Parasitosis: características, síntomas, tratamiento y más

La Parasitosis es una enfermedad provocada por un parásito infeccioso, que puedes adquirir de diversas formas, con manifestaciones que son van desde leves hasta mortales. Descubre las características y síntomas que seguro no conocías.

Parasitosis

Introducción

El parásito es un ser vivo formado por diversos órganos, cuya sobrevivencia está basada en la característica de alimentarse a base de sustancias presentes en otros seres vivos, básicamente de otro organismo, pero de distinta especie.

Para ello, esta forma de vida parasitaria se mantiene en el interior de la especie, que es su hábitat o en su superficie. Esto puede ocasionar una serie de consecuencias físicas para el organismo hospedante del parásito, e incluso, ocasionar una enfermedad, que de no ser tratada, podría ocasionar la muerte de la persona o animal que padece el ataque parasitario.

Este tipo de vida denominada parasitismo, en la que un ser se mantiene y evoluciona a expensas de otro ser u organismo, existe desde hace muchos millones de años. En la era mesozoica se encontraron evidencias fósiles que indicaron su presencia dentro de algunos animales. (Ver también Anquilostomas)

Parasitosis

La teoría para ese entonces es, que los parásitos tenían un origen libre y que posteriormente al estar en contacto con otras especies, comenzaron a tener contacto y adaptarse para vivir a expensas de dichas especies.

Los estudios manifiestan que este tipo de vida parasitario, ha podido desarrollarse por diversas razones, como son:

  • Que el parásito haya sido ingerido por el organismo, que luego pasó a ser su hospedante.
  • Cuando el parásito se adhiere al organismo por invasión, pasando a través de su piel e infectando los tejidos.

Hoy en día se ha determinado que los parásitos dependen para poder evolucionar y realizar sus funciones metabólicas, del uso del organismo de los seres que le sirven de hospedaje. Con lo cual se altera considerablemente la vida normal del ser hospedante, ya que el parásito se alimenta de él e interfiere en el normal desarrollo de sus funciones vitales.

Así los parásitos son definidos como seres vivos que existen gracias a la presencia de otros seres vivos que los alimentan. Pero ellos producen a su hospedante, que en este caso es el ser humano, una enfermedad denominada parasitosis, la cual es el objeto de estudio en el presente artículo.

Parasitosis

¿Qué es la parasitosis?

La parasitosis es una enfermedad que es originada por la presencia de parásitos en nuestro organismo, es de tipo infecciosa y que a su vez puede ser contagiosa, es decir que puede pasar de una persona a otra con el contacto físico de objetos compartidos entre ambas personas.

Es causada por parásitos como protozoos, que son organismos visibles sólo con microscopio y cuyo cuerpo es formado por una solo célula y los gusanos denominados vermes, que son de forma alargada, pequeños y blandas.

Esta enfermedad es objeto de estudio en la parasitología, enfocando el análisis de los tipos de organismo denominados parásitos y la relación que mantienen dentro del medio ambiente, como agentes invasores de sus hospedadores, que son los seres dentro de los cuales viven.

Clasificación

La clasificación de la enfermedad es realizada en función de los tipos de parásitos que viven dentro del cuerpo que los hospeda. Siendo los más importantes aquellos que pueden ocasionar enfermedades a los seres humanos como son:

  • Protozoos

    Se mantienen de forma libre o parasitaria, son unicelulares solo observables por medio del microscopio, pueden multiplicarse con mucha facilidad dentro del hombre. Ellos sobreviven y ocasionan infecciones con tan solo uno de estos parásitos dentro del cuerpo. Además de poder emigrar a otros humanos por vía oral o por el contacto con las heces. Otra de las formas de contagio es por la picadura de insectos como el mosquito.

  • Helmintos

    A diferencia de los anteriores, estos son de tamaño grande y su organismo es de varias células, observables a simple vista; siendo su forma de vida bien de forma libre en la naturaleza o dentro de un organismo huésped. Su nombre deriva del griego, cuyo significado es gusano. Su presencia dentro del cuerpo humano se observa en el sistema gastrointestinal, pudiendo estar presentes en la sangre, ganglios y tejidos de todo el cuerpo ocasionando infecciones.

  • Ectoparásitos

    En este grupo se engloban a aquellos parásitos que viven por alimentarse con la sangre del organismo en el cual habitan, siendo ejemplo de ellos los piojos, garrapatas, ácaros y pulgas. Provocan enfermedades a muchas personas por falta de control en cuanto a su proliferación y facilidad con la que pasan de una persona a otra, e incluso entre los animales.

Parasitosis

Causas de la parasitosis

Es una enfermedad causada por malos hábitos seguidos por las personas, que les llevan a estar propensos a adquirir parásitos presentes en el medio ambiente que les rodea.

Es prudente siempre seguir ciertos parámetros de higiene como son, el lavarse las manos con frecuencia, sobre todo antes de comer, al igual que lavar muy bien los alimentos que se van a consumir y evitar el consumo de alimentos de dudosa procedencia.

Un elemento de posible contagio y el que generalmente no consideramos es por medio del hielo que adquirimos en bolsas, si no es obtenido con agua purificada o la higiene de su envasado no es la adecuada.

Parasitosis

Síntomas

La parasitosis es una enfermedad ocasionada por la presencia de parásitos en nuestro organismo, lo cual lleva a generar una serie de malestares, trastornos inflamatorios, cuadros con presencia de alteraciones como estreñimiento o diarreas; algunos mareos, falta de apetito e irritación producida por comezón de tipo anal.

Este tipo de manifestaciones deben ser consultadas con su médico a fin de que le sean realizados los exámenes correspondientes, para determinar el tipo de parásito presente en su organismo y aplicar los medicamentos más adecuados según sea el caso.

Si la persona no está atenta o no determina la presencia de parásitos en su cuerpo, podría generar una enfermedad más grave como por ejemplo un absceso en el hígado, o padecer la enfermedad denominada cisticercosis, que es la que se contrae cuando se consume la carne de cerdo, previamente contaminada y que ocasiona una lesión cerebral.

Parasitosis

La presencia de lombrices en el cuerpo también puede ser grave, ya que pueden ocasionar obstrucción a nivel intestinal con úlceras, producido por el carcomido de parásito en la piel, lo cual puede ser fatal para la persona. Algunas de estas situaciones pueden ocultarse o parecer una gastritis, por ello la importancia del chequeo médico.

Los niños también están propenso a los parásitos, principalmente cuando juegan con animales y con tierra. Sobre todo si no mantienen los cuidados e higiene necesaria para su prevención. Especialmente niños menores de 3 años de edad, que suelen llevarse las manos a la boca constantemente o que les gusta estar en contacto con el piso descalzos.

Incluso se puede contagiar de enfermedades como la malaria generada por la picadura del mosquito hembra llamado anopheles, ya que esta es una de las formas como se contagia la parasitosis.

Parasitosis

¿Qué es la Malaria?

Es una enfermedad infecciosa y contagiosa, producida por la picadura del mosquito anofeles hembra contagiado con la enfermedad. Este tipo de padecimiento es ocasionado por cuatro especies de un parásito denominado Plasmodium como son:

  • La falciparum, que es un protozoo o parásito que infecta el sistema hepático y los glóbulos rojos de la persona que es afectada por la enfermedad de la malaria.
  • El vivax, parásito que ocasiona la malaria pero en forma menos invasiva que la anterior. Se presenta mayormente en animales, aunque con la posibilidad de ser contagiada en humanos. Su consecuencia es un tipo de paludismo que es otra de las denominaciones dadas a la malaria, y su infección es manifestada a nivel de la sangre.
  • El ovale, igualmente de tipo parasitaria, cuya incidencia en los humanos es menor en cuanto a su peligrosidad.
  • La malarie, es el parásito que ocasiona la malaria tanto en humanos como en los perros. Está muy relacionada con los tres tipos anteriores, no es muy agresiva pero si contagiosa, causa fiebres a intervalos largos en comparación con las producidas por los otros tipos de parásitos.

Parasitosis

Diagnóstico de la Malaria

Para poder establecer si una persona padece la enfermedad de la malaria, es necesario que se realicen una serie de diagnósticos parasitológicos, en donde por medio de pruebas y exámenes microscópicos se determine su presencia en la sangre.

Las pruebas utilizadas en estos casos son la microscopía, donde por ruptura de los hematíes, que son las células de la sangre, salen al exterior los microorganismos que se encuentren presentes en dicha sangre y que puedan ser producto de la malaria.

Con las serología que son los estudios de tipo epidemiológico, donde se establece la presencia de cualquiera de los parásitos causantes de la malaria ,con la finalidad de ejercer un control sanitario, evitando el contagio masivo del resto de la población.

Por último con la prueba de malariae, estudiando las formas en que se manifiestan los tipos de células sanguíneas de la médula ósea, que contienen a su vez la hemoglobina de la sangre. Este tipo de parásito puede presentarse en forma de barra o como una banda, incluso ser visualizada en forma de un circulo o roseta, denominados Ziemann.

Parasitosis

Tratamiento de la parasitosis

El primer factor a considerar en cuanto al tratamiento es evitar la automedicación, ya que podría ocasionarle una serie de efectos adversos para su organismo. Lo primordial es acudir al médico para evaluar su condición física y detectar mediante exámenes, que tipo de parásitos pueden estar presentes en su organismo.

Una vez establecido el tipo de infección parasitaria, su médico le recomendará un antiparasitario que sea acorde y en la dosis adecuada, bien sea para un niño o para un adulto, al igual que el tiempo determinado para completar el tratamiento.

Cuando la enfermedad causa trastornos de tipo diarreicos, suele tener que hospitalizar al paciente, ya que se puede presentar deshidratación y alteraciones de la flora a nivel intestinal, descompensación de los niveles de calcio y malestar físico general.

Por tanto, lo ideal es la prevención a fin de evitar el contagio de esta enfermedad, lo cual es relativamente fácil, solo se debe estar pendiente de la adecuada limpieza de las manos antes de comer y el consumir los alimentos bien lavados y cocinados.

Parasitosis

Ciclo de desparasitación

Cuando es necesario la realización de un tratamiento de desparasitación, es importante tener presente que cada tipo de parásito debe ser considerado de forma individual, pues cada uno de ellos presenta un ciclo biológico en particular.

Son organismos que pueden vivir dentro del ser humano durante muchos años e incluso sin que se dé cuenta la persona.

El parásito puede ocasionar que se tenga falta de concentración, con síntomas de cansancio, pesadez, molestias estomacales e incluso dolor de cabeza y fiebre. Por ello es necesario mantener nuestro organismo libre de estos molestos microorganismos, que por otro lado ocasionan enfermedades.

La desparasitación se debe realizar preferiblemente cada seis meses, evitando así su proliferación y eliminando los que ya se encuentren presentes en nuestro organismo.

Esta medicación debe ser indicada por su médico y seguir las siguientes recomendaciones preventivas:

  • Cuando se desparasite una persona, lo ideal es realizarlo también con todas las personas de su convivencia familiar, mencionando a las mascotas como los perros y gatos.
  • Higiene en cuando a la lencería de uso personal.
  • Lavado adecuado de todos los alimentos que se vayan a consumir.
  • Higiene en el lavado de las manos cada vez que se utilice el baño, y antes de consumir algún alimento.
  • Evitar guardar agua al aire libre que pueda originar la proliferación de mosquitos. Para ello es necesario que el agua sea completamente cubierta.
  • Es recomendable cocinar muy bien las carnes antes de ser consumidas.
  • La limpieza general de la casa es importante como elemento del ciclo de desparasitación, ya que aquellos parásitos expulsados pueden crear huevos fuera del cuerpo, que si no son erradicados de todo el ambiente, volverán a entrar a su organismo.

Parasitosis

Parasitosis en el embarazo

Es de suma importancia tanto para la mujer embarazada como para el desarrollo de su feto, evitar la presencia de enfermedades como la parasitosis. Aunque se ha establecido que los parásitos no pueden entran al útero y en consecuencia dañar al bebé directamente, pero sí de forma indirecta.

Cuando la mujer embarazada tiene parásitos puede presentar deshidratación, no alimentarse adecuadamente y por ende no está aportándole los nutrientes necesarios para su bebé.

Existe un tipo de parásito apreciable con microscopio y establecido mediante análisis de sangre, que no es intestinal, y puede afectar el desarrollo del feto durante el embarazo, ya que ocasiona alteraciones en la placenta. Este tipo de parásito es el que ocasiona una enfermedad denominada toxoplasmosis.

Parasitosis

¿Qué es la Toxoplasmosis?

Muchos de los animales con los cuales compartimos en la naturaleza, pueden originar que nos contagiemos de la enfermedad denominada toxoplasmosis, que es generada por un protozoo (toxoplasma gondii), el cual puede ser transmitido al ser humano por contacto.

Algunos de los animales que nos pueden ocasionar la enfermedad son por ejemplo los mamíferos como los gatos, aves como las palomas y reptiles. Estos animales ingieren alimentos que pueden estar contaminados con el parásito, y luego lo traspasan a las personas que estén en su entorno.

Esta enfermedad es muy peligrosa para el desarrollo fetal y además es perjudicial para las personas con problemas del sistema inmune, ya que podría ocasionarle encefalitis e incluso llevarle a la muerte.

En la mujer embaraza el parásito puede pasar al feto a través de la placenta y la provocación de un aborto no deseado. También podría ocasionar algún tipo de malformación en el bebé. Por ello cuando la mujer sospeche estar embarazada, debe realizarse la prueba de toxoplasmosis, para determinar la presencia de la enfermedad.

Existen casos en que la mujer embarazada es positiva para toxoplasmosis, pero de forma que la enfermedad no está activa, por ello su médico deberá mantenerla monitoreada durante toda la etapa del embarazo, para evitar que esta enfermedad se active e incida sobre su bebé.

Pudiendo a la vez realizarle tratamiento antiparasitarios con espiramicina o sulfadiazina, principalmente en las primeras etapas del embarazo, y sin mayores consecuencias a menos que los síntomas sean persistentes.

Parasitosis

Parasitosis en perros

Nuestras mascotas pueden padecer de parásitos intestinales, que representa un riesgo tanto para su bienestar como para la persona que está en contacto con dicho animal. Pues se puede obtener con facilidad esta enfermedad parasitaria, ya que los oxiuros o lombrices intestinales a entrar en contacto con el humano, pueden penetrar a su piel con facilidad.

Síntomas

En general la presencia de la parasitosis en los perros se puede determinar por la presencia de picazón en la parte trasera (ano), lo cual le lleva a arrastrarla por el suelo, cuando está sentado. Esta manifestación es muy incómoda para su mascota, la cual se verá irritable y estará constantemente lamiendo y mordiendo su ano.

Parasitosis

El perro como consecuencia de la enfermedad, podría perder peso corporal, diarreas con vientre inflamado, encías sin color; siendo un síntoma más evidente, la presencia de lombrices fácilmente apreciables en sus heces, y si son acompañadas de sangre, es una manifestación alarmante ante la cual debe acudir de inmediato a su veterinario.

Tipos

  • Anquilostomas, es el tipo más común y es adquirido por el perro, debido a su ingesta en forma de larva o en otro tipo de alimento que consuma y esté contaminado con las huevos de este parasito, causando una anemia que puede ser letal.
  • Lombrices intestinales, por ingesta de otro animal infectado, como ejemplo una rata, generalmente pasan de la madre a sus cacharros y ocasiona infecciones y hasta neumonía.
  • Tricocéfalos, en este tipo de parásitos tenemos las solitarias (parásitos grandes de 3 o 4 cm) y su transmisión puede ser de tipo oral o fecal, aunque su diagnóstico es difícil, no obstante la observación física puede ser la mejor forma para determinar la presencia del parásito.
  • Giardiasis y Coccidiosis, otros tipos de parásitos que suelen adquirir los perros, pero que solo se determinan con un examen veterinario. Estos parásitos ocasionan una enfermedad denominada coccidiosis y se contagia por las heces o al consumir tejidos infectados. (Pueda que te interese ver Tipos de Insectos)

Tratamiento

En general el tratamiento para el perro, consiste básicamente, en la administración de un antiparasitario como el  albendazol, para reducir o eliminar los parásitos presentes en nuestra mascota. El medicamento se aplica con una dosis inicial, la cual generalmente viene indicada junto al producto, y varía en función de la edad y peso del perro.

Posteriormente se aplicara otra dosis a los 10 o 15 días, luego de la aplicación de la dosis inicial. Se debe llevar el control a fin de que el tratamiento desparasitante sea repetido por lo menos cada seis meses, a fin de evitar que el perro vuelva a manifestar la presencia de parásitos.

Parasitosis

Parásitos en los Alimentos

Podemos enumerar los parásitos considerados peligrosos para nuestro organismo y que se encuentran en la comida que consumimos:

  • Taenia solium presente en la carne de cerdo que no es cocinada de manera correcta. Puede producirse la cisticercosis, que afecta directamente el sistema nervioso humano ocasionando trastornos como la epilepsia.
  • Echinococcus granulosus es un parásito comúnmente conocido como solitaria, forma quistes dentro del cuerpo y se encuentra en el ganado como las ovejas y cerdos.
  • Echinococcus multilocularis también ocasiona quistes y puede ser fatal para el ser humano. Está normalmente presente en setas.
  • Toxoplasma gondii siempre latente dentro de los tejidos del cuerpo humanos, con o sin síntomas aparentes, pero que puede ocasionar los abortos en la mujeres embarazadas, y atacar a las personas con sistemas inmunes deficientes. Se contagia a través de carne mal cocinada.
  • Cryptosporidium spp adquirido a través del agua contaminada, puede estar presente en algunos tipos de sidra, leche y mariscos. (Puede que te interese ver también: Insectos Comestibles)

Parasitosis

  • Entamoeba histolytica causa inflamaciones a nivel de los intestinos con sangrado, diarreas y dolores. Se contagia a través de alimentos o agua contaminada.
  • Trichinella spiralli proveniente también de la carne de cerdo y produce la triquinosis, enfermedad infecciosa.
  • Opisthorchiidae se puede adquirir cuando se consume pescado que no ha sido cocinado adecuadamente, afectando la bilis y el hígado.
  • Ascaris spp muy común en los humanos, producto del consumo de carne que ha sido contaminada por el parásito, y provocando problemas de tipo pulmonar, padecimientos de estómago e incluso afectando la garganta.
  • Trypanosoma cruzi es un parásito que se puede adquirir en el consumo de frutas y jugos, que pueden haberse contaminado con las heces de los escarabajos. Ocasiona al ser humano padecimiento a nivel de las células y el corazón.

Parasitosis

Conclusiones

En todo el mundo las enfermedades infecciosas producidas por los parásitos, tienen gran incidencia sobre todo en las naciones más pobres, donde la calidad de vida de sus habitantes es bastante deficiente. Sin importar el tipo de clima, bien sea en zonas tropicales como templadas, los parásitos atacan el cuerpo humano para vivir y proliferar.

La malaria o paludismo, ha sido considerada la enfermedad parasitaria que más estragos ha ocasionado a nivel mundial. Primordialmente porque representan enfermedades que si no se controlan a tiempo puede desencadenar una epidemia, difícil de ser controlada cuando los países no cuentan con los recursos suficientes para ello.

Los parásitos conviven con los seres humanos y animales, pues han aprendido a utilizar los otros organismos como su hospedaje y alimentación.

Parasitosis

A través de todo el artículo hemos visto que existen diversos tipos de parásitos, la mayoría de ellos causan infecciones y manifestaciones en nuestro organismo. Unos viven y se alimentan internamente de nosotros, otros se alimentan de nuestra sangre y viven en la superficie de nuestro cuerpo. (Puedes ver también Insectos venenosos)

Todos ellos son negativos para nuestra vida, por ello es aconsejable siempre estar atentos a las manifestaciones físicas de nuestro cuerpo y acudir al médico, para realizarse exámenes que permitan establecer la presencia de algún tipo de parásito.

Posteriormente seguir la norma de que cada seis meses es aconsejable realizarse una desparasitación, manteniendo a su vez una serie de normas en cuanto a higiene en la manipulación de los alimentos, cuidado corporal y de nuestras ropas.

Además de ser activos con nuestras mascotas, pero siguiendo todas las normas de higiene, que nos permitan estar exentos de una transmisión de parásitos que nos pudieran ocasionar. Y llevándolas al veterinario para su chequeo.

En cuanto a las mascotas preferidas de la casa, como son los cachorros, es muy importante su desparasitación apenas nacen, ya que generalmente tienen parásitos transmitidos por su madre y estos le ocasionan una parasitosis, que al ser tan débiles y pequeños puede incluso ocasionarles la muerte.

Los parásitos son un problema que afecta tanto a humanos como animales, ambos organismos son considerados propicios para el mantenimiento de estos parásitos, que se establecen en los intestinos y se alimentan de todo lo que consume tanto el hombre como el perro, con la única finalidad de parasitar.

Parasitosis

Muy importante su consideración en cuanto a los niños, ya que es una enfermedad frecuente en la infancia, debido a que tienen mayores riesgos de contagio por estar expuestos a elementos como la tierra, los animales y alimentos, sin observar las condiciones de higiene necesaria, en especial, porque los niños suelen llevarse las manos sucias a la boca.

Cuando el niño adquiere la parasitosis, se ve afectado su cuerpo desde el momento en que está en contacto con el parásito hasta que este organismo se va desarrollando y viviendo de su cuerpo. Afectará las funciones normales del cuerpo del niño, en función del tipo de parásito contraído.

Lógicamente unos parásitos son más agresivos para el organismo que otros, pueden vivir durante bastante tiempo dentro de nosotros y podrían ocasionar males como alergias, inflamaciones, epilepsias y muchas otras como la malaria.

La recomendación final es que debe tener una buena higiene, lavar muy bien los alimentos que vamos a comer y cocinar adecuadamente las carnes, para evitar todo lo posible estar expuesto a adquirir cualquier tipo de parásito; además de una adecuada desparasitación por lo menos dos veces al año.

(Visited 2.254 times, 4 visits today)

Deja un comentario