El Mal De Chagas: origen, características, síntomas y mucho más

Al escuchar o leer sobre la enfermedad conocida como el mal de chagas, a muchas personas esto le causa nerviosismo. Es que, desde la etapa escolar cuando en las instituciones educativas los docentes se encargaban de facilitar la información, siempre existía la constante que tanto la enfermedad como el agente que la transmite eran imposibles de quitar. Es por ello que te traemos la información veraz para responder a todas tus dudas.

¿Qué es el Mal de Chagas?

Puede que resulte alarmante el nombre mal de Chagas, sin embargo es preciso como seres pensantes y racionales buscar constantemente las respuestas ante aquellas situaciones u hechos que nos resulten importantes de conocer y aprender.

Es así como, la enfermedad de Chagas, se refiere a una patología del tipo infeccioso e inflamatorio. La cual es originada por un parásito que lleva por nombre Trypanosoma cruzi, el cual se ubica dentro de las heces del insecto triatominos, o como se le conoce científicamente Reduviidae.

Es mediante este insecto que la enfermedad se hace presente en latitudes frecuentes tales como América del Norte, específicamente en México, como al igual en el sur de los Estados Unidos de Norteamérica, también en los subcontinentes Central y Sur de América. Asimismo, el mal de chagas es denominada bajo el determinativo de tripanosomiasis americana, por lo que se concentra en que es de carácter infeccioso a cualquier persona.

Destacando entonces su definición, es imprescindible recalcar que el mal de chagas tiene la potencia de infectar a cualquier persona. Además de esto, debe tratarse a tiempo puesto que ocasiona problemas a nivel cardíaco, como también trastornos digestivos graves que pueden incurrir en el fallecimiento del paciente. Es por ello que el tratamiento para el mal de chagas se orienta en primer lugar para eliminar el parásito, y controlar tanto signos como síntomas.

Ahora bien, el mal de chagas como se ha mencionado es causado por un parásito, este tiene un tamaño muy diminuto y suele transmitirse a través de otros insectos. Estos insectos son hematófagos que se encuentran infectados. Los mismos se alimentan de sangre, y a su vez son reconocidos como vinchucas. Las vinchucas o chipos son insecto que pican usualmente en el rostro de la víctima, dejando excrementos que se encuentran infectados.

El mal de chagas comienza a producirse con la infección del frotar la picadura y posteriormente pasar las manos hacia las áreas nasales, como también ocular. Sin embargo, el mal de chagas puede transmitirse a través de ingerir alimentos que se encuentren contaminados con los parásito. Así como también a través de una transfusión de sangre, un órgano trasplantado o en el embarazo hacia el feto. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre el Tifus).

Origen

Para remitirse al origen del mal de chagas es necesario recordar, que el Trypanosoma cruzi es el protozoo causante de esta enfermedad. Por lo que el mismo tiene la capacidad de vivir en el humano, como también en al menos unas cien especies de mamíferos y en los vectores distintos. Los cual son los responsables de la transmisión de la infección a través del tripanosoma cruzi, desde un huésped hacia otro.

Desde el punto de vista geo espacial, América es el continente originario de esta enfermedad, destacándose la nación de Brasil como el primer país en el cual se descubrió la infección en un huésped femenino de tres años de edad. Por otra parte pero en correspondencia al origen del mal de chagas, una vez que el insecto infecta con el parásito tripanosoma cruzi al individuo, la sangre se tornará en forma de tripomastigote.

Ahora bien, cuando el insecto (chipo o chinche) vector pica al individuo, este ingiere de la sangre infectada. Es aquí cuando los parásitos ingeridos se transforman hasta llegar a la madurez en forma de microbios intestinales, y son eliminados por medio de las heces.

Al realizar una nueva picada a otro individuo, el chipo procederá a expulsar sus heces cerca de la picadura. Por lo que los tripomastigotes ingresaran en el mismo por medio de la picada, o de alguna herida, incluso de manera ocular.

Por consiguiente, cuando el parásito se encuentra dentro del organismo del individuo, este comenzará a invadir a cada célula que se encuentre próxima al lugar en el cual se inoculó la infección, adquiriendo así una forma intracelular de amastigote, la cual incide directa e indirectamente en el daño a los tejidos. Una vez comienza a multiplicarse el amastigote, este va generando tripomastigotes los cuales iniciaran una liberación en la circulación de la sangre.

Esta actividad se realiza con el propósito de seguir infectando todas y cada unas de las células y de sus tejidos. El insecto triatominos es el responsable del origen de esta enfermedad, cuyo espacio de hábitat son las chozas o viviendas hechas con barro, adobe o paja, ocultándose en las grietas y techos que existen en ellos. No importa si es de día o de noche, estos van a compartir el espacio con usted, tomando como prioridad alimentarse durante las noches.

Una vez que se alimentan, defecaran y dejarán a su paso los parásitos cruzi en la piel. También el origen de la enfermedad se atañe, a la ingesta de alimentos que han sido contaminados con las heces de los triatomos, con tripanosoma cruzi.

Así como también si al momento de nacer la madre del bebé posee la infección con cruzi, si se ha realizado una transfusión de sangre o de órganos contaminados con los parásitos, además estar expuestos accidentalmente al parásito.

Suele ocurrir además de los anteriores ejemplos, que el origen de la enfermedad provenga de animales salvajes que se encuentren infectados con los parásitos. Estos animales comúnmente son comadrejas y mapaches de bosque. Ya concluyendo, es poco frecuente que los viajeros hacia áreas de riesgo contraigan el mal de chagas. Esto motivado que los triatominos se ubican únicamente en estructuras rurales de paja, barro o adobe.

Características del Mal de Chagas

Dentro de lo que corresponde a las características del mal de chagas, estas se realizan con la finalidad de orientar al investigador para ofrecerle los determinativos de mayor precisión, que ayuden a responder ante sus dudas. Además de ello, las mismas son un bosquejo útil para aprender a conocer los elementos concisos y claves del parásito y sus bacterias. (Te invitamos a conocer también sobre el dengue en este interesante artículo).

  • Por tal sentido, el mal de chagas es provocado por un parásito que se conoce como Tripanosoma cruzi. Este es el vector causante de la enfermedad.
  • La expansión del mal de chagas es causada a través de la picadura del insecto redúvidos o triatominos. De estos últimos se resaltan los chinches o chipos.
  • En el continente americano, específicamente al sur de este, el mal de chagas es uno de las mayores pademias de salud.
  • Gracias a los desplazamientos de masas poblacionales, el mal de chagas ha llegado a otras latitudes del globo terráqueo, tales como Estados Unidos de Norte América y otras regiones del mundo.
  • Los factores que inciden en el riesgo para contraer la enfermedad ahondan en cuanto a residir en viviendas no planificadas, realizadas de materiales como el barro, bahareque y adobe, además de situarse en zonas de pobreza extrema.
  • Las transfusiones de sangre y trasplantes de órganos son también razones para que el mal de chagas se contraiga.
  • Una persona puede ser portadora del parásito a pesar de no tener la enfermedad del mal de chagas activa.

  • Se considera que un individuo posee el mal de chagas cuando esta es portadora del parásito dentro de su organismo. Es decir que, no siempre el poseer al parásito o encontrarse infectado sea motivo para desarrollar activamente la enfermedad.
  • Es importante señalar que al menos siete de cada diez personas portadoras del mal de chagas, el parásito del mismo no causa daño.
  • Además de ello, los problemas al corazón y en el aparato digestivo son afectaciones característicos de la enfermedad. Son una serie de dolencias que pasen de un estado grave a un estado crónico, y no se controla sino atacando directamente al trypanosoma cruzis.
  • Los síntomas más comunes del mal de chagas son mareos, palpitaciones, desmayos, fatigas, dolor de pecho, estreñimiento y hasta es difícil el poder tragar.
  • A lo largo y ancho del planeta tierra se estima que un aproximado de siete millones de personas se han visto afectadas por el parásito del mal de chagas, siendo en su mayoría localizados en América Latina.
  • El mal de chagas puede curarse siempre y cuando los distintos tratamiento sean aplicados poco tiempo después de iniciada la infección, por el tripanosoma cruzi. Sin embargo, si la enfermedad ha avanzado hasta su fase crónica, un tratamiento justificado en antiparásitos es suficiente para frenar el avance de la enfermedad.
  • Se conoce como control vectorial al tratamiento de mayor confianza para la prevención de la enfermedad del mal de chagas.

  • Cabe destacar que no existe vacuna o medicina que sirva para evitar la enfermedad. Por lo que se recomienda utilizar insecticidas para prevenir picaduras, lavar los alimentos con agua hervida y considerar que si pernoctará al aire libre o reside en una vivienda con malas condiciones sanitarias, es más propenso de ser picado por el insecto.
  • En cuanto a la morfología del insecto causante de la picada y transmisor de los parásitos, su tamaño es muy pequeño, alcanza unos tres centímetro de largo aproximadamente.
  • En cuanto al color del mismo, peculiarmente posee franjas de colores oscuros y algunos tonos claros alrededor de la zona del abdomen. Mientras que su cabeza es alargada, con un pico muy largo y además de recto, que a su vez es la herramienta para penetrar a la piel del individuo hasta alimentarse de su sangre.

  • En la actualidad existen grupos de científicos, los cuales se encuentran en constante investigación para conseguir una posible solución ante el mal de chagas. Se trata de una bacteria que ha sido modificada genéticamente para matar al parásito de trypanosoma cruzi desde los adentros del chipo o chinche.

Nombre científico

Ahora bien, en cuanto al nombre científico del mal de chagas se refiere, la tripanosomiasis americana es la enfermedad mortal, mientras que el trypanosoma cruzi es el determinativo del parásito que transmite la infección. Asimismo, el significado aludido al nombre científico corresponde a la enfermedad triatoma infestans, principal responsable del mal de chagas. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre la fiebre amarilla).

Es entonces cuando el triatoma infestans causa una de las más graves enfermedades americanas, puesto que su transmisión a partir del chipo ocurre tras la picada al humano, alimentándose de su sangre y posterior a ello defecando cerca de la picada o la herida. Una vez el mismo defeca, se transmite el trypanosoma cruzi, quien es el parásito causante de la enfermedad del mal de chagas.

Transmisión

Para comprender el punto de transmisión del mal de chagas, es necesario determinar que el mismo se produce principalmente en el continente americano, específicamente en la parte perteneciente a la plataforma continental latinoamericana, más no en la plataforma marítima caribeña. Sin embargo, en algunos países de Europa, en el Pacifico Occidental, Canadá y Estados Unidos de Norte América se han presentado casos del mal de chagas.

Los desplazamientos motivados a necesidades de mejorías en oportunidades de calidad de vida, permiten que el chipo o insecto vector tenga al probabilidad de llegar hacia otras latitudes. Sin embargo, el trypanosoma cruzi se contagia con contacto directo con los excrementos y orina infectados por los insectos triatomineos. (Te recomendamos leer sobre la enfermedad de lyme).

Estos insectos transmisores de la enfermedad de chagas viven en las paredes y tejados en casas rurales, las cuales son construidas con materiales rudimentarios como barro y zinc. Los insectos permanecen ocultos durante el día, mientras que una vez llegada la noche comienzan a realizar sus actividades en búsqueda de alimentación. Las zonas preferidas en donde residen los insectos son aquellas que se encuentren humedad y escombros.

Al encontrarse con quien se alimentaran, se ubican en zonas de la piel, picando y penetrando al organismo tras frotarse la herida. Sin percatarse, la persona se rasca accidentalmente hasta restregar las heces y la orina de los vectores hasta ingresar en el organismo. Los chipos y chinches prefieren realizar las picadas en las zonas próximas a la boca y los ojos, por lo que también son reconocidos como besucones.

Ahora bien, otras vías de contagio de los parásitos del mal de chagas son por ejemplo a través de la transfusión de órganos y sangre que se encuentran infectadas. Así como también si la madre embarazada infecta al bebe durante el parto, además también puede transmitirse de manera accidental en un laboratorio, si el especialista se encuentra realizando estudios sobre la enfermedad y de manera inesperada ocurre un percance en el espacio.

Insecto

El mal de chagas es producido por un parásito que es transportado por un vector, en este caso un reduvio o insecto del tipo hemíptero. Este hemíptero se integra a la familia de los chinches y chipos, los cuales poseen una característica fundamental y es su costumbre predadora por consumir constantemente sangre y asesinar. Es por ello que se les conoce como chinches asesinas y también como vinchucas.

Los insectos vectores del mal de chagas se focalizan en las zonas más populares con carencias sanitarias y en estado deficiente de salubridad. Sin embargo, es de acotar que la misma rompe las barreras rurales llegando a calarse en las áreas urbanas de las grandes ciudades, producto de los desplazamientos migratorios. Dentro de lo que corresponde a esto, el chagas disease se encuentra dentro del insecto portador del parásito trypanosoma cruzi.

Este parásito, es un protozoo, es decir un muy minúsculo elemento que se va transmitir cuando el chinche o chipo del género triatoma piqué al individuo. Lo característico de este tipo de chinches besucones es que una vez realizan la picada cerca de la boca o cualquier otra zona expuesta de la piel, defecaran u orinaran llevando el tripanosoma en el organismo donde si no se realiza el tratamiento adecuado, puede que se perpetúe hasta causar daños lamentables.

Picadura

En cuanto a la picadura del insecto se refiere, la vinchuca o insecto que ha sido infectado por el parásito del mal de chagas se le conoce como vector. Esto motivado a que será el ente transmisor a través de la picadura hacia la persona o mamífero, de la cual procederá a tomar la sangre a través de la succión. Posteriormente, defecará y depositara los parásitos en la piel de la persona, quien tras rascarse introducirá dentro de su cuerpo el trypanosoma cruzi.

En tal sentido, la picadura es realizada por el chipo o chinche. Estos insectos son pequeños y a simple vista parecieran inofensivos. Sin embargo, su forma y tamaño suele confundirse con otros tipos de insectos del la familia reduviidae, encontrados dentro del orden heteróptera y hemíptera. A lo que la enfermedad tras su picadura con la transmisión del parásito cruzi es delicada, trayendo consecuencias graves si no se atienden rápidamente.

Siendo así, la manera más habitual con la que se transmite la enfermedad del mal de chagas es por medio de la picadura del chipo. Tras rascarse producto de la comezón producida por la picada, se comenzará a extender por la piel, hasta darle cabida a los parásito de ingresar al cuerpo humano. Puede que además de esto, los excrementos del chipo contaminen cualquier tipo de alimento u objetos y posteriormente se lleven a la boca.

Periodo de incubación

Para aprender los elementos claves y determinativos correspondientes al mal de chagas, conocer sobre el periodo de incubación tras la picada del vector y su transmisión parasitaria o por medio de la ingesta de alimentos que posean excrementos u orina del chipo, es vital para determinar el momento o estadio en el cual se encuentra quien lo padece. La incubación es clave para los especialistas, puesto que con ella determinan las fases en donde se encuentra la enfermedad.

Ahora bien, la primera fase o fase numero uno de la enfermedad del mal de chagas se produce una vez el parásito es absorbido dentro del organismo. Esta tiene una duración aproximada entre quince a sesenta días. Posteriormente, la fase numero dos o segunda fase de la enfermedad se visualiza en el organismo una vez pasados de veinte a treinta años. Durante este tiempo, se ve afectado el corazón, como el sistema nervioso y el sistema digestivo.

Este tipo de afectaciones pueden provocar hechos lamentables como algún tipo de invalidez e incluso la muerte. Estas dos fases claramente diferenciadas pueden también definirse como aguda y la otra como crónica. La primera de estas, tras un par de meses de contraída la infección, los parásitos comienzan a circular a través de todo el torrente sanguíneo. Mayormente no existen síntomas, o son muy leves sin ocasionar alarmas específicas.

Ahora bien, ya avanzada la etapa aguda, llega al cabo de los años la fase crónica de la enfermedad del mal de chagas. En esta, lo característico se orienta en la permanencia oculta de los parásitos en los músculos del corazón, también en el sistema digestivo.

Al transcurrir los años, la infección producto de la presencia de los parásitos dentro del organismo puede incurrir en la muerte súbita, tras producirse situaciones de arritmias en el corazón. Así como también insuficiencia cardíaca y destrucción de los músculos e inervaciones del corazón.

Síntomas

Tanto la fase aguda como la fase crónica de la enfermedad del mal de chagas presentan síntomas totalmente diferentes. Por lo que es necesario reconocer en cual se encuentra el individuo afectado, motivado que la enfermedad tiende a causar breve y repentinamente estragos que suelen convertirse en un trastorno duradero y crónico.

Desde un nivel moderado hasta grave suelen verse afectado los pacientes, sin embargo los síntomas llegan únicamente en la etapa crónica.

De tal manera, los síntomas en la fase aguda del mal de chagas duran entre 15 días hasta incluso meses sin presentarse. Sin embargo, una vez aparecen lo hacen de manera leve. Entre ellos se encuentran una gran hinchazón en la zona original donde se produjo la picada por el insecto. También signos como fatiga, fiebre, dolor de cabeza, erupción en la piel, malestar y dolor general en el cuerpo, pérdida de apetito, sensación de pesadez en los parpados, inflamación de los ganglios, vómitos, nauseas y diarrea.

Estos síntomas y signos propios de la fase aguda se manifiestan de manera leve y pueden desaparecer solos. Sin embargo, al no prestársele la atención médica necesaria, la infección se incrementa hasta llegar a convertirse en fase crónica de la enfermedad. Una vez se manifiesta la fase crónica al pasar entre 10 a 20 años, los síntomas en casos muy graves pueden comprender arritmias, dificultad para tragar y agrandamiento del área del esófago.

Además de estos síntomas, se presenta una insuficiencia cardíaca, puede ser desencadenante en un paro cardíaco. Asimismo, dolores en la zona del abdomen, estreñimiento producto que el colon tiende a agrandarse durante esta fase de la enfermedad. Es así como el colon sufre una anormal situación de dilatación, la cual genera un dolor y distensión grave.  El corazón se pone muy débil e incluso rígido, por lo que es incapaz de bombear sangre de manera rápida.

Tratamiento

Considerando que el mal de chagas es una enfermedad que si no se realiza el cuidado medicinal en el paciente de manera rápida, la efectividad disminuirá. Es por ello que dentro de lo que corresponde al tratamiento de esta enfermedad, la misma se trata con medicamentos del tipo benznidazol, como también aquellos de componente nifurtimox. Estos químicos farmacéuticos, tienen la posibilidad de matar al parásito cruzi.

En tal sentido, estos medicamentos son considerados eficaces para curar la enfermedad, recordando que deben ser administrados al paciente al inicio de la infección, cuando ya la etapa aguda comience a manifestar los signos y síntomas de la misma. Cabe destacar, la eficiencia de los medicamentos disminuye una vez que el tiempo de la infección avance. (Te recomendamos leer este interesante artículo relacionado con las bacterias come carne).

El Mal De Chagas tratamiento

Por otra parte, estos medicamentos son indicados en caso que se reactive la infección, siendo ejemplo de ellos la inmuno depresión. Asimismo, se sugiere que los pacientes que se encuentren en la fase crónica de la enfermedad le sean suministrados los mismos, ofreciéndoles además a quienes se encuentren infectados pero que no manifiesten síntomas aun. Esto, con la finalidad de frenar la propagación de la enfermedad y la multiplicación de los parásitos.

Siendo así, el tratamiento contra el mal de chagas ralentiza el avance de la enfermedad, por lo que debe suministrarse en el individuo infectado por unos dos meses de manera prolongada. Considerando entonces que la administración excesiva de estos medicamentos en el organismo puede generar reacciones adversas. Por lo que no debe ser administrado en mujeres en estado de embarazo, como tampoco en pacientes renales y hepáticos.

Asimismo, el medicamento que lleva por nombre nifurtimox se encuentra contraindicado en individuos que posean antecedentes médicos originados a enfermedades del sistema nervioso, así como patologías neurológicas y trastornos a nivel psiquiátrico. De tal modo que únicamente estas afecciones no suelen ser tratadas por separado, las mismas deben ir a la par de una serie de medicamentos para aminorar las manifestaciones a nivel del corazón e intestinos.

Natural

Ahora bien, si el mal de chagas hace estragos en la salud del paciente y los paliativos médicos no son suficientes para ayudar al tratamiento médico, algunas plantas medicinales suelen ser un aporte significativo para la mejoría del estado del individuo. Siendo esto así, se recomienda prepararse a manera de infusiones por un lapso de quince días consecutivos, en pequeñas cantidades, sin colocar azúcar. (Te recomendamos leer también sobre ectobius).

El Mal De Chagas tratamiento natural

Siendo así, algunas de las plantas que se recomiendan para eliminar los parásitos del organismo son: el ajenjo de campo o artemisa, el marolo, el matico, la carqueja, el indio desnudo, el té verde, la guacatonga, la hierba de santa María, el romerillo, la esponja marina y el palo de arco. Estos tratamientos naturales pueden combinarse en al menos tres de cada uno de ellos, sin excederse, con una cucharilla de cada uno bastará para realizar la infusión.

Diagnostico

En cuanto al método más efectivo con el cual diagnostica la enfermedad del mal de chagas, los exámenes físicos y de sangre son necesarios para ello. Además de esto, es vital considerar exámenes referidos al corazón y a los intestinos para determinar si la misma ha causado daños en ellos.

Ahora bien, si la persona se encuentra en fase aguda, se puede detectar mediante la observación de la sangre por un microscopio, o por la extracción de muestras de los ganglios linfáticos.

En el caso que se encuentre en etapa crónica, pues se realiza una prueba llamada serología, que es mediante el cual se analiza los anticuerpos del paciente, para comprobar si realmente se encuentra padeciendo esta enfermedad.

Consecuencias

El mal de chagas a pesar de tener únicamente dos tratamientos para frenar la enfermedad, el consumo de los medicamentos trae consigo una serie de fuertes efectos secundarios. Así como también algunas consecuencias de orden patológico, a las cuales se hará referencia a continuación. De este modo, el mal de chagas tanto en su fase aguda como en la crónica, y gracias a las bacterias que se incorporan en el organismo, los efectos originan complicaciones a la salud del afectado.

En tal sentido, son patologías consecuentes del mal de chagas enfermedades tales como la miocarditis o inflamación producida en el musculo cardíaco. Las cuales a manera crónica presentan infiltraciones tanto en las células como en sus fibras. En ellas, se forman nidos de amastigotes, es decir la forma en la cual evoluciona el tripanosoma cruzi. La miocarditis del chagas es una de las principales enfermedades consecuentes de los parásitos en la sangre.

Además de ello, se presentan afectaciones en el sistema parasimpático, como también va en crecimiento los ventrículos del corazón. De este mismo modo, es consecuencia de la enfermedad del mal de chagas las alteraciones de orden neurológico. Sin embargo, es de aclarar que ningún órgano presentará inflamación, tales que no puedan revertirse gracias a una pronta y disciplinada asistencia médica y farmacológica.

El Mal De Chagas consecuencias

Prevención

El mal de chagas puede prevenirse siempre y cuando se tomen a consideración, e incluso se ejecuten las recomendaciones que se establecen aquí. Recordando entonces que el residir en una zona de alto riesgo, en condiciones de insalubridad e higiene precaria, es motivo para que la enfermedad del mal de chagas se multiplique. Por lo que es necesario entender que el espacio geográfico continental y el estado de la localidad son incidentes para que la enfermedad se genere.

Ahora bien, dentro de lo que respecta a la prevención se recomienda evitar permanecer en espacios de hábitat, cuya casa haya sido realizada con paja, adobe, barro o bahareque. Esto motivado que los insectos triatominos probablemente se alberguen muy a menudo en las paredes de estos elementos. Puede además colocar insecticida o redes con la misma, al momento de dormir en casas elaboradas con estos tipos de materiales mencionados.

Se recomienda para la prevención del mal de chagas además de los elementos ya anteriormente mencionados, la utilización constante de insecticidas. Esto con la finalidad de eliminar los insectos que existan dentro de la vivienda, tanto como aplicar constantemente repelente contra insectos en todas y cada una de las zona de la piel, que suelen permanecer en constante exposición a la intemperie.

Vacuna

Muchas personas exploran en búsqueda de conocer si realmente existe una vacuna que prevenga o cure la enfermedad del mal de Chagas. A pesar que en la actualidad se realizan investigaciones constantes para dar respuesta ante la necesidad de global contra el mal de chagas, es de aclarar que no existe vacuna alguna contra la enfermedad. Por lo que en el continente americano se previene eficazmente controlando el vector de origen.

El Mal De Chagas vacuna

Cabe destacar que tripanosoma cruzi afectaba en un principio originario únicamente a los animales silvestres. Sin embargo, dentro del periodo de evolución terrestre el mismo comenzó a propagar entre los seres humanos, y algunos animales de tipo domestico. Por lo que en América y sus subcontinentes es difícil considerar que se pueda erradicar totalmente el mal de chagas.

Por ello y tras la ausencia de una vacuna, el control y eliminación de la transmisión son elementos cruciales para lograr que tanto los individuos que se encuentran infectados como sus familiares, reciban de manera temprana la asistencia médica y sanitaria. A pesar de esto, constantemente los especialistas médicos se concentran en trabajar científicamente en la búsqueda de una vacuna preventiva y terapéutica, que permita el combate contra la patología del chagas.

¿Es contagioso?

La respuesta ante a esta interrogante es un rotundo sí. Por lo que respecta al contagio, existen cinco maneras en la cual el mal de chagas se contagia. Entre ellas se encuentran a través de las heces y orina del insecto (chipo o chinche), quien es denominado vector o vectorial.

Asimismo el contagio congénito a través del embarazo desde la madre hacia el hijo, por medio de una transfusión de sangre o a través de un trasplante de órganos, también tras la ingesta de alimentos contaminados y por accidentes en los laboratorios.

En perros

Algunos animales son objetos del mal de chagas. En este caso particular, los perros también pueden ser víctimas del tripanosoma cruzi. Las complicaciones que generan los parásito del mal de chagas en los perros son del tipo cardíaco, con especial énfasis en que de manera repentina aparecen en el animal, promoviendo que el estado de salud del mismo se reserve o si la enfermedad ha avanzado dramáticamente, el pronóstico puede ser desalentador.

El Mal De Chagas en perros

Es por ello que generalmente cuando los perros se ven afectados por esta enfermedad, el médico veterinario recomendará la aplicación de la eutanasia al perro, debido a su naturaleza zoonótica.

Estos animales son una fuente para portar el parásito que genera el mal de Chagas, siendo entonces vectores de la enfermedad. Es imposible que puedan transmitírselo al hombre directamente, pero sí, siempre y cuando a ambos los pique la misma vinchuca.

Son entonces los perros 14 veces más propagadores de la enfermedad del mal de chagas que los propios seres humanos. Los perros en estado de desnutrición, que se tiendan próximos a los cobertizos y áreas accesibles a los chipos y chinches, además de poseer un sistema inmunológico comprometido, expuestos a gusanos y otros parásito. Además de alimentarse con basura y excrementos, son más propensos al contagio del chagas.

En el embarazo

Si el mal de chagas se encuentra en el organismo de una persona embarazada, los cuidados y precauciones que se han de tener deben ser muy especiales. Puesto que la transmisión de la enfermedad puede darse entre la madre hacia el hijo.

Sin embargo es de aclarar que la infección no afecta en lo absoluto el periodo de gestación del niño o niña, por lo que es imprescindible se realice un chequeo médico constante durante el embarazo.

Ahora bien, el control debe ser puntal y preciso tanto en la madre como en el bebé. Una vez que el mismo nazca, la madre está en toda la razón de iniciar el tratamiento médico y asistencial para curar, frenar y controlar el mal de chagas. Ya en el caso correspondiente al bebé, una vez este alumbre, se le deben realizar los análisis sanguíneos respectivos de manera rápida para conocer si ha sido infectado o no.

En el sentido que el bebé resulte infectado por el parásito cruzi, debe de manera inmediata aplicársele el tratamiento de benznidazol o nifurtimox dos veces al día, con la finalidad de eliminar los parásitos. Este tratamiento en la mayoría de los casos es efectivo en su totalidad en cuanto a la cura del bebé. Se recomienda además que la lactancia materna no sea interrumpida si la madre se encuentra infectada.

El Mal De Chagas en el embarazo

¿Quién lo descubrió?

Para conocer sobre el mal de chagas, la misma lleva el apellido del médico e investigador oriundo de Brasil, Carlos Ribeiro Justiniano Chagas.

Este especialista descubrió en el año 1990 la enfermedad cuyo origen letal y silencioso marcaría detalles en los espacios brasileros, tras descubrir al agente que causa la enfermedad: el parásito trypanosoma cruzi. Los descubrimientos se realizaron en un infante, de sexo femenino de aproximadamente 2 años de edad.

El médico e investigador, procedió a describir las lesiones que la enfermedad causaba en las personas tras ser picados por el chipo o chinche. El parasito trypanosoma cruzi, por su parte lleva el nombre de Oswaldo Cruz, quien fuera maestro de Justiniano Chagas. El cual determinó que los parásitos podían ser transmitidos tanto a seres humanos como a los animales a través de un insecto vector, el cual solo se localiza en el continente americano.

En cuanto al proceso de descubrimiento de la enfermedad, Justiniano Chagas estudió a tres niños en edades oscilantes entre dos a ocho años de edad. Los niños en cuestión llevaban los nombres de Berenice, José y Joaquina, en donde se encontró la etapa aguda de la enfermedad y la presencia de los parásitos cruzi en su sangre. Gracias a ello pudo establecer el ciclo de vida y parasitario de los triatomos en las víctimas humanas y animales.

Tras estas incidencias, el brasileño continuó estudiando una diversidad muy compleja de casos clínicos del mal de chagas. Estableciendo entonces la razón existente en la enfermedad, los parásitos de la tripanosomiasis, y a su vez que la misma evolucionaba constantemente. Gracias a ello pudo distinguir las fases de la enfermedad, a las cuales denominó aguda y crónica, con signos y síntomas propios en cada una de ellas.

quien descubrió El Mal De Chagas

Además de estos descubrimientos, sostuvo que podía darse la situación en la que las personas se reifectaban por la presencia del parásito tripanosoma cruzi en la sangre. Lo que traería consigo un estado crítico y severo de la persona, con consecuencias del tipo miocárdico e hipotiroidea. De tal modo que determinaba daños a nivel cardíaco en todos los afectados.

Opiniones

Para ir resumiendo los aspectos más importantes dentro de lo que respecta a la enfermedad del mal de chagas, la Organización Mundial de la Salud realiza una serie de opiniones que se vinculan al mal de chagas en cuando a su infección, localización, recomendaciones, métodos para la prevención y control de la misma. El trypanosoma cruzi tiene la capacidad de infectar a una considerable cantidad de insectos triatominos americanos.

Además de estas consideraciones, la Organización Mundial de la Salud opina que deben ser rociadas tanto las casas como sus alrededores con insecticidas para prevenir la multiplicación de los insectos.

Así como a su vez se exhorta a mejorar las condiciones en las que se encuentre la vivienda, es decir a mantenerse limpia, a utilizar mosquiteros rociados con insecticidas. Como también a limpiar correctamente los alimentos y objetos donde el insecto ocurra que defeque y orine.

Dentro de este mismo orden de ideas, si es necesaria una transfusión de sangre o un trasplante de órganos, procurar que se realicen las pruebas de cribados esenciales para conocer el estado en el que se encuentran los mismos, como también las células y receptores de los mismos.

Indica que es obligatorio además que a los niños y niñas recién nacidos se les realice la prueba diagnóstica de la enfermedad, y que les sean suministrados en instituciones públicas los medicamentos para el tratamiento antiparasitario.

El Mal De Chagas opiniones de la oms

Por otra parte, desde los años 90 el control del parásito y sus vectores han sido motivo de ocupación en el continente americano.

Las organizaciones de bloques latinoamericanos, como la secretaria Panamericana de la Salud, han realizado iniciativas a nivel plurinacional, logrando llevar la información más actualizada en materia de transmisión, diagnostico y tratamiento de la enfermedad y sus parásitos. Existe un compromiso en fortalecer las instituciones de salud e investigación, con el apoyo de médicos y colaboradores europeos y asiáticos.

Sin embargo, debe mantenerse en constante consolidación los avances para controlar la enfermedad. Como también ser consciente que la enfermedad ha llegado latitudes que antes son existía. Además de esto se debe atender los flujos migratorios desde América hacia el resto del mundo, por lo que el insecto podía desplazarse gracia a estos intercambios poblacionales.

Uno de los objetivos principales en los cuales se arraiga la OMS es en la erradicación de los vectores, y en la asistencia sanitaria hacia aquellos quienes se han visto infectados por el parásito. Por consiguiente, se estima las redes de trabajo que emancipen el fortalecimiento de las capacidades médicas y asistenciales tanto en el continente, como en los particulares de sus naciones y de las regiones de las mismas.

Considerando entonces el anterior planteamiento, se deben fortalecer los sistemas de información y capacitación, así como los de vigilancia en cuanto a epidemias se refiere.

Asimismo, se hace la recomendación de evitar realizar transfusiones de sangre y trasplantes de órganos en instituciones médicas y hospitalarias en zonas endémicas. Todo esto se concluye haciendo el impulso consensual en materia de atención y adecuación, a los pacientes victimas del mal de chagas.

El Mal De Chagas opiniones de la oms

Información para niños

El mal de chagas no escatima condiciones de sexo y edad para infectar a las personas. Por ende, debe manejar una información clara tanto para los adultos como para los niños. Tomando en cuenta que los pequeños son más atrevidos y curiosos, quizás sean más propensos a ser picados por diversos insectos en los momentos de ocio y recreación.

Siendo así, el cuidado y atención hacia los niños en cuanto al manejo de información es imprescindible para que estos conozcan sobre la enfermedad y sus riesgos.

Los niños deben aprender visualmente a reconocer cómo es el vector, es decir las características morfológicas de los chinches o chipos. Así como también ser cuidadosos al momento de jugar tanto dentro como fuera del hogar.

Ya que la presencia de estos y su picadura acarrea que se infecten con el parásito cruzi. Tanto padres como niños deben realizar inspecciones de los rincones de la casa, en los cuales pueda alojarse el vector. Al ser así, se debe alertar a los mayores la presencia de los chinches, sin tocarlos ni espantarlos.

Además de esto, es recomendable que los niños utilicen repelente contra insectos, y duerman con mosquiteros para evitar ser picados durante la noche, ya que a los mismos les encanta realizar su labor en horas nocturnas.

Una habitación muy bien ordenada, así como un hogar que se asee constantemente será un lugar donde se evitará que los insectos aniden. Si el niño o niña ha sido picado, y manifiesta ardor, debe acudir con el apoyo de su representado al médico lo más inmediato posible.

La transmisión vectorial es la más común. Se realiza a través de los excrementos del insecto del tipo chinche, chipo, barbeiro, pito y chichaguazu. Al picar a la persona, se alimenta de su sangre defecando muy cerca de la herida, depositando sobre la piel los parásitos que ingresaran al sistema tras rascarse la piel. Por su parte, la transmisión vertical es aquella producida en el embarazo, considerando que no es un obstáculo para amamantar al infante.

El Mal De Chagas información para niños

Por su parte, la transmisión a través de los trasplantes de órganos y transfusiones de sangre se originan si los donantes tienen la infección parasitaria.

Sin embargo, los controles de salud en los banco de sangre y donantes de órganos son minuciosos para evitar esta forma de transmisión, en unos países con mayor eficacia y rapidez, que en otros menos desarrollados en materia medico asistencial. Por último, la transmisión del mal de chagas de forma oral es posible si el vector ha defecado, orinado en comidas y bebidas donde ha depositado sus parásitos.

Aunque este tipo de transmisión no es muy frecuente, las frutas como la guayaba y los cañaverales han sido sujetos de posicionamiento de los insectos. Cerrando entonces con los accidentes que se pueden presentar en los laboratorios, tras manipular tubos que contengan el parásito, inoculándose por la mucosa o mediante un pinchazo, origina una forma de transmisión poco frecuente.

(Visited 594 times, 1 visits today)

Deja un comentario