El Dengue: características, síntomas, tratamientos y mucho más

Muy popular en los países tropicales, cálidos y húmedos del mundo sobre todo durante los periodos de abundantes precipitaciones. El dengue es una enfermedad del tipo infección originada por un virus, que se transmite por el conocido “mosquito de patas blancas”. Siendo así, el dengue puede ser tan agresivo en su versión hemorrágica, como también presentarse con síntomas que pueden tratarse sin paliativos médicos extremos. Conoce más al respecto mediante este post informativo.

El Dengue

¿Qué es?

Para comenzar este articulo, es imprescindible conocer la definición orientada al mismo. El dengue, es una enfermedad de tipología purulenta, es decir un virus que se transmite mediante el mosquito patas blancas o como se conoce por su nombre científico aedes aegypti, en el mayor de los casos. Sin embargo también se transmite pero en menor grado por el aedes albopictus. Para ambos casos, es la hembra del mosquito quien transmite el virus.

Correspondiendo a esto, tanto como el mosquito aegypti como el albopictus también son responsables de transmitir otros virus e infecciones tales como el zika, la chikungunya y la  fiebre amarilla. El dengue particularmente es muy preponderante en las latitudes que se encuentran dentro de los trópicos geográficos, con escasas variantes. Las cuales responderán a los periodos de precipitación, como también a las altas temperaturas y a los cuidados para preservar el agua en casa.

Esta enfermedad fue nombrada como dengue durante el siglo XX, específicamente en los años cincuenta. La misma fue determinada durante una ola de epidemia en los espacios latitudinales de Tailandia y Filipinas. El dengue se encuentra afectando en su mayoría en los continentes como Asia y América, siendo la causa de hospitalizaciones y muertes sin discriminar sexo y edad. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre la parasitosis).

Es de mencionar que existe cuatro serotipos distintos los cuales pese a su distinción, se encuentran relacionado con el dengue. Entre ellos se emparentan el virus DEN-1 hasta el 4. Ahora bien, un dato particular de ello se vincula en cuanto a la recuperación de la persona, puesto que una vez pasa la infección, el individuo se vuelve inmune para toda la vida contra el serotipo; también suele ser parcial y temporal en correspondencia a los otros serotipos, pero si llegase a suceder sería riesgoso y grave.

Historia

Todo elemento que existe posee una historia, por lo que el dengue no se encuentra exento de este particular. Se distingue gracias al aporte de la historiografía médica que entre 1779 y 1780 se reportaron las primeras epidemias en cuanto el dengue se refiere. Siendo las mismas localizadas entre los continentes de África, Asia y América en su región septentrional. Que estos hechos se dieran de manera simultánea, dieron como respuesta que era un virus que el mosquito había coexistido desde hace 200 años atrás.

Asimismo, para este periodo de tiempo se considera que el dengue era una simple enfermedad, la cual de manera leve presentaba sus síntomas y que no sería mortal. Tras intervalos entre 10 a 40, en los cuales nuevos serotipos coaccionaban en la población de manera susceptible, los virus y el mosquito lograban sobrevivir entre los viajes mediante embarcaciones hacia los continentes ya indicados anteriormente.

Una vez avanzado el tiempo histórico, durante el periodo correspondiente a la Segunda Guerra Mundial al sureste de Asía comenzó a gestarse una pandemia del dengue. La cual se había propagado desde años antes por el mundo. Posteriormente, surge el dengue en su versión hemorrágica, producto de la evolución del mosquito en el sur este de Asia durante los años 50. Siendo esta principal causa de intervención y muerte ya para 1975 este a lo largo del mundo.

Dentro de la historia, el dengue ha causado estragos que han sido mal clasificados. Según la Organización Mundial de la Salud, al menos 390 millones de infecciones surgen al año. Siendo así, el dengue se refiere en un promedio de 128 países tropicales.

Para los años 70 del siglo XX, 9 países ya se encontraban con la epidemia correspondiente al dengue de manera grave. De manera endémica, mas de 100 países entre África, América, Asia, el Mediterráneo y el Pacifico se han visto gravemente afectada por el dengue.

El Dengue

Ahora bien, producto de la propagación en nuevas zonas, el dengue se ha producido como brote explosivo, rompiendo las barreras de los anteriores continentes a los cuales se ha hecho mención. Igualmente Europa ha enfrentado posibles brotes, siendo Francia y Croacia en el año 2010 los primeros países en los cuales se detectó el dengue. Ya para el año 2012 en Portugal se registraron 2000 casos de esta enfermedad, con hechos lamentables que mencionar.

Durante el año 2013 en Norte América, China, Centro América y Oceanía han recibido el dengue en su determinativo DEN-3, afectando además a Japón. Para el 2015, India registro un alarmante brote con al menos 15 mil casos en conjunto a mención con otras naciones tales como Hawái, Islas Fiji y la Polinesia Francesa. En correspondencia, en el 2016 América se vio afectada por más de dos millones cuatrocientos mil casos, con 1032 fallecidos por el dengue. (Te recomendamos leer sobre la falsa viuda negra).

Características

El dengue por ser una enfermedad del tipo gripal, puede afectar sin distinguir sexo y edad. Ha afectado tanto a neonatos, niños, adultos y adultos mayores, sin embargo si se le atiende de manera inmediata el riesgo de ser mortal disminuye significativamente. Una de las principales características con las cuales los especialistas se valen para distinguir el dengue de otro virus, es que el mismo presente una fiebre elevada de un mínimo de 40 grados de temperatura corporal.

Otra de las características que presenta el dengue va direccionada a los síntomas que el mismo incide en el acompañamiento de transmisión del virus. Entre ellas se encuentra un dolor de cabeza muy agudo, sensación de pesadez o dolor en los globos oculares, debilidad y dolor muscular. Las articulaciones de igual manera se ven afectadas, inflamación de los ganglios linfático, vómitos, nauseas y salpullidos. Estos suelen durar 7 días aproximadamente.

El Dengue

El dengue es transmitido por el mosquito Aedes. Este insecto posee un cuerpo particular, el cual presenta líneas negras y blancas al estilo bandas tanto en su cuerpo como también en sus patas. Sin embargo es de advertir que el mismo puede presentarse en otros colores. Algunos especialistas establecen que este mosquito muta con el tiempo, por lo que constantemente se encuentra en análisis. (Te recomendamos este artículo sobre los petauros).

En cuanto al dengue como enfermedad, posee un periodo de incubación de la misma. La cual aguarda en un lapso de 4 a 10 días seguidos, después que el mosquito infectado ha picado al individuo. Por ello, es considerado el dengue como una complicación mortal, puesto que cursa de manera efusiva el plasma. Además genera en el individuo la retención de líquidos, como también le inhibe la facultad respiratoria y lo acompañan hemorragias y fallas en el organismo.

Además de esto, el dengue complica al individuo tras las fiebres mayores a 38 grados de temperatura, en conjunto con dolores abdominales, vómitos que persisten durante 3 a 7 días, la respiración se acelera junto a una inquieta fatiga que va acompañada de hemorragias en las encías. Esta enfermedad es crítica dentro de las primeras 48 horas, por su carácter letal, es necesario recibir ayuda médica para disminuir el riesgo de muerte.

Todos estos elementos característicos responden a los elementos claves que el dengue genera en el organismo del ser humano. Sin embargo, la fiebre de esta enfermedad es originada por 1 de 4 virus totalmente diferentes, pero con rasgos que los emparentan; estos pueden ser causados por la picadura del mosquito común Aedes Aegypti, residentes provenientes de las latitudes tropicales y sub tropicales del globo terráqueo.

El Dengue

Es decir, es típico en el nor oriente de Australia, Indonesia, Asia, África subsahariana, Suramérica, Centro América, Puerto Rico e Islas Vírgenes. Ahora bien, otro elemento clave para las características del dengue se refiere a sus versiones clásicas y hemorrágicas. Una presenta síntomas que pueden ser peleados con medicamentos desde el hogar, sin embargo la versión hemorrágica por sus síntomas más graves, necesita cuidados médicos inmediatos.

Nombre científico

El dengue o conocido también conocido por el nombre científico, tomado del mosquito portador del virus: Aedes aegypti. Es un insecto según su clase dentro de la clasificación taxonómica que corresponde a la familia culicidae (zancudos), quien además de transmitir el dengue, es el responsable de otras enfermedades tales como la fiebre amarilla, el virus mayaro y la zika. Correspondiente el reino, este se ubica en el animalia, establecido en el subgénero stegomyia.

En correspondencia al género donde se localiza científicamente este es aedes, por su frecuencia en la zona de convergencia intertropical. Asimismo, según su filo, el aedes es arthropoda, el más numeroso del reino animalia, y se refiere a seres invertebrados. Ahora bien, el aedes aegypti pertenece al orden díptera, estos son insectos que poseen dos alas. También vale destacar su tribu aedini, redundante en las dos alas que posee el zancudo.

Por otra parte, gracias a Carlos Juan Finlay, científico originario de la isla de Cuba, es que se descubre la existencia determinativa e incisiva de este culícido transmisor del virus, como también el correspondiente a la fiebre amarilla. Estas fueron presentadas en Washington-Estados Unidos, durante la Conferencia Internacional de Sanidad, en Febrero de 1881. (Te recomendamos leer este interesante artículo sobre el conejo belier).

El Dengue

Síntomas

Se debe tener especial atención en cuanto a los síntomas que el dengue presenta en el organismo humano. Esto es particular, para distinguir el tipo de virus por el cual el mosquito ha infectado a la persona. Siendo así, a continuación se le presentan los síntomas de mayor referencia para que usted pueda determinar asertivamente las condicionantes que el aedes aegypti genera tras su picada:

  • La fiebre es muy alta, oscila entre los 38 a 40 grados de temperatura. Lo suficientemente altas como para generar otros síntomas en la persona.
  • Dolores de cabeza, acompañados de malestar general.
  • Rigidez, espasticidad y dolor en las articulaciones así como también en los músculos.
  • Los vómitos y sarpullidos estarán presentes si el dengue está en su organismo.
  • Para su versión hemorrágica, la fiebre ocasiona sangrado. Este puede ser en las zonas debajo de la piel, las encías y en la nariz. El sangrado masivo puede ser ocurrente para una situación de shock.

¿Cómo se transmite?

Radicalmente, el principal responsable de la transmisión es el mosquito. El aedes aegypti y el dengue son sinónimos entonces, correspondientes a pasar al ser humano el dengue una vez este ha sido picado por la hembra de la especie. Es de acotar que aquellos sujetos que han sido infectados por el virus, vendrían siendo portadores y además multiplicadores del virus, de manera sintomática o asintomática. Si un mosquito pica a la persona, este se infectará.

Generalmente, el mosquito transmisor se cría en habitas urbanas, y su reproducción se realiza en el guardado de agua en recipientes. Tanto en el día, como en la noche, el mosquito estará activo en su vida, sin embargo, la hembra de la especie se alimentará durante el día, por lo que en estas será más propenso el ser humano a ser víctima del aedes aegypti. (Te recomendamos leer también este interesante artículo sobre el conejo de monte).

El Dengue

Además, el mosquito transmisor se ha propagado a lo largo y ancho del mundo. Desde Asia hasta Norte América, y de Latinoamérica hacia Europa, producto del intercambio comercial de mercancías. Entre las cuales destacan mayormente los neumáticos usados, en donde el mosquito no vacilará en posar sus huevos y criarse completamente. La alta capacidad de adaptación que tiene el mosquito transmisor le permite sobrevivir a las temperaturas más bajas, hiberna y se refugia en micro habitas.

Periodo de incubación

El dengue es transmitido por la hembra del mosquito aedes aeypti, tal cual se ha venido reseñando. Este virus, tras un periodo de incubación que abarca entre 4 a 10 días, el mosquito podrá seguir realizando su vida como transmisor durante el tiempo biológico de vida. La hembra del mosquito por su parte picará durante la mañana y la tarde, específicamente dos horas antes y después, tanto del amanecer como del atardecer.

Una vez picada la persona, esta se infecta cuando el insecto chupa la sangre con el virus del dengue. Una vez esta fase, dentro de los días 8 y 12 de incubación del virus el individuo comienza a presentar los síntomas, los cuales suelen durar entre 5 a 7 días días de infección. Mientras, el mosquito continuará picando a otras personas, sin embargo, quizás ocurra que la hembra del mosquito interrumpa la alimentación de una persona infectada a una susceptible.

Duración

El dengue puede establecerse según su duración en tres fases: la Fase febril, la fase crítica y la fase de recuperación. Ahora bien, dentro de lo que corresponde a la fase febril, el dengue aparece repentinamente cuando el individuo comienza a tener fiebre muy alta. La cual en el momento agudo tiene una duración entre 2 a 7 días acompañada de erupción en la piel a nivel del rostro, malestar general en los músculos y articulaciones, dolor de cabeza y en la zona retro-ocular.

Además de estas características, las hemorragias pueden aparecer inflamaciones y moretones en la piel, las cuales desaparecen una vez que merme el estado febril. Hay que tener especial atención con posibles deshidrataciones en el paciente, como también convulsiones en los menores e infantes. Posteriormente, en la fase crítica, ya la fiebre desparece, tras lecturas de temperaturas corporales menores a 37 grados según los niveles del hematocrito.

El Dengue

Una vez iniciada esta fase, el paciente quizás empeore puesto que el paso de temperaturas corporales muy altas a repentinas normales, suele generar una recaída con algunos signos alarmantes. Tales como son; hemorragias, baja en las plaquetas sanguíneas y dificultad para respirar, defecar, además de retención de líquidos corporales. Esta fase tiene una duración aproximada de 48 a 72 horas, dando paso a la fase de recuperación.

Ya para esta, el individuo muestra signos de mejoría, dando asertivas muestras de estabilidad general. Tales como son; apetito, nivelación de las plaquetas, a nivel gastrointestinal existe normalidad, y aumentan las ganas de orinar. Sin embargo, durante esta etapa o fase, existen algunos riesgos que puede presentarse, tales como la híper volemia. Esta se refiere a una vez culminada la terapia intravenosa, hay que tener cuidado en donde se ha colocado la vía.

Tratamiento

Aunque se establece que para el dengue no hay un tratamiento único y además especifico, quienes han sido infectados tras la picada de la hembra del aedes aeypti tienden a sanar, además de recuperarse al cabo del transitar de un par de semanas. Por ende, se recomienda a las personas reposar, tomar los medicamentos que han sido indicados para contrarrestar la fiebre, teniendo en cuenta que las aspirinas están prohibidas para ello.

El Dengue

Además de esto, el paciente debe ingerir varios líquidos en abundancia, tomando en consideración que si el dengue presenta hemorragias, necesariamente se debe recurrir a los cuidados hospitalarios y tratamientos intravenosos. Es decir, que a pesar de no existir una receta puntualizada para el dengue, si este es agresivo, la asistencia médica y asistencial permitirá mermar los síntomas de la enfermedad, así como prevenir consecuencias producto de la evolución del mismo.

Es de precisar que el dengue puede ser una enfermedad mortal, la cual oscila entre el 1 al 20% de los afectados. Por lo que es imprescindible la disciplina en cuanto ingerir líquidos abundantes y tomar los medicamentos. Por su complejidad, a pesar de las manifestaciones sintomáticas, el tratamiento no es costoso, es súper efectivo siempre y cuando se realice de manera temprana, con un enfoque racional, abordado inmediata, oportuna y correctamente.

En tal sentido, puede darse el caso que inclusive no se necesite de hospitalización puesto que la atención primaria se realizó de manera asertiva hacia el dengue. Determinar de forma temprana el dengue es crucial para el paciente, como también para prevenir brotes y en casos muy extremos la complicación del mismo, producto de la versión hemorrágica de la enfermedad. Por ello se reitera que el mejor tratamiento es acudir rápidamente al médico.

Vacuna

Aunque parezca insólito luchar contra el mosquito patas blancas, muchas han sido las campañas a lo largo y ancho del mundo para combatir la reproducción del mismo. Por lo que el dengue no sólo ha generado terror en los países, sino que también entre los ciudadanos del mundo se han organizado para que a través de las campañas de medios comunicacionales, escuelas y espacios públicos se haga conocer los medios para evitar que el mismo se reproduzca.

El Dengue

No obstante, en el campo de la investigación científica entre los años 2015 y 2016 se creó además de aprobarse una vacuna contra el dengue. La misma se utilizo en varios países bajo el nombre de Dengvaxia de Sanofi Pasteur. Asimismo, el campo de aplicación fue a residentes de una zona endémica, cuyas edades se encontraban entre los 9 años de edad hasta los 45 años.

De tal manera que la Organización Mundial de la Salud fue uno de los principales entes en reconocer, además de recomendar a los países a considerar la introducción y posterior uso en sus naciones de la vacuna contra el dengue, también conocido como CYD-TDV. Bien sea en las latitudes geográficas en donde se encuentre el mosquito o como prevención epidemiológica, se recomienda para prever una carga significativa en la población.

Por otra parte, es de mencionar que existen actualmente otras fases en desarrollo para producir vacunas tetravalentes. Las mismas se realizan con virus vivos, los cuales se atenúan como elementos en ensayos clínicos para una mejor asertividad y potencia de la vacuna. La Organización Mundial de la Salud se encuentra total y plenamente racional ante estos ensayos, ofreciendo asesorías y orientaciones a los países para consolidar la investigación.

Recuperación

En consecuente, si un familiar de usted posee el virus del dengue, es importante que el mismo sea observado con especial atención. Motivado que el dengue tiende agravarse dentro de los días número tres hasta el número siete, ya cuando la fiebre comienza a descender. Para comenzar, se realizan exámenes médicos para corroborar la existencia del dengue. Es importante considerar el especialista e institución medica a la cual va acudir.

El Dengue

Con ello, el cuidado para la recuperación con y tras el dengue es importante de realizar a manera objetiva. El descanso en cama debe ser el inicio de la recuperación, puesto que hay que permitir que el paciente descanse el máximo de su tiempo. Además de ello, la fiebre debe ser controlada sin medicamentos que contengan ibuprofeno o aspirina. Contrario a ello, el acetaminofen o paracetamol a cada seis horas sería ideal para contrarrestar le fiebre.

Además de esto, la persona debe ser continuamente hidratada, permítale ingerir la mayor cantidad de líquidos. Así como también moje la piel del individuo con esponjas o paños de agua templada ante los episodios de fiebre alta. Recuerde que la deshidratación ocurre motivo de la perdida de líquidos corporales por la fiebre y vómitos. Si orina con poca cantidad, también debe cuidar los daños en órganos renales tras tomar líquidos en abundancia.

Para evitar que se propague el dengue, coloque un mosquitero encima del paciente, puesto que el mosquito puede picarlo y ser agente activo para infectar a otras personas. Una vez colocado el mosquitero, deje que el mismo duerma y descanse. Puede utilizar también un repelente contra insectos durante la fase febril. Dese la oportunidad de fumigar la casa y vacíe todos los envases donde se reserve agua.

Puede colocar una malla tipo screen en las ventanas, además de las puertas para evitar que otros mosquitos ingresen al hogar. Seguidamente es recomendado utilizar ropa para cubrir el cuerpo en zonas tales como pies, brazos y piernas. Por ende, evite que el mosquito se propague, controle y prevenga la transmisión del virus evitando crear lugares donde estos depositen sus huevecillos. Por ende, deshágase de los desechos sólidos y posibles lugares de hábitat.

El Dengue

Asimismo, se recomienda limpiar, como también vaciar o hasta cubrir los recipientes en los cuales se almacene el agua domestica. Desde el punto de vista social, varios son los cambios que se pueden generar tras una correcta organización y acción participativa. Por ende, movilice a la comunidad para conseguir el control constante del dengue en la zona. La aplicación de insecticidas por rociamiento también se recomienda para conseguir eficiencia en la lucha contra el dengue.

Consecuencias

Las consecuencias producto de la enfermedad producida tras la picada del mosquito y posterior infección. El dengue genera una serie de efectos negativos y contraproducentes a la buena calidad de vida. Para evitar este tipo de hechos, es importante recalcar la atención médica temprana. Además de responder disciplinadamente a los detalles indicados por el personal médico, y asistencial para la pronta recuperación del paciente con el dengue en sí.

En primer lugar, tras la fiebre alta, el dolor muscular se hará de la persona. Una fiebre superior a 40 grados de temperatura, cuya duración se encuentre en un máximo de 7 días, ya en estos últimos momentos comienza a descender, para que luego suba de manera abrupta por vez segunda. Esto genera un severo dolor muscular y además que en las articulaciones serán continuos los dolores. El frió causado por la fiebre es motivo de las contracciones musculares.

Además de esto, el dengue genera algo más que una fiebre. El virus incide en la perdida de plasma de los capilares. Lo cual sucede en 48 horas máximas durante el descenso de la fase febril critica. El plasma se escapa del sistema circulatorio, a través de los fluidos por medio de las distintas cavidades que posee el cuerpo. Las células rojas se concentraran más de lo normal y sumado a ello, las proteínas en la sangre descenderán.

El Dengue

Otra consecuencia de la infección es la hemorragia. La cual, ocurre estomacalmente y en el intestino, causando en los casos más graves, la muerte del paciente. Seguidamente, la hemorragia en la piel, en forma de marcas de coloraciones rojas y moradas es evidencia de sangramiento por debajo de la piel. Puede que también sangre en las encías, la piel y por la nariz.

Tras la pérdida de plasma y además de proteínas en la sangre, el cuerpo del paciente puede que ocurra un episodio de shock. Es decir, comenzaran demostrando una serie de signos que señalaran una falla en la circulación de la sangre. Esto genera que la piel se torne de color azul y a la sensación térmica sea tanto fría como viscosa. En la fase de shock, el individuo se mostrara inquieto puesto que tanto su presión como pulso no serán percibidos.

Además, los problemas circulatorios son consecuencia del dengue. Dando como consecuencia que a manera cutánea se presenten erupciones del tipo maculopapular, por lo que exenta a las zonas de las manos y plantas de los pies, además del tipo macular. Estas se presentan a lo largo del cuerpo, en zonas específicas como el tórax, la flexión, la cara y otras áreas en donde la piel se encuentre en óptimas condiciones de salud. La misma tiene una fase de tres días, y ocurre al día tres del virus.

Para continuar, otra de las consecuencias de mayor gravedad que suele presentar el dengue se refiere al síndrome de Guillain-Barré. Esta enfermedad genera una debilidad en el esqueleto muscular, la cual es motivada por el daño causado en el sistema nervioso producto de la debilidad del sistema inmune. La sensación de dolor desde manos hasta pies, va recorriendo brazos y la totalidad del cuerpo, con síntomas que aparecen de manera inmediata y duran muchas semanas.

El Dengue

Es un hecho comprobado que al menos el 15% de los infectados por el virus del transmisor aedes, requerían respiradores mecánicos por la aguda y grave incidencia del mismo, en los músculos que recubren el sistema respiratorio. La presión sanguínea y el ritmo cardíaco entraran en una fase de altibajos. Esta enfermedad no posee una cura, pero si una recuperación que tarda algunos años.

Ya por otra parte, pero dentro de lo que corresponde a las consecuencias del dengue, el mismo es sumamente peligroso en las mujeres en estado de gestación. Debido que es posible que se transmita el virus al neonato, o bien en la etapa de nacimiento que a través de la lactancia. El mismo adquiera la infección tras ser amamantado, causando la muerte del mismo o un nacimiento prematuro.

Para cerrar estos elementos, las plaquetas bajas se asocian con el dengue. Esto es consecuente con la fiebre de altas temperaturas que influye en la supresión de la médula ósea, es decir, la misma creara una cantidad inferior de plaquetas. Entendiendo esto, el dengue daña directamente la médula ósea, destruyendo las plaquetas, siendo infectadas a tal punto que descienden de manera grave para la salud del paciente.

Prevención

La manera más efectiva para prevenir la propagación del dengue es eliminar al mosquito portador de la enfermedad. Igualmente se pueden tomar ciertas previsiones para evitar también la picadura del mosquito. Siendo así, a continuación te daremos algunas sugerencias proporcionadas por diferentes entes especializados que ayudaran a prevenir ser contagiado con el dengue.

El Dengue - Prevención

-Utilizar preferiblemente camisas con mangas largas, así como también pantalones que sean largos.

-Esparcir en la ropa a utilizar repelente para mosquitos, en este caso recomiendan la permitrina.

-Utilizar de manera también repelente para mosquitos apto para aplicarse en la piel.

-Es aconsejable el uso de redes para mosquitos, en situaciones que se esté expuesto a un sitio con mosquitos.

-Asimismo, también se aconseja mantener ventanas o puertas cerradas, ya que así se estaría evitando la visita de mosquitos en sitios cerrados.

-Estar al tanto de sitios donde exista agua estancada y retirarlos o taparlos.

-Evitar tirar la basura o cualquier tipo de recipiente en sitios como son; calles, patios, baldíos o terrazas. Siendo así, refiriéndose a todo aquel espacio donde exista la posibilidad de depositarse agua.

-Igualmente se deberá mantener podado los jardines y además, patios. Así como también se deberá destapar las tuberías ubicadas en el techo que sirven como desagüe de agua.

-Además tapar cada recipiente que este vacío o en caso dado, voltearlo para que no se llene con agua de lluvia.

-Supervisar cada área de la casa o también la zona donde se vive para identificar de manera oportuna criaderos de mosquitos.

El Dengue - Prevención

Estos serian algunos de los consejos para protegernos de posibles picaduras de mosquito o la proliferación de estos. Igualmente, la manera más efectiva para prevenir el dengue seria quitando cada uno de los sitios donde se podrían criar mosquitos. En ese sentido, deberían retirarse o taparse contenedores con agua que estén situados dentro o fuera del hogar.

Es válido acotar que la gran mayoría de estos contenedores no se les da uso. Porque mayormente son; pedazos de plástico, neumáticos, botellas y latas. Por este motivo, hay que considerar botarlos al instante, porque al dejarlos expuestos se volverán criaderos de mosquitos. En el caso contrario de no poderlos desechar, los mismos tendrán que mantenerlos vacíos o cubiertos. (Te recomendamos conocer más sobre El Zika).

¿Es contagioso?

El dengue se reconoce como una enfermedad del tipo vírica que se transmite por medio de la picadura de un mosquito conocido como Aedes Aegypti. En este sentido, cuando dicho mosquito toma sangre de un individuo que está enfermo con el dengue, y después pasa a posarse en una persona sana, este terminaría siendo contagiado.

Siendo así, la manera más común en que se contagia el dengue es con la picada de dicho mosquito infectado. De esta manera el contagio no sucedería desde una persona hasta otra persona.

Así como tampoco, ocurriría al tener contacto con objetos y mucho menos atreves de la leche producida por una madre. A pesar de lo anteriormente mencionado, existe una muy baja posibilidad de que una mujer embarazada tenga la posibilidad de transmitirle el dengue al feto, mientras está en su periodo de gestación.

El Dengue - Es contagioso?

En ese sentido, quien transmite esta enfermedad es un mosquito que se conoce como Aedes aegypti. Siendo así, el contagio se da por medio de la picada del mosquito infectado, pero específicamente serian portadores las hembras de esta especie. Asimismo, como anteriormente se menciono esta enfermedad tiene un periodo de incubación que va desde 4 hasta los 10 días. Por este motivo, dicho mosquito es capaz de transmitir el virus, por lo que sería su ciclo vital.

Vale destacar, los seres humanos que están infectados son potenciales portadores del virus. Además también serian quienes multiplican en mayor escala dicho virus, ya que el mosquito al picarlos terminarían infectados. En ese sentido, cuando las personas presentan los síntomas iniciales del dengue son transmisores de esta enfermedad, por un estimado de 4 hasta 12 días promedio.

Asimismo, es válido mencionar que comúnmente el mosquito transmisor del dengue habita en zonas urbanas, donde cumple su ciclo reproductivo cerca de recipientes. Además este tiene una característica diferencial de otras especies de mosquito.

Siendo así, el particular aedes aegypti realiza su alimentación en el día, por este motivo existe un mayor número de picadas en lo que a la mañana. Así como también culminaría cuando llega el atardecer, en todo este ciclo el mosquito hembra picaría a un gran número de individuos.

Mosquito que lo produce

El mosquito que produce el dengue es mejor conocido como Aedes aegypti, igualmente este mosquito es portador también de diferentes virus y enfermedades. En este sentido, serian las siguientes, chikunguña, fiebre amarilla, virus mayo y fiebre de Zika. Por otro lado, dicho mosquito forma parte de un subgénero llamado Stegomyia y el mismo pertenecería al género Aedes.

Mosquito que produce El Dengue

Asimismo, este mosquito es fácil de reconocer por las punticas blancas que tiene en gran parte de su cuerpo. En lo que se refiere a su aspecto, tiene pequeñas características que lo diferencian de mosquitos pertenecientes a otras especies. Además, el aedes aegypti proviene del continente africano, en la actualidad puede encontrarse en zonas tropicales y también sub tropicales alrededor del globo terráqueo.

En este sentido, el mosquito que transmite el dengue también tiene presencia en gran parte de América. Por otro lado, es válido mencionar que para el año 2005 diferentes estudios moleculares guiaron a los científicos a reubicar Stegomyia, ahora pasándolo como género. Al realizar esta acción terminaron modificando el nombre de dicho mosquito para colocarle Stegomyia aegypti. Pero dichos estudios son recurrentemente discutidos y por esto en la actualidad se sigue utilizando su principal nombre Aedes aegypti.

Es válido mencionar, que el mosquito transmisor del dengue ocasiona un promedio muy alto de muertes anuales por las enfermedades y virus que pasa. Siendo así, la Organización Mundial de la Salud registro unas 50 millones de personas infectadas por este mosquito. Además, destaco que también ocurre cada año un estimado de 25.000 muertes por la picadura de estos mosquitos, que están infectados con las enfermedades anteriormente mencionadas.

Dengue hemorrágico

El dengue hemorrágico en la actualidad es mejor conocido como dengue grave. En ese sentido, el mismo se conoció inicialmente en los 50 cuando se produjo una epidemia de dicha enfermedad en los países tailandés y filipino. Siendo así, esta enfermedad actualmente perjudica una gran parte de países ubicados en América Latina y también Asia. Por este motivo, la misma se considera como principal causante de hospitalizaciones, y además muertes de adultos y niños en dichos sitios.

El Dengue hemorragico

Igualmente el dengue presenta 4 serotipos que son diferentes, aunque igualmente se encuentran vinculados al virus. Como anteriormente se menciono estos van desde el DEN-1 hasta el DEN-4. Por otro lado, las personas que logran recuperarse de esta enfermedad desarrollan inmunidad contra la infección padecida para toda la vida. A pesar de esto, dicha inmunidad para otros serotipos del virus durara por un tiempo determinado.

Siendo así, luego de padecer algún serotipo del virus, se tiene una mayor posibilidad de infectarse con dengue hemorrágico. En este sentido, el dengue hemorrágico se presenta con mayor gravedad que el febril. Esto motivado que comenzarían a producirse hemorragias, así como también la persona puede entrar en shock y morir. Esta grave infección suele ser más peligrosa en el caso de los niños, ya que tienen menor resistencia.

Por este motivo, es recomendable que a la primera sospecha de padecer dengue se acuda al médico. Porque el dengue hemorrágico se considera una enfermedad letal en personas. Siendo así, al ser diagnosticado a tiempo se le podrá proporcionar el tratamiento adecuada para evitar la muerte. Motivado que si una persona no se le suministra dicho tratamiento con inmediatez, la misma entraría en shock y causaría su muerte.

Ahora, es válido mencionar algunas características sintomatológicas para poder identificar el dengue hemorrágico. En ese sentido, los síntomas que se presentan son; síntomas similares al dengue febril, dolor estomacal fuerte y consecutivo. Además también, la piel se palidece, presenta baja temperatura y se pone pegajosa. Asimismo, presenta hemorragias del tipo nasal, bucal o en las encías y también aparecen ronchas sobre la piel.

El Dengue hemorragico

Además, se comienzan a producir vómitos consecuentes que pueden llegar a presentar sangre. Igualmente aparece el insomnio y también mucha inquietud, la persona también presenta llanto consecutivo y boca seca. Asimismo, el pulso se torna muy veloz pero muestra debilidad, también tiene mucha dificultad para respirar y presenta desvanecimiento.

El dengue y la malaria

Como es sabida la mayor parte de las enfermedades del tipo infecciosas tienen algunas similitudes en los síntomas clínicos. Uno de los síntomas que más se repite es padecer fiebre, como seria en el dengue y la malaria. Pero en el segundo caso la fiebre es distinta, ya que se presenta de manera intermitente, siendo así, la persona con malaria en ciertas ocasiones puede tener fiebre.

En este sentido, muestra la singular característica que vuelve aparecer consecutivamente a las 24 horas. Siendo así, cuando aparece se eleva mucho cuando llega la tarde, y de la misma manera vuelve a bajar bruscamente. En este último momento es cuando aparece el escalofrío, luego de esto el paciente queda como si no hubiera ocurrido nada. Así puede perdurar muchos días y hasta semanas cuando no es tratado.

Igualmente en la malaria se produce vomito y nauseas aunque en menor frecuencia que las producidas por el dengue. Además también existe un tipo de malaria que genera hemorragia. Para tratar esta enfermedad solo se necesitara aplicar una droga llamada antipalúdica, siendo así, el paciente no requeriría ser internado.

El Dengue y la malaria

Es válido mencionar que cuando una persona se contagia con dengue y malaria al mismo tiempo, muestran signos inmunológicos. De esta manera, presentarían una reacción inmune muy distinta que las personas contagiadas con una sola enfermedad. Esto fue descubierto gracias a estudios científicos realizados al plasma perteneciente de 112 personas enfermas, que se encontraban en varias partes del país brasilero.

En ese sentido, al realizar estas investigaciones se determino que existe una importante concentración de unas sustancias llamadas citoquinas plasmáticas. Esta sustancia es generada por nuestro sistema inmunológico como manera defensiva contra los agentes perjudiciales para la salud. Siendo así, dicha sustancia se muestra mucho más elevada en personas que están contagiadas con dengue y malaria. (Te recomendamos conocer más sobre La Malaria).

Por este motivo, se resalta en la investigación realizada que las personas infectadas presentan un estado de mayor gravedad, diferente a aquellos con una sola enfermedad. En ese sentido, mientras permanecen infectados con dichas enfermedades tendrían activada su inmunidad para generar sus anticuerpos. Igualmente vale mencionar, que en esta investigación se determino que para tratarlo solo se deberá utilizar los medicamentos correspondientes a cada enfermedad.

Siendo así, para garantizar que la persona enferma tenga una recuperación más efectiva se deberán usar ambos medicamentos. Por este motivo, vale resaltar que el tratamiento utilizado con el dengue es aplicado según sean los síntomas presentados por la persona. Esto siendo muy distinto para la malaria, ya que esta cuenta con un tratamiento determinado, el mismo facilita retirar por completo el parásito del organismo.

El Dengue y la malaria

El dengue y la fiebre amarilla

En lo que se refiere a estas enfermedades, se reconoce que las mismas son generadas por un mismo virus, este formaría parte de la familia conocida como Flaviviradae. Siendo así, el dengue y la fiebre amarilla tienen como único agente transmisor al mismo mosquito conocido como Aedes aegypti.

Además es válido destacar, que la fiebre amarilla se puede encontrar en hábitats muy distintas, ya que dicho mosquito puede estar presente en la ciudad, campo y selva. En ese sentido, los mosquitos selváticos transmiten dicha enfermedad al picar un mono infectado, para transmitirla hasta otro mono sano. Siendo distinto en los ámbitos de la ciudad y el campo, donde dicho mosquito es contagiado con este virus, pasando a picar al individuo y realizando su ciclo de transmisión común.

Igualmente vale mencionar, que la fiebre amarilla luego de una persona padecerla, la misma genera inmunidad y no existe probabilidades de volverla a padecer. Además también existe una inmunidad pasiva en niños que dura unos 6 meses, estos niños tienen madres que son inmunes a la enfermedad. Esta enfermedad comparte algunos síntomas similares del dengue, como son la fiebre, vomito y estado de shock.

En ese sentido, es necesario dar a conocer parte de los síntomas que presenta la fiebre amarilla. Siendo así, los mismos son; sensación de escalofríos, fiebre alta, dolores fuertes en la cabeza, músculos y lumbar. Además también, el rostro se puede enrojecer al elevarse mucho el flujo sanguíneo. Igualmente se presenta incomodidad en la vista y molestia a la luz, también conocida como fotofobia. Otro de los síntomas que aparecen es sentir nauseas y hasta producirse vómitos.

El Dengue y la fiebre amarilla

Luego de esto, es cuando el virus que produce la fiebre amarilla comienza a esparcirse en la sangre. Este proceso dura un estimado de 3 o hasta 5 días. Al pasar por este proceso, esta enfermedad pasa a un periodo de intoxicación que ocasiona una mayor cantidad de síntomas. Estos llevarían al individuo enfermo hasta un estado de shock que causaría su muerte, esto puede ocurrir al 7mo o hasta 10mo día del inicio de esta infección.

En el embarazo

Como se conoce el dengue es una enfermedad que puede contagiarse a cualquier persona por la picadura del mosquito. En ese sentido, las mujeres que están embarazadas no quedan por fuera, estas siendo más propensas a padecer la enfermedad. Pero además tienen mayores probabilidades de generar una variación severa del dengue. Esta situación ocurre, ya que las mujeres embarazadas tienen un nivel más bajo en sus defensas por estar en gestación.

Siendo así, las mujeres embarazadas tienen un alto riesgo de mostrar diferentes complicaciones al contagiar con el dengue. En este caso puede producirse en la mujer embarazada; parto prematuro, preeclampsia y también el bebe podría nacer con poco peso. Igualmente es válido mencionar que con gran frecuencia es necesario realizarse cesárea a mujeres embarazadas que tienen dengue. (Te recomendamos conocer más acerca de la Esquistosomiasis).

Además cuando una mujer embarazada se contagia con dengue, suele tener un bajo nivel en las plaquetas. Esta situación es muy sencilla de detectar al realizársele un estudio sanguíneo. Asimismo, las mujeres embarazas que contraen esta enfermedad durante el parto, tienen un alto riesgo de tener hemorragias abundantes. Siendo así, sería necesario realizarle transfusión sanguínea luego del parto.

Dengue durante el embarazo

Es válido mencionar, que no existen pruebas certeras que la mujer embaraza pase el dengue a su bebé mientras este aun permanece en la barriga.

Pero igualmente se conocen determinados casos donde bebés recién nacidos tienen dengue, en este caso no se sabe como ocurrió. Cabe destacar, que existen pequeñas posibilidades de transmitirles esta enfermedad a los bebés. Aunque esto puede incrementarse si la enfermedad es contraída durante las últimas semanas del embarazo.

En ese sentido, al tener dengue cuando llega el del parto, el bebé tiene probabilidades de desarrollar dicha enfermedad durante sus 2 primeras semanas de vitalidad. Es válido mencionar, que esta enfermedad suele ser más compleja para detectarla en bebés. Por este motivo, se debe estar muy atento a su salud y al presentar los siguientes síntomas; fiebre que alcanza o sobrepasa los 38ºC. Igualmente si muestra una temperatura excesivamente baja.

Asimismo, estar pendiente del comportamiento del bebé, ya que si se muestra irritable, inquieto con sueño excesivo. Así como tampoco acepta su comida y le sale sarpullido, tiene grandes posibilidades de tener dengue. Por otro lado, la medicación que utilizan para tratar el dengue en mujeres embarazadas es el acetaminofén. Esto motivado que es considerado el más adecuado para mujeres en gestación.

Durante la lactancia

Los especialistas aconsejan amamantar a pesar de tener dengue, ya que por un tiempo no se encontró el virus transmisor en la leche. Es válido acotar que aunque se recomienda seguir amamantando, en la actualidad se conoció un caso donde se detecto el dengue en la leche materna. En ese sentido, se concluyo que el contagio del bebé se produjo en la lactancia. Siendo así, existe una baja probabilidad de transmitir esta enfermedad por medio de esta vía.

Dengue durante la lactancia

Igualmente en otros estudios se descubrió que en el calostro y también en la leche materna, existen anticuerpos que pueden defender al bebé del dengue. Siendo así, cuando se les amamanta les estaría ayudando a crear mayores defensas contra dicha enfermedad. Por otro lado, el tratamiento para la madre que está dando de amamantar es aconsejable el paracetamol, ya que no existe una medicina antiviral para tratar esta enfermedad.

En este caso se recomienda el paracetamol, ya que ayuda a calmar dolores y también sirve para bajar la fiebre durante la lactancia. Este es el medicamento más seguro, motivado que una mínima cantidad de este pasara a la leche materna. Vale mencionar que según sea la situación de salud de la madre, esta requerirá acudir al médico para ser chequeada. También de presentar el dengue más severo deberá ser hospitalizada.

Igualmente, si la madre desea seguir estimulándose para producir leche aunque este enferma, con mucha facilidad la puede extraer. Además tendrá la oportunidad de escoger si darle leche materna al bebé o en caso contrario, darle leche formulada mientras pasa el ciclo de recuperación. Es válido resaltar, que cuando otra persona vaya alimentar al bebé necesitara alimentarlo con una cuchara, para que así no confunda el biberón con el pezón.

Por último, se aconseja a las madres que están dando de amamantar utilizar repelente para combatir los mosquitos. Pero este deberá contener “DEET” o también conocido como dietiltoluamida, se deberá tener precaución al elegirlo. Esto motivado a que está compuesto por algunas sustancias perjudiciales no aptas para bebés con menos de 2 meses. Siendo así, se debe buscar un repelente que contenga 50% o menos de “DEET”. Vale acotar que luego de esparcirlo en la casa se recomienda lavar muy bien las manos.

Dengue durante la lactancia

En niños

El dengue en niños y niñas aparece con síntomas muy leves o sin ningún tipo de síntoma. En ese sentido, estos muestran síntomas luego de pasar cuatro días o hasta dos semanas luego de ser picados por el mosquito. La sintomatología puede estar presente en los niños y niñas unos dos o hasta siete días como máximo.

Siendo así, cuando un niño o una niña han padecido de dicha enfermedad crean inmunidad al tipo de dengue. De esta manera, tienen posibilidad de ser infectados con los otros tipos existentes. Los síntomas que presentan niños y niñas son bastante similares al de personas con mayor edad. En ese sentido, los síntomas presentados son; fiebre que alcanza o sobrepasa 40ºC, dolencias en la vista.

Igualmente presentan dolores en músculos, articulaciones y también en huesos. Así como también, se tienen dolor de cabeza fuerte, aparece sarpullido en muchas partes del cuerpo. Además comienza a sangrar levemente nariz y también encías, aparecen con gran facilidad moretones en el cuerpo. Es válido mencionar, que esta enfermedad puede pasar al tipo de dengue hemorrágico, el cual puede llevar hasta la muerte.

Por este motivo, es tan necesario acudir al médico inmediatamente para recibir atención y el tratamiento adecuado. Asimismo, cabe destacar que cuando un niño o niña desarrolla dengue hemorrágico luego de pasar por el dengue febril, también presentara síntomas más fuertes. En tal caso seria hemorragias de mayor volumen, aparece un déficit gastrointestinal y dificultades respiratorias. (Te recomendamos conocer más de los Insectos).

Es válido mencionar, que cuando los niños o adultos no reciben el tratamiento correspondiente a tiempo, pueden padecer de deshidratación. Igualmente tener hemorragias muy graves y también una presión arterial baja, que ocasionarían un estado de shock. Por este motivo, es acertado acudir inmediatamente al médico cuando se presentan los primeros síntomas del dengue. Para así, poder evitar y controlar esta enfermedad tan perjudicial.

Por segunda vez

Como se ha mencionado anteriormente en este artículo el dengue puede presentarse por segundo vez. Aunque en este caso al infectarse nuevamente existe una mayor probabilidad de padecer el dengue grave o hemorrágico. Porque la persona ya infectada con anterioridad solo crea inmunidad contra el serotipo del dengue padecido. Siendo así, quedaría vulnerable y volvería a contagiarse con los otros serotipos de esta enfermedad.

En este sentido, el dengue que ocasionan menor cantidad de complicaciones son los serotipos DEN 1 y DEN 4. Siendo así, los serotipos de dengue que causan mayores complicaciones en las personas son los DEN 2 y DEN 3. Es válido mencionar, que cada uno puede aparece en las personas con síntomas muy suaves, también alarmando con sus síntomas o hasta en forma severa.

Siendo así, cada serotipo en las cepas presenta variaciones genéticas, donde existe un vínculo estrecho con el dengue grave. En ese sentido, al momento que una persona se infecta por segunda ocasión, se contagiara con un serotipo distinto al primero.

Por este motivo, es que existen mayores posibilidades de desarrollar el dengue grave o hemorrágico. Cabe acotar, que el 1% de la población cuenta con alteraciones en los genes que colaboran con dicha enfermedad.

Dengue por segunda vez

Asimismo, cuando existe un mayor número de personas contagiadas con distintos serotipos de dengue en un mismo sitio, hay más probabilidades que aparezca el dengue grave. Igualmente al contraer esta enfermedad cuando ya se tiene otra, la misma suele atacar con mayor intensidad. Por este motivo, se aconseja tomar previsiones para no volver a contagiarse con el dengue. Porque al repetir estará expuesto a un mayor riesgo de contraer la forma más grave.

Dengue, Zika y Chikungunya

El dengue, zika y chikungunya son trasmitidos por el mosquito conocido como Aedes aegypti. Igualmente muestran sintomatologías similares (fiebre, dolor de cabeza, dolores en articulaciones y músculos) por las cuales tienden a confundirse uno con otro. A pesar de esto tienen sus características específicas que pueden dar facilidad para poder diferenciarlos entre sí.

Dengue

En ese sentido, cuando una persona se contagia con el dengue muestra síntomas característicos. Siendo así, las personas presentan dolores en los músculos intensos, fiebre muy elevada. Es válido mencionar, que esta enfermedad se complica en el momento de bajar la fiebre. Por este motivo, hay que darle mucha atención a la sintomatología presentada, ya que cuando aparece sangrado se corre mucho riesgo.

Además cabe resaltar al presentarse la enfermedad en su serotipo más grave, puede ocasionar una muerte fulminante. Por otro lado, como se ha mencionado con anterioridad en este artículo, la manera como se trasmite este virus es por la picadura de un mosquito. Pero dicho mosquito solo se pasa con el dengue cuando pica a otro individuo que está infectado con dicha enfermedad. Siendo así, el dengue no se trasmite de una persona hasta otra.

Dengue Zika y Chikungunya

Zika

Por otro lado, en el caso del zika tiene sus características particulares que logran diferenciarlo del dengue y la chikungunya. En ese sentido, las personas contagiadas con el zika, aparecen erupciones sobre la piel y además pueden presentan conjuntivitis. Asimismo, también perjudica el sistema nervioso, llegando a desarrollar el Síndrome de Gillán-Barré. Así como también, puede causar microcefalia congénita y además meningoencefalitis.

En referencia al zika, esta enfermedad es causada por un virus que se transmite por un mosquito infectado. Igualmente el zika se transmite al mantener relaciones sexuales cuando se está contagiado. Así como también, por medio de transfusiones sanguíneas que estén infectadas con el virus. Es válido mencionar que cuando dicha enfermedad aparece en mujeres en cinta, estas presentan síntomas de mayor gravedad.

Chikungunya

Por último, pero no menos importante esta la chikungunya, la misma presenta fiebre elevada. Así como también, aparecen fuertes dolores en diferentes partes de las articulaciones (espalda, pies, manos y rodillas). Siendo así, esta enfermedad limita al individuo infectado, causándole dolores intensos al intentar caminar y también cuando desea realizar actividades muy sencillas.

Siendo así, vale destacar que la chikungunya se reconoce como una enfermedad causada por un virus que es portado por un mosquito. Igualmente esta enfermedad se transmite desde una persona hasta otra por medio de una picadura del mosquito Aedes aegypti. En ese sentido, puede verse la relación que tienen estas enfermedades entre sí, resaltando las complicaciones de salud que estas traen consigo. (Te recomendamos conocer más de los Tipos de Insectos).

Dengue Zika y Chikungunya

Por este motivo, la única manera de controlar estas enfermedades es realizar actividades preventivas para eliminar el mosquito transmisor. Así como también, protegerse durante el cuerpo durante las épocas de lluvia. Porque es donde hay mayor presencia de plaga y aparecen más criaderos de mosquitos en zonas urbanas, rurales o selváticas.

(Visited 1.406 times, 2 visits today)

Deja un comentario