 25 y 42 ml cuando expanden sus alas. Las alas delanteras son de color marrón claro, con unos ligeros tintes de color amarillo verdoso.

Sobre el ala delantera se destaca una mancha pequeña de color negro, que se encuentra en la parte de arriba de la zona media y una franja gris en la zona externa a todo lo largo, también se pueden observar ocho (8) puntos negros muy pequeñitos.

Las alas traseras son de un color amarillo con una franja de color pardo en la zona exterior, no tienen la mancha distal o está muy difuminada. Tanto el tórax y el abdomen se encuentran cubiertos de pelos que son de el mismo color que las alas delanteras.

Reproducción

El Helicoverpa zea presenta un crecimiento que comprende varias fases: larva, pupa e imago, lo que se conoce como metamorfosis completa.

Las hembras del Helicoverpa zea viven más o menos unos doce (12) días, en este tiempo puede llegar a poner un promedio de 900 a 1000 huevos. La hembra ponen en la primavera y a comienzos del verano, en las hojas de la planta los huevos de a uno o en grupos.

Los huevos son característicos de los Noctuidos; los que están recién puestos son de un tono blanco ceroso, con forma de esferas y con unas estrías a lo largo, desde la base hasta el ápice. A medida que se van desarrollando el embrión adopta un tono amarillo cremoso y previamente a la eclosión, el huevo muestra un anillo de color rojo.

helicoverpa zea

Las larvas cuando eclosionan del huevo pueden medir más o menos un (1) ml. Una vez que nacen se movilizan al sitio en donde se alimentarán. Por lo general el color que muestra esta larva va a variar entre: verde, rosado claro, marrón, hasta casi negro. Como presenta una variedad de colores, el color no es una característica que ayude a diferenciarla de las otras especies de gusanos que son igualmente cortadores.

Pero se pueden llegar identificarlas porque presentan gránulos oscuros, que tienen una cerda corta en un ápice, a todo lo largo de cuerpo. Cuando han llegado a alcanzar su máximo desarrollo, pueden llegar a medir entre 33 y 55 ml de longitud, y de 6 a 7 ml de diámetro, en esa etapa se dejan caer a la tierra (al suelo) para comenzar a pupar.

La pupa es de color rojizo y más tarde se torna de color marrón oscuro, los apéndices están protegidos por la crisálida, esta se puede llegar a encontrar en la tierra enterrada a una profundidad de 5 a 8 cm.

Cuando todas las condiciones temperatura y humedad son las adecuadas, el desarrollo del Helicoverpa zea se llega a complementar en aproximadamente un (1) mes. En el área del centro, el vuelo de los adultos comienza cuando se inicia la primavera, los huevos se pueden detectar en el mes de octubre y a finales del mes de noviembre se presentará la primera generación de larvas. Esta primera generación vive más o menos unos setenta y seis (76) días.

Los huevos de la segunda generación se pueden llegar a observar a inicios del mes de enero, y las larvas se pueden ver a inicios de ese mismo mes, llegando a completarse el ciclo en unos treinta y ocho (38) días. La tercera generación es la que los huevos que se pueden ver en el mes de febrero, y a las larvas de esta generación se pueden llegar a ubicar en los frutos, en el mes de marzo. La pupa que corresponde a la tercera generación es la que se va a mantener invernando.

helicoverpa zea

Los gusanos del Helicoverpa zea pasan por seis (6) instantes larvales, que tienen una duración en total de 2 a 3 semanas; en el primer estadio presentan una coloración de tonos grises y una cápsula cefálica de color negro, para posteriormente cambiar a una gama de colores que van desde el color verde, el café, el rosado y el amarillo.

Otra característica se refiere al tamaño, que en el último instante puede medir aproximadamente 35 ml, y presenta líneas a lo largo del cuerpo. (ver artículo insectos beneficiosos)

Cuando la larva ha culminado su desarrollo, deja consumir alimentos y se deja caer al suelo para proceder a enterrarse a unos 10 o 12 cm de profundidad en la tierra y de esta forma poder preparar una celda (pre-pupar) por espacio de 1-2 días, y posteriormente pasar a estadio de pupa por unos 10 a 14 día; en las zonas con un invierno muy frío puede durar este estadio unos 3 a 5 meses.

Las pupas pueden medir más o menos unos 18 ml, presentando una coloración en tonos marrones brillantes. Los adultos presentan el cuerpo de un tono color café, y un tamaño de unos 35 a 40 ml cuando despliegan sus alas; y una franja de color oscuro se presenta en el borde lateral de las alas delanteras y traseras; la esperanza de vida de esta especie Helicoverpa zea es de más o menos unas 2.5 semanas de vida.

helicoverpa zea

Hábitos del Helicoverpa Zea

Los adultos de Helicoverpa zea o como es llamado comúnmente el gusano elotero, se encuentran activos durante las horas finales del día y se mantienen así durante las horas de la noche. En el día se mantienen escondidos en medio de la vegetación, pero también se le pueden ver alimentándose del néctar de algunas flores.

Las polillas tienen tendencia a la migración relacionada con las estaciones y pueden llegar a volar unos cientos de km para lograr conseguir las condiciones ideales para su desarrollo, esta migración pone en riesgo a los cultivos de las distintas zonas.

Daños que ocasiona

El Helicoverpa zea o gusano de el maíz es una plaga que se presenta muy comúnmente en los distintos cultivos agrícolas, estos comprenden una gran cantidad de plantas que le sirven como hospederas, el daño principal es el que le provoca a los cultivos de maíz, el cual puede llegar a variar desde un 11% en los casos más leves, a un 50% en los casos más graves.

Este efecto lo provoca cuando se encuentra en su estadio de larva, la cual va hacia el interior de la mazorca, donde comienza atacando los granos de la mazorca mientras estos se encuentran suaves, esto permite al mismo tiempo la entrada de distintos agentes que terminan deteriorando por completo la mazorca, siendo de esta forma el mayor agente que puede llegar a provocar daño.

La hembra coloca los huevos en los pelos de la mazorca del maíz en pocas cantidades, de uno (1) a tres (3), las larvas comen de los pelos de la mazorca y también de los granos no maduros que están en la punta de la mazorca.

helicoverpa zea

Cuando se encuentra en el tercer punto, éstas se convierten en caníbales, logrando sobrevivir solamente una sola que continuará ingirieron de la punta del maíz, haciendo huecos.

Cuando se encuentran en otra clase de cultivos, tienen preferencia por los botones de las flores y por los frutos que todavía se encuentran tiernos, siendo muy visible el daño que ocasionan por su alimentación e inclusive se pueden visualizar algunas larvas habitando en la superficie, pero se suelen se ocultar dentro del fruto inmaduro dejando solamente a la vista el orificio de entrada, lo que significa que se necesita abrir la fruta para realizar la localización de la plaga.

Los agujeros en causan también facilitan el ingreso de enfermedades y el ingreso de otra plaga. Los brotes y las hojas más jóvenes también pueden llegar a ser un blanco fácil, en especial cuando se carece de frutos. (ver artículo clasificación de los insectos)

Las plantas más jóvenes del maíz presentan orificios realizados en serie, en sus hojas. En plantas de mayor tamaño, las sedas se pastan y los huevos se pueden localizar adheridos a las sedas. A medida que se van desarrollando, se van comiendo los granos más suaves y lechosos en la parte superior de la mazorca.

Por lo general, solo se puede llegar a ver una larva de gran tamaño por cada mazorca.

El daño causado a la cosecha, está relacionado con los granos que se ven mordidos de manera completa o parcial por medio de filas. Cuando la larva se ha desarrollado por completo, el daño puede llegar a la base de la mazorca.

helicoverpa zea

De manera adicional a el consumo en forma directa por parte de la larva, se causan consecuencias que son nocivas, y cuyo daño, algunas veces, son mucho más graves que el mismo consumo realizado por el insecto.

Estos son algunos de los efectos negativos: La aglomeración de los excrementos de la larva, que causa el aumento de microorganismos que con facilidad provocan la pudrición de la mazorca. Este hecho se ve agravado cuando es la época de lluvia, en la fase de maduración del grano.

Cuando la larva entra en la mazorca, también le ayuda el ingreso a otra clase de insectos, como son: el Euxesta sp. y el Pagiocerus frontalis Fabr. ó gorgojo, que causan daños graves al grano. Igualmente cuando la larva entra en la mazorca, va dejando un hueco que facilita la penetración del agua de la lluvia.

En esa condición, la mazorca se llega a convertir en una clase de cámara donde se multiplican los microorganismos que generan la pudrición (estos microorganismos son los hongos que forman parte de los géneros: Fusarium, Gibberella, Penicillium, Aspergillus, Physalospora, Nigrospora).

Control

Las medidas para prevenir esta clase de plaga incluyen algunas prácticas culturales como: la preparación por adelantado del suelo, la emancipación de diferentes controladores de tipo biológicos, la puesta en marcha de trampas de luz, entre otras.

Es importante tomar en cuenta que esta plaga tiene algunos enemigos naturales, pero estos no están en capacidad de mantener esta plaga en niveles mínimos en relación a el daño.

helicoverpa zea

El Monitoreo: realizar un monitoreo detallado y constante en el cultivo es esencial para poder detectar de forma oportuna la presencia de la plaga, en especial si se encuentra en la etapa 1. Es muy importante vigilar con atención los estigmas del maíz, porque es ahí donde se ubican los huevos.

El lograr detectar en el momento oportuno la presencia de los huevos y de las larvas va ha permitir realizar acciones para el control de manera inmediata, porque una vez que la larva logra entrar a la mazorca es muy difícil tener un control de manera directa con algunos insecticidas de contacto.

Cuando las larvas están dentro de las hojas que recubren la mazorca (brácteas), el daño generado por los agujeros y por su alimentación es bastante visible, pero en ciertas ocasiones las mazorcas no muestran un daño que sea evidente, por lo que se necesita escoger y proceder a abrir algunas hojas (brácteas) de las mazorcas para lograr detectar la plaga.

Otras opciones de monitoreo de las poblaciones de la plaga son la utilización de trampas de luz que logran atraer tanto a los machos como a las hembras adultos, también la utilización de trampas de luz que tienen feromonas que llaman la atención de los machos. Se recomienda colocar estas trampas en distintos lugares de la parcela con el fin de lograr detectar el lugar y la presencia de la plaga.

helicoverpa zea

Las Medidas culturales: hay distintas prácticas culturales como es la selección de las variedades de las semillas  y las fechas para siembra, donde el principal objetivo es tratar de separar el momento de la floración del maíz con la época del año donde hay mayor incidencia de la plaga. Otra práctica es la realización de un removido de tierra profundo, que tiene como finalidad dejar expuestas las pupas al aire libre y donde estén a la vista de sus predadores naturales, como son en este caso las aves.

El Control biológico: este se basa primordialmente en la liberación de los predadores, que en este caso los más comunes son: la avispa de Trichogramma spp., que se encarga de parasitar los huevos de la Helicoverpa zea y ciertos crisópidos, en especial la Chrysoperla sp. Pero éstos únicamente logran reducir el número de ejemplares pero no los elimina por completo.

Otro organismo que tiene un gran potencial es la bacteria Bacillus thuringiensis, porque tiene unas toxinas que provocan la muerte de las larvas. (ver artículo insectos venenosos)

El Control químico: este es un método muy usado, pero su efectividad es un poco baja cuando no es aplicada en el momento correcto y en las dosis que se recomiendan. Esto se debe a que el Helicoverpa zea (gusano elotero) se hospeda en la parte interna de las hojas que recubren la mazorca, lo que dificulta su control con los productos químicos de contacto.

Se tienen que tener ciertas consideraciones a la hora de aplicar los insecticidas: se deben realizar las aplicaciones en las primeras semanas posteriores a la floración del cultivo. Se deben aplicar los insecticidas inmediatamente después que los huevos fueron depositados. Se deben usar productos seleccionados, es decir, que sean especialmente dirigidos a la clase de plaga.

Para realizar el control químico de tipo de plaga, predominan los insecticidas que son de origen biológico, como es el Bacillus thurigiensis, que se aplica para controlar las larvas.

Otra de la opciones es la utilización de productos químicos como el Imidacloprid, el Thiametoxan los cuales son aplicados para controlar los áfidos, y se refuerzan con los piretroides para poder controlar esta plaga en su primera generación.

helicoverpa zea

Gastronomía

El Helicoverpa zea, también conocidos como gusanos eloteros, son encontrados primordialmente por los campesinos en el maíz de cacahuazintle (tipo de maíz utilizado para elaborar algunos platos típicos).

Después de ubicar los gusanos eloteros, los campesinos los recogen y los colocan dentro de un recipiente (bule) que los tapan con maíz, posteriormente los ponen a tostar en un comal y después se los comen dentro de los tacos. Su sabor es muy parecido a el del maíz. (ver artículo insectos comestibles)

Este peculiar alimento (el gusano elotero) se puede llegar a encontrar en todas las zonas donde se produce maíz de México, este producto es comercializado primordialmente en Calimaya, en Zinacantepec y en Almoloya de Juárez.

(Visited 280 times, 1 visits today)
Categorías Insectos

Deja un comentario