Tifus: Características, síntomas, tratamiento, análisis, y más

Las bacterias tienen la capacidad de ser tan resistentes que, durante la evolución de la tierra como la del hombre han permanecido arraigadamente en estos, ocasionando estragos en aquellos quienes son víctimas de las mismas. Siendo el caso particular de las rickettsias, son bacterias que ocasionan el Tifus. Este tipo posee el particular de únicamente vivir dentro de células de otros organismos, en este caso, el huésped preferido son las personas.

Tifus: que es, características, síntomas y mas

¿Qué es el Tifus?

Presente en todo el mundo, el tifus es una enfermedad cuyo carácter principal es epidémico. Es decir, que esta afecta a miles de personas rompiendo las barreras de espacio y lenguaje. Ahora bien, el tifus es transmitido por las pulgas, sobre todo en espacios geográficos cuya población es excesiva, e inclusive donde las condiciones de higiene, así como las de sanidad se encuentren deficientes. (Te invitamos a leer este interesante artículo sobre El Zika).

En correspondencia, la infección por tifus es transmitida por los piojos y las pulgas específicamente, cuando las heces de los mismos ingresan al huésped. Esto lo realizan por medio de heridas que se encuentren en la piel, e inclusive a través de las membranas oculares, como las mucosas bucales y nasales. En otras ocasiones, se puede dar el hecho que las personas desarrollen el tifus posterior al contacto con las ardillas del tipo voladoras.

Tal como se ha hecho mención anteriormente, los espacios geográficos son determinativos, tanto como las condiciones en las cuales los seres humanos cohabiten con otras especies. Por lo que en las regiones frías y montañosas del continente africano, en Sur América y el continente asiático, es mayormente preponderante la incubación y vectorización del tifus. Siendo entendida, la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) no ha establecido una vacuna contra la enfermedad.

Ahora bien, por su carácter contagioso es de recalcar que la bacteria con la que se remite científicamente a esta enfermedad se hace conocer como rickettsia. Entonces, la propagación tanto de pulgas como de piojos es la causante de la epidemia que puede ser causada por el tifus. Ahora bien, es una enfermedad de altos niveles de gravedad, que históricamente ha causado epidemias mortales en zonas que presenten escasez de higiene.

¿Que es el tifus?

Tal es el caso de los momentos históricos en donde las guerras y catástrofes naturales, como las hambrunas, son motivos por los cuales el tifus se haga presente. Dentro de este mismo orden de ideas, vale recordar que el tifus ocasionó terribles daños en las latitudes pertenecientes a Rusia entre los años 1918 y 1922. Esto afectando a un aproximado de 30 millones de seres humanos, dando como resultado la muerte de al menos 3 millones de personas.

Asimismo, durante la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial) y la Segunda Guerra Mundial, en los espacios de combate, campos de concentración y exterminio nazi respectivamente, las condiciones de hacinamiento y falta considerable de higiene fueron conducto para que el tifus se propagara a gran escala. Recordando entonces que muchos de los encarcelados en los campos de exterminio fallecían producto de la enfermedad del tifus.

Características

Dentro de este contexto referido al tifus, las características más radicales con las que la enfermedad y su posible epidemia pueden generar, se encuentran orientadas a una serie de elementos claves. Gracias a ellos, usted puede tener una referencia con la qué se permita identificar a la enfermedad, como también conocer el grado de riesgo que la misma genera tanto en el individuo, como en aquellos quienes comparten el hábitat con el huésped.

En tal sentido, el tifus es causado por una bacteria cuya tipología se encuentra entre dos referentes principales. El primero de ellos, la bacteria de nombre Rickettsia prowazekii, y en segundo lugar sin orden de atención, la también conocida Rickettsia typhi, por las que se origina el tifus dependiendo del desarrollo y forma de la bacteria causante de la infección. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre la Bacteria Come Carne).

Características del tifus

Una de las características con las cuales se identifica el tifus, es que este puede ser de carácter endémico (originado por la rickettsia typhi). A este tipo de tifus se le denomina murino, por lo que se observa en áreas terrestres en las cuales las condiciones sanitarias y de higiene son deficientes. Sumado a ello, las temperaturas de la zona son bajas, permitiendo que los piojos y pulgas exantemáticas se propaguen a través de un huésped animal.

Este tipo de tifus raramente ocasiona algún hecho lamentable como la muerte. Sin embargo, por su carácter bacteriano, la exposición hacia ratas, mofetas, gatos, zarigüeyas, y a las heces de estos, es más preponderante que el tifus se geste a través de sus pulgas. Por otra parte, pero correspondiente al tema, vale hacer mención de la enfermedad conocida como Brill-Zinsser, siendo esta una forma leve de tifus. Esta es reconocida como una especie de reactivación de la enfermedad, en una persona que ya estuvo infectada.

En cuanto al vector de la infección, el tifus se propaga netamente a través de las pulgas por lo que no debe ser confundida con la infección tifoidea, cuya causa es por medio de los alimentos. En cuanto al tratamiento característico de la enfermedad del tifus, este se orienta medicamente hacia el uso de antibióticos particulares para la misma. Así como también el uso de algunos fluidos intravenosos y en casos más extremos, oxigeno.

Por su parte, si es de referirse a los métodos para su prevención, no existe una vacuna. Pero si requiere de la utilización de insecticidas y en el mayor de los casos exterminio de la plaga para prevenir la enfermedad. Realmente la epidemia del tifus ha sido devastadora a lo largo del tiempo, como anteriormente se hizo mención. Sin embargo, la primera gran epidemia acaeció en el año 1489 en Granada durante el reinado de los Reyes Católicos.

Características del tifus

Desde este tiempo histórico hasta la actualidad, el tifus ha sido el causante decisivo de muchísimas bajas en conflictos armados. Esto motivado a la cantidad de fallecidos que ocasionó en hechos bélicos, como también en campamentos de refugiados, hacinamientos laborales y de convivencia. Todos estos con inadecuadas condiciones en cuanto a higiene, las cuales permiten que la enfermedad se desarrolle.

El tifus se descubre gracias a Charles Nicolle, siendo quien detalló el vector que origina la transmisión de la enfermedad, es decir, el piojo que va hacia el cuerpo. Además de esto, Nicolle destacó un importantísimo avance para controlar el ataque del tifus a través de antibióticos, los cuales permitían su curación. A su vez, los médicos Rickettsia y Prowazecki a inicios del siglo XX otorgaron sus apellidos para distinguir a la bacteria, por la que además fallecerían más adelante combatiéndola.

Cabe destacar, que aunque se mencione en reiteradas oportunidades que el tifus es transmitido por la bacteria del piojo a través de su picadura. La misma no sería la causante de la infección por sí sola, sino que serian las heces que el piojo va dejando sobre le piel, siendo estas las que poseen la bacteria originaria. Si el individuo se rasca la picadura, el mismo irá extendiendo las heces por la herida, ocasionando que la bacteria ingrese al cuerpo.

Sin embargo, esta no se activa de manera inmediata. La incubación de la bacteria Rickettsia en todos sus tipos suele darse al cabo de unas tres semanas. La bacteria Rickettsia suele tener varias tipologías, estas dependen del grado de infección y de quien sea el vector originario. En tal sentido, la Typhi o Moosen es menos grave y la pulga de la rata es quien la transmite al hombre de manera accidental. Asimismo, la Tsutsugamushi es originaria del país de Japón, y es transmitida por los ácaros de las malezas.

Características del tifus

Síntomas

Los síntomas que presenta el tifus, son elementos claves para que el médico y los distintos especialistas realicen un primer aproximado, que les permita distinguir el estado del individuo. Así como también, la existencia de la bacteria, el tipo de tifus y los medicamentos que permitirán contrarrestar los efectos con los cuales el tifus se hace presente en el cuerpo. Es por ello que entre los síntomas más precisos se ubican:

  • Dolores a nivel de la zona abdominal como en el área de la espalda, musculatura, articulaciones y la cabeza.
  • Se hace presencia de una erupción a nivel de la piel, la cual aparece en primera instancia en el torso y va diseminándose. Asimismo, también puede presentarse desde el pecho, haciendo excepción en las palmas de las manos y de los pies.
  • Además de esto, la temperatura corporal subirá a unos extremos que oscilan entre 40 a 41 grados centígrados, producto de la infección. Este ritmo puede tener una duración de hasta dos semanas de prolongación. La fiebre ocasiona escalofríos en el paciente.
  • Suele hacerse presencia de una tos seca, acompañada de nauseas y vómitos. La presión arterial también desciende y con ello el paciente considera que la luz lastima sus ojos. Es de acotar que situaciones de delirio producto de la fiebre se presentan en los enfermos de tifus.

  • En un examen de sangre realizado a un paciente de tifus, los niveles de albumina serán bajos, como también lo estará el sodio en la misma. De esta manera, se presenta también insuficiencia renal de manera leve, con enzimas hepáticas altas.
  • Las personas con tifus pueden presentar petaquias. Estas se refieren a pequeñas zonas en donde se evidencia sangrado dentro de la piel.

Diagnóstico

Considerando que, el tifus es producido por la bacteria que traen consigo las heces del piojo y de la pulga. Los diferentes tipos de esta enfermedad aunque posean orígenes distintos, todas pueden ser diagnosticadas a través de pruebas de laboratorio del tipo serológicas. Estos tipos de exámenes se realizan poniendo en evidencia, los anticuerpos que el cuerpo y su organismo produce tras ser infectados por las bacterias del tifus.

En tal sentido, se considera entonces realizar un tratamiento a base de antibióticos que permitan palear contra los efectos de la enfermedad. Estos antibióticos pertenecen al equipo de las tetracinas, las cuales vienen en forma de comprimidos para ser ingeridos de forma oral. En otros caso, cuando la enfermedad ha hecho estragos negativos en el paciente, se trata al mismo con corticoides y oxigenoterapia.

La lucha que se realiza constantemente para prevenir esta fatídica epidemia, se orienta a la eliminación de los piojos por medio de insecticidas adecuados. Sin embargo, es de acotar que existe una vacuna para el tifus. La cual debe ser aplicada obligatoriamente en aquellos que deseen viajar o tiendan a desplazarse hacia latitudes, en las cuales se sospeche de la existencia de la bacteria del tifus.

Diagnostico del tifus

Otra de las maneras con las cuales se puede evitar el tifus es protegiendo la piel contra las pulgas, garrapatas y ácaros. Los síntomas del tifus también son referentes para que los especialistas establezcan un diagnostico detallado. Los médicos realizaran una serie de análisis sanguíneos para conocer si la bacteria hace presencia dentro del organismo. Cabe señalar que los anticuerpos se detectan hasta varios días, después de aparecer los primeros síntomas de la enfermedad.

Siendo así, la respuesta no es inmediata, pero los mismos ayudan a confirmar el posible diagnostico. La prueba con la que los especialistas en el área de laboratorio se remiten para detectar la existencia de la bacteria que causa el tifus, se realizan tras un ensayo conocido como inmuno fluoresencia. Además de esta, suele aplicarse la técnica de reacción en cadena en correspondencia a la polimerasa.

Tratamiento

Ahora bien, en cuanto a cómo contrarrestar los efectos producidos por la bacteria del tifus. El tratamiento base debe ser llevado a cabo por especialistas médicos. Estos recetaran de manera precisa, y considerando el estado del paciente, los antibióticos claves. Los mismos suelen estar referidos a medicamentos contra infecciones tales como la doxiciclina, la tetraciclina y el cloramfenicol en el caso menos común.

En tal sentido, los medicamentos se deben tomar por vía oral tras previa prescripción médica, esto aplica tanto para niños como para adultos. Además de esto, en ciertas ocasiones los pacientes que han contraído el tifus necesitan oxigeno y suero intravenoso. Aunque la receta debe ser prescrita por el médico, la misma se orientará a través de 100 mg del antibiótico, dos veces al día durante un periodo de seis días para evitar recaídas.

Tratamiento del tifus

(Visited 430 times, 1 visits today)

Deja un comentario