¿Conoce las Arañas reclusas? Aprenda todo sobre ellas aquí

En este artículo hablaremos de las arañas reclusas, una de las arañas más venenosas del mundo, también hablaremos de sus características, de su hábitat, de su reproducción, de su distribución, de su ponente veneno y algunas cosas más.

arañas reclusas

Las Arañas reclusas

La araña reclusa (nombre técnico Loxosceles reclusa) también llamada araña ermitaña, es una especie que forma parte del género Loxosceles y se integra al grupo Sicariidae. Es una araña que posee un muy fuerte veneno necrótico (que causa la muerte de los tejidos), y es una de las dos (2) arañas (junto con la viuda negra) más venenosas que habitan en América del Norte.

Características

El tamaño de las arañas reclusas, no sobrepasa los dos (2) cm, es de un color marrón, posee tres pares de ojos, un par central de mayor tamaño, y dos pares laterales de menor tamaño que permiten que esta araña reclusa tenga una visión de 300 grados; los ojos están dispuesto en dos (2) filas, en su tórax tiene una serie de marcas, que la hacen parecerse a un violín, de ahí el nombre de araña violinista, que es el rasgo más característico de esta especie.

Los ejemplares adultos presentan variedad de colores, desde el color amarillo opaco hasta el color pardo rojizo o marrón oscuro.

Esta especie de arañas reclusas tiene preferencia por los lugares oscuros y cubiertos, como en la parte debajo de las terrazas y en los grupos apilados de madera.

Esta es una de las especies que son muy fáciles de identificar, esto se debe a la marca que posee en su zona dorsal que tiene forma de violín. El cuello del violín se encuentra orientada hacia la zona del abdomen (de forma redonda) que tiene esta araña reclusa.

arañas reclusas

Las patas de las arañas reclusas tienen una extensión aproximada a el tamaño de una moneda de veinticinco (25) céntimos. Los machos son de un tamaño menor a más las hembras, pero presentan las patas en proporción más largas. Cuando se encuentra en su estado prematuro, la araña reclusa se parece a las adultas, aunque comparativamente su tamaño es más pequeño y el color es más claro.

Las arañas reclusas adultas son de un color marrón claro o café oscuro. Su zona abdominal presenta un color uniforme y es similar al terciopelo, esto es el resultado de un sinfín de pelos muy finos. Este pelo también recubre sus ocho (8) patas que son largas y delgadas de un tono café, pero estos pelos no se encuentran presentes a todo lo largo de su columna vertebral.

Hábitat

Las arañas reclusas pardas son solitarias y sigilosas, lo cual hace difícil localizar sus nidos. Casi cualquier área oscura y tranquila puede servir como refugio para estas arañas. En la naturaleza, las reclusas pardas pueden ser encontradas debajo de piedras y troncos.

Pero, como los seres humanos de alguna manera han cambiado el hábitat natural en el que se desarrollaban estas arañas reclusas, ofreciéndoles condiciones mejoradas a las que le ofrecía su hábitat nativo. Las arañas reclusas son capaces de vivir en el interior de cajas, en muebles viejos, entre la ropa que se encuentra almacenada, por lo general en lugares secos, con poca iluminación y con una temperatura cálida.

También es un lugar muy apropiado para el desarrollo de las arañas reclusas los lugares donde se guardan cosas, lugares donde se pueden esconder como pueden ser los sótanos, desvanes y almacenes, convirtiéndose estos en los ambientes favoritos de estas araña para habitar y reproducirse. Por lo regular en esos lugares se pueden encontrar varios ejemplares, debido a que son animales muy fértiles.

arañas reclusas

Distribución

Las arañas reclusas están esparcidas ampliamente en los Estados Unidos, y la zona norte de México. Tiene preferencia por vivir entre las rocas, en la madera o leña.

En la actualidad, las arañas reclusas (nombre científico loxosceles reclusa), se puede encontrar en las regiones que van desde Wisconsin hasta Texas y desde las Carolina hasta Colorado. Pero a pesar de que esta araña reclusa es originaria de la región central-norte y del sur de los Estados Unidos, los estados donde hay más presencia de esta araña reclusa incluyen a los estados Missouri, Kentucky, Illinois, Kansas, Oklahoma, Tennessee, Texas, Louisiana, Mississippi, Georgia y Alabama.

arañas reclusas

Por la pendiente que tienen la arañas reclusas a esconderse en medio de la ropa apilada, los médicos temen que los turistas puedan colaborar en la propagación de la araña reclusa más lejos de su área geográfica endémica.

Algunas personas que se encuentran por fuera de su zona geográfica endémica, han informado de algunas mordeduras de este arácnido, pero la gran mayoría de estas mordeduras han sido identificadas como mordeduras de otra clase de  arañas que tienen características parecidas a la de la araña reclusa. (ver artículo insectos comestibles)

Reproducción

La reproducción de las arañas reclusas ocurre primordialmente en los meses de mayo hasta julio. Las hembras lleva unos 50 huevos que se encuentran cubiertas en un saco que mide 2/3 pulgadas de diámetro aproximado. Cada una de las hembras puede llegar a producir varios sacos de huevos en un lapso de varios meses.

Las crías de la araña reclusa salen del saco de huevos en un mes estimadamente. El desarrollo de estas pequeñas arañas reclusas es bastante suave, y se encuentra influido por las diferentes condiciones del clima y de la disposición de los recursos de alimentos.

arañas reclusas

Las arañas reclusas tienen más o menos un año para alcanzar la adultez, esta etapa comienza en el momento en que se depositan los huevos. Las arañas reclusas usualmente viven alrededor de dos años. Son capaces de poder  sobrevivir largos lapsos de tiempo (más o menos unos 6 meses), sin consumir ninguna clase de alimento ni agua. En alguna ocasión se pudo comprobar, que hubo un ejemplar que logró sobrevivir en un cautiverio controlado más de un año sin comer.

La araña reclusa elabora una tela de araña muy pegajosa, cuyas hebras son de un color gris. Esta tela de araña le sirve a la araña diurna, para mantenerse retirada, y en la mayor parte del tiempo está retirada en un rincón donde esté apartado de las posibles molestias. La araña reclusa pasea durante la noche para buscar los insectos para comer.

Telaraña

Como es sabido por todos la gran mayoría de las arañas son excelentes tejedoras, ellas son capaces de fabricar telarañas que generalmente tienen una forma de caracol. Pero la araña reclusa se sale de esa regla, ellas elaboran sus telarañas pero éstas presentan formas muy irregulares y con poca estructura.

Como todas las arañas, la araña reclusa elabora su telaraña de seda basada en proteínas, con unas estructuras en forna de tubos llamadas hileras. Los hilos de esta telaraña son de un tono blanquecino.

Las arañas reclusas usan sus telarañas como su hábitat, no las usan para retener a sus presas, porque la araña reclusa caza su alimento. Esto se debe a que las telarañas son mucho más débiles que las telarañas de otras arañas.

arañas reclusas

Las arañas en general tejen sus telarañas en sitios estratégicos con la finalidad de poder capturar presas, las arañas reclusas tejen sus telarañas en lugares que sean imperturbables. Estas telarañas por lo común se encuentran en zonas secas y con poca luz como pueden ser: los áticos, los sótanos, las bodegas, los armarios, y los lugares muy estrechos.

La araña reclusa también teje sus telarañas dentro de los lugares de almacenaje, también en: los calzados, entre la ropa, libros, papeles, cauchos y también debajo de estantes que no se usan con frecuencia. En los lugares exteriores se pueden encontrar debajo de rocas, entre los troncos y la madera cortada, como también en los establos, en los cobertizos para almacenar y en los garajes.

Veneno

La araña reclusa es señalada por ser una de las arañas más venenosas que habitan en USA. Aunque la mordedura de la araña reclusa puede resultar muy en peligrosa y llegar a causar hasta la muerte, en ciertos casos esta mordedura no necesita atención médica.

La gravedad de la reacción de la persona a la mordedura de ésta araña, va a depender de cuanto veneno es inyectado y de la sensibilidad que presente la persona mordida. En algunos casos las víctimas no se ven afectadas por esta mordedura y se reponen muy rápido, sin dejar cicatriz, al contrario hay otras que pueden llegar a experimentar efectos graves de manera inmediata.

La mordedura no suele ser dolorosa y a veces puede llegar a pasar inadvertida por algunas horas, hasta que hacen su aparición los síntomas. En los casos típicos de éstas mordeduras se presentan daños a los tejidos blandos y algunas enfermedades. En casos más graves, el veneno que fue inyectado destruye las células de los tejidos del lugar de la mordedura, provocando necrosis en la piel.

arañas reclusas

Muy cerca del lugar mordido surgen unas ampollas de color blanco, con unos anillos en tonos rojizos e inflamación de la zona. Estas ampollas se pueden reventar y provocar heridas graves (de gangrena). Las lesiones pueden variar de tamaño, puede ser del tamaño de una moneda o del tamaño de una mano extendida, y se pueden necesitar hasta injertos de piel.

Un dolor intenso puede sentirse en el lugar de la herida, y presentar también picazón, fiebre alta, escalofríos, debilidad, náuseas, vómitos y turbación.

El veneno que posee la araña reclusa podría llegar a ser fatal para los humanos, pero esta fatalidad estará subordinada a la dosis de veneno que reciba la victima, siempre existen personas que son más sensibles a esta clase de veneno, como por ejemplo niños y personas de la tercera edad que tienen su sistema inmunológico más débil. Se recomienda solicitar atención médica cuando se presente el primer síntoma de la mordedura por parte de la araña reclusa. (ver artículo insectos venenosos)

Mordedura

La araña reclusa muerde solamente cuando se siente amenazada o cuando es molestada. Esto puede pasar cuando una persona, de manera desprevenida, sin querer altera su hábitat. Como hemos mencionado anteriormente las arañas reclusas habitan en lugares, donde es muy fácil que se les moleste, lo que puede tener como resultado una mordedura.

Las reacciones que puede experimentar la victima a la mordedura de la araña reclusa, va a depender de cuán intensa fue la mordida y cuanto duró la mordida. Las reacciones son muy variadas, en una amplia gama que puede llegar a abarca desde una simple irritación hasta provocar la muerte. Las mordeduras usualmente presentan heridas de gran tamaño, expuestas y que son difíciles de curar.

A pesar que la mordida de esta araña provoca mucho dolor, muchas veces pasa desapercibido hasta que se presentan los síntomas. Después de entre dos (2) y ocho (8) horas de una mordedura de la araña reclusa, el sitio de la herida comienza a inflamarse y viene acompaña de un dolor muy fuerte.

arañas reclusas

La mordedura puede provocar algunos síntomas como náuseas, dolor de las articulaciones, calambres en la zona abdominal y fiebre. La necrosis (muerte de los tejidos) y los daños graves a los tejidos se presentan comúnmente y las heridas pueden ser exageradamente grandes. En los casos más graves, los músculos pueden llegar a quedar expuestos.

A pesar de que la mordedura de la araña reclusa puede ser peligrosa, ésta en muy raras ocasiones llega a ser fatal. Las muertes provocadas por el veneno de esta araña, la mayoría de los casos son en niños, en ancianos. De igual manera, hay que tener precaución cuando se aproximen las arañas reclusas.

Síntomas

Cuando una persona es picada por una araña reclusa, puede primeramente sentir una fuerte picazón o no sentir absolutamente nada. El dolor se presenta por lo general en las primeras horas posteriores a la picadura, y se puede llegar a tornar muy intenso.

En ese caso, aparecen las heridas abiertas que son muy dolorosas y que no son difíciles de curar. Estas heridas usualmente tienen una coloración morada y negra. Si no es una necrosis o una herida que esté ulceradas, los efectos se pueden llegar a extender a toda clase de tejidos (superficiales y profundos). Una profunda cicatriz puede llegar a ser el resultado de una mordedura de esta clase de araña, y a por ellos existe la posibilidad de usar injertos de piel para el tratamiento cosmético de estas cicatrices.

Si se presentan algunos de estos síntomas, se recomienda solicitar la atención médica de forma inmediata. Para evitar que se realice un mal diagnostico es importante tomar en consideración los siguientes síntomas: escalofríos, escozor, fiebre, náuseas, malestar general o incomodidad, ampolla o color rojizo a púrpura en la zona que rodea en la picadura, sudoración excesiva, formación de una úlcera en la zona afectada.

arañas reclusas

En casos más raros, se presentan también: estado de coma, sangre en la orina, deficiencia renal, ictericia y convulsiones.

El tratamiento para la mordedura: en la casa, se recomienda aplicar hielo en la zona afectada, este es el mejor tratamiento para la mordedura de la araña reclusa, el frío del hielo ayuda a reducir tanto el dolor como la inflamación. Contrariamente a el calor que acelera la destrucción de los tejidos.

De manera inmediata, posterior a la mordida, la zona afectada se debe lavar con sumo cuidado, con un jabón neutro y enjuagar con agua fría. El consumo de alguna clase de calmante para el dolor como el ibuprofeno o el naproxeno resulta ser el mejor tratamiento en casa. Utilizar cremas que contengan esteroides de cualquier clase no se deben aplicar en la zona de la mordedura. (ver artículo clasificación de los insectos)

Es muy importante que la víctima no eleve la zona afectada al nivel del corazón. Se recomienda prevenir las actividades fuertes, porque este tipo de actividades puede provocar la expansión del veneno por medio de la piel. Tampoco es recomendable tratar de sacar el veneno de la araña reclusa de la herida.

Si tiene la sospecha que atacado (mordido) por una araña reclusa, debe buscar ayuda médica de inmediato. Antes de continuar con cualquier tratamiento para la mordedura de la araña reclusa, los médicos deberán realizar un examen completo de la herida para tener un diagnóstico correcto.

A parte de todas las pruebas médicas, los médicos también deberán evaluar si hay posibilidad de que, basándose en la región geográfica, la mordedura pueda tener su origen en otra especie que no sea la araña reclusa. Si eso resulta ser correcto, se recomienda llevar la araña que mordió a la persona al especialista. Hasta ahora, ninguna clase de prueba está en capacidad de poder verificar la mordedura de una araña reclusa.

arañas reclusas

Después de que se ha diagnosticado la herida como una mordedura, el mejor tratamiento incluye la aplicación de la  vacuna para el tétanos, algún medicamento para tratar el dolor, antibióticos y antialérgicos o antihistamínicos. En las primeras noventa y seis (96) horas después de la mordedura, los médico deben también chequear los tejidos necróticos o muertos.

Precauciones

Es muy importante el no pisar a este tipo de araña, porque su veneno es alta toxicidad y tiene la capacidad de dejar algunos residuos que se pueden llegar a permeabilizar a través de la piel.

La araña reclusa (nombre científico Loxosceles reclusa), al igual que su pariente la araña reclusa chilena (nombre científico Loxosceles laeta), no presenta un comportamiento agresivo frente a los humanos y morderá solamente si se siente amenazada. Es importante prevenir totalmente el contacto con las manos.

Lo que se recomienda es, no importa el sitio donde sea hallada, se debe tapar la araña con un vaso de vidrio con la boca hacia abajo, y busca un frasco adecuado para su captura. Después de esto, se la debe soltar en un lugar que se encuentre libre de la presencia de los seres humanos o en algún lugar cercano.

arañas reclusas

Efectos tóxicos de el veneno

El veneno que presenta la araña reclusa tiene una compleja combinación de enzimas. El veneno está compuesto primeramente por proteínas, el veneno de la araña reclusa es antigénico (sustancia extraña que viene del exterior) y que posee algunas propiedades destructivas locales.

Otros de los subcomponentes, son las esterasas, las proteasas y las hialuronidasas, que han podido ser aisladas de el veneno de ésta araña reclusa por medio de varias técnicas de purificación.

De éstos subcomponentes, surge la esfingomielina-D (o esfingomielinasa), que es una sustancia primaria, que tiene con un efecto toxico sobre los glóbulos rojos (células rojas). La esfingomielina-D es lo que provoca directamente la hemólisis. (ver artículo insectos beneficiosos)

La hemólisis es el fenómeno que maltrata y modifica las membranas que componen los glóbulos rojos o células rojas, y lleva directamente a el derrame de las proteínas de color rojo que forman la sangre, las cuales son las encargadas de transportar el oxígeno, que se conoce como hemoglobina.

Dando como resultado la anemia. Después de que se eliminan los cilindros hemáticos, las proteínas son filtradas a través de los riñones y esto puede provocar deficiencia renal.

Provoca el incremento de la aglomeración de las plaquetas y la inflamación del endotelio, tratando de revertir los daños ocasionados por los glóbulos rojos; mientras, los glóbulos blancos son llevados a el área de la lesión. Pero en vez de coagular la sangre en el lugar que se necesita, los glóbulos blancos penetran a los capilares, dando como  resultado la necrosis.

(Visited 198 times, 1 visits today)

Deja un comentario